¡ArtTower en la Torre de les Aigües del Besòs!

labcnquemegusta-torredelesaiguesbesos01

 

Tras la última entrada en la que se interrelacionaban espacios con mucha historia, propios de la Catalunya industrial, con el arte más actual y contemporáneo (podéis encontrarla aquí), hoy nos trasladamos de nuevo a Barcelona para conocer una nueva implementación de dicho arte en un espacio muy especial y con mucha historia.

Ya sabéis que en La Bcn Que Me Gusta nos encanta conocer esos espacios que pueden ser recuperados con funciones muy distintas a para las que fueron concebidos. Es por ello que me acerqué a conocer un nuevo proyecto que, una vez más, engloba pasado y presente, historia y arte, industria y creatividad.

Se trata del proyecto artístico ArtTower, como indica su nombre, una exposición colectiva que tiene lugar en un espacio muy especial, la Torre de les Aigües del Besòs, emblema de la Revolución Industrial, siendo una de las arquitecturas técnicamente más complejas del momento, quizá la primera creación modernista de Barcelona (su construcción se remonta al año 1882) y el edificio más alto de la ciudad, con sus 63m, hasta la construcción de la Torre de Sant Sebastià en el año 1929.

ArtTower, pues, consiste en un proyecto colectivo que, a la par que da vida a un edificio de remarcable importancia en nuestra ciudad y en el desarrollo de todo su patrimonio industrial, en su momento localizado en el antiguo municipio de Sant Martí de Provençals (podéis aprovechar y dar un paseo por el barrio a partir de esta entrada de La bcn Que Me Gusta), pretende dar a conocer también todos esos colectivos y artistas del Poblenou (recordemos que se trata de un barrio repleto de talleres y pequeños y grandes centros de creación, como podrían ser Hangar, La Escocesa, de la cual también hablamos en La Bcn Que Me Gusta, o Palo Alto, entre muchos otros) que llevan a cabo su obra y precisan en tantas ocasiones de alguien que les dé voz y difusión, además de un espacio adecuado para exponer sus creaciones.

Una iniciativa que, tras dos pruebas piloto (actualmente, hasta el 30 de octubre, nos encontramos en la segunda de ellas), se dividirá en tres fases:

Exposición transversal: incluye distintos artistas de disciplinas diferentes, independientemente de su calidad o importancia en el sector, puesto que su principal objetivo es dar a conocer el trabajo y obra artísticos del barrio del Poblenou.

Exposición conceptual: las obras expuestas estarán todas ellas ligadas por un tema concreto que funcionará como hilo conductor.

Un paseo por la historia de la Torre y todos esos artistas que se vincularon claramente con ella mediante su obra artística, siendo la Torre d’Aigües del Besòs un claro referente pictórico en ella. Estamos hablando, por ejemplo, de Josep Maria Subirachs (vecino del barrio, nacido en el número 195 de la calle Pere IV e hijo de un trabajador de una fábrica de tintes del Poblenou. Es por ello que el Espacio Subirachs lo encontramos en las cercanías de la Torre), Ramon Calsina (artista del Poblenou, hijo de panaderos y nacido en la calle de Castanys, delante del Mercat de la Unió. Podéis encontrar una estatua suya delante de la Torre y también dispone de una fundación, la Fundació Ramon Calsina, que vela por su obra), Francesc Gironès (vecino también del Poblenou y encargado de los diseños de los estampados de la fábrica Can Ponsa, fue uno de los primeros en representar la Torre), Andreu Mitjans (un artista más contemporáneo al resto mencionado que se encuentra entre el graffity y la pintura mural y que realizó el famoso mural que podemos encontrar frente al Mercat de Santa Caterina) o Miquel Vilà (es el único artista que no es del Poblenou pero su interés por los paisajes industriales lo llevaron a este barrio de Barcelona).

En la obra de estos artistas, de este modo, encontramos en muchas ocasiones la Torre, como si de una gran Torre de Babel se tratase:

 

La Torre de les Aigües, tal y como hemos podido observar en las obras que os acabo de añadir, fue un referente para el barrio. De hecho, cabe tener en cuenta que en su momento era realmente un punto de referencia físicamente hablando, pues se trataba del edificio más alto de la zona y, durante años, incluso de Barcelona.

