Visita al Recinte Modernista de Sant Pau – Hospital de St. Pau i la Santa Creu

labcnquemegusta-hospitalstpau56

 

Tardamos pero, finalmente, La Bcn Que Me Gusta visitó el Recinte Modernista de Sant Pau - Hospital de la Sta. Creu y St. Pau.

Una obra considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y… ¡con mucha razón! No sólo arquitectónicamente hablando, con su decoración y formas modernistas, obra de grandes arquitectos y escultores de la época como podría ser, entre muchos otros, Eusebi Arnau, sino por todo lo que significó en su época. Una nueva concepción del mundo sanitario, un lugar dónde el enfermo se sintiese a gusto, dónde pudiese huir y respirar de su enfermedad, a partir de los jardines ubicados entre los distintos pabellones (cada uno destinado a una especialidad) y el ambiente agradable e higienizado que podemos encontrar en todo el conjunto.

Pero también un lugar dónde se podía trabajar con las más últimas tecnologías, no sólo por sus instalaciones sino también, por ejemplo, con el cultivo de hierbas naturales en sus jardines o el sistema de túneles bajo suelo, destinado a conectar los distintos pabellones.

 

Un hospital que, además, significó la mejora de uno ya existente y que, poco a poco, con el aumento poblacional de Barcelona, quedó pequeño para asistir a todos sus ciudadanos, el Hospital de la Sta. Creu. Un complejo medieval creado en su momento para reunir en un mismo lugar todas las especialidades y servicios sanitarios. A partir de la creación del Eixample y de la llegada de la Revolución Industrial, Barcelona creció considerablemente, necesitando, así, un nuevo complejo hospitalario. Así es como, en pleno Pla Cerdà, nació el Hospital de St. Pau i la Sta. Creu, recibiendo el nombre del santo al cual homenajeaba y el de aquel antiguo hospital que también quería recordar. Así, pues, mientras que el nuevo conjunto se destinaba a los nuevos y adinerados habitantes del Eixample, el antiguo hospital, ubicado en el Raval, se destinó a los más desfavorecidos, a todos aquellos que no tenían ningún tipo de posibilidad de salir de la Barcelona congestionada de dentro murallas. De ahí que, por ejemplo, Antoni Gaudí muriese en el Hospital de la Sta. Creu y no en el de St. Pau, al ser confundido con un indigente cuando fue atropellado por un tranvía en la Plaça Tetuan.

Como curiosidad, decir que, a pesar de estar ubicado en el Pla Cerdà, el Hospital de la St. Creu, unido a la Sagrada Família con la Avenida Gaudí, no se encuentra en la retícula del Eixample. Es decir, que si nos fijamos, observamos claramente que éste se construyó en diagonal, rompiendo por completo la visual rectilínea del Eixample. Esto se debe a la enemistad de su arquitecto, Lluís Domènech i Montaner, con Ildefons Cerdà. De ahí que se quisiese romper completamente dicho plan urbanístico con la construcción de un conjunto de tales dimensiones en diagonal.

Para ello… colores, flores, trabajo escultórico… un sinfín de artesanos de todas las disciplinas y arquitectos, gestionados por Lluís Domènech i Montaner y, más tarde, tras su muerte, por su hijo Pere Domènech i Roura, tomaron parte en su construcción y es precisamente todo ello lo que convierte el Hospital de St. Pau i la Sta. Creu en toda una experiencia y belleza a visitar.

 

Tras una exhaustiva restauración y adaptación de las últimas tecnologías en, por ejemplo, energía sostenible como podría ser la geotermia ubicada en el suelo de todo el complejo, se abrió al público, permitiendo su visita a los Pabellones St. Jordi y St. Rafael y al de la Administración, y dando a conocer todo ello a partir de un proyecto expositivo realmente interesante.

 

El resto de pabellones se ha destinado a entidades tales como Casa Asia o la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), entre muchas otras, puesto que el conjunto de dependencias hospitalarias han sido todas trasladadas al nuevo complejo ubicado en la parte de atrás del conjunto. Únicamente el Banco de Sangre, que en breves también será trasladado, es lo que resta del antiguo hospital.

Y… después de la visita… ¿qué tal un refrigerio en el Bar Modernista 1902 ubicado justo a la salida del recinto para acabar de asimilar todo lo que hemos visitado y disfrutado en su interior?   ;)

 

Para más información:

c/ Sant Antoni Maria Claret, 167

www.santpaubarcelona.org

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.