La Gallina Pelada y Bagà

Con esta entrada, en el apartado de Salidas desde Barcelona (las tenéis todas aquí), nos desplazaremos hasta el Berguedà, concretamente, hasta la población de Saldes para, después de haber admirado las vistas del Pedraforca desde la carretera que nos lleva a dicha localidad y desayunado en El Roure, un lugar bastante emblemático de la población, iniciar nuestro ascenso hasta la cima de la Gallina Pelada a través del PR-C 79
Se trata de una ruta corta, de tan sólo unos 8km entre la subida y la bajada, con un desnivel de 700m, dado que subiremos a unos 2.300m de altura, pero realmente fascinante, en especial por la sorpresa que os llevaréis al llegar a su cima. Digo sorpresa porque, a pesar de que el paisaje que nos rodeará durante la subida sea más o menos homogéneo, a la que lleguéis a la cima os encontraréis con una inmensa llanura, Els Prats d’Ensija, que os dejará realmente anonadados, aparte de las vistas sobre el Pedraforca y el Cadí que continuamente iréis viendo. 
Como hemos dicho, nuestro objetivo es la Gallina Pelada, cuyo nombre viene dado por la forma de su cima, como podréis en las fotografías que os iré adjuntando. 
¡Recomendación!
Calor no pasaréis dado que, al tratarse de una cima, el airecito es constante. 
Sin embargo… ¡acordaros de llevar crema solar ya que, a la que lleguéis a Els Prats d’Ensija, no encontraréis ninguna sombra!
Primero de todo, pues, nos acercaremos a Saldes, desayunaremos en El Roure y, una vez cogido fuerzas, nos dirigiremos a la Font Freda para dejar el coche e iniciar nuestra excursión.

“Reixa” de chocolate de El Roure:

La Gallina Pelada desde Saldes:

La subida desde la Font Freda con vistas al Pedraforca y el Cadí:

Llegada a Els Prats d’Ensija:

Continuamos hacia la cima de la Gallina Pelada:

Pasamos por el refugio de Delgado Úbeda:

Cima de la Gallina Pelada.
¡Las vistas realmente son espectaculares y os dejarán sin habla!

Una vez disfrutado de las vistas, podéis volver al refugio para comer tranquilamente en Els Prats d’Ensija y, así, destinar para la tarde lo que sería el tramo de descenso de la montaña propiamente dicho.
Una vez vuelto al coche, podéis dirigiros hacia Vallcebre. A medio camino, encontraréis el Mirador de Vallcebre, una antigua zona de minería (actividad bastante importante hasta hace unas décadas en la zona),  durante la II República, donde encontraréis un mirador desde donde contemplar unas fantásticas vistas.

Finalmente, aprovechando que estamos en la zona, os recomiendo una visita a Bagà, un publecito con un pasado medieval todavía muy presente en cada uno de sus rincones.
¡Podéis acercaros al Forn St. Esteve de la Plaça de catalunya para comprar vuestra merienda y comérosla tranquilamente paseando hacia el Pont de la Vila sobre el río Bastareny!

Finalmente, podéis visitar la Plaça Porxada, también repleta de encanto gracias a sus arcos y  reminiscencias medievales.

En definitiva, hacer la Gallina Pelada se trata de una excursión muy recomendable, no sólo por el paisaje que realmente os dejará sin aliento sino, además, por la climatología de la zona, lo que la hace ideal para estos días de calor
Así que… ¡ya sabéis! Si os ha gustado la ruta… ¡a hacer un paseíto por el Berguedà!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.