El Casino Prado Suburense de Sitges

labcnquemegusta-casinoelprado81

 

Muchos de nosotros hemos visitado en repetidas ocasiones Sitges (La Bcn Que Me Gusta también ha escrito sobre esta pequeña localidad pesquera y modernista en distintas entradas que podéis encontrar clickando aquí y aquí), pero… ¿habéis visitado alguna vez alguno de sus Casinos?

Sitges, además de por su gastronomía, cultura y fiesta, se caracteriza también por su vida asociativa y ambiente de pueblo (todo el movimiento asociativo que gira alrededor de sus fiestas mayores es un buen ejemplo). Es por ello que también encontramos dos grandes entidades alrededor de las cuales se moviliza su vida social: el Casino de El Retiro y el Casino Prado Suburense. Dos entidades sociales y culturales, con actividades de todo tipo, que engloban, además, dos tipologías muy diferenciadas de grupos de amigos. Y es que los que frecuentaban El Retiro no lo hacían en el Prado y viceversa y todo ello, incluso ahora, lo encontramos muy presente.

Recientemente, tuve la oportunidad de visitar uno de estos dos emblemas de Sitges, el Casino Prado Suburense, un espacio repleto de actividades, obras de teatro y cursos, que también se caracteriza por tener un programa iconográfico de lo más interesante, no sólo por todas las figuras mitológicas y alegóricas que podemos observar en su interior, sino también por sus vínculos con la filosofía que se quería dar a conocer a través de él, especialmente a raíz de su fusión con una segunda entidad, La Suburense, creando una sociedad nueva, el Casino Prado Suburense, que luchaba por diferenciarse de su rival, el Casino El Retiro.

labcnquemegusta-casinoelprado101

 

¿Qué podemos encontrar en su interior?

En su techo, las alegorías de cada una de las especialidades que conforman las artes

La música, con sus musas sujetando distintos instrumentos musicales (platillos, triángulos, instrumentos de percusión, flautas…)

La literatura, con representaciones del canto oral, del teatro y la poesía

La pintura, con alegorías de sus distintas técnicas, colores, tipos de pinturas, la acuarela y manchas verdes en representación del paisaje como elemento de inspiración

La escultura, con capiteles y relieves, Adam y Eva expulsados del Paraíso al más puro homenaje a Masaccio, el Juicio de Paris, el Discóbolo, las Tres Gracias y las cariátides, entre otros

La arquitectura, como un macro elemento que engloba todas las artes en una sola, de la misma manera que un monstruo engulle a todo el resto de seres. En este último apartado, encontramos también una pequeña representación de los “Castellers” como homenaje a la cultura catalana.

 

¿En el escenario?

¡Todas las deidades del Olimpo! Ceres (diosa de la agricultura) con Niké, Baco, Atenea, Apolo, Eros… pero… ¿dónde están Afrodita y Ares? ¡En ellos es precisamente donde recae una de las curiosidades de este gran casino!

Los encontramos en cada uno de los laterales del escenario, a lado y lado. A la derecha, Venus, con el escudo de Sitges, representando la belleza. A la izquierda, Ares, amante de Venus, con el escudo de un gallo. Porque… ¿Conocéis el mito de Alectrión? Dícese que una noche en la que Ares y Venus se amaban a escondidas de Hefesto (marido de Venus), Alectrión, ayudante de Ares y encargado de vigilar la hora en la que el sol despuntase, se durmió y olvidó su encargo, provocando que los amantes fuesen descubiertos. Como castigo, Ares convirtió a Alectrión en gallo y, desde entonces, parece ser que es el encargado de avisarnos que el sol ha salido en recuerdo a ese día en el que se olvidó.

Así pues, el gallo se convierte en el símbolo de Ares pero, además, en el símbolo de la nueva sociedad que se creó a partir de la unión antes comentada, el Prado Suburense. Un gallo como símbolo de renacimiento, de un nuevo día, pero, ante todo, de una nueva fuerza que nace en contraposición al ya citado casino de El Retiro.

 

El exterior

El exterior también es interesante de destacar ya que se caracteriza por contener un trabajo escultórico con representaciones de distintos teatros:

El teatro extranjero con las figuras de Rusiñol y el “Avaro” de Molière

El teatro catalán con Manelic de “Terra Alta”

El teatro italiano con la Commedia dell’Arte

 

En definitiva, la visita al Casino Prado Suburense fue una experiencia curiosa y, sobre todo, desconocida por todos nosotros convirtiéndose, así, en una nueva manera de conocer una faceta distinta de ese Sitges que tanto nos fascina y que, sin embargo, desconocemos por completo.

 

Para más información:

c/ Francesc Gumà, 6-14

www.casinoprado.cat

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.