El Viver d’Argentona

labcnquemegusta-elviver101

 

Viver = Dios del agua

Según esto, el lugar que hoy os presento ya denota una cierta apacibilidad y tranquilidad, ¿no os parece?  ;)

Hoy me gustaría proponeros una Salida desde Barcelona que, en realidad, nos queda más cerca de casa de lo que nos imaginamos, especialmente teniendo en cuenta que, incluso, ¡podemos llegar a ella en bici o tren!

labcnquemegusta-elviver105

 

Y es que, con la entrada de hoy, nos acercamos a Argentona (vía opcional Vilassar de Mar) para disfrutar de un lugar que, además de tratarse de una finca privada de principios del siglo XX, con un palacete de lo más encantador en su interior y unos jardines que son una maravilla, incluye una ermita llena de historias y tradiciones.

Así pues, me gustaría hablaros de El Viver, un lugar en el que cultura (gracias al proyecto social y cultural que la Fundació Setba desempeña) e historia y tradición (al tratarse de un lugar muy querido por los habitantes de Argentona) tienen conjuntamente una especial relevancia, además de encontrar en él aspectos tan destacados como el hecho de que sus jardines estén diseñados por paisajistas como Josep Fontserè (creador, entre otros, de la Cascada Monumental del Parc de la Ciutadella) o Nicolau M. Rubió i Tudurí (arquitecto de localizaciones como la Casa del Cotó, actual Cotton House Hotel, de la cual hablamos ya hace un tiempo en La Bcn Que Me Gusta, así como también de algunas de las zonas ajardinadas de Montjuïc).

Todo ello, además, vinculándose siempre, no sólo con la población del Maresme, pues en todo momento se hace un especial ahínco al entorno en el cual se ubica, destinando incluso los beneficios al mismo, sino también mediante distintos proyectos sociales que se llevan a cabo en su interior.

 

Mar y montaña

El Viver se convierte en un lugar lleno de paz y belleza que, por otro lado, también deviene un perfecto paseo de primavera. ¡Un paseo que, incluso, dada la proximidad del mar, podéis iniciar en Vilassar de Mar!

 

Y es que el Maresme nos permite conocer, tanto esa tradición más pesquera

 

… como también la rural, con sus cultivos y Serra de Marina (os dejo una bonita excursión que realizamos por la zona ya hace un tiempo, por la Serra del Montnegre i el Corredor). Prueba de ello es su interior, repleto de majestuosas casas y masías, algunas de ellas visitables, con el denominador común de que todas incluyen un sinfín de historias y tradiciones aún muy vivas en la zona y su población.

labcnquemegusta-elviver103

 

La Baronia de Viver

Una de estas casas y masías es la que os presento hoy en esta entrada, El Viver d’Argentona, una gran finca, documentada desde el siglo XII (los primeros documentos en los cuales se cita el terreno datan de 1119 y corresponden a una disposición testamentaria de Oliva Guillem, propietario de Argentona, con la cual llega “Santa Maria de Vivaris”) , en cuyo interior encontramos la mencionada casa señorial, edificada a inicios del siglo XX y propiedad del que fue el primer Barón de Viver, Darius Rumeu i Torrents.

La casa pasó generación tras generación, llegando hasta el actual propietario, la familia Olaortua i Rumeu, pero siempre conservando sus tradiciones y el importante valor sentimental que tiene la zona para la localidad de Argentona.

Como curiosidad, comentar un aspecto que será muy importante, especialmente, para comprender el porqué dos personajes tan destacados como Fontserè o Rubió i Tudurí llegaron a Argentona y, concretamente, a sus jardines. Uno de sus propietarios, el hijo del fundador de la casa, Darius Rumeu i Freixa, Gran d’Espanya (título otorgado por Alfonso XIII, al ser uno de los pensadores de la Exposición Internacional de 1929) y segundo barón de Viver, fue alcalde de Barcelona entre los años 1924 y 1930, además de un importante político y financiero, llegando a ser Conseller de Cultura de la Mancomunitat de Catalunya y presidente del Banco Hispano Colonial, de los Ferrocarrils de Catalunya y del consejo regional del Banco Central, respectivamente.

