¡Corpus en Barcelona!

labcnquemegusta-corpus09

 

Jueves de Corpus… ¿ya lo disfrutasteis la semana pasada? Esa festividad de carácter religioso pero que, como marca la tradición… ¡tiñe de colores las calles de Barcelona!

¿Colores? ¡Sí! ¡Colores! Y es que, junto a ella, Barcelona tiene también su peculiar manera de celebrar la llegada de la primavera, de la regeneración tras el invierno… ¡todo ello mediante flores y colores!

labcnquemegusta-corpus06

 

Porque… ¿Qué celebramos el jueves pasado?

La confirmación de la Eucaristía, el Corpus Christi, es decir, la afirmación del dogma de la encarnación de Jesús en pan y vino.

Todo un acontecimiento en la ciudad de Barcelona pero que también tiene importantes representaciones en localidades como Sitges y Arbúcies con su peculiar manera de celebrarlo a partir de sus alfombras o “enramades” de flores, sobre las cuales se llevará a cabo la procesión del “Cuerpo de Cristo”, ese momento sagrado de la celebración en la que el sacerdote procesiona con la sagrada forma u Hostia.

¿Y qué decir de la Patum de Berga? ¡Eso sí que es un evento! ¡Y además de larga tradición (sus orígenes se establecen sobre el s.XIII) y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO!

Pero volvamos a Barcelona… ¿Cómo lo celebramos en nuestra ciudad?

En algunas iglesias y rincones de la ciudad, como podría ser el claustro de la Parròquia de la Puríssima Concepció o las Drassanes Reials, también se elaboran grandes alfombras y composiciones florales. Sin embargo, lo que caracteriza a nuestra ciudad es, sin lugar a duda, ese pequeño huevo que baila y baila al son del agua de la fuente en la cual se encuentra. ¡El Ou com Balla!

labcnquemegusta-corpus04

 

Una tradición que también podemos encontrar en ciudades como Solsona, Tarragona, Manresa, Martorell, Igualada, Cardona y Arenys de Munt, que se remonta al s.XV y que consiste en colocar un huevo vacío en un surtidor de agua de manera que, a pesar de que caiga con su bailoteo, acabe remontando y volviendo a su cima, convirtiéndose en un verdadero espectáculo capaz de dejarnos a todos y a todas boquiabiertos.

A su alrededor, flores y cerezas, símbolo de la primavera, decoran la fuente creando un inmenso cáliz (símbolo de la sangre de Cristo) en el cual encontraremos el huevo danzando (símbolo del cuerpo de Cristo o de la Hostia consagrada). De esta manera, toda la representación, simbólicamente hablando, podría significar ese momento de la Eucaristía antes comentado, con el cáliz y el cuerpo de Cristo, algo que adquiría sentido teniendo en cuenta la festividad que se está celebrando.

Por otro lado, sin embargo, podría tratarse también de una metáfora de la plenitud de la primavera, del momento de la fertilidad y la vida.

 

Finalmente, decir que se trata de una tradición que se encuentra documentada desde el año 1440 pero que podría proceder de Italia desde mucho antes. Según esto, un fraile dominico lo habría importado desde un pequeño pueblo italiano, posiblemente napolitano, cuando se trataba, en época de Alfonso el Magnánimo, de un entretenimiento cortesano llamado “l’uovo che danza”.

Sea como sea, nos encontramos ante una tradición todavía muy arraigada en nuestra ciudad, capaz de convertir nuestro día laborable en algo festivo y diferente, especialmente si aprovechamos para hacer la Ruta del Ou com Balla, a través de las distintas fuentes de la ciudad que lo albergan.

¡Esto es precisamente lo que hice el jueves pasado después de mi jornada laboral!

¿Mi favorito?

¡La Casa de l’Ardiaca puesto que quizá se trata de la composición más monumental y decorativa!

Aunque cabe destacar que el claustro gótico de la Iglesia de Santa Anna, normalmente visitable de manera no gratuita y ubicado en un oasis en pleno centro de Barcelona, es algo siempre mágico de visitar.

Otros lugares interesantes en los que también podemos encontrar el Ou com Balla cada año son el patio del Museo Frederic Marés, el Arxiu de la Corona d’Aragó o el claustro de la Catedral de Barcelona, entre otros.

 

Por otro lado, aprovechando que se llevaban a cabo distintas jornadas de puertas abiertas en la ciudad a propósito de esta celebración, añadí a mi ruta la visita a dos enclaves emblemáticos de Barcelona a los cuales, sin embargo, nunca había entrado: el Ajuntament de Barcelona y el Ateneu Barcelonès.

En el primer caso, sin lugar a dudas, el Saló de Cent fue el momento más esperado de la visita, ese lugar tan emblemático y representativo para nuestra historia al que se le une el hecho de albergar una decoración gótica espectacular.

labcnquemegusta-corpus19

 

El Ajuntament… un lugar curioso de visitar, no sólo por todo lo que representa para Barcelona o sus constantes apariciones en la prensa local con los políticos más destacados de la ciudad, sino también por sus patios (es curioso observar in situ el cambio de estilo de gótico a renacentista, a partir del añadido que se llevó a cabo creando su actual fachada, en su interior) y piezas artísticas (Tàpies, Miró, Ramon Casas, entre otros) de sus despachos.

 

Y… sin olvidar la Sala de Plenos

 

¡O la colección de gigantes (Gegants de la Ciutat, Gegants del Pi y Gegants de Santa Maria), cap grossos y bèsties que podemos encontrar expuestos en su entrada principal!

 

Tras visitar el Ajuntament, me dirigí hacia el Ateneu Barcelonés… ¡la verdadera sorpresa de la jornada pues no me esperaba para nada encontrar en su interior un jardín tan especial como el que me encontré!

En su centro, una vez más… ¡el Ou com Balla!

 

Pero lo que realmente me fascinó fue su cafetería, ubicada al aire libre en el Jardí Romàntic y repleta de usuarios estudiando, leyendo o jugando al ajedrez. ¡Un lugar realmente agradable al que me quedé con las ganas de volver en otra ocasión!

Sin embargo, se trata de un espacio únicamente para socios del Ateneu, así como también de todos aquellos y aquellas que participan en alguna de las actividades o conferencias que se organizan en él, lo que supone que sólo podamos entrar a partir de un aval de alguno de sus socios o mediante alguna actividad especial en la que participemos como usuarios.

 

¿En el piso superior de la galería modernista? ¡El Salón de Lectura! Un rincón anclado en el tiempo que rápidamente te hace viajar a esa época en la que grandes eminencias de la literatura catalana se reunían y conversaban sobre nuestra cultura.

 

Y en su puerta principal, además de salones en los que reposar, leer o charlar…

 

¡Dos piezas del arquitecto y diseñador Josep Maria Jujol (¿os acordáis que llevamos a cabo un ciclo de conferencias sobre él?)! ¡El atril de la entrada y un ascensor histórico!

labcnquemegusta-corpus43

 

En definitiva, el jueves, a partir de la Ruta de l’Ou com Balla, viví Barcelona desde un punto de vista distinto, a pesar de ser un día corriente y laborable, que le dio su toque diferente a la semana y que, sobre todo… ¡me mostró cosas de la ciudad aún desconocidas y por descubrir!

Para más información:

Ateneu Barcelonès   www.ateneubcn.org

Parròquia de Santa Anna   www.parroquiasantaanna.org

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.