Art Photo Bcn… ¡Entrevista a Isabel Lázaro y Stefano Marchei!

art photo bcn

¡Nueva edición de Art Photo Bcn!

Vuelve el Festival de Fotografía Emergente de Barcelona que, ya desde hace cuatro ediciones, da a conocer aquellos pequeños fotógrafos y galerías especializadas del sector que intentan hacerse un lugar en el circuito artístico, en esta disciplina que cada vez tiene más representación en el panorama artístico general y que se inició en nuestra ciudad con fotógrafos como Joan Colom, Xavier Miserachs, Oriol Maspons, Francesc Català-RocaLeopoldo Pomès (hablamos de él en una ocasión en La Bcn Que Me Gusta), entre otros.

En esta ocasión, el escenario protagonista será la Fundació Miralles, un palacio del siglo XIX, sede del estudio de arquitectura Miralles Tagliabue EMBT, que acogerá este gran evento, organizado por la galería Art Deal Project, con…

Stands y feria de fotografía (Fifty Dots, Apart Edicions, El Catascopio, Projekteria, Escalera de Incendios, Astarté, Art Deal ProjectRoca Umbert Fàbrica de les ArtsCFDELISAVAEl ObservatorioIDEP, Shinji NagabeEsther L. CalderónLens Culture)

100 fotógrafos

Workshops y talleres

Premios (Art Phoyo Bcn, CFD, Centre Cívic Pati Llimona, EFTI, Copias Wall Award y Premio IDEP)

Plataforma de visionados y exhibición para dar a conocer la obra de muchos de estos profesionales

 

Podéis encontrar todo el programa de actividades aquí.

image003

 

Además de fotógrafos emergentes, a los cuales el festival realiza un seguimiento, algo destacable dentro de su política de empresa, la feria también incluye la visita de artistas ya consagrados, como Abel Azcona, Diego Ferrari o Shinji Nagabe.

 

En definitiva, una interesante manera de conocer las últimas tendencias del sector, tanto del arte en general como de la fotografía en concreto, que por tanto… ¡no podía faltar en La Bcn Que Me Gusta!

Es por este motivo que, ante la posibilidad de entrevistar a su directora, Isabel Lázaro, directora también de Art Deal Project, y a Stefano Marchei, historiador del arte muy vinculado con la fotografía y miembro también del proyecto, me lancé a hacer esta entrada.

Una entrevista que tuvo lugar en el mismo espacio en el cual se llevará a cabo la feria este fin de semana, concretamente, durante los días de montaje de Art Photo Bcn en la Fundació Enric Miralles, y que fue de lo más interesante (¡ya tengo ganas, después de conocer el espacio sin acabar de montar, de ver cómo habrá quedado!), al poder tratar y hablar con los dos entrevistados, no sólo sobre el evento en sí mismo, sino también sobre el mercado de dicha disciplina en nuestra ciudad.

Todo ello, ¡una experiencia fantástica en un espacio precioso!

 

¡Y en un entorno aún más entrañable, con la cafetería Federal Café y el emblemático Pasaje de la Pau justo al lado!

 

 

La Entrevista 

 

Alba: Empecemos con un poco de presentación… ¿Cuáles  son vuestras trayectorias profesionales? Presentadnos un poco a vosotros mismos, vuestro papel como profesionales dentro del arte y, concretamente, en la fotografía.

Isabel: Yo soy Isabel Lázaro, galerista actualmente y, aparte de desarrollar mi trabajo desde mi espacio como galerista, llevo a cabo también una serie de proyectos fuera de la galería. Nuestra galería nació como una agencia de proyectos comisariados y, a partir de ahí, desarrollábamos cosas en espacios de otros. A raíz de tener la galería, Art Deal Project, pensamos un poco más allá y, dado que nos interesaba montar un evento como éste para dar un poco de visibilidad a nuevos talentos y, sobre todo, para crear un poco de circuito, que es lo que nos parecía que faltaba en Barcelona, nos lanzamos con Art Photo Bcn. Desde la Primavera Fotográfica, no ha habido un evento centrado en fotografía y nos parecía que era algo interesante.

Como trayectoria profesional, he trabajado desde en museos públicos a privados, en fundaciones, galerías y, a raíz especialmente de una en la que llevé un proyecto de una manera muy personal, la puesta a punto desde cero de una galería que duró muy poquito, pensé que era el momento de hacer el paso y es ahí donde lo puse todo. Así, empecé como agencia y después como galería. Es en la galería donde se incorporó Stefano.

labcnquemegusta-artphotobcn07

 

Stefano: Yo soy Stefano Marchei, también galerista y curador. He trabajado en varias instituciones, tanto museísticas como en asociaciones culturales, y hace dos años me incorporé en Art Deal Project, desde donde trabajamos tanto con artistas de la galería como con proyectos fuera, como podría ser Art Photo Bcn, tal y como ha mencionado también Isabel.

Trabajamos en el mundo de la fotografía, aparte de por mi propio bagaje personal, porque en Barcelona hay una escena cultural fotográfica bastante potente, hay muchos fotógrafos y elementos distintos que viven alrededor de la fotografía, y considerábamos que faltaba un evento de este tipo que los juntara a todos y potenciara.

Alba: ¿Alguno de los dos es fotógrafo?

Stefano: Sí, yo también soy fotógrafo, tengo formación de Fotografía y… ¡hago fotos todo el tiempo!

Isabel: Sí, la parte creativa lo es más él. Yo no soy ni fotógrafa, ni pintora, ni nada que tenga que ver con la creatividad. Lo mío es más la gestión de lo que hacen los demás.

