Arte más allá de Barcelona… ¡El Districte Cultural de L’Hospitalet!

labcnquemegusta-districteculturalhospitalet15

 

El “Brooklyn de Barcelona”, o al menos así le llaman, aunque en mi opinión quizá se trata de una denominación algo inapropiada (más adelante podéis encontrar el porqué se ha denominado de este modo), sobre todo teniendo en cuenta sus dimensiones y la identidad propia que tiene, siendo la segunda ciudad de Catalunya,  y que, sin embargo, Barcelona en muchas ocasiones arrebata (o ellos se dejan también arrebatar, claro está).

Hoy me gustaría hablaros de una zona de L’Hospitalet de Llobregat que, a pesar de su pasado industrial, está reconvirtiéndose en un gran centro cultural que, si bien es cierto que aún le queda mucho por crecer, sobre todo en cuanto a nivel social se refiere, ya apunta maneras. Un lugar que, precisamente, ha sabido aprovechar esta tradición industrial para sacar un beneficio de ello, dando vida a zonas que antes estaban desoladas e iniciando una regeneración que aporte un carisma e identidad especiales a L’Hospitalet de Llobregat.

Para ello, distintos colectivos culturales, entre los cuales destaca la Fundació Arranz-Bravo con su principal personaje, Albert Mercadé, director de la misma, se han unido para crear una gran área de creación en la zona comprendida entre la Avenida del Carrilet, Avenida de Fabregada y la Travesía Industrial y con calles como Cobalt, Miquel Romeu o Leonardo da Vinci como principales ejes.

Con ello, nace la semilla del Districte Cultural de L’Hospitalet, una iniciativa del ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat, a partir también de l’Hon, un proceso participativo en el que los ciudadanos pudieron dar su opinión sobre el futuro, tanto económico como cultural, que querían para su ciudad, que pretende crear este área de industrias creativas, aprovechando la fuerte base de la que disfruta la ciudad con sus más de 200 empresas dedicadas al ámbito de la industria cultural (locales de música como Salamandra son ejemplo de esta tradición, en especial en el mundo de la música, que siempre ha caracterizado a la ciudad), sus más de 1500 trabajadores y esa facturación que se acerca a los 300 millones de euros anuales.

Es por ello que en el 2013 se inicia un proceso que tomará como referencia ejemplos de índole cultural a nivel internacional como el Meatpacking District de Manhattan o el Fourth Arts FAB de Lower East Side.

 

¿Su nombre? 

Oficialmente, tal y como hemos dicho, este proyecto y área de L’Hospitalet se conocen como el Districte Cultural de L’Hospitalet pero también se le ha denominado en más de una ocasión como el Brooklyn de Barcelona

¿El motivo? La alcaldesa de L’Hospitalet, Núria Marín, viajó hasta los Estados Unidos de América para conocer de cerca el proyecto en el cual se reflejaría para poder, así, crear el que es protagonista de nuestra entrada de hoy, aprovechando que se trataba de la ciudad invitada en el Global Cultural Districts Network, una gran red que reúne las ciudades más destacadas con distrito cultural.

¿Semejanzas de L’Hospitalet con Brooklyn?

Brooklyn tiene esa fama mundial de ciudad bohemia, joven, hipster y cultural, además de disfrutar de unos precios considerablemente más bajos, justo al lado de la especulativa y financiera Manhattan. Ambos barrios se encuentran separados por un puente, del mismo modo que una sola calle separa Barcelona de L’Hospitalet de Llobregat y viceversa. De ahí que se relacionen ambas ciudades, consideradas más o menos parecidas en cuanto a su relación con la capital vecina.

El título de la ponencia de la ciudad invitada en estas jornadas era “El districte cultural de l’Hospitalet, el nou Brooklyn de Barcelona?”, algo que hemos criticado en el inicio de esta entrada pero que la misma alcaldesa también destacó como denominación con la cual se conocía la ciudad cuando se veía desde fuera, más que algo realmente autodenominado: “Més que dir-ho nosaltres, ens ho han dit més d’una vegada” remarcó cuando presentó el proyecto de transformación de antiguas fábricas y naves industriales en desuso en factorías de creación y punto de acogida de artistas.

labcnquemegusta-hospitaletmapa

Localización del Districte Cultural de L’Hospitalet, Mapa extraído de la página web de Districte Cultural L’H

 

¿El espacio?

