La Carassa del Born

El otro día, en uno de mis paseos por la ciudad, tropecé, en la calle de la Carassa con Mirallers, con una pequeña escultura en uno de sus edificios que llamó mi atención. Me informé sobre su historia y procedencia y encontré a su alrededor una historia de lo más curiosa.

Dicha pequeña escultura femenina recibe el nombre de La Carassa y, a diferencia de otras calles del barrio del Born y de la ciudad medieval en general, no recibe el nombre de un oficio pero sí está relacionado con una actividad profesional que, además, es considerada la más antigua de todas.

Esta “gran cara”, dado que una parte importante de la población barcelonesa en época medieval no sabía leer, indicaba de manera icónica la localización de un importante burdel en la zona.
Actualmente, ya no tenemos ningún resto o indicio que nos muestre su existencia ya que los vecinos del barrio pidieron su derribo, pero sí se conserva este pequeño signo en una de las esquinas de la calle.

A simple vista, no parece mostrar su verdadero significado, llevándonos así a pensar más en una muestra de poder de algún noble que no en un burdel, de ahí su parte más curiosa y carismática.

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.