Alba: ¿Estudiasteis Historia del Arte?

Isabel: Sí, soy historiadora del arte y gestora cultural.

Stefano: Y yo igual, ésta sería un poco nuestra trayectoria académica y profesional.

art deal

 

Alba: Habéis hablado de Art Deal Project… en su página web decís que buscáis un arte que haga pensar. ¿A qué os referís exactamente?

Isabel: Buscamos proyectos que vayan más allá de la estética, que no sean simplemente este cuadro es bonito o agradable, que te veas en algo que te impacte y que te haga pensar y reflexionar a nivel conceptual; algo desde, tanto el punto de vista más técnico como el concepto en sí que haya detrás, lo vinculado que esté éste a la actualidad o a la realidad que uno esté viviendo o que te transmite esa obra. Que no sea simplemente belleza y ya está. Eso no nos interesa. Está muy bien, sí, pero justamente no es lo que tocamos nosotros.

Alba: ¿Trabajáis con artistas de aquí o este aspecto es algo indiferente?

Isabel: Pues es que nosotros no miramos de dónde es la gente. De hecho, me causa bastante estupor cuando me dicen “es que trabajas con pocos artistas de aquí” o “trabajas con pocas mujeres o con pocos hombres”… Nosotros miramos el proyecto y lo que nos interesa es ese proyecto o la trayectoria de esa persona, independientemente de dónde proceda. Y la verdad es que, por cosas de la vida, hemos ido contactando más con gente que no es de aquí puramente.

Alba: ¿Por falta de mercado aquí?

Isabel: No, no, falta de mercado no, tal vez es que hemos ido haciendo más contactos fuera.

Alba: Simplemente casualidades

Stefano: Sí, exacto, no es algo buscado, simplemente es que algo nos gusta y decides trabajar con ello.

Isabel: Es como el giro que hemos hecho hacia la fotografía, no ha sido algo premeditado. Me he dado cuenta de ello después de los años, al ver y decir, “ostras, cada vez llevo más fotografía”, y es simplemente porque los proyectos que me están llegando y con los cuales me apetece realmente trabajar son los fotográficos. Pero lo mismo podría pasar que el día de mañana se girara la tortilla y empezasen a llegar cosas de escultura que nos vuelvan locos.

Stefano: Al final es un lenguaje y actualmente la fotografía es una herramienta más de expresión, muy usada por mucha gente y con una fuerza muy impactante y una metodología que son parte también del lenguaje contemporáneo.

Alba: ¿Trabajáis también con fotografía analógica o sólo digital?

Isabel: Sí, trabajamos independientemente de la técnica. El tema de la fotografía a mí me sorprende todavía porque, cuando empecé con la galería, yo no quería tocar fotografía. Yo pensaba que se me escapaba, que era demasiado amplio, demasiado técnico… y, poco a poco, vas viendo trabajos, posibilidades del medio, que aquello que desarollas te va interesando más y llega un momento en el que echas cuentas del listado de artistas que tienes y ves que más de la mitad de lo que llevas es fotografía. ¿Qué me está pasando? Y luego, poco a poco, también te van reclamando para participar en eventos más ligados a la fotografía únicamente, que es algo que a mí me sigue sorprendiendo, que me pidan que dé mi opinión sobre fotografía estrictamente cuando no vengo de una formación expresa en fotografía. Es curioso…

Alba: O quizá señal de que los estáis haciendo bien también, sino tampoco contarían con vosotros, ¿no?

Stefano: ¡Eso esperamos!

Alba: Aparte, encuentro que es algo también interesante lo que hacéis, ya que la fotografía se trata de una disciplina que siempre ha estado en Barcelona, que tiene con mucha tradición con personajes como Joan Colom, Miserachs… con todos estos artistas desde los cuales había habido un vacío en medio hasta nuestros días y que ahora quizá es el momento de recuperar.

Stefano: Sí, la fotografía está volviendo.

Isabel: Exacto, es que la cosa está en que el ámbito se descentralizó en cuanto a eventos. Algo que está muy bien, que está estupendo… Empezó a salir Emergent en Lleida, Scan en Tarragona… Y se descentralizó y abrió mucho panorama. Pero en Barcelona nos quedamos solos. ¿Qué está pasando? ¿Por qué? Y, vale que en Barcelona no hay una feria con mayúsculas de arte, está el Swab pero se trata de otro tipo de evento, más amplio, que nació muy enfocado hacia el street art… es una cosa distinta, ¿pero aquí qué pasa? ¿Por qué no tenemos una feria? Y es en este contexto que pensamos, “oye, vamos a montar una feria y, además, especializada en fotografía y en fotografía de gente emergente, de gente que está empezando, para que las galerías vengan y se arriesguen a traer cosas nuevas y se diga que va a ver una feria con cosas nuevas de verdad”.

Alba: ¿Qué técnicas son las más mayoritarias en el festival? ¿Hay bastante variedad?

Stefano: Hay mucha variedad

Isabel: Muchísima variedad, tanto en los artistas que vienen a exponer por parte de las galerías o escuelas como en los mismos autores que dan los talleres. Hoy mismo revisaba mentalmente todo el programa y pensaba lo amplio que era. Si me pidiesen que dijese una tendencia en la fotografía, algo que normalmente se pregunta mucho, no sabría qué decir la verdad.