En Barcelona, pues, realizó importantes labores urbanísticas, como podrían ser la prolongación de la Avenida Diagonal hasta Esplugues de Llobregat, la urbanización de la Plaça de Catalunya o la creación de la Zona Franca, así como también la apertura de la línea transversal del Metro de Barcelona o Radio Barcelona (primera emisora de radio de España).

Así, no es de extrañar que la finca fuese un lugar tan importante en la época, encontrando en su interior todo lo que os muestro en esta entrada.

 

Escudo de la Baronia de Viver en una de las puertas de la casa

labcnquemegusta-elviver38

 

El sol de oro que podemos hallar en algunos de sus balcones como evocación al Rey Sol francés, reforzando la V del escudo, se convierte en una manera de afrancesar la nueva nobleza catalana que emergía en la época.

labcnquemegusta-elviver102

 

La Ermita de la Mare de Déu de Viver

Como os he comentado en unas líneas anteriores, la finca no sólo se encuentra documentada desde el siglo XII, sino que también representa algo muy propio de la misma localidad de Argentona.

Esto se debe a que en su interior, a pesar de tratarse una propiedad privada, encontramos una Mare de Déu muy querida por los habitantes de la zona, una Mare de Déu Trobada cuya talla podría ser del siglo X.

Se trata de la Mare de Déu del Viver, la ermita de la cual se encuentra en el interior de la finca pero que no por ello se prohíbe, tanto a visitantes como habitantes de Argentona, acercarse a ella. Digamos que hay un máximo respeto dentro de la finca a esta tradición y que, de hecho, no sólo encontramos visitas guiadas los fines de semana (os hablo un poco de ello más adelante), momento en el cual la abren al público general, sino que se siguen llevando a cabo también en su interior las tradiciones habituales.

Algunos ejemplos de ello son el segundo domingo de septiembre, festividad de la Virgen y momento en el que se realiza un tradicional “aplec”, o las distintas bodas que se llevan a cabo en su interior (destacar que sólo los nacidos en Argentona pueden casarse en ella).

En Navidad, además, se celebran Nadales populares, los beneficios de las cuales, gracias a la intervención en estos proyectos sociales de la Fundació Setba, se cedieron el año pasado, por ejemplo, a la Marató de TV3 (tenéis más información aquí).

En esta última ocasión, la apertura de puertas al público en motivo de la Festividad de la Mare de Déu del Viver, además de estar acompañada por los elementos tradicionales y populares, como serían el mencionado aplec, el baile de sardanes o una misa, lo fue también de Food Trucks.

 

Pequeño resumen de la jornada de Nadales que se lleva a cabo cada diciembre:

 

El Viver incluye, además, un sinfín de historias y anécdotas. Para ello, os recomiendo la lectura de la entrada publicada en este blog, dedicada a sus masovers, la familia Carbonell, los cuales estuvieron viviendo en la casa como uno más de la familia, hasta la muerte de Julià Carbonell, último masover de El Viver.

En dicho blog, se nos explica un poco la historia de la finca y la ermita, realmente interesante si queréis profundizar en ello, pues también nos incluye documentación, así como también anécdotas. Una de ellas es la intervención de la familia masovera durante la Guerra Civil para evitar la pérdida de la Virgen. Como ocurrió en muchas otras zonas del país y especialmente teniendo en cuenta que la familia propietaria era noble y monárquica, tanto la casa como la ermita fueron saqueadas, sus obras de arte confiscadas y sus objetos de valor robados. Además, toda la documentación histórica fue también quemada, los exvotos conservados desde hacía siglos destrozados, la campana de la capilla requisada y la ermita convertida en almacén para los animales.

