El Jardí de l’Abadessa

Pocos son los lugares de Barcelona en los que, acompañados de una buena comida y servicio, puedas gozar de un entorno realmente privilegiado.
De esta manera, como si de un escenario se tratase, las casas solariegas y palacetes de principios del s.XX, el Tibidabo iluminado a nuestras espaldas y las campanas de los monasterios colindantes nos acompañan en nuestra experiencia. Un lugar realmente tranquilo al que, gracias además a la belleza de su jardín, se nos permite disfrutar gratamente de los suculentos platos que se nos recomiendan.
Concretamente, estamos hablando del Jardí de l’Abadessa, un restaurante localizado en pleno barrio de Pedralbes, rozando iconos tan representativos de la ciudad como podrían ser el Monasterio de Pedralbes o el Pavelló Güell, y rodeado de las más prestigiosas sedes, universitarias y consulares, de Barcelona.
Nada más entrar, su decoración ya nos aporta un clima especial, romántico y tranquilo, gracias a su bonito jardín, sutilmente iluminado, y a la buena música de su interior, moderno y simple pero elegante, gracias a los tonos cálidos de sus vasos, servilletas y sillas.
De ahí que, en especial los fines de semana (momento en el que el restaurante se encuentra cerrado al público), se realicen eventos de toda índole, desde bautizos y bodas hasta cumpleaños o comidas y cenas de empresa.
La minuciosidad en la presentación de sus platos es un añadido, así como también, la original idea de intercalar la imagen de flores secas entre las hojas de su carta.
¿Su servicio? Agradable, rápido y atento a que en todo momento no nos faltase de nada.
¿Su comida? Bajo el trabajo de su chef Carlos Casas, realmente exquisita con sus mezclas de dulces y salados y contrastes entre fríos y calientes.
¿Nuestras elecciones?
Entrantes: Rollitos de verduras con soja y Brie rebozado con mermelada de frambuesa
Platos principales: Milhojas de verduras y mozzarella con germinados y Quadrone de provolone con cebolla caramelizada
Postres: Tarta de manzana con helado de vainilla y Textura de chocolate blanco y negro
¿Y para acompañar? Un Albariño Pazo Señorans (D.O de las Rías Baixas)
Además, cabe destacar su selección de panes, todos ellos de panadería, entre la que podemos citar especialmente por su originalidad el de chocolate con naranja.
Finalmente, decir que también disponen de un segundo restaurante en la ciudad: el Restaurante Dos Torres (http://www.restaurantedostorres.com), ubicado en un pequeño palacete de Via Augusta.
En definitiva, un lugar al que, si tenéis ocasión, os invito a ir, no sólo por su comida, sino también por todo lo que conlleva su entorno y ambientación, romántica por la noche y brillante en los mediodías (disponen de un menú diario de 21eur entre semana).
Además, ¡su jardín, para las noches de verano, debe de ser increíble!

Para más información:
c/ Abadessa Olzet, 26
www.jardiabadessa.com

3 comments

  • canela988  

    Hola, no he estado en este restaurante pero tal como lo describes no debo perdérmelo, espero que no sea sólo tú vena literaria ja..ja
    Conozco el Dos torres y está muy bien, más no descarto pasar por este, para comprobar lo que describes con tanta belleza. Cuando pasé por el restaurante no dudes que te dejare un comentario sobre él.
    Gracias por el aporte de información sobre esté lugar, nunca está de más.
    Perdón se me olvidaba te he añadido a mi blog Imágenes png y mucho más para no perderme ninguna de tus entrada.
    Un saludo.

    • Alba  

      sí, por favor! cuando vayas, me dices alguna cosa y así comentamos y comparamos la jugada!
      a ver si yo puedo ir también al Dos Torres y así compartimos opinión! ;)

      y muchas gracias por todo! por seguirme, escribirme y decirme esos cumplidos tan bonitos!

      un saludo!

  • Neus  

    Alba, como lo pintas! este sitio no se puede perder! je, je.
    Muchas gracias y algún día me paso!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.