¡La Film Symphony Orchestra en Barcelona!

labcnquemegusta-filmsymphonyorchestra02

 

En la entrada de hoy, me gustaría presentaros una experiencia distinta, una manera muy diferente de acercarnos al cine pero, sobre todo, a la música, gracias a su aire más didáctico y distendido, algo muy adecuado para la ocasión teniendo en cuenta que se trataba de una actividad para un público general no especializado.

Se trata la actuación que Film Symphony Orchestra, la primera orquesta sinfónica europea especializada en la realización de giras de música de cine, que desde Valencia llega, por segunda vez dentro del programa de su tour, a Barcelona, a L’Auditori de Barcelona. Es en esta ocasión que tuve oportunidad de ir.

De este modo, dado que ya habían pasado por la ciudad, el programa, configurado a partir de dos bloques con un intermedio, fue modificado con nuevas piezas, todas ellas ideales para realizar un paseo por la música del cine desde sus inicios, pasando por el cine clásico, hasta nuestros tiempos.

Así, el tour, iniciado en Madrid el 30 de septiembre, tras pasar el 1 de octubre por Barcelona y otras ciudades españolas como Sevilla, Granada, Oviedo, San Sebastián, Vigo, A Coruña, Valladolid o Zaragoza, entre otras, regresó el pasado domingo 3 de diciembre a nuestra ciudad con la interpretación de 6 piezas con Oscar y 4 con nominación y dándonos a conocer compositores de renombre como John Williams, Ennio Morricone, Hans Zimmer, John Barry, Bruce Broughton, Michael Giacchino, Max Steiner, Ernest Gold o el joven Justin Hurwits, entre otros.

Todo ello, con un equipo de 75 músicos profesionales seleccionados por un comité artístico que garantiza la calidad de cada uno de ellos.

Si estáis interesados en ir a alguno de los conciertos que aún les queda por realizar, podéis encontrar todas las fechas y ciudades en su página web.

labcnquemegusta-filmsymphonyorchestra05

 

Constantino Martínez-Orts

Así es como se llama el director de la Film Symphony Orchestra, alguien muy vinculado con la música del cine ya que, de hecho, es profesor también del Máster en Film Scoring del Berklee College of Music y ha obtenido también distintos premios internacionales, como el Gran Premio en Dirección de Orquesta de Moldavia o el 2o Premio en el Concurso Internacional de Dirección de Orquesta de Craiova, además de distintos galardones recibidos como compositor, por su trabajo en dicho ámbito.

En el año 2016 fue, por ejemplo, asesor y miembro del jurado en el Concurso Internacional de composición de bandas sonoras Juan Gil Bodegas y en 2017 dirigió y compuso la música original para la gala de los Premios Goya.

Se trata, pues, de un compositor, director de orquesta y divulgador musical especializado en música de cine a partir de cuyos conocimientos, además de unas explicaciones de lo más interesantes entre pieza y pieza que ayudan al público a aproximarse de un modo ameno y didáctico a lo que está a punto de escuchar, como hemos especificado en unas líneas anteriores, se realiza una cuidada selección a la hora de crear el programa.

Podéis encontrar más información de él en su página web.

 

La actuación de Barcelona

Como hemos indicado, la Film Symphony Orchestra, dentro de este tour por todo el estado, ha tenido ocasión de pasar dos veces por nuestra ciudad, la segunda de las cuales La Bcn Que Me Gusta pudo asistir.

La actuación, pues, se llevó a cabo de un modo realmente ameno y es que, dado que su objetivo es acercar a nuestra sociedad la música sinfónica a través de un hilo conductor universal, el cine, en todo el momento se aplicó un formato muy fresco y distendido, algo parecido, aunque salvando un poco las distancias, a lo que también realiza, por ejemplo, James Rhodes en sus conciertos.

De este modo, en todo momento se llevan a cabo explicaciones sobre cada una de las piezas interpretadas, las cuales, a su vez, son muchas de ellas también adaptaciones de las distintas bandas sonoras de cada filme, es decir, resultado de combinar las diferentes canciones de cada filme en una de pieza única.

Éste es quizá, en mi opinión, el gran logro de este programa musical: conseguir que un público no especializado se acerque y disfrute de la música sinfónica mediante algo tan básico como es la aplicación de estos dos elementos que destacábamos, facilitando, así, su acceso al lenguaje musical.