El Districte Cultural de L’Hospitalet tiene un eje vertebrador muy marcado, el Centre Cultural Tecla Sala, una antigua fábrica de papel del s.XIX, proyectada por el arquitecto Claudi Duran Ventosa, convertida posteriormente en una de las fábricas de hilaturas más importantes del país, siendo propiedad de la Sra. Tecla Sala i Miralpeix,  que actualmente ya dispone de un centro de arte, una biblioteca, la Escola d’Arts Plàstiques TPK y la ya antes citada Fundació Arranz-Bravo en su interior.

Tras ser comprada por el ayuntamiento, se transformó en el primero de estos ejemplos de recuperación de antiguas fábricas que, lo que es más importante, no sólo se vinculó con la cultura, sino también con el barrio, convirtiéndose en un importante equipamiento para los barrios colindantes de Sant Josep, Bellvitge y Santa Eulàlia.

Es a partir de aquí, pues, que se vertebra todo este proyecto de recuperación de fábricas y de aportación de una segunda vida en todas ellas a partir de la cultura y el arte.

labcnquemegusta-districteculturalhospitalet26

 

¿Algunas de estas fábricas?

Cada vez son más los estudios artísticos y galerías que se animan, especialmente en cuanto a precio se refiere, a ubicar sus sedes en el Districte Cultural de L’Hospitalet. Algunas lo hacen en antiguas fábricas, siguiendo el plan de ruta establecido y otras, en cambio, en bloques de pisos cercanos a la zona cultural por excelencia.

Podéis encontrar todo el listado aquí pero, de todas formas, me gustaría citaros un buen ejemplo de que toda esta dinamización que se está llevando a cabo empieza a dar sus frutos tras el arduo trabajo realizado, especialmente teniendo en cuenta que se trata de uno de los colectivos punteros en Barcelona en cuanto a regeneración de espacios industriales con el arte y la cultura se refiere. Me estoy refiriendo a la localización del grupo de artistas del centro Hangar, trasladado desde el Poblenou a esta nueva área cultural, concretamente, al número 7 de la calle Isaac Peral, donde compartirán espacio con Nogueras Blanchard y Ana Mas Projects. ¡Que un colectivo de tales magnitudes se traslade a L’Hospitalet tiene su gran qué!   ;)

La calle Isaac Peral se trata de una localización muy especial pues, construida por la familia Mercader en los años setenta para acoger en ella una imprenta, un taller de llaves y puntas e, incluso, una iglesia evangélica, tras ser vaciada por completo en el 2005, se ha convertido en un gran centro artístico y cultural.

Creadores como Diego Paonessa, Germán Portal, Giuliana Racco, Mateo Guidi, Mario Santamaría, Marc Serra, Samuel Labadie y Mireia Saladrigas, entre muchos otros, compartirán recinto en esta localización también.

labcnquemegusta-districteculturalhospitalet07

 

Dentro de este panorama… ¿Mi ruta?

Como habréis comprobado o al menos deducido, son un sinfín de localizaciones las que se pueden visitar y, por tanto, dado que sólo me paseé por la zona una tarde, que aún me quedan por descubrir.

Sin embargo, me gustaría citaros algunos de los ejemplos que sí pude visitar, aprovechando que, además, se trataba del Festival Loop y que había alguna que otra actividad en algunos de ellos, además de talleres habitualmente cerrados abiertos para la ocasión.

El primer enclave de mi visita fue precisamente el ya citado edificio de la calle Isaac Peral, un viaje a los años setenta, a esas oficinas ahora vacías y frías que tanto juego nos dan a la hora de producir artísticamente.

En su interior, dio la casualidad que se exponía “Sketches” de Patricia Dauder, una instalación formada por dibujos, una escultura y una proyección de diapositivas que muestran el reciente trabajo de la artista, todo ello relacionado con los constantes vínculos entre la introspección y el mundo que nos rodea.

 

A pesar de que pueda parecer algo lúgubre su entrada y entorno (tengo que reconocer que, siendo sábado por la tarde, muy transitado no estaba el espacio y un poco de respeto a subir la escalera de vecinos hasta la galería que quería visitar sí que sentí), no tenéis porqué temer puesto que se trata también de un barrio de lo más popular.

labcnquemegusta-districteculturalhospitalet10

 

A continuación, viajé también por la historia para conocer una antigua fábrica aún con más pasado, la fábrica de Can Trinxet la cual, totalmente abandonada, se convirtió durante el Festival Loop en un escenario ideal para la reproducción de “Mil caballos de potencia” (interesante compendio de obras de distintos artistas, comisariado por Sabel Gabaldon, que nos hace reflexionar sobre nuestro futuro y la elasticidad del tiempo) y, por tanto, también en una interesante manera de conocer algo que normalmente se encontraba vacío.