Stefano: Hay fotógrafos de todos los tipos y con cualquier tipo de técnica. Para entender un poco el concepto de lo que queremos decir, por ejemplo, destacar que en la parte de visionados, donde se nos presentan los proyectos, lo que miramos es solamente el proyecto. No miramos ni el Curriculum ni otras trayectorias de proyectos anteriores. Pedimos a todo el equipo, al comité de selección, que no mire nada más sino el proyecto. Y esto es un poco lo que nos interesa, que se premie el proyecto concreto, el cual puede hablar de cualquier cosa pero tiene que tener algo que merezca premiarlo. Siempre sin conocer al fotógrafo.

Alba: ¿El proyecto se presenta, para ello, de manera anónima en un principio?

Stefano: No, el proyecto no es anónimo pero, por ejemplo, cuando lo subes a nuestra web, sólo subes el proyecto, no te deja cargar ninguna otra información. Se añade la descripción del proyecto como Statement y las fotos, el nombre y nada más. En teoría, no se debería mirar otra cosa y nosotros intentamos hacerlo y también pedimos al comité de selección que siga también esta dinámica.

Isabel: A veces es difícil, porque te encuentras con proyectos que el comité ya los conoce de otras vías. En el comité de selección tenemos profesores de IDEP, editores… gente con un conocimiento ya del medio que podría reconocer artistas que ya encontró en Foto España o en cualquier otro certamen de fotografía, así como también encontrarse con un proyecto que ya conoce porque se trata de un alumno que le pidió ya opinión en otra ocasión. Aún así, siempre les decimos, “no lo pienses, tú piensa en el proyecto, en los proyectos”. Luego es el fotógrafo el que viene y lo defiende.

Alba: Así también no sabes la tendencia que tuvo o tiene el fotógrafo y reconoces el valor de lo actual, sin tener en cuenta si se encuentra en un momento de decaída o de crecimiento.

Stefano: Exacto, fotógrafos que a veces son estrellas que nacen y luego mueren. A nosotros, en este sentido, en el sentido de los visionados, nos interesa premiar los proyectos que valen y no al fotógrafo.

 

Alba: Ya que ha salido el tema del comité… ¿Qué requisitos tienen que tener los miembros del comité para entrar en él?

Isabel: Nuestro comité no es que sea bastante especializado, pero sí pretendemos que esté conformado de gente que ya tenga una vista muy trabajada. Cada año, hemos ido aumentando el número de fotógrafos que se inscriben. Este año hemos llegado a los 98 fotógrafos, casi a los 100. Son muchos proyectos para visionar. Así, se hace necesario que el comité de selección sea un comité que ya tenga la vista muy trabajada. Este año hemos incorporado a Jesús Micó de la Kursala, una persona con un conocimiento de la fotografía super extenso, una sensibilidad muy trabajada a base de ver muchos proyectos y alguien que, como quien dice, sabe desgranar muy bien las cosas.

Contamos también con Gonzalo Golpe, que también es un editor de Madrid muy sensible a los proyectos, alguien que tiene muy metido en el ADN nuestro objetivo de premiar el proyecto y sabe hacerlo muy bien en este aspecto; Simona Rota, una fotógrafa de nuestra galería que también tiene ese tacto para las cosas que nos gustan; Moritz Neumüller, con un conocimiento más amplio de los proyectos que se presentan por su función como profesor en IDEP, pero que sabe muy bien cuál es nuestro objetivo, se centra mucho en lo que queremos. El comité lo acabamos de formar nosotros dos, que también, aunque estemos formados más o menos igual, tenemos gustos muy distintos, y Ariadna, que viene del diseño y tiene una visión mucho más estética, algo que también viene bien.

Alba: Os complementáis entre todos.

Isabel: Sí, digamos que el comité surgió así.

Alba: ¿Los buscáis vosotros estos miembros o son ellos los que eligen participar en Art Photo Bcn?

Isabel: El comité empezó a formarse porque la semilla de Art Photo Bcn la empezamos a sacar un poco entre Moritz Neumüller, Gonzalo Romero y yo; nosotros fuimos un poco los que empezamos a desgranar el ovillo. “Oye, y si montásemos un comité de selección, ¿a quién llamaríamos?” Luego se incorporaron Stefano y Ariadna y ya fuimos a buscar también a Simona y Semíramis González, escritora de un blog de arte muy interesante y comisaria de arte que nos aporta una visión también muy peculiar del tema, esa sensibilidad más femenina. Así, creíamos que se complementaba todo bien.

Jesús se ha incorporado este año porque lo conocemos desde hace mucho tiempo, hemos coincidido en muchos festivales, y pensábamos que queríamos una persona crítica con esta visión de blanco y negro bastante determinante. Así que fuimos nosotros los que lo fuimos a buscar.

Alba: ¿Y qué requisitos requieren los proyectos para poder participar?

Isabel: Para poder participar, el proyecto tiene que ser una serie con un máximo de 10 fotos, no puede ser una imagen sola; tiene que tener una base conceptual detrás, tiene que hablar de algo, no ser algo puramente estético…

Stefano: Y emergente

Isabel: Como emergente, no ponemos una limitación de edad, tiene que ser alguien que no esté consagrado y que al leer su nombre veas que ya tiene una trayectoria conformada. No ponemos, así, limitación de edad pues entendemos que alguien puede ser emergente con 50 años, ni de nacionalidad, algo que mucha gente también nos pregunta. “¿Puedo participar si soy argentino?” Claro, si quieres venir a Barcelona y presentar tu proyecto, ¿por qué no? Es un proyecto abierto a todos.