En todo ello, las luces también adquieren una gran importancia, permitiendo experienciar en primera persona y de un modo más sensitivo la música que se interpreta en el auditorio.

labcnquemegusta-filmsymphonyorchestra07

 

La actuación comenzó con un clásico que, además, da la casualidad que justamente ahora celebra su aniversario, el 70o aniversario de su proyección por primera vez en Barcelona, en el Teatro Tívoli.

La primera pieza, pues, no podía ser otra que Casablanca (1942) de Michael Curtiz y se hizo a partir de una suite que nos lleva por los distintos escenarios del filme, empezando con su apertura y trasladándonos a los diferentes temas que componen su banda sonora, creada por Max Steiner, entre los cuales se encuentra la mítica As time goes by, pero también La Marseillaise o esas melodías propias del Marruecos francés.

 

Éxodo (1960) de Otto Preminger, con un tema principal galardonado con un Oscar y compuesto por Ernest Gold, fue la siguiente obra que pudimos experienciar en primera persona.

 

Bailando con lobos (1990) de Kevin Costner, con su banda sonora de John Barry, el mismo compositor que podemos encontrar en Memorias de África, por ejemplo, nos trasladó a esos valores de paz sin abandonar en ningún momento el sabor a western que caracteriza el filme. Se trata de otra de las piezas con Oscar de la cual pudimos disfrutar durante la velada.

 

Y, tras la tranquilidad, llegó el pánico con un clásico del compositor John Williams para Tiburón (1975) de Steven Spielberg, también con Oscar. En este caso, con tan sólo dos notas creadas a partir de un celo, el cual aparece tras la creación de un ambiente idóneo para ello a partir del arpa y el piano, se introduce el tema del tiburón, encontrando una música muy psicológica y adaptada por completo al personaje.

 

La pieza que nos puso la piel de gallina, sin embargo, fue la suite que aglutinaba todos los momentos más destacados, tanto de guerra como de amor, de Pearl Harbor (2001) de Michael Bay. En este caso, la banda sonora fue compuesta por Hans Zimmer, el mismo compositor que se encargó del Rey León, Piratas del Caribe o Interestellar.

 

Y pasamos a la fantasía con Star Wars, la gran esperada por muchos y muchas. De hecho, a la entrada, incluso, había un pequeño espacio preparado para hacerse fotografías con los personajes.

labcnquemegusta-filmsymphonyorchestra03

 

Más que a Star Wars, sin embargo, la pieza que pudimos escuchar pertenece a Rogue One (2016) con temas específicos creados también para cada uno de los personajes. La banda sonora fue realizada en tan sólo dos meses por Michael Giacchino, respetando siempre la saga de John Williams. No obstante, el encargado de ello tenía que haber sido Alexandre Desplat, quien finalmente no trabajó en la música a causa de una demora de Disney.

En este caso, pudimos disfrutar de dos suites, la de la Esperanza y Jyn Erso y la Suite Imperial.

 

Siguiendo con este ambiente fantástico, toca pasar al mundo de la magia con Peter Pan en Hook (1991) y su Viaje a nunca jamás, ese vuelo de Peter Pan cuando empieza a creer en sí mismo, compuesto también por el mencionado John Williams.

 

Y, cómo no, el intermedio llegaba con un tema lleno de buenas vibraciones, Rocky (1976) y el gran reto para su compositor, Bill Conti, el mismo de series como Dallas o Falcon Crest, de conseguir captar la atención del espectador durante el minuto y medio que duraba la escena de entreno de Sylvester Stallone. Con este tema tan dinámico, el compositor consiguió hacerlo a la perfección, siendo, incluso, Gonna fly now nominada al Oscar.

 

Tras el intermedio, para proseguir con esta voluntad participativa y didáctica que en todo momento apreciamos durante el espectáculo, mediante una aplicación de móvil creada por la misma organización, los espectadores pudimos participar en un concurso donde, acertando 10 canciones, interpretadas en directo por la orquesta durante 100 segundos, se podía conseguir un viaje a Hollywood.

 

Tombstone (1993) fue la primera suite tras el intermedio. Una pieza compuesta por Bruce Broughton que aúna tanto ese aire de western como la tragedia, el amor o el salón.

 

Y volvemos a una pieza con Oscar, Up (2009) con la banda sonora del ya citado Michael Giacchino, compositor también de series como Lost o la nueva versión del Planeta de los Simios. El mismo recorrido emocional que hace el filme pudimos vivirlo mediante esta suite.