Gracias al Districte Cultural de L’Hospitalet, cada vez son más las ocasiones en las que podemos disfrutar de su interior, completamente anclado en el tiempo, pero que formó parte de tantas vidas, algunas de ellas aún actuales, al ser en su momento una de las fábricas con más calibre de L’Hospitalet.

 

Fundada en el 1910, tal y como nos indica la fecha que encontramos nada más entrar, fue conocida por fabricar el llamado “vellut del tramviaire”, una pana con la cual  se confeccionaban los uniformes de los trabajadores de la Companyia de Tramvies de Barcelona.

Se trata de una construcción del arquitecto modernista Joan Alsina i Arús para acoger la que fue la fábrica Avelino Trinxet i Fills, una de las más importantes de España dedicadas al algodón. Tal era su importancia que, años más tarde, ya en el 1930, bajo la gestión de Avel.lí Trinxet i Pujol, propietario de la famosa Casa Trinxet de Barcelona, obra de Josep Puig i Cadafalch, pasa a formar parte del gran grupo textil Unión Industrial Algodonera S.A.

 

Dirección a nuestro siguiente enclave, no podéis olvidar pasar por la Iglesia de Santa Eulàlia, un emblema del barrio, de ese antiguo pueblo, Santa Eulalia de Provençana, que creció considerablemente gracias, precisamente, a todas las fábricas que se instalaron en sus alrededores y, concretamente, en el vecino barrio de la Bordeta de Sants.

Se trata de una iglesia del 1957, a pesar de que el primer proyecto sea mucho anterior y del arquitecto Rubió i Bellver, pero el hecho de que antes de la Guerra tuviese que ser abandonado hizo que no se retomase hasta mucho más tarde.

Como curiosidad, decir que en la plaza en la cual se ubica la iglesia se construyó, por el mismo ingeniero de la Font Màgica de Montjuïc, Carles Buïgas, una fuente de luz y formas y colores cambiantes en el 1969 que fue considerada la segunda de Catalunya, en cuanto a importancia se refiere, en esta tipología.

labcnquemegusta-districteculturalhospitalet25

 

Dicho esto, seguimos con nuestro siguiente punto… Se trata de un nuevo bloque que, si bien lo más seguro es que, como me sucedió a mí, no se pueda siempre visitar (consultad los horarios bien, así como también si hay o no en ese momento alguna exposición), destaca, no sólo por su historia dentro del panorama industrial de la ciudad, sino también por todos los talleres artísticos que se localizan en su interior (podéis encontrarlos todos agrupados en su blog), todos ellos relacionados tanto con el trabajo del barro como de la madera o el yeso, además de salir de él, por ejemplo, las creaciones de Joan Guillén para Els Comediants.

Se trata del Edifici Freixas, un importante almacén de la Fábrica de Lámparas “Z”, filial de la Philips en los años 60 que, posteriormente, se convertiría en una agrupación de empresas del sector químico, plástico y textil.

A medida que el tiempo pasaba, fue recorriendo distintas manos hasta llegar a las de María Martín Ayala, una artista madrileña que le daría un giro de 90º, marcando el camino de lo que sería finalmente un edificio de talleres, artistas y artesanos en el que tendría también un papel destacado el antes citado Albert Mercadé, director de la Fundació Arranz-Bravo.

Este interesante artículo publicado en la revista digital Núvol os dará más detalles del trabajo que se lleva a cabo en su interior, así como también de algunos de sus artistas, 45 en el momento de su publicación (año 2013).

labcnquemegusta-districteculturalhospitalet24

 

Pero, sin lugar a dudas, en cuanto a actividad y sensación de majestuosidad e imponencia, el icono más destacado del Districte Cultural es la antigua Fábrica Tecla Sala, con su chimenea y perfecto estado de conservación.

El origen de la fábrica Tecla Sala se remonta a mediados de siglo XIX, cuando se instaló en ella un molino papelero. El edificio principal, catalogado como patrimonio local, es una construcción de ladrillo, repleta de ventanas para dejar pasar a través de ella la luz, y perfecta seguidora de la que fue el referente más destacado en la época, Manchester.

Tal y como hemos indicado en unas líneas anteriores, pasó a ser una importante fábrica de hilaturas bajo la propiedad de la señora Tecla Sala Miralpeix, motivo de su nombre actual, que acabó cerrando en el 1973 y pasando a manos del ayuntamiento de L’Hospitalet en el 1982 con la finalidad de convertirlo en un equipamiento cultural.

La casa del director, en uno de sus laterales, es también una pequeña maravilla modernista.