De esos 98 que se han presentado, seleccionamos 8, los que vendrán a Barcelona y presentarán su proyecto delante de los visionadores, una especie de segundo comité sin serlo que es el que asigna los premios y da el feedback de los proyectos. Cada fotógrafo dispone 5 minutos, expone sus fotos como él quiere (mediante proyector, en una mesa…), los visionadores escuchan la presentación o defensa de su proyecto y tienen después 5 minutos para preguntar, hacer comentarios… para darle un feedback, que yo creo que es en realidad lo interesante del premio, ese feedback que se llevan de los profesionales.

Alba: Lo que pueden añadir en su aprendizaje.

Stefano: Exacto

Isabel: Incluso, el networking que se da en ese momento. A lo mejor, uno tiene un proyecto muy bueno pero no ha llegado a dar con aquella persona que trabaja en tal institución o galería y, en el momento de ponerlo en común durante el visionado y de ver qué piensan unos y otros, es cuando se puede ver que uno es más afín a una persona concreta, con su proyecto y tal, y darle la tarjeta. ¡Se crean sinergias muy interesantes!

Alba: Al fin y al cabo, una feria es para eso también.

Stefano: Sí, al final lo que queremos es facilitar este tipo de contacto entre profesionales y fotógrafos. Y en este segundo equipo de profesionales, entre los visionadores que vienen aquí, hay galeristas, editores, representantes de instituciones, fotógrafos de diferentes tipos…

Isabel: Aparte, hemos intentado que en el equipo de visionadores haya también una amplitud de edades enorme, pues hay gente de generaciones muy dispares y, a la vez, de mundos muy diferentes, tanto del ámbito más comercial del circuito artístico general, como el más académico del mundo puro y duro de fotografía. Y ahí surgen cosas muy curiosas, porque ves visiones u opiniones muy distintas sobre lo que están viendo delante de la mesa y cómo el fotógrafo puede sacar de aquí y de ahí, llevarse cada uno de los comentarios y aprender. Por eso creo que lo más enriquecedor es eso, es un poco lo que la gente se lleva de aquí.

Fuente: Art Photo Bcn

 

Alba: ¿Y el público que os llega al festival?

Isabel: Muy variado.

Alba: ¿No únicamente vinculados con el arte?

Isabel: No, lo bueno es que, como tratamos con creadores nuevos, puede ser muy asequible y hay de todo, desde obras muy baratas a otras más cotizadas o más caras, por lo que sea, por la obra en sí o la técnica usada. Y tanto viene gente de público general como aquella que no se atreve a ir a ferias grandes, porque piensa que eso no va con ellos, y prefiere venir aquí, a un evento pequeño con 15 expositores, y dicen “voy a verlo y a lo mejor me enamoro de una pieza y me la puedo llevar a casa”, cosa que una feria grande, a lo mejor con precios más elevados y el statement quizá también más distante, a lo mejor no les da esa fragua de decir, “¡venga!”

Stefano: Por esa misma razón tenemos una política de precio de entrada de 3eurs, porque creemos que un evento de este tipo puede participar cualquier persona y lo que nos interesa es que cualquiera pueda venir y dar una aportación mínima a nuestro proyecto. Y nosotros, haciendo saltos y todo, queremos mantener este tipo proyecto para que alguien que pasa por la calle pueda también entrar y disfrutar de dos horas dentro del evento sin tener que pensar entro o no entro.

Isabel: Es como el precio de los expositores. Nuestra política de empresa es poder ofrecer al expositor un precio muy asequible para que pueda arriesgarse. Yo lo pienso como galerista: si vas a una feria donde el stand te cuesta mucho dinero, vas a carta segura, te llevas un fotógrafo que sabes que te funciona, que es comercial… una serie de requisitos o, incluso, tienes ya apalabrada la visita de alguna institución concreta que sabes que le pueden interesar esas obras. Pero lanzarte a la piscina y traer un nuevo talento con el que no has tratado nunca o un proyecto muy rompedor que sabes que no es comercial cuesta. Si el stand lo ofreces a un precio asequible, ese galerista se lo pensará y dirá, “a lo mejor me conviene venir a Barcelona con este proyecto tan rompedor, sé que no es comercial pero que me va a gustar para posicionarme”.

Alba: Y traerá también más variedad a la feria, haciéndola más interesante con realmente las últimas novedades, mostrando realmente lo que se produce en el mercado.

Stefano: Y también con una propuesta más arriesgada que es también lo que a nosotros nos interesa.

Alba: ¿Siempre has sido tú, Isabel, la directora del festival?

Isabel: Sí, el festival digamos que lo fundé yo a nivel personal y luego se ha ido sumando todo el mundo a partir de ello.

Alba: ¿Cómo describiríais Art Photo Barcelona en una sola frase?

Isabel: Uiii… qué complicado… Pues lo definiría como un espacio de encuentro para la fotografía que se está haciendo ahora, para los nuevos talentos y donde unir el circuito comercial con el académico, que es lo más difícil.

Alba: Ya, cada uno va por su lado, como en muchos otros ámbitos. Actualmente, entre las últimas tendencias, en las universidades de Historia del Arte se encuentra el Arte Povera y para nada lo que en realidad se da y, aún menos, la fotografía como disciplina.

Isabel: Sí, y sobre todo en el mundo de la fotografía pasa más que en ningún otro. En el resto de las artes vas viendo que hay cierto punto de apoyo entre ambos mundos pero, sin embargo, en el de la fotografía van completamente en paralelo, ni se miran, ni se conocen, ni se tocan. Siempre la han ligado más al diseño.

Stefano: En las universidades dicen que, en teoría, es que no da tiempo. En mi carrera de Historia del Arte, fue lo último que hicimos y se consideraba algo muy transgresor dentro del arte contemporáneo.

