Fin de semana en el Món St. Benet

Muy cerca de la ciudad de Manresa, entre los pueblos de Navarcles y St. Fruitós de Bages, en un entorno realmente fascinante, encontramos un rincón en el que relajarse y viajar en el tiempo a la par que experimentamos con los sabores y las sensaciones.
Dicho lugar recibe el nombre de Món St. Benet, un complejo que aúna gastronomía, historia y negocios en un mismo espacio, gracias al laborioso trabajo de Caixa Manresa, la actual Fundació Catalunya – La Pedrera, a la hora de rehabilitar  un antiguo monasterio con más de 1000 años de historia alrededor del cual se ha localizado un hotel con una importante selección gastronómica (uno de sus restaurantes, el restaurante Món, goza incluso de una estrella Michelin) y la Fundación Alícia (centro de investigación gastronómica que, no sólo estudia cómo innovar con los sabores y los distintos alimentos, sino que también trabaja con hospitales y centros diversos para mejorar la calidad de vida y salud alimentaria de los más jóvenes, personas con problemas alimentarios, etc. En este proyecto, trabajan conjuntamente el cocinero Ferran Adrià y el cardiólogo Valentí Fuster).

Para más información, compra de entradas y reservas: http://monstbenet.com/

El complejo: 

La Fundación Alícia: con sus múltiples talleres y cursos, acerca todo el laborioso trabajo que lleva a cabo tanto al público general como a grupos y colegios.

El Hotel Món 4*: unas vistas al monasterio espectaculares y una interesante oferta gastronómica. Sin embargo, a pesar de su localización especial y única y sus múltiples servicios, destacar que su restauranteel Restaurant Món, quizá no se encontraría muy acorde con su categoría.

Restaurant Món:

El monasterio: su visita es realmente interesante, no sólo por el valor arquitectónico e histórico que pueda tener este conjunto medieval, sino en especial por la original visita que se ofrece a partir de diferentes audiovisuales.
En él, el pintor Ramon Casas pasó sus temporadas veraniegas.

El entorno: ideal para recorrer en bicicleta, no sólo por las vistas de Montserrat, constantes en todo el recorrido, sino también por la singular belleza de sus parajes. Es recomendable visitar el barrio antiguo de St. Fruitós de Bages, así como también Navarcles con el Río Llobregat como escenario de fondo.  
Ruta: 
km. 0: St. Benet
km. 0,7: Mirador del Llobregat
km. 1: Mirador de St. Benet
km. 1,2: Plans de St. Genís
km. 1,8: St. Valentí – Les Bucardes
km. 2,2: Peu del Montpeità
km. 3,2: St Fruitós de Bages
Regreso a St. Benet por el mismo camino para visitar la localidad de Navarcles. 

Y, al día siguiente, una visita a MANRESA, la capital del Bages:

Os presento una pequeña ruta para conocer mejor la ciudad.
Para más información y descargas: http://manresaturisme.cat/

Oficina de Turismo:
Via de St. Ignasi, 40

Plaça Major: en ella, no sólo encontraréis el Ayuntamiento (s. XVIII) sino también el Palau de Justícia (s.XVII) con su fachada renacentista e inspirado en el Palau de la Generalitat de Barcelona.

Santa Maria de la Seu: catedral de Manresa, gótica y diseñada por Berenguer de Montagut, el mismo arquitecto de la Iglesia de Santa Maria del Mar de Barcelona.
Podéis visitar la basílica y su claustro por 1eur cada uno. Sin embargo, si os acercáis en domingo, la visita es gratuita.

Cova de St. Ignasi: lugar donde St. Ignasi de Loiola, personaje que tuvo una relación bastante estrecha con la ciudad, se retiró para escribir sus célebres “Ejercicios Espirituales”. 
Encontraremos una construcción barroca en cuyo interior se localiza la mítica cueva.
Por el camino desde la Seu, cruzaremos el Río Cardener por un puente que nos remite a las novelas de Federico Moccia y divisaremos el medieval Pont Vell (s. XII – XIII), así como también la Serralada de Montserrat.

Carrer del Balç: pequeña callejuela medieval subterránea (Balç = debajo de una “balcera”, debajo de ) alrededor de la cual han creado un centro de interpretación interesante de visitar.

Carrer de Sobrerroca: en él, encontraremos pequeños y antiguos comercios de lo más encantadores, así como también el famoso Pou de la Gallina, lugar en el que, cuenta la leyenda, St. Ignasi de Loiola en el 1602 hizo resucitar la gallina (cayó en el pozo y murió) de una chica de 14 años cuya madrastra le confió. 

Plaça del Milcentenari: aún se conservan los restos del claustro del antiguo convento del Carme (s. XVIII). 

Plaça de St. Domènec: plaza central de Manresa. En ella, podemos encontrar la modernista Casa Torrents (La Buresa) y Ca’l Jorba, antigua sede de los almacenes Jorba. 
Desde este núcleo, podemos acceder al Passeig de Pere III.

Passeig de Pere III: calle neurálgica de Manresa. La Casa Lluvià y el antiguo Casino serían las dos edificaciones más emblemáticas de la calle. 

Carrer del Born: una de las calles más destacables de la ciudad después del Passeig de Pere III. Encontraremos comercios también muy emblemáticos de Manresa, como la pastelería L’Englantina, junto a la Plana de l’Om.

Plana de l’Om: recibe dicho nombre por el Olmo que encontramos en el centro de la plaza (Om = Olmo en catalán)
Parc de la Sèquia dentro del Parc de l’Agulla: lugar de recreo de los habitantes de la zona. Aprovechando una antigua acequia medieval, un gran lago alrededor del cual se pueden realizar distintas actividades al aire libre se convierte en uno de los lugares más visitados de Manresa los fines de semana.

Un restaurante: 
Restaurant La Cuina
c/ Alfons XII, 18
www.restaurantlacuina.com
Su trato, familiar y atento, y sus platos, caseros pero exquisitos con un toque de originalidad, hacen que nos sintamos como en casa a la par que disfrutamos de una buena comida.

3 comments

  • Maite  

    No dudaremos en visitarlo este verano. Parece un lugar precioso al igual que las fotos. Gracias por hacernos llegar esta información. Un beso.
    Maite

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.