 

Pero… ¿Quién era Tecla Sala?

tecla sala

 

Tecla Sala, tal y como la define un interesante artículo de La Vanguardia, fue la industrial que erigió L’Hospitalet, es decir, esa mujer que fue capaz de dirigir un pequeño imperio en una época en la que mandaban sólo los hombres. Un imperio que, además, ya contemplaba la cultura en él y prueba de ello es que la construcción que actualmente aloja un centro de arte y una biblioteca, entre otros equipamientos, tal y como hemos indicado en unas líneas más atrás, en los años 30 ya acogía una escuela con biblioteca para sus trabajadores, principalmente mujeres, y una guardería para sus hijos.

Tras perder a sus padres siendo aún una niña, siempre fue una mujer luchadora que, junto a la gran fortuna que heredó, se convirtió, ya a los 22 años, en una de las grandes fortunas de Catalunya con cerca de un millar de trabajadores a su cargo.

“Fue una mujer con firmes convicciones religiosas y con gran responsabilidad social”, apunta Josep Maria Solias, director del Museo de l’Hospitalet. “Tecla Sala estuvo al frente de su negocio, iba a la fábrica y estaba al tanto de todo. Era quien tomaba las decisiones y las tomaba a su manera. Cuidando de sus trabajadores”, apunta Solias.

“Hizo una gestión muy avanzada, una gestión emocional, en la que cuidaba de sus trabajadores, la mayoría de los cuáles eran mujeres: por eso el servicio de guardería y otros beneficios sociales más”, apunta el director del Museu de l’Hospitalet. “Las trabajadoras que querían, podían aprender a leer y a escribir, había servicio de duchas, enfermería… Si alguien sufría un accidente, seguía cobrando; si caía enfermo, también. Tecla Sala fue una mujer con carácter, y quizás, por esa fuerte personalidad hizo siempre lo que pensó que era lo correcto”.

 

Tras la Guerra Civil, algunos de sus familiares fueron asesinados en la ciudad y ella tuvo que exiliarse en Francia. Cuando regresó, continuó sin desvincularse del mundo más social, subvencionando la Cruz Roja, construyendo un colegio en el centro y donando dinero para la construcción del que, en la actualidad, lleva su nombre. También pagó la restauración de la iglesia de Santa Eulàlia de Mèrida, así como también donó unos terrenos para que se construyera en ellos un campo de fútbol y otras instalaciones deportivas, además de otras donaciones fuera de L’Hospitalet, como podrían ser en Premià de Mar, Montserrat o Roda de Ter (su localidad natal).

Tecla Sala murió en el año 1973 y, poco después, cerró su fábrica. Por todo ello, actualmente encontramos un sinfín de calles, monumentos, escuelas, instalaciones… que reciben su nombre, así como también fue merecedora de la Medalla de Oro de la Ciudad de L’Hospitalet.

 

Dentro de la fábrica Tecla Sala, encontramos una de las semillas desde la cual surgió en parte el proyecto de creación de un gran districto cultural. Se trata de la Fundació Arranz-Bravo, lugar de exposición del artista de arte contemporáneo Eduard Arranz-Bravo, muy vinculado con L’Hospitalet y autor, incluso, de dos de los principales monumentos de la ciudad, “L’Acollidora” (símbolo de L’Hospitalet) y el Pont de la Llibertat. Pero también se trata de una oportunidad para pequeños artistas a la hora de exponer sus piezas gracias a las distintas exposiciones, intercaladas con la colección del artista como tal (incluye 340 obras de arte de Arranz-Bravo, entre pinturas, obra sobre papel, grabados y esculturas, así como también obras que la misma fundación se encarga de conservar y promover mediante exposiciones propias y otras realizadas en distintos museos catalanes, españoles y del extranjero) que llevan a cabo.

 

Por otro lado, citar también el proyecto Contorno Urbano, una asociación que propone el arte urbano y el graffity como nueva manera de entender la ciudad y el arte y cuya próxima exposición,12+1, tendrá lugar, precisamente, en el Centre Cultural Tecla Sala. Paralelamente, decir que encontramos distintos murales de dicho colectivo en todo L’Hospitalet, un aspecto a remarcar dentro de este proceso que está llevando la ciudad culturalmente hablando.

 

¿El futuro?