La Catedral de los Trabajadores, le llamaban, en una zona en la que predominaban las chimeneas, en ese antiguo pueblo que durante tanto tiempo se conoció como la Manchester Catalana.

frança xica

 

¿Su arquitecto?

Pere Falqués, uno de los arquitectos más destacados del modernismo catalán (a pesar de que, desgraciadamente, quede bajo la sombra de otros nombres), encargado de diseñar los famosos bancos / farolas del Passeig de Gràcia y la cisterna que abastecía la fuente del Parc de la Ciutadella, actual biblioteca de la Universidad Pompeu Fabra (ya hace bastante tiempo, hablamos de dicho Depósito en La Bcn Que Me Gusta).

labcnquemegusta-ciutadella

 

Un arquitecto que fue capaz, con tan sólo 30 años de edad, de crear una gran torre, de alturas espeluznantes (desde abajo, gracias al trabajo estético que también llevó a cabo, el cual incluye unos relieves ornamentales que no dejan de ser el reflejo en el exterior de la estructura mediadora de tensiones del interior, no parece realmente tan alta), con técnicas constructivas tradicionales y únicamente con ladrillo cerámico, sin necesidad de aplicar ningún tipo de estructura ni trabajo con la técnica que se encontraba en auge en esos momentos, el hierro forjado.

Son millones los ladrillos que podemos encontrar en ella… De hecho, el próximo trabajo que se pretende llevar a cabo es llegar a contabilizarlos en algún momento.

labcnquemegusta-torredelesaiguesbesos08

 

Como anécdota, decir que tal fue su maestría que, a pesar de las alturas y del arduo trabajo que conllevó, ningún obrero murió durante su construcción, fruto en gran parte a su presencia diaria en el proceso, por tal de que todo se llevase a cabo como era necesario.

De hecho, no es de extrañar que se trate de uno de los mejores arquitectos del momento, puesto que se trataba también de uno de los mejores amigos de Lluís Domènech i Montaner (participó, incluso, en su famoso Manifest Modernista, con el cual pretendía crear una arquitectura nacional y moderna) y fue, además, arquitecto municipal de Barcelona hasta el 1917, compitiendo por dicho cargo con su mejor amigo.

Construcció_de_la_torre

 

¡Un poco de historia!

Nos encontramos justo en el lugar por el cual fluía un “afluente” subterráneo del río Besòs y, por tanto, en una zona con un alto caudal subterráneo. Es por ello que no es de extrañar que, junto a las múltiples lagunas que encontrábamos en la zona, las fábricas de las Indianas se localizasen precisamente aquí.

Años más tarde, gracias a esta ubicación tan interesante en cuanto a abastecimiento de agua se refiere y a causa de una gran sequía que aconteció en la ciudad de Barcelona, suponiendo que los 500.000 habitantes que la ciudad tenía en su momento sufriesen una grave insuficiencia de agua (cada habitante disponía de sólo unos 19,55 litros de agua por día, cuando lo normal y óptimo eran unos 200 litros), se inició una iniciativa empresarial que, sin embargo, no acabó del todo bien… Se dice que, precisamente por ello, uno de sus promotores, el Sr. Camps, se acabó suicidando desde la misma obra que él dio vida

Dificultades financieras de la Compañía General Anónima de Aguas, de Barcelona, Ladera Derecha del Besós, unidas a la mala calidad del agua, con altos niveles de sal que no la hacían apta ni para el riego, provocaron que, tras 9 años abasteciendo de agua el barrio y la ciudad, la empresa acabase cerrando.

“Un monumento a la grandeza del error humano”, así es como la definen en la revista Icària, publicación del Arxiu Històric del Poblenou, algo que realmente se adecua bastante al protagonista de nuestra entrada de hoy pues, al fin y al cabo, se trata de una torre monumental que no deja indiferente a nadie, a pesar de todos los problemas que en su momento supuso y del posterior abandono que sufrió.

 

Si queréis conocer cómo era la Torre y sus entornos hasta hace apenas poco más de 20 años, os recomiendo el videoclip “On your own” del grupo británico Blur, el cual aprovechó una actuación que llevó a cabo en Barcelona, en la Vall d’Hebron, en el año 1997, para grabarlo.