Isabel: Bueno, es que también es el concepto marciano que tenemos sobre la fotografía, como nuevo medio artístico. ¿Perdón? Nos estamos perdiendo todo lo que se está haciendo ahora en temas de robótica, net art, cien mil cosas… ¿y lo nuevo va a resultar que es la fotografía, que lleva ya una carrera enorme? Llevamos un retraso muy considerable respecto al resto de Europa. Y eso también es una de las cosas que impulsa a decir que no puede ser, que tenemos que tener una feria de fotografía porque no hay ciudad europea donde no la haya, sea más grande o más pequeña, más joven o menos o con más intención o menos de ser novedosa. Pero todas las ciudades europeas tienen una feria de fotografía. En España estaba antes Foto Madrid y desapareció. Era una feria que estaba muy bien, era muy grande y variada, estilo Arco y todo este tipo de ferias más grandes. Un gran evento que también desapareció, se diluyó dentro de Suma y ahí se quedó y murió. Y es una pena.

Alba: Como mucho, tenemos pequeños festivales en ciudades y pueblos más secundarias…

Isabel: Que está muy bien porque, como hemos dicho, ayudan a descentralizar pero también creo que dentro de las ciudades grandes, como son Madrid o Barcelona, tiene que haber un lugar de referencia en fotografía. Así que en ello estamos.

Alba: Poquito a poco…

Isabel: Pero cuesta cuesta.

Alba: Art Photo Bcn… Hemos hablado ya del concepto emergente, hablemos ahora sobre el concepto Arte. ¿Cómo juega el arte dentro de la fotografía como tal? La fotografía es un arte en sí mismo pero, en este caso concreto, ¿tiene una especial relevancia?

Isabel: Yo creo que la especial relevancia que tiene el arte dentro de Art Photo Bcn es justamente el hecho de eliminar los límites. Por ejemplo, en Barcelona tenemos el World Press Photo, eventos muy centrados en fotografía documental… Y nosotros queríamos ampliar miras, quitar reglas y decir, “señores, aquí todo lo que sea un proyecto con un concepto detrás va a poder valer” y no limitarnos. Consideramos que, sino, podías dejarte muchas cosas fuera.

Alba: Quizá así aún os vinculáis más con el arte, a diferencia de con el fotoperiodismo, que a pesar de que pueda ser muy artístico también, en el fondo acaba prevaliendo más en él el periodismo como tal.

Isabel: Sí, y también por hacerlo conectar, precisamente, con el mundo académico. Toda esta creatividad que se está desarrollando en el mundo de la fotografía dentro del académico de esta ciudad no tiene cabida. Era una manera, así, de incluirlo y no dejar nada fuera.

Alba: ¿Art Photo Bcn no incluye, pues, fotoperiodismo, por ejemplo?

Isabel: No, digamos que no se trata de fotoperiodismo puro y duro pero sí que hay proyectos que rozan el fotoperiodismo. Estoy pensando, por ejemplo, en El Catascopio, en su proyecto Pixel Protector, que supone un darle la vuelta, ir más allá en el tema del fotoperiodismo, intentar que con el concepto del arte el paraguas se haga más amplio para que quepa en él realmente todo lo interesante que se está haciendo.

pixel

Fuente: El Catascopio

 

Alba: Por tanto… ¿podríamos decir que los proyectos no se pueden encasillar dentro de un género o una temática?

Stefano: No, es muy difícil hablar ahora de géneros en ese sentido. En todo lo que se refiere a arte emergente, siempre se mezclan muchos lenguajes.

Alba: También es eso lo interesante, romper con todo lo que se ha hecho siempre durante toda la Historia del Arte.

Stefano: Aparte de que ya no hay esa actitud de hacer arte porque quiero hacer arte, hay personas que se interesan en cosas y van hablando sobre ello con una metodología, con otra, o con varias.

Isabel: E, independientemente del lenguaje y la herramienta, este año, de lo que me he dado mucha cuenta es que, aparte de que el festival haya evolucionado hacia intereses muy variados, hemos querido también, cada vez más, tocar la conexión de la fotografía con otras cosas. Y eso se ve mucho en el tipo de proyectos que se van a ver expuestos, pero también en los mismos talleres que hacemos.

Por ejemplo, la conexión de la fotografía con la performance a través de Abel Azcona, cómo él ha ido evolucionando, a pesar de ser el primer sorprendido cuando fuimos a buscarlo y ver que queríamos tenerlo en Art Photo Bcn. Alguien que no es estrictamente de fotografía como tal pero que esto es precisamente lo interesante. Se trata de una persona que tiene una trayectoria artística muy concreta, muy concentrada en la instalación y la performance, y es interesante ver cómo, a través de ello, ha ido desarrollando su lenguaje fotográfico. Os dejo una entrevista que le realizaron en el centro de arte Roca Umbert de Granollers.

O el caso de Lola Guerrera y todo el tema de instalación y escultura que trabaja; alguien que, poco a poco, ha ido centrando su trabajo hacia la fotografía pura y dura y lo trabaja de una manera también muy peculiar. O Juan Requena y todo el tema de los libros, pues él odia la idea de fotolibro, aunque por mucho que le pese es un fotolibro lo que hace, único, con una intervención a mano, un collage… una serie de elementos que se desvinculan del fotolibro convencional.

Fuente: portfolios de Lola Guerrera y Juan Requena

 

Y este año yo creo que es el año más variado en cuanto a programación y a contenido. ¡Somos cada vez más variados en cada año que pasa! ¡El año que viene ya no sé qué pasará!