 

La Misión (1986) era también uno de los temas más esperados y cuyo Oboe de Gabriel puso también el vello de punta a la mayoría de los espectadores. El encargado de componerla fue Ennio Morricone, quien estuvo nominado a un Oscar que, debido a sus pensamientos comunistas, no fue conseguido hasta unos años más tarde.

Como anécdota, destacar cómo, en un principio, el compositor no quería participar en el filme al ser éste una producción de Warner Bros. Sin embargo, en el ten track, Morricone tocó una pieza para oboe de Alessandro Marcelo con tanto sentimiento que, incluso, él mismo se emocionó y decidió quedarse.

 

El punto de humor se lo llevó La máquina de escribir, compuesta por Leroy Anderson para Lío en los grandes almacenes (1962), con la aparición de una máquina de escribir como tal para su interpretación. De este modo, a diferencia de en la película original, donde Jerry Lewis tan sólo lleva a cabo la acción de hacer ver que escribe, en el concierto la melodía fue realizada por una máquina de escribir de verdad.

 

Titanic (1997) es también uno de los clásicos que todo espectador esperaba, no sólo por el éxito que tuvo en su momento, sino también por la importancia a nivel técnico que tuvo, al llevarse el doble Oscar, por Mejor Canción y Mejor Banda Sonora.

No obstante, al parecer, en un primer momento la idea de su compositor, James Horner, no gustó al director, James Cameron, quien huía de la típica canción de final de película que le proponía el compositor. Del mismo modo, a pesar de que en un principio era Enya quien tenía que poner la voz, finalmente lo hizo Celine Dion y distintos sintetizadores.

Con esta suite, pudimos revivir todos los momentos de la película, desde la escena en la cual zarpa el barco hasta el hundimiento.

 

Y, con una pieza de John Debney, pasamos a los superhéroes, al hierro y los trombones. Se trata de Yo soy Ironman de Iron Man 2 (2010).

 

La gran esperada también, dado su éxito y lo reciente que tenemos su estreno, fue La La Land (2017), presentada a partir de ese Epílogo que da clausura a la historia y combina todas las canciones que se pueden escuchar a lo largo del filme. También se trata de una ganadora del doble Oscar, por Mejor Canción y Mejor Banda Sonora, y fue compuesta por un joven Justin Hurwitz que, con tan sólo poco menos de 30 años, sólo se le conocía por sus participaciones en los Los Simpson como guionista.

Necesitaron 6 años de financiación para poder crear esta banda sonora, tributo al Jazz y al cine clásico.

 

Y, finalmente, llegó el clímax del espectáculo, una obra muy madura de Hans Zimmer, pues muestra una evolución respecto a la escuchada Pearl Harbor o al Rey León, que nos dejó a todos impactados, especialmente por el complejo trabajo de la percusión y sus continuos crescendos dejados en suspensión. Se trata de una suite que incluye dos piezas (Flight y Qué vas a hacer cuando dejes de salvar el mundo) del filme El hombre de acero (2013) y que se presenta por primera vez en España mediante este tour de la Film Symphony Orchestra.

Dicho compositor, según nos explicaron, está trabajando de una manera muy exhaustiva investigando sobre la aplicación de la música en el cine y consiguiendo resultados realmente interesantes. La música de Blade Runner también giraría entorno a esta nueva línea del compositor.

 

¡Ah! Y, antes de finalizar, decir que al final del espectáculo tuve la oportunidad de presenciar también algo que sólo había visto hasta entonces a partir de las redes sociales… ¡una petición de matrimonio por parte de uno de los espectadores que irrumpió de manera inesperada sobre el escenario!

De hecho, buscando en la red ha dado la casualidad de que el año pasado también sucedió… Así que imagino que es algo de lo más habitual y que, si os animáis a ir… ¡quizá tengáis que ir un poco con cuidado de que no os toque a vosotros!  ;)

Si queréis saber un poco más de ello, os dejo este pequeño reportaje, con vídeo incluido, que le dedicó La Vanguardia.

labcnquemegusta-filmsymphonyorchestra01

 

Asistir a esta actuación de la Film Symphony Orchestra, pues, se convirtió en toda una experiencia, no sólo por todo lo que aprendimos a nivel musical sobre bandas sonoras conocidas por todos y todas pero que, a pesar de ello, a nivel técnico se nos escapan, sino también por lo que supuso disfrutar de buena música en un entorno inigualable.

En definitiva… ¡Muy recomendable!   ;)

 

Para más información:

www.filmsymphony.es

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.