En un principio, hablar del futuro del Districte Cultural en un Hospitalet que aún le queda mucho por avanzar socialmente hablando era bastante incierto. Sin embargo, soy de la opinión que, no sólo debido a los esfuerzos que se están llevando para que esto cambie, tanto por parte de la administración como de muchas otras instituciones de la ciudad, sino también a la voluntad de los distintos agentes implicados y de las nuevas empresas, galerías y grupos de trabajo que, poco a poco, se van acercando, podría ser de lo más prometedor, motivo por el cual también me animé a escribir esta entrada.

Se habla de hacer una gran avenida de la cultura en lo que es la calle Cobalt pero, no sólo eso, sino que colectivos como We Work están pensando ya en instalarse en la zona, así como también se tiene presente la idea de crear un gran Parc de les Arts que haga un poco más agradable lo que estéticamente son simplemente antiguas naves e industrias.

Así, pues, al menos yo, apuesto por un futuro prometedor que, no sólo hace un bien para todos estos artistas y colectivos culturales que huyen de Barcelona en busca de mejores precios, sino también a la misma ciudad de L’Hospitalet, al dinamizarla y mejorarla en cuanto a imagen y vida social se refiere, y a Barcelona, completamente congestionada y sin apenas espacio para desarrollarse, evolucionar y crecer. Sin lugar a dudas, el futuro de Barcelona se encuentra también en todas esas localidades de sus alrededores que la enriquecen y se enriquecen con un importante e interesante capital cultural y artístico que, no sólo las vincula a la capital, sino que provocan que también ellas por sí mismas empiecen a ser un ente con identidad propia y, lo que es más importante, dejen de ser esa ciudad dormitorio, oscura y triste, de Barcelona.

Lo vimos en el caso de Rubí con festivales como el Peacock Rubí Art Festival o La Nuu, dedicado a la fotografía, en Granollers con Roca Umbert o Berga con el Konvent, entre muchas otras iniciativas que se están empezando a desarrollar por todo el territorio, y lo vemos de nuevo con L’Hospitalet… ¡a por un futuro cultural y renovador!   ;)

 

Para más información:

www.lhdistrictecultural.cat

3 comments

  • MANEL BIELSA MARTIN  

    ENHORABONA PER L’ARTICLE,
    Jo soc nascut a Sants , l’any 1953, el meu carrer començava a la Riera Blanca, vaig fer el batxillerat a l’Academia Pompeya del carrer Progres i anava a cinema, a les discos i al mercat de Collblanc
    Desdel 83 visc a Girona i desdel 2010 ja no treballo però em ” dedico” a compratir la Cultura , ho faig amb reportatges al face Manel Bielsa Martin ( camera rosa ) i he creat un grup CULTURA COMPARTIDA, que vol ser una mena de tablò d’anuncis on creadors podem compartir cursos, tallers, expos, beques, convocatòries, comentaris sobre cultura , teatre, musica etc
    De tant en tant vaig a Tecla Sala i a l’Arranz, tambe he visitat algun taller d’artista i l’escola d’art
    podeu informarme i compartire

    una abraçada

  • Èdip, el dels turmells inflats  

    Quant t’ha pagat l’Ajuntament per dir tot això?
    Quan la Cultura que ells consideren no només sigui Art i Música, en parlarem.
    Quan l’Ajuntament decideixi arreglar espais histórics de la ciutat per motu proprio i no sabent que hi ha retribució económica, recolliré la paradeta i et donaré la raó. Fins que això passi, l’Hospitalet seguirà sent el mateix cul-de-sac que ha estat sempre i només tindrà en común amb Brooklyn que les dues estan sota el mateix cel.

    • La Bcn Que Me Gusta  

      Totes les entrades publicades a La Bcn Que Me Gusta són fruit de la pròpia experiència, de les conclusions que una servidora extreu visitant tant la ciutat com altres localitats properes. Mai he cobrat ni cobraré per donar una opinió concreta ja que, si ho fes, es perdria per complet el sentit d’aquest blog.

      Dit això, com tot, imagino que encara cal molt per fer. De fet, al mateix començament de l’entrada, cito que no trobo raonable que se l’anomeni “el Brooklyn de Barcelona” ja que considero que no cal supeditar-se a la ciutat veïna, que desenvolupar una identitat pròpia hauria de ser la prioritat per a qualsevol localitat i més si es tracta de la segona ciutat de Catalunya com és l’Hospitalet.

      Com dic, encara queda molt per fer però sí que s’ha de reconéixer que, poc a poc, l’Hospitalet va sortint d’aquest cul-de-sac que comentes… Socialment parlant, encara no està la cosa per tirar coets però, si ens tanquem en banda, sí que mai aconseguirem els resultats que volem. Cal ser positius i donar una oportunitat. Només així podrem aconseguir arribar on volem.

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.