¡A disfrutar de la nieve!

labcnquemegusta-cerdanya16

 

¡Último plan en La Bcn Que Me Gusta para esta Semana Santa!

Hace unos días, hablamos de la Catalunya Vella y Cardona y de la Catalunya Nova y ese último tramo de la Ruta de los Cátaros… así que hoy me gustaría proponeros un plan más invernal (¡aún queda un poco de nieve!) que puede llevarse a cabo con un fin de semana pero que, incluso, lo podríais alargar a unos cuatro o cinco días en función del tiempo del que dispongáis y de vuestro presupuesto.

Así, pues, me gustaría proponeros una salida por la Cerdanya, tanto la catalana como la francesa, y el sur de Francia, esa zona correspondiente a la región de los Midi-Pyrénées y, concretamente, a las zonas de l’Ariège y el Conflent, ambas justo al lado de la frontera con España y demarcaciones que, incluso, formaron parte en su momento de la Corona de Aragón en forma de condados y de la región de la Occitania, la tierra de la lengua de Oc (no es muy frecuente pero en depende qué lugares, podréis aún escuchar catalán).

Dos días, pues… ¡repletos de nieve, paisajes espectaculares, aguas termales, castillos con una historia muy vinculada con la de nuestros Comtats Catalans y planes distintos a los antes propuestos!

labcnquemegusta-cerdanya02

 

Paseo por l’Ariège francesa

Nuestro itinerario de, como se suele decir, slow tourism (ese turismo que nos permite conocer distintos pueblos de una manera tranquila y relajada), lo iniciaremos desde Barcelona yendo directamente al sur de Francia, al río Ariège para, de este modo, reseguirlo y llegar a los distintos pueblos que encontramos a lo largo de su paso.

Un río caudaloso que, rápidamente, nos ubicará en un clima de montaña, con casitas de piedra y tejados a dos vertientes, propio de los Pirineos.

labcnquemegusta-cerdanya26

 

El primero de los pueblos que visitamos es Ax Les Thermes, reconocido actualmente por sus pistas de ski pero que, sin embargo, esconde un pasado de veraneo mucho más anterior entre sus casitas de colores y calles de piedra.

 

Y es que Ax Les Thermes se trata también de una zona termal natural que, ya desde tiempos inmemorables y sobre todo durante el s.XIX, se convirtió en un lugar muy frecuentado por la burguesía francesa y española para los famosos baños de calor.

Un antiguo casino, todavía en uso con su aspecto algo decadente, nos traslada por completo a este pasado vacacional de la zona.

labcnquemegusta-cerdanya29

 

Pero lo curioso de esta pequeña localidad del Valle del Ariège es poder ver este termalismo en sus mismas calles, en todas esas fuentes de agua caliente y humeante que encontramos al aire libre y en las cuales podemos mojarnos los pies, incluso en invierno, sin peligro de coger un resfriado.

 

El segundo pueblo en el cual es bonito hacer una parada, sobre todo para comer pues en el resto de localidades quizá no encontremos tanta actividad para ello, es Tarascon-sûr-Ariège. Como indica su nombre, una localidad ubicada también en el curso del río Ariège en la que, sobre todo, podréis encontrar un paisaje increíble.

labcnquemegusta-cerdanya41

 

La siguiente o anterior destinación (en función de cuándo queráis comer y de la hora que llevéis), pasando antes por el castillo / sede de los cátaros de Montségur,  es la localidad de Foix, la antigua capital del País de Foix, condado de Bernat Roger de Foix.

Veréis que todas las calles, la mayor parte de ellas empinadas, van a dar al mismo lugar, al famoso Castillo de Foix que preside el pueblo y el Ariège desde sus alturas. Se trata de un castillo que aún conserva parte de su pasado medieval, especialmente en sus torres de los siglos XII, XIV y XV pero que, sin embargo, también tiene buena parte de invención, al tratarse, del mismo modo que Carcassone, de una construcción arbitraria y medievalizante de Eugène Viollet-le-Duc.

Aún así, se trata de un lugar interesante y bonito de visitar del que seguro os enamoráis, especialmente por su visión de postal.

¡Atención! Consultad bien los horarios del castillo pues no siempre se encuentra abierto.

 

Una vez conocido un poco la región del Ariège (recordad que os encontráis a pocos kilómetros de Toulouse, así que quien disponga de más tiempo puede incluso pararse por la capital de esta región francesa), podemos proseguir nuestra ruta, dirección ya hacia Catalunya, por la región del histórico condado del Conflent.

Ahora es el momento de relajarse en uno de los atractivos más curiosos de la zona pero, antes… ¿qué tal si nos paramos en Montlluís / Mont-Louis, una ciudadela fortificada de la Cerdanya francesa? ¡Nos viene de camino antes de llegar a nuestro siguiente punto de la ruta!   ;)

Antes, también, podéis aprovechar y visitar Llívia, un reducto del Tratado de los Pirineus tras la Guerra dels Segadors, con su típica y antigua farmacia, la Farmàcia Esteve (s.XV).

Pero lo que haremos para finalizar el día, algo muy relacionado con lo que vimos por la mañana, es un baño de agua caliente en plena montaña. Tal y como hemos dicho, nos encontramos en un paraje caracterizado por sus aguas sulfurosas que hacen que se convierta, especialmente en décadas anteriores, en un importante centro vacacional de termalismo.