Os añado un fragmento de la obra “Festes i festetes d’Argentona” de Josep Lledó Pascual, historiador, en el cual se explica muy bien el papel de los masovers en la protección de la Virgen hasta nuestros días:

“La imatge de Nostra Senyora fou salvada mercès a la decidida intervenció de la família Carbonell, masovers a través de diverses generacions de la finca del Viver i fervents devots de la Mare de Déu en aquesta advocació local. Després d’embolcallar-la amb diversos gruixos de sacs i draps, l’enterraren en lloc segur, però temerosos que la humitat, malgrat les precaucions preses, pogués malmetre la preuada talla, decidiren desenterrar-la amb el risc d’ésser descoberts pels milicians, que ja llavors ocupaven la baronia, i amagar-la a una tauleta de nit a la cambra matrimonial de la masoveria. Cada vespre, mentre a l’ala senyorial de la casa el xivarri dels nous ocupants retrunyia pels nobles salons, els masovers obrien les portes de la taulera de nit i, gairebé a les fosques, amb l’única llum d’una espelma oscil·lant davant la Verge, la família reunida, a sotaveu, resaven el Sant Rosari”.

 

 

En el interior de la ermita podemos encontrar la copia de un retablo medieval:

labcnquemegusta-elviver70

 

La leyenda

Como ocurre con muchas otras Mare de Déus Trobades, la Mare de Déu del Viver fue encontrada por un pagès de la masia de Can Serra de Lledó que pasaba por la zona de El Viver con su buey. Al parecer, el buey fue quien encontró, al rascar el suelo con su pata, un pozo del cual nacía un gran resplandor y una suave fragancia.

Ante tal descubrimiento, distintos feligreses de la zona se aproximaron al lugar del encuentro y fue justamente en ese momento que apareció la Virgen con el Niños Jesús en brazos. La llevaron en procesión hasta el templo parroquial, lugar en el cual le rindieron culto. Un día, sin embargo, el cura se encontró a mitad del camino a la Virgen, quien le dijo que volvía a su casa. De este modo, la Virgen desapareció de la iglesia parroquial y la encontraron nuevamente en el pozo, en la ubicación exacta donde actualmente podemos encontrar la ermita.

Se dice que la ubicación del altar corresponde al lugar concreto en el cual se hallaba el pozo que encontró el buey.

viver_9

 

La Fundació Setba en El Viver

Tras la Guerra Civil, la familia volvió a su casa pero, progresivamente, fue abandonándose y perdiendo esa vida que la caracterizó, especialmente teniendo en cuenta también que la masovería fue extinguiéndose y, con ella, los cultivos.

Sin embargo, a partir de la llegada del actual propietario, la casa y, con ella, sus magníficos jardines tuvieron una segunda vida. De este modo, no sólo se incorporó El Viver a Monumenta, asociación de apoyo y asesoramiento a propietarios de castillos y palacios, sino que entró también en el proyecto cultural y social que lleva a cabo la Fundació Setba, junto con las sedes de Plaça Reial y Consell de Cent.

De este modo, en su interior encontramos distintas zonas de visita y actividades culturales y sociales, muchas veces dirigidas a colectivos escolares y/o vulnerables, siguiendo la línea de la Fundación (podéis encontrar más información de esta filosofía aquí), de lo más interesantes, además de eventos concretos como la mencionada recaudación para la Marató de TV3, el concierto solidario que se llevó a cabo el verano pasado y cuyos beneficios se destinaron a la Fundació Maresme (tal y como podéis encontrar aquí) o el proyecto Natura és Cultura, realizado habitualmente en Manresa pero cuya idea es aprovechar los magníficos jardines de El Viver para trasladarlo en esta nueva edición a El Viver.

 

Como hemos indicado, la Fundació Setba organiza actividades también educativas en El Viver, ya sean destinadas a escuelas como a entidades sociales (podéis encontrar más información aquí), con el fin de recuperar la memoria histórica y dar a conocer la importancia de la pagesía en la comarca del Maresme.

