Habitatges del carrer Biscaia, 340 (1967 – 1970)

 
El pasado domingo, en ocasión del 48h Open House Barcelona, todo un conjunto de viviendas diseñadas por el arquitecto Antoni de Moragas i Gallissà, bajo los estándares de uniformidad, racionalidad y, sobretodo, utilidad, dado que ante todo su proyecto tenía una razón social detrás de cada uno de sus elementos, fue abierto al público a partir de distintas visitas realizadas por el mismo hijo del arquitecto.
De esta manera, pues, en estas viviendas (casi cerca de 300 en todo el bloque), podemos observar los ideales básicos del que fue fundador del Grup R, defendiendo la industrialización frente a la artesanía, la sistematización de elementos domésticos como ventanas, puertas, balcones y demás, y la conciliación entre nuevas tecnologías (estructuras de hormigón armado) con los materiales más tradicionales (tochanas, cerámica y madera).
En nuestra visita, además, tuvimos la oportunidad, no sólo de visitar las zonas comunes como podrían ser la portería, los pasillos o el aparcamiento, sino también, gracias a la iniciativa de dos de sus vecinos, conocer el interior de dos de sus pisos.
Como curiosidad, destacar distintos elementos que podemos encontrar en estas viviendas, todos ellos realizados bajo un gran trabajo y capacidad de optimización del espacio y el dinero invertido:
- Cuando entramos, en las paredes de su portería predomina el color verde, mientras que, cuando salimos, los tonos claros y amarillentos son los que tienen una mayor importancia. Esto se debe al hecho que sus paredes no sean completamente lisas, sino que en ziga-zaga vaya creando estos juegos ópticos.
- Importancia de las zonas comunes frente a la privacidad de las viviendas: la portería, así como también el rellano de cada uno de los pisos y el patio interior de la manzana donde incluso podemos encontrar juegos para los niños del vecindario, son espaciosos dado que es en ellos donde realmente se realiza la vida de escalera.
Por otro lado, dentro de cada una de las viviendas encontramos las habitaciones completamente aisladas del comedor para, de esta manera, poder otorgar una mayor intimidad a sus usuarios.
Esta estructura nos ayuda a concebir este bloque de viviendas como un pueblo en el que cada vecino tiene su espacio a la par de zonas donde poder comunicarse con sus vecinos. Además, el hecho que las puertas estén más adentradas respecto al pasillo, tengan su propia luz y una baldosa con la numeración que le pertenece en el conjunto ayuda a que esta sensación sea más real.
- Los elementos pesantes que dan forma a la estructura principal del edificio son fácilmente indentificables mediante su contraste respecto al resto de elementos de su entorno.
- Los mecanismos que facilitan la convivencia en comunidad, como podría ser el sistema propio de canalización y cremación de los deshechos, también son importantes de destacar ya que, además, nos muestran un ideal también importante para el arquitecto: el de la autonomía y autoavastecimiento del edificio.
A continuación, os añado un reportaje que realicé de la visita:

4 comments

  • Anonymous  

    Nací y crecí en este edificio (hasta hace pocos meses) y no lo he apreciado hasta ahora con estas fotos. Vuelve a haber visitas dentro de unos días por el mismo Open House. Bonitas fotos, gracias!

    • Alba  

      muchas gracias por escribir!! me ha hecho mucha ilusión ver tu aportación!
      la verdad es que sí, ocurre tantas veces… tenemos las cosas tan cerca que ni nos percatamos del valor que pueden llegar a tener…
      un saludo!!! :)

  • Anonymous  

    Hola Alba, gracias por tu comentario y tus magníficas fotos del edificio en el que habito y que hacen vivir como extraordinario lo que para los que vivimos en él es ordinario y cotidioano. Saludos

    • Alba  

      Muchas gracias a ti por escribir! Me alegro mucho de que te haya gustado la entrada! :)

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.