Bicnic, diseño y gastronomía

labcnquemegusta-bicnic14

 

¡La calle Girona últimamente está que arrasa!

Hace tan sólo unas pocas semanas, hablábamos en La Bcn Que Me Gusta de Spark, un taller de brasa que, con apenas pocos meses en la Dreta de l’Eixample, ya se encuentra por completo integrado en un barrio que combina, de una manera de lo más interesante, el comercio antiguo y familiar con las nuevas aperturas, modernas y creativas.

Hoy, siguiendo en esta línea, me gustaría hablaros de Bicnic, un restaurante, abierto hace un par de meses, donde en cada uno de sus rincones respiramos diseño, no sólo en cuanto a decoración, sino también en sus creaciones gastronómicas propiamente dichas.

labcnquemegusta-bicnic17

 

Y es que Bicnic nace de la colaboración, precisamente, entre el diseño y la gastronomía; entre Toormix, un estudio de diseño, creado por Ferran Mitjans y Oriol Armengou en 2000, que va más allá de usarlo como un simple valor estético, aplicándolo e integrándolo en cada uno de los rincones de los proyectos que gestionan, y Betlem Miscel·lània, un gastrobar de tapas de autor y platillos que innova en la gastronomía pero no olvida su pasado, ese antiguo “colmado” o tienda de ultramarinos, creado en 1892 como La Miscel·lània, que nos vincula tanto con ese espíritu entre tradición e innovación que podemos encontrar en la calle Girona y que destacábamos al inicio de la entrada.

labcnquemegusta-bicnic16

Una de las creaciones navideñas de Betlem Miscel·lània

 

Bicnic, pues, como indicábamos, aúna dos equipos en uno solo, pero también nos sumerge en una manera de entender la gastronomía distinta; una gastronomía que valora el diseño, llevándolo como algo inherente en sí misma, pero también el buen comer, los distintos sabores y texturas que puede adquirir un producto y el trato de la cocina como un nuevo arte de diseño.

De este modo, en Bicnic podríamos hablar claramente de food design y, además, hacerlo en dos sentidos: desde el diseño que se respira en el conjunto y desde la comida en sí misma, puesto que tanto diseño como gastronomía se retroalimentan, aportando valor uno al otro y sin perder la esencia del objetivo principal de nuestra visita, el disfrute de la buena comida.

labcnquemegusta-bicnic02

 

Víctor Ferrer

Víctor Ferrer es, ni más ni menos, que el chef de todo este proyecto gastronómico. Propietario, cocinero y creador de las tapas de Betlem Miscel·lània, fue formado en Francia, en la École Hôtellière d’Avignon, además de haber trabajado en restaurantes de renombre e, incluso, con Estrella Michelin, con personajes reconocidos por todos y todas como Santi Santamaría en Can Fabes, Sergi Arola en La Broche o Alain Ducasse en el Plaza Athénée de París, entre otros.

Alguien, pues, con bagaje, que conoce bien el producto y todas las distintas combinaciones que se pueden conseguir con él para satisfacer cualquier paladar.

labcnquemegusta-bicnic03

 

¿Por qué Bicnic?

Tal y como ellos mismos especifican en su página web, el nombre del restaurante, jugando con los significados, nos traslada a la idea de pícnic gastronómico, un paseo que nos lleva a esos sabores de nuestra memoria buscando, incluso, aquellos que olvidamos y que quedaron muy atrás; recuerdos escondidos pero que, gracias a sus combinaciones y creaciones gastronómicas, afloran de una manera magistral y, sobre todo, experiencial.

labcnquemegusta-bicnic01

 

Bicnic nos propone realizar este paseo evocador a partir de dos vías

● Fast: la fórmula rápida de Bicnic, una parada en este camino que nos proponen que, tal y como textualmente ellos mismos describen, nos permite recuperar fuerzas y seguir hacia delante.

Se trataría, pues, de una zona de barra donde degustar medias raciones, bocadillos o creaciones rápidas, algo rápido que no va, en ningún momento, reñido con la buena calidad. Podéis encontrar su carta aquí.

labcnquemegusta-bicnic18

 

Dentro de esta línea, encontramos también la fórmula del mediodía, un punto intermedio entre el Fast y el Slow, la siguiente vía que comentaremos, puesto que nos permite disfrutar, de lunes a viernes, de la cocina de Víctor Ferrer a un precio más reducido al habitual (el precio del plato de la carta que escojamos + 6eurs).

Crema o ensalada + 1 plato de la carta + bebida + postres o café

¡Ah! Y si os apetece disfrutar de Bicnic de una manera más distendida, disponen también de una foodtruck, Bicnic sobre rodes, ideal para amenizar cualquier evento a partir de una selección más reducida de la carta del Fast.

labcnquemegusta-bicnic15

 

● Slow: se trata de la zona que probé el día que visité Bicnic. Como indica su nombre, se caracteriza por ser un espacio en el cual relajarse, donde sentarse tranquilamente y degustar sin prisas cada una de las propuestas de su carta (podéis encontrarla aquí), elaboradas, sofisticadas, pero realmente exquisitas y creativas.

¡Quedamos realmente fascinados con sus combinaciones de sabores, presentación de sus platos y texturas!

 

¿Nuestra elección?

Dado que éramos cuatro comensales, nos decidimos por unos entrantes, algunos de ellos individuales pero otros para compartir y, tras ellos, un plato principal por persona.

De este modo, para empezar, nos decantamos por…

Súper-ravioli: piezas individuales que encontramos de lo más exquisitas y creativas dado que, yendo más allá del típico ravioli, éste se encontraba sumergido en vino negro combinado con xiitake, algo que le daba un sabor realmente fascinante.

Fish and Chips: cogiendo como base el típico plato inglés, pero yendo mucho más allá de algo simplemente vinculable con la comida rápida, Bicnic nos preparó el pescado rebozado con ostras y acompañado de chips de vegetales y mayonesa de kimchi, un producto típico de la cocina coreana.

 

Seguidamente, vinieron los platos principales

Huevos fritos ecológicos con la peculiaridad de que iban acompañados de burrata, algo que les daba un sabor realmente distinto al habitual, aceite de oliva y garoinas

Ensalada de bacalao: realmente abundante

Calamar relleno de marisco y un poco de jengibre y piel de limón, hecho a la plancha y servido con un caldo de bacalao. ¡Una delicia!

 

Todo ello, acompañado de pan elaborado en Yellow Bakery, un horno localizado en el Barri Gòtic, de procedencia australiana pero con sede en Barcelona, especializado en pan orgánico.

labcnquemegusta-bicnic05

 

¿Y de postre?

Nube de naranja: un postre que nos sorprendió realmente a todos, pues no nos esperábamos para nada su presentación ni textura.

Cremoso de chocolate

Requesón acompañado de frutas y pistachos

 

¿El precio? Unos 35eurs por persona, teniendo en cuenta que éramos cuatro comensales, todos con postre y cafés y una botella de vino.

labcnquemegusta-bicnic04

 

Bicnic se convirtió en una perfecta elección para esos momentos en los que queremos que nos mimen gastronómicamente hablando; para cuando tenemos ganas de probar sabores nuevos, creativos, sofisticados e, incluso, transgresores, en un ambiente relajado y cómodo.

En definitiva… ¡Una verdadera experiencia gastronómica!

 

Para más información:

c/ Girona, 68

www.bicnic.com

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.