Alba: Quizá es esa la tendencia, que ya la fotografía no sea un papel y punto.

Stefano: Este año tenemos que hablar, obviamente, también del fotolibro, pues era un tema que también se tenía que desarrollar, de ahí que tengamos una mesa redonda también sobre ello.

Isabel: Lo del tema del fotolibro ha sido también algo muy curioso. En el primer festival, en 2014, centramos todas las actividades en el fotolibro, al ser algo que nos interesaba a nivel personal. Y ese año nadie hablaba del fotolibro. El resto de España estaba en la edad de oro del fotolibro, porque con la crisis nadie podía vender obra a precio de obra y se empezó a producir en otros soportes, entre los cuales estaba el fotolibro, y se dio la tendencia de que se empezaba a desarrollar de verdad. Sin embargo, aquí nadie hablaba del tema ni mucho menos, así como tampoco se dedicaban exposiciones a ello todavía. Nosotros empezamos a hablar de ello en los talleres, a la gente le empezó a picar un poco la curiosidad, desde Fotocolectania se empezó a apoyar un poco el fotolibro (de hecho, fueron los primeros en realizar un exposición sobre ello en Barcelona) y ahí se empezó a desenmarañar la cosa hasta el furor que supone ahora el fotolibro. Así que estamos un poco sorprendidos.

Stefano: Ha vuelto con una fuerza…

Isabel: Y en realidad es un hijo de la crisis y a la gente le cuesta pensarlo. Ahora parece que si no haces un fotolibro no has hecho nada.

Stefano: Es que hay gente que piensa que el fotolibro es la forma propia de la fotografía. Depende mucho también del proyecto, pero yo lo veo como un lenguaje también, como una herramienta que ahora está de moda.

Alba: ¿La gran novedad de este festival sería el fotolibro pues?

Isabel: No, porque nosotros ya llevamos mucho tiempo trabajándolo. Ya te digo, es algo que me sigue sorprendiendo bastante, este furor por el fotolibro en Barcelona actualmente. Pero creo que el lema en sí de este año va a ser la conexión entre la fotografía y otros medios.

Alba: A raíz de lo que has comentado que en Madrid se inició el fotolibro mucho antes que en Barcelona… ¿En qué punto crees que nos encontramos actualmente, dentro del panorama artístico, en Barcelona o Catalunya? ¿Crees que Barcelona no está en la vanguardia de la fotografía? ¿Que tiene que crecer todavía mucho?

Isabel: Es que en Barcelona hemos tenido muchas pérdidas y muy grandes en poco tiempo, en cuanto a circuito y en cuanto a producción. Hemos quedado un poco atrás y es una pena porque, no es que estuviéramos atrás, todo lo contrario… Así que asusta un poco el panorama. Han desaparecido grandes galerías y especialistas, grandes librerías… todo lo que tiene relación con los buenos impresores, los buenos editores, así como lo que tiene a ver con el mundo de la fotografía, en poco tiempo ha marchado. Y eso yo creo que tendríamos que sentarnos a analizarlo.

Fuente: Art Photo Bcn

 

Alba: ¿Hay mucha fuga de talentos?

Stefano: Hay de todo; con el hecho de que la movilidad es tan fácil, vas un poco donde crees que puede estar mejor el mercado.

Isabel: Pero no es el hecho de que el creador marche, pues encuentro que se trata de algo muy bueno y muy sano que lo haga, sino que sea la estructura lo que estamos perdiendo y eso, para recuperarlo, hace falta mucho tiempo. Sí que es verdad que están abriendo muchas galerías, cada vez más, y tenemos la suerte de que en Barcelona está habiendo una nueva hornada de galeristas que yo creo que también merece mucho la pena tenerlos en cuenta.

Alba: Muchos de ellos, procedentes incluso de las galerías tradicionales barcelonesas, las nuevas generaciones de dichas familias, que aportan nuevos aires al negocio familiar. Estoy pensando, por ejemplo, en el caso de la Galería Senda con el nuevo espacio que ha abierto a tan sólo unos metros o en la Sala Parés con su nueva apertura más joven también. Personas que llevan consigo el bagaje de la tradición pero que, a su vez, crean una nueva imagen, mucho más fresca y adaptada a los nuevos tiempos.

Stefano: Personas que sí que han vivido el arte, pero que aplican cosas que los padres difícilmente aceptaban.

Isabel: Y con un concepto también muy distinto de lo que es el circuito comercial del arte, porque no nos olvidemos de que una galería vive de vender y eso es algo que estas personas que vienen de unas generaciones previas de galeristas conocen, pues conocieron las vacas gordas pero también han sabido qué eran las vacas flacas. Así, la cosa cambia bastante. Ahora ya nos resignamos a ver que no viviremos como nuestros padres y eso tampoco es tan malo, te hace ser más consciente de lo que tienes y a lo mejor de exprimir también mejor los recursos que tienes, a agudizar mejor el ingenio.

Stefano: Este año, por ejemplo, estamos nosotros también centrados en ello.

Isabel: Exacto, este año el festival es una foto de ello porque hemos pensado que era la apuesta que teníamos que hacer.

Stefano: En los últimos años han nacido un número importante de galerías nuevas y buenas.

