Manresa CCC’18

labcnquemegusta-manresa01  

Manresa el Cor de Catalunya… Bajo este lema se conoce, desde hace relativamente poco, la capital del Bages pero desde principios de año también la conocemos por otro motivo, por crear Ponts de Cultura, por ser Capital de la Cultura Catalana dentro del Año del Turismo Cultural, un gran evento que se está llevando a cabo en toda Europa y que Catalunya no se quería estar de celebrarlo también de un modo especial.

Podéis encontrar toda la información referente al Any del Turisme Cultural, así como también las actividades que éste supondrá en toda Catalunya, publicaciones, creaciones de itinerarios por las nueve marcas turísticas del territorio, experiencias gastronómicas por las doce denominaciones de origen catalanas, etc. aquí.

Todo ello se presentó, precisamente, el pasado martes en un gran evento en el MNAC.

2018_Any Turisme Cultural_Catala

Aunque, obviamente, lo que deja a todos y a todas con el corazón encogido y muriendo de amor literalmente es el vídeo promocional de la campaña, con el cual descubrimos desde una perspectiva más vivencial, acompañados del diario de viaje de un músico extranjero, nuestra querida Catalunya.

 

Manresa, en este contexto y como Capital de la Cultura Catalana, también ha elaborado un conjunto de actividades, así como también un dossier de prensa con el cual obtener un poquito más de información sobre el proyecto. Os dejo también el programa más extenso.

Observaréis que todas las actividades organizadas ahíncan en distintos ámbitos, encontrándose clasificadas en Historia y Patrimonio, Cultura Tradicional o Popular, Letras y Pensamiento, Artes Escénicas y Musicales y Artes Plásticas y Visuales, además de Ferias, Gastronomía y Cultura del Vino.

Muchas de las actividades van enfocadas también a reforzar un segundo evento que hará vibrar la ciudad de Manresa, Manresa 2022, la celebración del 500º aniversario de la llegada de San Ignacio de Loyola a Manresa, ciudad donde escribió sus famosos Ejercicios espirituales, de camino a Jerusalén. Manresa CCC’18, pues, pretende ser un punto de salida de un viaje transformador y dinamizador que tiene que culminar con esta conmemoración.

 

La elección de Manresa como Capital de la Cultura Catalana, paralelamente, se vincula a otra iniciativa que, cada año desde el 2004 y a partir de la Organització Capital de la Cultura Catalana, elige una ciudad para otorgar y lucir este título, inspirándose en la Capital Europea de la Cultura, ofrecido desde 1985 para que las ciudades elegidas puedan mostrar su desarrollo y vida culturales.

otras capitales

Relación de Ciudades Capitales de la Cultura Catalana por años

 

¿El logo de Manresa en motivo del Any del Turisme Cultural? Un puente que juega tanto con la imagen del Pont Vell de Manresa (la fisonomía de la ciudad se determina también por sus puentes, pues tiene un total de seis de ellos sobre el río Cardener) como con las vidrieras de la Seu y que, como el propio ayuntamiento indica, sirva como hilo conductor, como idea de nexo y conexión.

“El pont ens dóna aquesta transversalitat entre cultures i passat i futur”

“Los puentes, además, simbolizan la voluntad cultural de enlazar expresiones artísticas distintas, conectar el pasado, el presente y el futuro cultural de la ciudad y aproximar los ciudadanos y las diferentes culturas presentes en la ciudad alrededor de las artes”

logo manresa capital cultura

El logo ha sido también reformulado en forma de esculturas que podemos encontrar por toda la ciudad e, incluso, fotografiarnos con ellas:

labcnquemegusta-manresa34

 

Manresa también ha creado distintos itinerarios que nos permiten conocerla con mayor profundidad y temáticamente. Además, desde la oficina de turismo se organiza cada sábado distintas visitas guiadas, de lo más completas y bien explicadas, que se corresponden, en cierta manera, con dichos itinerarios, los cuales podemos encontrar tanto en su página web como en la aplicación de móvil que han creado dentro de todo este proyecto de dinamización.

labcnquemegusta-manresa51

Usando la aplicación de Manresa Turisme 

 

labcnquemegusta-manresa02

Fotografía tomada desde el Pont Vell, reconstruido tras el bombardeo de 1939, y la Creu de la Guía

 

Hecha esta presentación… ¿Qué podemos encontrar en Manresa? 

1) La Manresa medieval

Dado que Manresa se conoce, especialmente, por su esplendor medieval, éste fue el primer paso que realizamos nada más llegar a la ciudad en motivo del Any del Turismo Cultural, evento que, bajo ningún concepto, podíamos perdernos en La Bcn Que Me Gusta.   ;)

La ciudad medieval de Manresa se creó alrededor del Mercadal, actual Plaça Major, en el Puig Cardener, ese pequeño montículo sobre el cual se alza actualmente también la Seu de Manresa. El siglo XIV fue su época de máximo esplendor, gracias a la fuerza de los productores de cuero, los cuales tenían una gran importancia en la política de Manresa; de la creación del Consell de la Ciutat, siguiendo el mismo modelo de organización de la ciudad que Barcelona; y de su relación directa, sin señores feudales intermediarios, con el rey, especialmente durante el reinado de Pere III.

