La Granja Vendrell, una granja de toda la vida

labcnquemegusta-granjavendrell05

 

El rincón de Barcelona que os presento hoy…¡es un lugar muy especial por varias razones!

En primer lugar, porque tiene ya unos cuantos años de historia… concretamente, se trata de una granja, establecimiento alimentario de larga tradición en Catalunya especializado en la elaboración de productos lácteos, fundada en el año 1921 (¡que no es poco!).

Pero, no sólo eso, sino que se le aúna el hecho de que se haya gestionado durante todo este tiempo siempre por la misma familia, la familia Vendrell, encontrándose actualmente en la tercera generación.

Un lugar, pues, de toda la vida, con productos caseros de siempre, como podrían ser su crema catalana para St. Josep, el requesón o “mató”, los flanes… ¡o la nata montada que se elabora en ella!

¡Sí, la nata! Y es que la Granja Vendrell, como granja que es, se encuentra especializada en nata casera, en la elaboración de nata según el procedimiento artesano y con leche fresca, ideal para acompañar nuestros postres los domingos, endulzar los encuentros familiares o darnos un capricho entre semana. Hay quién incluso se ha atrevido a decir que en ella se hallan los mejores suizos de Barcelona (chocolate deshecho con nata, ideal para una merienda golosa), pasando por delante de locales tan destacados como las granjas de las calles Xuclà o Petritxol.

labcnquemegusta-granjavendrell02

 

¿Sus orígenes?

En el año 1921, Demetrio Vendrell, trabajador de la mítica Granja Viader de la calle Xuclà (lugar de donde procede el Cacaolat), decidió abrir su propio negocio, con el bagaje adquirido en su anterior trabajo, en la ya existente lechería situada en la calle Girona, en pleno barrio del Eixample, un barrio burgués y cada vez más consolidado en la ciudad tras el derribo de sus murallas.

Se casó, pasó su noche de bodas en la Granja y, al día siguiente, abrió por primera vez ese sueño que tanto anhelaba.

Como si de una gran familia se tratase, sus trabajadores, dependientas y repartidores, vivían en el piso superior de la Granja junto a la familia y, conjuntamente, sacaron todos ellos el negocio adelante.¡Incluso alguna que otra dependienta llegó a salir vestida de novia de la Granja Vendrell!

labcnquemegusta-granjavendrell14

 

Una granja que crecía poco a poco y que, incluso, llegó a tener sus propias fábrica y marca de leche (Begaleche) en la masía familiar, localizada en la población de Begues (Baix Llobregat), y sucursal en la calle Castillejos.

 

 

Actualmente, la leche continúa siendo fresca y sus productos artesanos y de gran calidad, sin embargo, sólo disponen del local de la calle Girona, esa calle de la Dreta de l’Eixample que tanta importancia tuvo durante los años 50 y 60 del s. XX, con sus míticos locales (aún sobrevive el Cafè del Centre y alguna que otra tienda de toda la vida) y el Mercat de la Concepció.

En un entorno de barrio, pues, la Granja Vendrell no es sólo un ejemplo de aquella vida y momento que vivió Barcelona a inicios del s.XX, especialmente si tenemos en cuenta los productos que en ella podemos adquirir, sino también artísticamente pues, si bien es cierto que su puerta principal ya no es la misma que la de sus orígenes, todavía se conservan las letras art déco de su fachada, los mármoles y espejos de su interior y las ventanas que comunicaban el local con el primer piso privado en el cual vivían la familia y sus trabajadores.

 

Es por este mismo motivo que actualmente se encuentra catalogada dentro del Pla de Protecció i Suport dels Establiments Emblemàtics de Barcelona, una manera de reconocer su valor histórico y papel en la ciudad, a la par que se contribuye en su conservación. Tenéis más información de ello clickando aquí.

Además, destacar que la Granja Vendrell dispone también de otros productos tales como quesos y embutidos, mermeladas artesanas de todo tipo y bollería de pastelería para acompañar los cafés, refrescos y zumos que se pueden consumir en alguna de sus mesas.

 

Finalmente, destacar la entrevista que el programa Connexió Barcelona de BTV llevó a cabo recientemente a su actual propietario y nieto de su fundador, Demetrio Vendrell, en la cual podéis encontrar más información del negocio y a la que podéis acceder clickando aquí.

En definitiva, la Granja Vendrell es uno de esos reductos del pasado de Barcelona que todavía sobreviven en la gran metrópolis y que se merecen una visita, tanto para desayunar como merendar, con sus productos caseros y ambiente familiar que nos hacen sentir como en casa. ¿No os parece?   ;)

Podéis encontrar más fotografías antiguas, así como también información de la Granja Vendrell en su blog:

www.granjavendrell.com

Para más información:

c/ Girona, 59

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.