Isabel: Y galerías que tienen una intención de proyecto vital y a largo recorrido, cosa que antes no ocurría. Yo me acuerdo de hace diez años que abría una galería y al año ya no estaba, no les veías una personalidad propia, simplemente era un sitio donde exponían cosas. Y ahora no, ahora ves que los profesionales, tras esas nuevas galerías, ponen toda la carne en el asador, llevan proyectos que no simplemente los cuelgan sino que hacen un seguimiento previo, que los trabajan con el artista de tú a tú… Podemos decir que son profesionales más completos y más implicados, con el artista y con el circuito. Y si conseguimos resistir todos, es así y ahí que podemos conseguir un circuito realmente interesante.

Alba: ¿Qué papel juegan los colaboradores en el festival?

Isabel: En general, siempre digo que, como toda iniciativa cultural o artística, sin el papel de una buena red de colaboraciones (como colaborador entiendo desde la persona que viene a dar un taller cobrando hasta la que te ayuda a hacer difusión a partir de su bar, en el que hace exposiciones) no se obtendrían resultados. Esta red es vital para cualquier evento cultural hoy en día, la forma en la que realmente funciona el sistema, el boca oreja. Entre todos, poco a poco, vamos haciendo una red más amplia y eso es precisamente lo bueno y lo que hace que se democraticen los contenidos que tenemos y lleguen a todos.

Stefano: Aparte de nosotros tres, del centro de todo, hay un montón de gente, desde el comité de selección o los visionadores a todas las instituciones que dan premio, empresas privadas… que también juegan un papel importante.

Isabel: Cada año vamos haciendo la red un poquito más amplia y, si no fuera por este tipo de colaboraciones, sería imposible.

Alba: ¿La financiación solamente viene de las entradas?

Isabel: El evento es completamente autofinanciado.

Alba: ¡Aún tiene más valor vuestra labor pues!

Isabel: Hay que decir que nosotros contamos con patrocinios muy pequeñitos, como podrían ser los premios, por ejemplo, a partir de entidades que hacen posibles esos premios porque nosotros solos no los podríamos pagar, pero todo lo demás es autofinanciación completamente.

Alba: Y la prueba está en que vosotros sois los que lo estáis montando todo esto ahora también.

Isabel: ¡Y físicamente además! Si vienes mañana, ¡a lo mejor coges sacos de arena porque tenemos que subir 100 sacos de arena de 20kg cada uno para una performance!

Alba: Hablemos de las distintas localizaciones del festival… ¿Qué cambio ha implicado pasar de un hotel, Chic and Basic, de las ediciones anteriores, a la actual Fundació Miralles?

Isabel: Más que nada fue por tema de espacio.

Stefano: Sí, el hotel también nos gustaba mucho, estaba muy bien pero al final era pequeño y había varias cosas que, por suerte, nos limitaban. Siempre hemos tenido muy buen trato por parte del hotel, son nuestros partners aún, los huéspedes de la feria se alojan ahí incluso, pero por cuestiones logísticas, si quieres crecer como festival, necesitas un cambio y otros tipos de espacio. Y encontrar un espacio de este tipo, como el de esta edición, nos ha encantado.

 

Isabel: La verdad es que tanto con la ubicación como con la fundación en sí estamos muy contentos, pues también hemos intentado que las actividades tengan un giro hacia la arquitectura con el taller de Diego Ferrari. La nueva ubicación nos permite, así, unir los objetivos de la fundación con los nuestros porque, al fin y al cabo, la fotografía de arquitectura es básica y completamente necesaria para comprender el panorama de la fotografía artística. De este modo, pensamos que se trataba un poco de cuadrar intereses y unir fuerzas y… ¡a ver qué pasa!

Alba: ¿Diferencias entre las distintas ediciones?

Isabel: La primera quizá fue la edición de más tirarse sin red, porque era la primera, la más rompedora en cuanto a montaje, el espacio era muy complicado… creo que lo solucionamos muy bien, de una manera muy peculiar. Algo que tenía en mente era que fuera un festival con carácter, no un cubo blanco donde cuelgas y se acabó, donde al final todas las fotografías son iguales. Queríamos hacer algo peculiar, algo que lo veas y digas “esto es Art Photo Bcn”, algo diferente. ¡Y lo conseguimos! Porque todo el mundo que ve fotos de aquel montaje lo dice… “¡Increíble!” Al ser el primero, lo recuerdo con especial cariño, los fotógrafos de aquel año también hicieron mucha piña, los conoces también desde hace más años, les vas haciendo más seguimiento porque ya hay esa confianza, te dicen que exponen y que les vayas a ver, te enseñan sus novedades… Siempre serán “de los nuestros” los de esa edición. Si miras nuestras redes sociales, siempre que alguno de ellos tiene alguna novedad, siempre pongo, “uno de los nuestros”.

Luego ya nos transformamos un poco en evento de hotel, algo que no estaba mal, pues se trataba de un hotel que apuntaba también hacia un objetivo muy unido a nosotros, la fotografía, todo el hotel estaba pensado y decorado para la fotografía catalana con pasillos con impresiones digitales de grandes fotógrafos… ¡Qué bueno poderse unir a una empresa que tenía ese punto como nosotros! Así que esas dos ediciones fueron de feria de hotel pero con un contenido más internacional.

Este año será quizá más nacional, especialmente en cuanto a las galerías (los artistas sí son de distintos lugares), pero pensamos que es un cambio que teníamos que hacer, apoyar justo eso, los galeristas de aquí.

Alba: Quizá, al ser los primeros en movilizar todo esto, conseguís realmente tejer esa red tan necesaria que comentábamos antes.

Isabel: Ojalá… se intenta se intenta.

Alba: Con ganas e ilusión se consigue todo.

Stefano: ¡De ganas no nos faltan!