Veréis que hay un sinfín de baños en la zona (algunos de ellos, si los sabéis encontrar… ¡incluso naturales!) pero yo fui a los de Saint Tomas en Fontpedrosa / Fontpédrouse.

Una carretera sinuosa y estrecha, una vez pasado el pueblo, pero bien señalizada e incluso divertida gracias a la buena voluntad de los coches que suben y bajan estorbándose mutuamente en el camino, os llevará a los baños, dando aún más la sensación de que estamos llegando a un sitio recóndito en plena naturaleza.

Sin embargo, veréis que se trata de unos baños bastante masificados por lo que representan (¡yo al menos era la primera vez que me bañaba en pleno invierno y al aire libre en unos baños calientes naturales!) pero también por sus precios (7eurs sólo si nos queremos bañar en la piscina exterior y 15eurs si también queremos disfrutar del hammam).

De todas formas… ¡la experiencia fue increíble y muy recomendable! Agua sulfurosa a 58º C en plena montaña que, a pesar de que su olor no sea de lo más agradable, seguro que os sienta de maravilla después de un ajetreado día de kilómetros y visitas (cierran bastante tarde, así que la experiencia, a la luz de la luna… ¡aún se hace más interesante!).

labcnquemegusta-cerdanya04

 

¿Al día siguiente?

Nos despertamos en Puigcerdà, lugar al cual llegamos después nuestro relax del día anterior. Dispone de bastante alojamiento, así que no creo que tengáis problemas aunque, de todas formas, mejor reservar, especialmente teniendo en cuenta las fechas en las cuales vayáis.

¿Lo primero de todo? Visitar, además del carrer Major y de sus principales calles, dos importantes atractivos:

1) Santa Maria de Puigcerdà, una iglesia del s.XII a pesar de que sólo se conserve de ella su campanario, dado que durante la Guerra Civil fue destruida por la CNT-FAI. Aún así, se trata de uno de los iconos más destacados de la Catalunya románica.

2) El famoso Estany de Puigcerdà, artificial (aunque ya se tiene constancia de él en el s.XIII), alimentado por el río Querol y rodeado de residencias de veraneo bienestantes, es uno de los grandes símbolos de la capital de la Cerdanya.

labcnquemegusta-cerdanya06

 

Hecho esto… ¿qué tal si nos desplazamos hasta La Molina (una de las estaciones de esquí del Pirineo más bien comunicadas, al llegar a ella desde Barcelona los Ferrocarrils de la Generalitat) para hacer un poco de ejercicio de una manera distinta y divertida?

En mi caso, nos decidimos por hacer raquetas y la verdad es que, a pesar de que no hubiese mucha nieve y que tuviésemos que acabar yendo por la pista en vez de a plena montaña y con una ruta lineal en vez de circular, nos lo pasamos de lo más bien.

¡Una experiencia distinta que se convierte también en una bonita excursión!

 

¿El precio? Unos 15eurs con monitor y alquiler de material incluidos.

Cuando acabéis, disponéis de muchas actividades más, tales como el tubbing, los telecabinas o… ¡un chocolate o crêpes calientes! Sólo tenéis que informaros con antelación en el caso de actividades que precisen reserva previa o dejaros llevar in situ por todo el panorama, casi de parque temático, que encontraréis en la zona.

labcnquemegusta-cerdanya08

 

Pero lo más gratificante después del ejercicio, sin lugar a dudas… ¡es el manjar de después!

¿Qué tal algo caliente en un refugio de montaña en el que rechuparse los dedos con todos sus platos de comida casera?   :P

Os recomiendo La Ferme de Montagne, un lugar donde es necesario reservar previamente, dado que sus dimensiones no son muy grandes, pero al que merece la pena ir. Se trata de una “braseria – formatgeria” con comida tradicional de los Pirineos y la Cerdanya (trinxat, carn d’olla, embutidos…) pero también con las típicas fondues y tartiflettes francesas. Comida abundante (nos sobró bastante… ¡así que a la hora de pedir mesuraros!) a un precio más que adecuadísimo (incluso nos pareció barato teniendo en cuenta la cantidad y la calidad de los platos).

¿Nuestra elección?

Sopa bien calentita para recuperarnos del frío, tartiflette y timbal de berenjena con queso de cabra. El servicio incluía embutidos, pan y ensalada.

Junto con el vino y los cafés, siendo dos personas, el precio fue de unos 20eurs aprox. cada una.

 

En definitiva, tras este último plan de Semana Santa, que ha intentado ser un poco distinto al resto de ideas propuestas en La Bcn Que Me Gusta, al ser algo más invernal y en plena naturaleza, aunque también mezclando el ocio y el deporte con la cultura y la historia, sólo decir que… ¡Feliz Semana Santa!   :)

 

Para más información:

Turisme de la Cerdanya   www.cerdanya.org

Turismo de l’Ariège   www.ariege-pirineos.cat

Turismo de Midi-Pyrénées   www.turismo-midi-pyrenees.es

Pyrénees Orientales   www.tourisme-pyreneesorientales.com

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.