¡En las entrañas de la Font Màgica!

En honor a la segunda patrona de Barcelona, Santa Eulàlia, y al tema alrededor del cual giraron sus fiestas la pasada semana, la Luz, mediante reserva previa, un grupo de personas tuvimos la oportunidad de conocer las entrañas de las Font Màgica de Montjuïc.
Una visita única ya que, no sólo nos permitió conocer el mecanismo de esta fuente tan querida por todos, sino también vivir de primera mano su reanudación tras el cierre técnico de invierno.
Como muchos ya sabéis, la Font Màgica pertenece a lo que los técnicos del Departamento del Ciclo del Agua del Ajuntament de Barcelona (incluye fuentes, tanto ornamentales como potables, el sistema de riego de parques y jardines y el alcantarillado) denominan Eje de María Cristina, es decir, el conjunto de fuentes que, cual si fuera un río, incluye las cascadas de su inicio (comparable al nacimiento de ese río), las fuentes de los laterales de la avenida y la Font Màgica. Todo un conjunto ornamental creado para la Exposición Universal del 1929, centrada, especialmente, en el tema de la electricidad y todas las tecnologías que la rodean.
Así, pues, la Font Màgica se convirtió en un importante e innovador sistema de ingeniería que, aún ahora, es emblema de esa exposición y de la ciudad.
Todos la hemos disfrutado y sentido e, incluso, vinculado con momentos experienciales de nuestras vidas. Sin embargo, muy pocos (yo la primera) nos hemos planteado cómo fue y es posible su funcionamiento.
En esta visita, pues, conocimos los mecanismos antiguos (hasta los años 70 funcionaba de manera manual) y actuales de esa fuente creada por Carles Buigas. Un mundo realmente entrañable que, no sólo nos permitió adentrarnos en toda la zona desconocida para el público, entendiendo cada uno de los pasos que la hacen funcionar, sino también aprender a verla desde otra perspectiva y otros ojos.
La visita, pues, se inició recorriendo su mecanismo. Bajo las fuentes, entrando por un lateral de las escaleras monumentales que dan acceso a ellas, encontramos un túnel que baja a sus profundidades.
Allí, encontramos la que es la sala de máquinas más grande de Barcelona: ventiladores para aspirar el aire del exterior y enfriar el calor que genera la luz de la fuente, transformadores de corriente eléctrica o las bombas que hacen salir el agua que cae del exterior y que se recoge en tres grandes vasos.
La ornamentación de las fuentes puede ser de agua y de luz (en este caso es de ambos) y estática (siempre con la misma forma, como por ejemplo las fuentes de la Plaça Catalunya) o dinámica.
La Font Màgica sería una fuente dinámica de luz y agua. Así, pues, las combinaciones de agua se conseguirían mediante los juegos de los distintos surtidores y cascadas y esos tres vasos que recogen el agua y la vuelven a expulsar mediante las cuatro bombas ya citadas.
Los de luz se basarían en cinco circunferencias, independientes las unas de las otras, que irían de interior a exterior y que contendrían unos prismas de luz blanca y filtros de colores que harían ese juego mágico de luces que tanto nos fascina.

Suena la alarma… y se cierran las compuertas a medida que vamos saliendo del interior de la fuente. ¡Ha llegado el momento de iniciar la que será la primera función de la temporada!

Y… nosotros… ¡fascinados porque la podremos divisar desde la sala de control, localizada en ese edificio que queda a mano derecha, antes de cruzar la Av. Rius i Taulet, en Av. Maria Cristina!
¡El espectáculo es realmente mágico! No sólo por lo que representa la experiencia en su totalidad sino también por las vistas que obtenemos desde nuestra posición.

Antiguamente, dicha sala de control se encontraba en las torres venecianas de Plaça Espanya pero, actualmente, no sólo se ubica en este nuevo edificio sino que, además, se ha substituido el telecontrol de simples botones por la informática.


Luz, música, color… todo controlado por una sola persona y un ordenador. Coreografías que, gracias a la informática que analiza, corta la música en función del ritmo y crea 100 divisiones a las que se les asigna un juego de color distinto,  han pasado de ser elaboradas en tres semanas a una sola.
En definitiva, la semana pasada disfrutamos de unas explicaciones únicas que ayudaron a vivir más intensamente una experiencia que ya conocíamos y, sobre todo, a darle todavía más valor a la Font Màgica, esa fuente que nos acerca a los años 20 y que nos ayuda a revivir tantos momentos históricos y vitales.
Algunos datos:

3000m3 de agua freática recirculada (sólo se pierde un 10% del total durante todo el proceso)
24 juegos de agua que pueden funcionar de manera individual o mediante combinaciones
7000 millones de combinaciones de luz y agua
132 motores eléctricos con una potencia de 1153KW
3000KW de potencia instalada
120 claraboias que dejan pasar la luz de colores
120 prismas con filtros de colores que transforman la luz blanca en luz de color
4760 focos de luz blanca

Podéis consultar su programación en su página web
www.bcn.cat/parcsijardins/fonts/SP/magica.html

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.