Como observaréis, se trataba de un lugar realmente desolador y nostálgico, muy lejos del ajetreo que tuvo en su momento:

 

Pero… retomando el tema… ¿Quién era el Sr. Camps?

Se trata del propietario, junto a su socio, el Sr. Kuentzmann Damm (sí, este último se encuentra vinculado con la familia alsaciana Damm, concretamente con Joseph Damm de la cerveza Estrella Damm) de una antigua fábrica de cerveza localizada en estos mismos terrenos.

Según parece, tal y como hemos indicado más atrás, en esta zona se encontró un foco enorme de agua potable. Tales eran sus dimensiones, que explotándolo se podrían conseguir más de 12.000 litros cada 24h, una manera perfecta, pues, de acabar con esa fuerte sequía que asolaba la ciudad de Barcelona.

Dada su profundidad, era necesario elevar este agua mediante maquinaria para poder realizar una distribución adecuada a una presión suficiente. Con ello, se podría hacer llegar el agua hasta una altura equiparable a un cuarto piso de altura.

Francisco Javier Camps Puigmartí (más conocido como Xavier Camps) fue el principal inversor de este negocio que tanto prometía y que se llevaría a cabo junto a otros promotores. Conjuntamente, crearían la ya citada Compañía General Anónima de Aguas, de Barcelona, Ladera Derecha del Besós.

En el mes de noviembre de ese mismo año, la empresa empezó a canalizar los paseos de Sant Joan, Isabel II y Aduana, así como también Pla de Palau, para conseguir hacer llegar el agua desde el Besòs a la ciudad. Con el tiempo, el agua llegaría incluso hasta el barrio del Raval. Sin embargo, a pesar del gran éxito de la compañía y de los beneficios que llevó a la ciudad de Barcelona, rápidamente, fueron llegando intereses ajenos a la misma que acabaron con su desaparición 9 años después e, incluso, el fatal desenlace antes mencionado de su principal inversor.

De este modo, un gran consorcio de industrias de la zona de Sant Martí de Provençals, entre las cuales encontramos la importante familia Girona con su conocida fábrica MACOSA en las aproximaciones de la Torre, empezó a solicitar una mayor cantidad de agua, alegando que al menos necesitaban un total de 67000 litros diarios para hacer funcionar sus fábricas, las cuales daban de comer a 7000 trabajadores que, de no ser así, quedarían en la calle sin trabajo.

Dichas empresas, según se dice, manejaron el agua de tal manera que se acabó declarando no potable en el año 1890, tal y como consta en una noticia de La Vanguardia publicada en el mes de mayo. De este modo, dichas empresas consiguieron hacerse con el control de la Torre. Meses antes, sin embargo, ya encontramos en La Vanguardia una pequeña nota que nos indica el día y lugar (Cementiri de Montjuïc) del entierro del Sr. Camps. No se encuentra documentado pero dicen las voces populares que el pobre Sr. Camps se quitó la vida lanzándose desde la Torre.

LVG18900213-003-page-001

La Vanguardia 13 de febrero 1890

 

No obstante, como si del karma se tratase, el agua, con altos niveles de sal, provocó, incluso, que finalmente no fuese adecuada ni para las fábricas.

Las fábricas, no obstante a ello, siguieron en su lugar, especialmente MACOSA, en su momento ya gestionada por Gec-Alstom, que en el 1994 se trasladó a Santa Perpètua de Mogoda. Es entonces cuando el Ajuntament de Barcelona obtiene la titularidad de la Torre y, a partir de este cambio de propiedad, cuando se lleva a cabo la remodelación que la dejó tal y como la podemos encontrar actualmente, por parte del Ajuntament de Barcelona y la compañía Aigües de Barcelona (AGBAR).

 

En este marco, pues, es donde podemos encontrar la iniciativa artística que os presento hoy en La Bcn Que Me Gusta. Una exposición completamente en sintonía con su entorno, con la historia y el barrio que la acogen.

 

¡ArtTower!

