Chocolates Brescó

labcnquemegusta-bresco01

 

Hace ya más de un año aproximadamente que abrió puertas y seguro que en más de una ocasión habéis pasado por delante o, incluso, visto alguna foto de La Bcn Que Me Gusta en ella. Pero, dado que se trata de una de las chocolaterías más deliciosas de España… ¡no me podía estar de no dedicarle una entrada en el blog!

Hoy me gustaría hablaros de la Chocolates Brescó, del reconocido fabricante de chocolates artesanos de larga tradición en Benabarre (si vais por la zona… ¡no olvidéis entrar en ella!), a pesar de que su fundador procediese de Lleida, que ya tiene sede en Barcelona; una tienda de chocolates y de distintos productos relacionados con este delicioso manjar (de cara a fiestas… ¡probad sus turrones! ¡Ideales también para regalar!), pero también una cafetería / lugar de degustación ideal para una tarde de sábado de invierno.

 

Una ubicación casi mágica

Un espacio diseñado por el estudio de interiorismo Desafrá, que consigue unir en un mismo lugar esta tradición familiar con el diseño y una tercera peculiaridad que convierte, en definitiva, Chocolates Brescó en un lugar casi museístico, pretendiendo dignificar el valor del chocolate a la par que lo hace también con la arquitectura.

Porque, aparte de su exquisito chocolate, ¿sabéis cuál es esa mayor peculiaridad de Chocolates Brescó?

Su ubicación, dado que se encuentra en uno de los edificios modernistas, concretamente, obra del arquitecto Antoni Gaudí, menos conocidos de la ciudad de Barcelona. Se trata de la Casa Calvet, la residencia de Andreu Calvet, industrial textil que decidió ubicar también su negocio en el mismo bloque, en la planta baja y subterráneo del edificio.

Se trata de una de las obras más conservadoras del arquitecto, muy distinta a lo que normalmente estamos acostumbrados a encontrar en su obra, precisamente por el hecho de encontrarse en el barrio más elegante del momento y rodeado de otros edificios ya existentes.

Como curiosidad, además, destacar que se trata del primer edificio galardonado por el Ajuntament de Barcelona en el 1899, en el Concurs Anual d’Edificis Artístics (una placa en su fachada lo recuerda) y que en su parte superior encontramos los bustos de los tres santos patrones de Vilassar de Mar, lugar del cual procedía la familia: Sant Pere Màrtir (en honor al padre del propietario), Sant Genís d’Arle (al notario) y Sant Genís de Roma (al actor).

Por otro lado, si os acercáis… ¡no olvidéis echar un ojo a su ascensor! ¡Es impresionante!

En su planta baja, además, encontraréis también un reconocido restaurante de cocina elaborada y bastante exquisita.

Un pequeño rincón en el conjunto de la tienda nos recuerda todo ello…

 

En definitiva, en la tienda de Barcelona de Chocolates Brescó, podemos apreciar cómo modernismo y gastronomía se unen en un mismo lugar, en un rincón en el que os encontraréis como en casa mientras degustáis… ¡uno de los mayores placeres del invierno de aquellos que se consideran golosos!    ;)

 

Para más información:

c/ Casp, 48

chocolatesbresco.es

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.