En ambos casos, se realiza una visita al Centro de Interpretación y se muestran las distintas zonas de El Viver. Sin embargo. seguidamente, mientras que en el primer caso se lleva a cabo, en función de la edad, un taller de realización de un nido (“Construïm un niu” permite observar, reflexionar y conocer el mundo de los pájaros, así como también su hábitat, a partir de la observación directa en el entorno de El Viver) o un herbario (el taller “Ruralem!” permite observar, reflexionar y conocer el mundo del campesinado y estimular su creatividad elaborando una composición con diferentes materiales naturales propios del ámbito rural), en el segundo, “L’olor de les plantes”, se crean unas bolsas aromáticas con cuya realización se aproxima a los asistentes a experimentar sensorialmente los olores de la naturaleza, así como también a diferenciarlos por tipo y especie.

Todo ello, en la mayoría de casos y siempre que sea posible en cierta medida, a partir de algunos de los productos que se pueden encontrar en la zona de cultivo de El Viver.

 

El Centro de Interpretación

El Viver se caracteriza también por los constantes vínculos que crea con su entorno, con la comarca del Maresme, motivo por el cual también tiene distintas zonas que nos permiten, durante nuestra visita, conocer sus elementos y características.

Un buen ejemplo es su centro de interpretación, una pequeña zona expositiva dedicada a la pagesía y la vida rural del Maresme y organizada a partir de las distintas estaciones del año y de las herramientas que fueron encontradas en la finca, algunas de ellas con bastante historia y peculiaridades que, desgraciadamente, cada vez se encuentran más en peligro de desaparecer.

 

¡El tradicional Càntir d’Argentona, lógicamente, no podía faltar en este espacio expositivo!

labcnquemegusta-elviver08

 

El espacio cultural

Además, la Fundació Setba ha puesto a disposición de aquel que lo solicite un espacio destinado a la realización de distintas actividades de tipo cultural. En su interior, podemos encontrar algunas piezas de la institución.

 

Las caballerizas

La visita a la finca incluye también un recorrido por sus partes más históricas. En primer lugar, encontramos las caballerizas, un espacio que, rápidamente, nos traslada a esos inicios del siglo XX y a la vida nobiliaria.

labcnquemegusta-elviver17

 

En su interior, sin embargo, lo que más llama la atención es la magnífica colección de carruajes y elementos vinculados con la monta. ¡Una maravilla!

 

¡Podemos incluso encontrar el nombre de los caballos de la familia! Y es que algo que caracteriza la visita es que no se trata de un mero recorrido cultural e histórico sino que, en todo momento, nos encontramos vinculados con la familia que habitó en la casa, con esa vida personal y familiar que hace que nos encontremos tan cómodos en El Viver.

labcnquemegusta-elviver29

 

Algunos de estos carruajes tienen un papel especial en la festividad del Tres Tombs.

labcnquemegusta-elviver31

 

¡Ah! ¡Y sin olvidar la colección de coches de época que podemos encontrar también en su interior! Algunos de ellos también pueden ser alquilados.

 

Los jardines

Cultivados hasta el 1960 aproximadamente, las más de 21 hectáreas de jardín incluyen, además, distintas zonas y ambientes realizadas, ni más ni menos, que por personajes tan reconocidos dentro del panorama catalán como Josep Fontserè, Nicolau M. Rubió i Tudurí o Joan Pañella.

Actualmente, se encuentran cuidados por Julià Serra, descendiente de Josep Fontserè, quien además lleva a cabo las explicaciones de la parte más vinculada con la naturaleza y flora de las visitas guiadas que se realizan en el conjunto.

 

Un espacio interminable, con zonas ajardinadas pero también de más salvajes, que nos absorbe por completo y encierra en un mundo aislado de la civilización, de nuestro día a día y quehaceres, entrando, así, en un lugar mágico y repleto de fantasía.

 

Distintos escenarios arquitectónicos son también ejemplo de lo que podemos encontrar en los alrededores de la casa. Pequeños ornamentos, construcciones o barandillas son algunos de los complementos del jardín.

 

¡Sin olvidar los distintos estanques que podemos hallar salteados por el terreno!

 

Y, dado que la casa también se encuentra adaptada a las nuevas comodidades y que la familia aún hace vida en su interior, no podía faltar la piscina y su complejo sistema de subministro eléctrico sostenible a partir de la biomasa generada.

 

¡Los lavaderos son también un rincón entrañable y encantador del conjunto!