Tal y como hemos indicado en unas líneas anteriores, ArtTower ha sido capaz de unir en un mismo espacio pasado y presente, gracias a las piezas expuestas en el interior de la Torre de les Aigües del Besòs, todas ellas pertenecientes a colectivos artísticos del barrio del Poblenou, a los cuales se les ha querido otorgar un espacio de difusión y conocimiento, y a distintas disciplinas, desde la pintura a la escultura, pasando también por las nuevas tecnologías.

Obras muy variadas que, incluso, además de dialogar con el edificio que las acoge (nos las iremos encontrando a medida que vamos ascendiendo por los distintos niveles de la Torre), implican en más de una ocasión al espectador, al visitante que en muchas de ellas puede interactuar con la pieza. Un buen ejemplo de ello sería la pieza de Takehiro Iwata, “La vida a veces es así”, un pequeño pinball de madera habilitado para ser jugado, o el dispositivo ideado por Uli Hake que, dando la sensación de un gran pozo, con sus ecos y sonidos, nos permite también jugar con él.

En el fondo, una manera de aplicar a nuestro presente un movimiento artístico mucho anterior, el Fluxus, el cual reivindicaba la utilización del arte en nuestro día a día, dándole una utilidad y una practicidad, a pesar de que, tradicionalmente, no sea aquello que nos han permitido concebir en el arte.

 

Es por ello que, además, dicha exposición ha estado complementada por una gran fiesta que, no sólo ha implicado a sus participantes, sino también a un público bien variado, algo que, a mi modo de ver, carecen muchas de las iniciativas artísticas que se llevan a cabo en Barcelona, muchas veces especializadas en un público más exclusivo e, incluso, hablando informalmente, lo que conocemos como “hipster”, en lugar de ampliar su difusión a otros colectivos como podrían ser el público familiar o aquel no tan vinculado con el arte.

arttower_la_festa_flyer_web_final

 

¿Sus organizadores?

La Torre se encuentra gestionada por el Arxiu Històric del Poblenou y es precisamente a partir de esta institución, pues, que se ha conseguido llevar a cabo tanto el proyecto como los distintos vínculos creados para ello.

¿Los colectivos?

Bien variados pero con el punto en común que todos ellos se encuentran ubicados en el barrio del Poblenou. De esta manera, encontramos Laboratorio de Art, Pentáculo Escultores o Nauart entre los colectivos participantes y artistas independientes como Mar and Joan Duet, Stonerds Live Act, Thomas Einman, Chromahelix, Alberto Cases “El Gato”, Mampon, Frozen Frame o Maresía en la música, TowerFlag en la performance, Marga de la Llana, Daniel Sarciat, Angel Tello Cid o Tessa en artes pictóricas y escultóricas.

Todos ellos han participado de manera voluntaria o a precios muy reducidos.

 

La visita

Se puede visitar tanto la Torre como la exposición de miércoles a viernes de 18h a 20h y los sábados y domingos de 11h a 13h. El precio de la entrada es de 3eurs y, si se desea, se tiene también la posibilidad de concertar visita guiada los sábados a las 11:15h y a las 12:30h en catalán y los domingos a las 11:15h en castellano y a las 12:30h en catalán, por 5eurs la entrada.

Tenéis más información en la página web de la Torre de les Aigües del Besòs.

 

La Bcn Que Me Gusta tuvo la oportunidad, en su visita, de conocer a uno de sus organizadores, Uli Hake, quien nos atendió exclusivamente y nos permitió conocer de primera mano tanto la exposición y la Torre, como todo el proceso realizado para emprender este proyecto tan interesante. ¡Toda una experiencia!

Así que… ¡Entramos a su interior!

¿Lo primero que nos sorprende? El gran dominio y virtuosismo en el uso de la volta catalana. Un sinfín de bóvedas de ladrillo componen el conjunto, ideadas de tal manera que son capaces de sostener todas las tensiones y construcción sin necesidad de usar viga alguna.

A continuación, nos adentramos al segundo elemento que nos deja estupefactos… ¡el ojo de la Torre!

labcnquemegusta-torredelesaiguesbesos06

 

Todo lo que es la Torre en su altura, en su interior encontramos un gran orificio por el cual ascendía, a través de tres tuberías, el agua que era bombeada desde el interior del subsuelo. De esta manera, esta llegaba hasta los depósitos, en los cuales se encontraban instalados todos los dispositivos necesarios para mantener la calidad del agua, así como también el control de la temperatura, para garantizar el impulso del agua y su descenso.

