Egrègora, trobada de col·lectius

Siete colectivos, un problema común…

Ésta podría ser la frase que resumiese la dinámica que se llevó a cabo el pasado jueves 27 de febrero en la  sala de actos de la Escola Massana, dentro del marco de la exposición Triple Mortal, ubicada en La Capella y promovida por la misma universidad.Una tarde en la que distintos colectivos culturales se reunieron para hablar y tratar problemas comunes de una manera informal y divertida.

¿Qué colectivos?

El Bigoti de Nietzche

Talleres de escritura que, complementados con eventos distintos dentro de esta misma disciplina, permiten unir la fuerza individual y la colectiva para conseguir resultados todavía mejores a los que se obtendrían de manera individual.

Placa Turca

Organización de exposiciones, eventos y experiencias culturales, en función del espacio en el cual se desarrollen y siempre mediante un trabajo de tipo horizontal.
Plataforma alrededor de la sostenibilidad, la economía colectiva, el intercambio y la consciencia del consumo.
Eventos culturales cuya finalidad es dar oportunidades a artistas emergentes de todas las disciplinas dentro de la cultura.
Vínculo entre la cultura y la educación a partir de exposiciones, actividades culturales, teatro, etc.

Teatro del instante. Hablamos de ellos en una entrada de La Bcn Que Me Gusta, sólo tenéis que clickar aquí para verla.

Colectivo teatral, abierto a distintas disciplinas artísticas, que apuesta por la difusión conjunta y la creación de redes entre los distintos grupos culturales, a la par de ofrecer talleres y cursos de todo tipo para el desarrollo de la creatividad, la interpretación teatral, las inspiraciones artísticas, entre otros.
Todos ellos formados por jóvenes con ideas innovadoras que llevan a cabo proyectos culturales realmente interesantes pero que, sin embargo, se encuentran con un problema: la falta de financiación y la dificultad de sobrevivir en una sociedad en la que la cultura no siempre tiene el papel relevante que se merece.

Por este mismo motivo, gracias a uno de estos colectivos comentados en unas líneas anteriores, Nakadaska, todos ellos, a partir de la dinámica egrégora (nombre que recibe el hecho de unir distintas energías vitales para crear algo más grande y potente), pudieron establecer redes y poner en común todo aquello que les preocupaba porque, precisamente a partir de estos vínculos es como, conjuntamente, se puede llegar a ese objetivo compartido por todos: el de llevar a cabo nuestra actividad bajo una filosofía responsable con la cultura y su difusión.Para ello, se dinamizó “esta mesa redonda sin mesa”, tal y como lo definieron Adrián y Pedro, los creadores del encuentro, a partir de tres partes bien definidas:1) Presentación de cada uno de los jóvenes participantes (de disciplinas bien distintas tales como la escritura, el diseño, el teatro, la performance, la cultura, la ilustración, los audiovisuales, entre otros), a partir de irse pasando una pelota entre cada uno de ellos.2) Presentación de cada uno de los proyectos culturales, en tan sólo 3min y sin Power Point ninguno, sino mediante una acción dinámica e innovadora que permita a los asistentes conocerlos y participar también de ella.

3) Debate sobre cómo gestionarse, autofinanciarse, etc., en el caso hipotético de encontrarse todos ellos en un mismo espacio de creación.

¿Conclusiones?

A una solución realmente como tal, especialmente en temas sobre cómo financiarse en un mundo tan complicado como es el arte en la actualidad, no se llegó. Sin embargo, exponer dichos problemas comunes ayudó a ver que es necesario crear sinergias entre todos nosotros, redes entre todas estas ideas que, a pesar de que sean tan distintas entre ellas, todas comparten los mismos objetivos e intentan llevar sus esfuerzos hacia una misma dirección:

1) Voluntad de hacer llegar la cultura a todos, democratizarla, a la par que, en algunos casos, en algún momento de nuestras vidas, pueda llegar a ser un proyecto profesional que nos permita vivir de ello.

2) Esencia común de compartir y de no disponer de una autoría individual como tal, es decir, que cada uno de los proyectos se ha creado para el público y, muchas veces, creado en parte por el mismo público también. Un intercambio de tiempo que hace que dichos proyectos adquieran todavía más valor.

En definitiva, un primer encuentro que ayudó a darnos cuenta, de una manera dinámica e informal, de la necesidad de crear de posteriores que, no sólo nos ayuden a poner en común todos aquellos problemas que se nos plantean en una sociedad poco vinculada, concretamente en nuestro caso, a lo que a la cultura y a los pequeños proyectos que giran a su alrededor se refiere, sino también nos permitan crear esas redes que ayuden a que, todos a una, acabemos yendo hacia una misma dirección.

Os añado el link del escrito en la revista el Núvol de Guiomar, historiadora del arte y escritora del blog Cultius Culturals que también participó en este egrégora, para que podáis ampliar la información de esta entrada:  www.nuvol.com/noticies/eureka-egregora/

One comment

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.