Isabel: ¡Y menos a nosotros que somos persistentes! Aparte, dado que el trabajo del galerista es muy ingrato, ya que el artista en el fondo es el productor de la obra, el que se lleva los halagos si salen bien, pero el que se lleva las quejas si sale mal es el galerista, queremos cuidar mucho el trato con el que viene de todos lados, tanto sea fotógrafo o expositor. Y eso se agradece mucho, porque en las ferias a veces te tratan como un número y ya está.

Stefano: Nosotros intentamos dar un trato muy personal a todos y un apoyo. Hacemos, como galería, ferias en otras ciudades y es precisamente lo que notamos que falta. Muchas veces te dan un mapa, te dicen “tu stand es éste” y a trabajar. A veces llegas a la inauguración y casi no has conocido a nadie de la organización. Nosotros pretendemos cuidar mucho esto, que alguien venga y se sienta como en casa. Estar presentes para cualquier cosa que necesiten. Simplemente, queremos hacer las cosas como nos gustaría que las hiciesen con nosotros.

Isabel: Exacto, es que al final todo se resume en eso. En tratar como te gusta que te traten a ti y yo lo vi muy claro en dos ferias en las cuales participé y que me marcaron mucho. Una fue en Londres, donde me trataron tan bien y fueron tan sumamente detallistas con todos los expositores, a pesar de ser una feria tan grande… La otra era en Madrid, en una feria muy pequeñita, en su segunda edición, y donde me cuidaron también muy bien, me dieron esa impresión de que iba arropada, de que no iba sola. Cuando montamos lo nuestro, intentamos hacer lo mismo, tratar como queremos que nos traten a nosotros. En eso consiste. Y, de entrada, con todos los expositores que han entrado en Art Photo Bcn, tenemos una relación muy estrecha, sean tanto nacionales como internacionales. Haces un poco de altavoz de lo que hacen en su país, te gusta que repitan, si vamos a su ciudad nos encontramos… intentar seguir vinculados pues, al fin y al cabo, tenemos los mismos intereses.

Alba: Cambiando de tema… ¿Cuáles son vuestros fotógrafos favoritos?

Stefano: Ufff… es que me gustan muchas cosas, no me gusta dar nombres concretos pues en realidad depende también mucho de la época, de lo que han hecho en cada uno de sus periodos… De entre los históricos y consagrados, me gustan también artistas muy diversos, como podrían ser Garcia-Alix o el proyecto sobre la India de Isabel Muñoz, Man Ray, Txema Madoz… muy variado. Proyectos que forman parte de uno y que te hacen crecer y dar estímulos y herramientas. Todos ellos igual de interesantes, que han aportado algo a mi visión pero que, a su vez, son muy distintos entre ellos.

Isabel: ¿No vas a dar nombres más concretos? ¡Mójate! Pues yo sí que me voy a mojar… Ando muy enamorada, sin intentar pretender que sea autobombo, pues no lo es para nada, de un proyecto que vamos a hacer en la galería próximamente con una fotógrafa muy muy joven que, justamente, conocí en la primera edición de Art Photo Bcn. Presentó proyecto y ahí se quedó la cosa. Luego, cosas de la vida, la fui siguiendo y nos hemos vuelto a encontrar en un festival al cual vamos como visionadores y la premiamos a ella. Mar Martín se llama. Tiene un estilo de fotografía que hace ficción a través de la realidad, una fotografía muy sutil, y estoy completamente enamorada del proyecto que vamos a traer. No me gusta barrer para casa pero, últimamente, cada vez que veo esas fotos y cómo va a quedar la exposición, ¡me siento más contenta de que lo que voy a mostrar estoy convencida al 2005! ¡Ahora me matarán el resto de fotógrafos con los que trabajo!

Alba: Bueno, no se trata de decir que algo es mejor o peor, simplemente que te motiva en un momento también concreto de tu vida, ¿no?

Isabel: Exacto, yo soy también de las que opina que cuando compras una obra de arte no te casas con ella para el resto de tu vida, porque sino sería muy aburrido.

Fuente: portfolio de Mar Martín

 

Alba: Fotografía en Barcelona… ¿Cuál es para vosotros el mejor lugar para hacer fotografías de la ciudad?

Isabel: Un rincón con encanto fotografiable, de esos que te hincharías a hacer fotos… Tú que era el fotógrafo, Stefano…

Stefano: A mí me gusta mucho el Poblenou, la zona de fábricas, una parte muy importante y que cambia con mucha rapidez; siempre hay algo que cambia y a una velocidad increíble, a pesar de que sea algo histórico. Un barrio que se transforma y reinventa, que da mucho material para trabajar. De hecho, en Barcelona todo, en los últimos años todo cambia, incluso en el centro, todo tiene un movimiento increíble. La gente, los rincones…

Alba: Con esta última pregunta, finalizamos, pues, este viaje por el mundo de la fotografía en nuestra ciudad y Europa pero, sobre todo, por este proyecto que pretende ir mucho más allá de lo que conocemos por fotografía, galería o festival como tal. ¡Muchísimas gracias por vuestro tiempo! ¡Ha sido una entrevista realmente interesante y enriquecedora! ¡Espero que a los lectores de La Bcn Que Me Gusta les haya gustado y, sobre todo, que se animen a visitaros este fin de semana!

Isabel: ¡Muchas gracias a ti por la entrevista!

Stefano: ¡Muchísimas gracias!

 

 

Para más información:

5, 6 y 7 de mayo

Fundació Miralles – Passatge de la Pau, 10bis

www.artphotobcn.com

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.