Excursión por la Serra del Garraf (Gavà – Garraf)

En muchas ocasiones relacionamos la montaña y el hecho de hacer una excursión con una larga distancia a recorrer desde Barcelona.

Sin embargo, no siempre es así y, prueba de ello, es la propuesta que os hago hoy. Se trata de una excursión algo más complicada que el resto de las que hemos publicado en el apartado Salidas desde Barcelona de La Bcn Que Me Gusta, teniendo en cuenta el desnivel (700m) y el número de kilómetros a realizar (22km aprox.), pero que, no por ello, menos interesante. 
Así que… ¡no asustaros! Especialmente teniendo en cuenta que se trata de una ruta preciosa dada, concretamente, su variedad de paisajes pasando desde las montañas rojizas (gres silícico) del inicio de nuestra ruta al entorno casi lunar, debido al terrible incendio que sufrió la zona, o a la sensació de libertad al llegar al mar y finalizarla. ¡Realmente increíble!
Antes de iniciar las explicaciones sobre la ruta en sí misma, destacar que es preferible llevarla a cabo en invierno dada la falta de sombra que encontraréis a lo largo de vuestro recorrido (consecuencia del incendio que comentábamos en unas líneas anteriores) y que puede hacer que, en otras temporadas más calurosas, sea realmente imposible disfrutarla.

El inicio de nuestro recorrido se encuentra en Gavà, localidad en la que os invito a desayunar tranquilamente en el Panet Mos & Cafè de la Rbla. Joaquim Vayreda, 69.

¡Sus bizcochos de limón y croisanes de chocolate están buenísimos! ¡Os aseguro que allí podréis coger las fuerzas necesarias para realizar vuestra excursión como es debido!

Una vez hecho esto, nos dirigiremos hacia la Masia de Can Llong (casa pairal del s. XV), localizada a las afueras de Gavà en la urbanización La Sentiu, para iniciar nuestra ruta por el PR Camí Medieval d’Eramprunyà.
Cabe destacar, sin embargo, la mala señalización del camino en su tramo inicial. Es decir, que el camino medieval será prácticamente imposible de seguir y que, hasta Brugers (término municipal de Begues), las señales reinarán por su ausencia. No obstante a ello, preguntando en la misma masia, será fácil reconocerlo y seguirlo.

Vistas de Sant Ramon en St. Boí de Llobregat desde el camino de subida a Bruguers.

Castell d’Eramprunyà de camino a Bruguers con su característica roca roja.

Llegada a la ermita románica de Bruguers. Una vez más, la roca roja se hace presente en la construcción.

Via Crucis comprendido entre la ermita de Bruguers y el Castell d’Eramprunyà.

La Foradada, una roca, como indica su nombre, agujereada a través de la cual podemos observar un paisaje fascinante.

Una vez llegado al Castell de l’Eramprunyà (actualmente bajo obras de restauración) y contemplado las vistas desde él, proseguiremos nuestra ruta dirección la Morella a través del GR92.

Cima de La Morella
Las vistas son realmente fascinantes y la sensació de libertad que podemos sentir desde ella todavía más.

A partir de este momento, se acabaron las subidas y ya todo será descenso hasta llegar al mar, nuestra última meta. Nuestro recorrido transcurrirá a través de la zona más virgen e isolada de la Serra del Garraf, la conocida como la sabana catalana, dada la multitud de matorrales de todas las tipologías que podemos encontrar en ella.
Entre su vegetación, cabe destacar concretamente una variedad autóctona propia de la zona, el bargalló, una tipología palmera de pequeñas dimensiones que encontraremos a lo largo de nuestro recorrido

En este tramo, encontraremos también un sinfín de “avencs” (hay registrados más de 200). 
Es decir, cuevas subterráneas, algunas de más de 100m de profundidad, creadas por la erosión del agua, que, incluso, en muchas ocasiones se pueden llegar a comunicar entre ellas.
Sin embargo, se hace imprescindible extremar la precaución en no caer, dada la peligrosidad de la mayoría de ellas.

Continuamos nuestra ruta y el mar se empieza a divisar ya en el horizonte. 
Encontraremos un cruce que nos llevará hacia la Plana Novella, el monestir budista del Garraf, pero nosotros nos dirigiremos en dirección opuesta, hacia La Pleta, una antigua casa modernista y actual Centro de Información del Parque.
Tenéis sus horarios y servicios clickando aquí.

En nuestro camino también podremos observar verdaderos ataques procedentes de la acción humana a la montaña, como podrían ser las canteras de las que se extrajo parte de la piedra de las construcciones de la zona y, especialmente, de la carretera del Garraf.

Otro elemento a tener en cuenta en la Serra del Garraf son los llamados “fondos“, tipología de valles creadas por la erosión de las corrientes de agua.

A partir de ahora, el camino ya nos lleva hacia nuestro destino final, la pequeña población pesquera de Garraf. En ella, podréis coger el tren de regreso a Barcelona. 
Antes, sin embargo, si tenéis tiempo os recomiendo pasearos por sus calles de casas blancas y puertas azules ya que se trata de una lugar realmente carismático y bonito de visitar.

En el lado opuesto, las vistas de Castelldefels nos dan también la bienvenida a nuestro destino.

Y, finalmente, destacar un must a visitar tras nuestra llegada a Garraf, el Celler Güell, obra de Antoni Gaudí. Actualmente, es un restaurante pero, a pesar de ello, conserva gran parte de sus elementos originales.

¡Espero que la ruta os haya gustado!
¡Ahora a no asustarse por el número de kilómetros y a ponerla en práctica!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.