 

Así como también las historias que giran entorno al pescador del estanque de la entrada, un pobre personaje del imaginario de El Viver que, cansado de no pescar nada, se mira con tristeza la glorieta del fondo del jardín (actualmente se encuentra en una ubicación opuesta a la original) en la cual los recién casados recibían felices las bendiciones de los invitados.

labcnquemegusta-elviver67

 

Todo el jardín, además, incluye esculturas de la Fundació Setba, algunas de ellas expuestas en Barcelona y adquiridas por el actual propietario de la casa. Un buen ejemplo sería esta grulla, realizada a partir de materiales reciclados.

labcnquemegusta-elviver46

 

Películas y anuncios

Por todo ello, no es de extrañar que El Viver sea también una interesante apuesta a la hora de realizar grabaciones de todo tipo. De hecho, podemos encontrar el complejo anunciado en la Barcelona Film Commission, tal y como podemos observar aquí.

Vinos Bach, Danonino o el nuevo Seat Ibiza son sólo algunos de los ejemplos que han usado la finca para realizar sus anuncios.

 

Visitas guiadas

Tal y como hemos comentado, los últimos domingos de cada mes El Viver está abierto al público general a partir de visitas guiadas realizadas mediante reserva previa.

Unas visitas que se convierten en privadas y exclusivas pues, tras la entrada en El Viver del grupo concertado, las puertas quedan cerradas, conllevando, así, una experiencia mágica e íntima.

Espais amb Història, con sus interesantes visitas a pequeños tesoros privados de nuestro país, a partir de las cuales se lleva a cabo una interesante labor de difusión de todo este patrimonio (podéis encontrar todas las visitas guiadas que realizan aquí), es la institución encargada de llevar a cabo dichos recorridos en los que, además, Julià Serra, el jardinero de El Viver antes mencionado, también tiene su papel destacado a la hora de hablar propiamente dicho de los jardines y su parte más natural.

La visita no incluye la entrada a la casa, pues se trata de un espacio completamente privado, pero sí permite, a lo largo de un recorrido de 2h aproximadamente, conocer los jardines y la ermita, a la par que nos ayuda a adentrarnos en la importancia de la finca en su conjunto, en su historia y constantes vínculos con la población de Argentona.

En el caso de que un grupo ya formado lo quisiera, entre semana también se pueden concertar visitas guiadas privadas.

 

En definitiva, El Viver se convierte en un verdadero remanso de paz a pocos kilómetros de la civilización y de los estreses de nuestro día a día, pero también en una interesante mezcla de proyectos capaz de aunar cultura con historia y proyectos sociales, algo que se encuentra muy intrínseco en la misma organización que lo gestiona, la Fundació Setba.

Una fundación que siempre me ha interesado por la importante labor que realiza en este campo, motivo por el cual no me podía estar de visitar este nuevo espacio que hoy os presento, además de tener con ella vínculos personales, especialmente teniendo en cuenta que la primera conferencia (encontraréis el reportaje fotográfico aquí) y publicación de nuestro libro, La Barcelona d’Hermes” de Los Cazadores de Hermes, se llevó a cabo en su sede de la Plaça Reial.

El Viver, pues, se convierte en un proyecto realmente único y mágico, en una manera distinta de entender la cultura y, sobre todo, de vincular la historia y el patrimonio con su entorno, dándoles una segunda vida y permitiendo, así, que sigan vivos también en el futuro.

 

Para más información:

Carretera de Vilassar Km. 5.6, Argentona

www.fundaciosetba.org

www.gesviver.cat

2 comments

  • Amaia  

    He pasado montones de veces por ahí pero nunca he podido ir cuando está abierta al público. Ahora ya se que si el día de la virgen no puedo, tengo más oportunidades.

    Por cierto no se si has estado en los Jardines de Sta Clotilde pero sino es así apunta. Son preciosos y también de Nicolau Rubió i Tudurí

    • La Bcn Que Me Gusta  

      ¡Esos los tengo muuyy pendientes! ¡Gracias! :)

Leave a Reply to La Bcn Que Me Gusta Cancel reply

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.