Por el camino… ¡obras distintas van acompañando nuestro ascenso!

 

Seguimos ascendiendo… unas escaleras, las mismas que se pueden observar desde el exterior, salvan el primero de los dos depósitos (el segundo no se llegó a finalizar, motivo por el cual actualmente disponemos de una gran cubierta en la parte superior desde la cual se disfruta de unas vistas fantásticas) que se construyeron en el interior de la Torre. El primero de ellos se encontraba a 40m de altura, mientras que el segundo tenía que haber estado localizado a 80m (al estar la Torre inacabada, actualmente sólo mide 63m, aunque creedme si os digo que realmente la sensación es de estar muy arriba… ¡así que, de llevar a cabo el proyecto de manera completa, imaginaros la monumental obra de ingeniería que Pere Falqués habría llevado a cabo en su momento!).

labcnquemegusta-torredelesaiguesbesos03

 

Sin embargo, el público realiza el ascenso mediante unas escaleras añadidas posteriormente, en la remodelación que se llevó a cabo recientemente, para evitar problemas de seguridad.

Yo salí un momento al exterior por las mismas y la verdad es que impresionaba bastante… ¡y eso que no acostumbro a tener vértigo!

labcnquemegusta-torredelesaiguesbesos19

 

En la zona del primer depósito, Nauart nos deleita con una exposición de arte pictórico:

 

Imágenes del primer depósito:

 

Las vistas

Pero, además de contemplar durante nuestro ascenso el arte de ArtTower o el fantástico proceso constructivo que Pere Falqués llevó a cabo en su interior, la Torre de les Aigües es interesante también por otro motivo… ¡por las vistas que obtenemos desde su cubierta!

Y es que desde ella… ¡contemplamos todo el barrio del Poblenou (con la antigua Catalana de Gas, actual Palo Alto y Can Girona), la Serra de Marina, el Turó Asland y hasta Barcelona y L’Hospitalet de Llobregat! ¡Y eso que yo cogí mal día al estar bastante encapotado!

 

Finalmente, decir que lo que era la antigua Casa de les Vàlvules, a parte de conservada, también se encuentra habilitada para su uso y, de hecho, una vez más, encontramos distintas piezas pertenecientes a los artistas participantes en ArtTower en su interior.

Pero, no sólo eso, puesto que en su interior encontramos también una pieza de mayor importancia y que, sin embargo, pasa muchas veces desapercibida. Se trata de una obra presentada en la Bienal de Venecia del 1976 que, tras pasar por el MACBA, por autorización del hermano de su artista, Blinky Palermo, encontró su ubicación definitiva en la Torre de les Aigües del Besòs, en su sala de máquinas, un entorno industrial que correspondía a los deseos de su autor.

 

En definitiva, subir a la Torre de les Aigües se convirtió en una experiencia de las cuales hacía tiempo que no tenía en Barcelona, no sólo por sus particularidades históricas y técnicas, sino también por las sensaciones que obtenemos en ella. Sus paredes están impregnadas de historias, de anécdotas… ¡como el nombre grabado por uno de sus trabajadores que nos encontramos en uno de sus escalones!

labcnquemegusta-torredelesaiguesbesos27

 

Un lugar repleto de impresiones y sorpresas, empezando con ese ojo en el interior de la torre, siguiendo con todo lo que supone ascender a pie una torre de 63m de altura por un pasadizo de bóvedas de ladrillo y finalizando con sus vistas.

Se considera una de las torres más bellas de Catalunya, a parte de un elemento por excelencia de identidad del barrio del Poblenou y si, además, en su interior encontramos, en plena sintonía y dialogando con ella, una colección de arte tan vinculada con el barrio que la cobija… ¡mejor que mejor!

Sólo por todo ello, que no es poco… os recomiendo muy gratamente esta interesante visita, una visita a un elemento primordial para el desarrollo de un barrio que, a su vez, hizo posible la Barcelona que somos y tenemos ahora.

 

Para más información:

www.arttower.barcelona

www.torredelesaigues.cat

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.