Observaréis que los habitantes de Manresa mantienen aún un especial cariño a Pere el Cerimoniós, especialmente por todo lo que realizó para ciudad, cuyo monumento preside el Passeig Pere III.

labcnquemegusta-manresa38

 

La Seu

La Seu es quizá el monumento por excelencia de Manresa, aquel que la define como ciudad cuando pensamos en ella y que le da esa imagen de postal tan destacada.

No obstante, antes de proseguir hablando de ella, destacar que, a pesar de que históricamente hayamos tomado erróneamente la palabra de Seu (sede episcopal) para definirla, no se trata de una catedral sino de una colegiata, una canónica agustiniana de origen románico con, como indica su nombre, canónigos, el único elemento que la asimila a una catedral, además de sus dimensiones. Así pues, podríamos afirmar que se trata de un error antiguo que se ha acabado consolidando, a pesar de que sus orígenes sí se remonten a esa clara intención de conseguir una catedral, especialmente a raíz del aumento de poder de la ciudad, antes mencionado, y de su mala relación con Vic, sede episcopal dentro de la cual se englobaba Manresa.

 

Sus dimensiones, sin embargo, tal y como hemos mencionado, sí que son equiparables a las de una catedral. De hecho, se trata de la segunda iglesia más ancha de Catalunya después de la de Girona. Lo primero que os sorprenderá nada más entrar, si no la conocéis, es precisamente esa sensación de amplitud del espacio, algo que se consigue gracias a la gran distancia entre arcadas y sus 18 pilares octogonales.

labcnquemegusta-manresa12

 

Y, por cierto… ¿no os suenan de algo estos pilares? Todos ellos son octogonales y se coronan con un friso corrido en su parte superior. Se trata del mismo elemento que encontramos en una iglesia contemporánea de Barcelona, Santa Maria del Mar, ejemplo más puro del gótico catalán y obra del mismo maestro de obras de la Seu de Manresa, de ahí sus similitudes.

¿Su maestro de obras? Berenguer de Montagut, quien ya se encontraba vinculado con la ciudad mediante otros proyectos, como serían el Pont Nou o la Iglesia del Carme; un proyecto de ingeniería y otro arquitectónico, lo que nos demuestra la versatilidad del maestro. No obstante, cabe destacar que ambos ejemplos son reconstrucciones actuales, a causa de los importantes destrozos que supuso la Guerra Civil para la ciudad (en el caso del Pont Nou, sólo parcialmente; fueron las tropas republicanas que, ya en su retirada ante la llegada franquista, explosionaron el segundo, tercero y cuarto arcos).

Mientras que el Pont Nou se trata de uno de los puentes medievales más largos de Catalunya, la Iglesia del Carme, aquella en la cual tuvo lugar el famoso Miracle de la Llum, la gran fiesta de Manresa, celebrada el 21 de febrero, se trata de una reconstrucción de Joan Rubió i Bellver, discípulo de Antoni Gaudí conocido, entre otras cosas, por el puente neogótico sobre la calle del Bisbe de Barcelona que diseñó para la Generalitat de Catalunya.

Flash

Fuente: blog Història de Manresa

 

Hecho este pequeño paréntesis… ¡volvamos a la Seu y a su relación con Santa Maria del Mar! Y es que, a pesar de tratarse de dos arquitecturas contemporáneas del mismo autor (en ambas observamos la existencia de girola y la no presencia de crucero), observamos que la Seu no llega a tener la esbeltez de Santa Maria del Mar. No obstante, la gran basílica manresana quizá tiene algo más curioso, el juego constante que su maestro de obras tiene con el espectador y la configuración del espacio, algo que, de hecho, ha creado largas discusiones entre historiadores del arte y especialistas hasta nuestros días incluidos.

La Seu de Manresa, según se mira, se configura de tres naves o de sólo una. De este modo, mientras hay quien afirma que se trataría de tres naves bien definidas, especialmente a partir de la presencia de las columnas octogonales, a pesar de que las naves laterales sean mucho más estrechas que la central, otros indican que el hecho de encontrar capillas entre los contrafuertes, aunque se encuentren cerradas por rejas, y que éstas mismas estén intercomunicadas nos hace pensar en una sola nave con capillas laterales intercomunicadas. Según esta segunda visión, pues, las columnas crearían una ficción, la sensación de tener tres naves cuando en realidad sólo es una. Esta teoría se reforzaría si tenemos en cuenta que las naves laterales no tienen altura ni luz propias, es decir, no tienen autonomía de la nave central.

labcnquemegusta-manresa15

 

Todo ello, del mismo modo que ocurre con los casos de Cervera o Castelló d’Empúries, nos hace hablar del concepto historiográfico de una “casi catedral” en la cual se lleva a cabo un engaño arquitectónico por parte de Berenguer de Montagut.

planta manresa

 

La Seu de Manresa se creó a partir de la antigua construcción románica (en el año 1301 encontramos los primeros acuerdos que ya nos hablan de su construcción, mientras que en el año 1328 se coloca la primera piedra, sustituyendo paulatinamente la construcción románica por la gótica), tal y como podemos apreciar en su planta y algún que otro signo de su decoración, fácilmente reconocible durante nuestra visita, como serían los restos de su primer claustro o la puerta de arco de medio punto que nos da acceso al claustro nuevo, cuyo original se encuentra conservado en el interior de dicho claustro.

 

 

En su interior encontraréis también distintos elementos dignos de ser mencionados por su importancia y antigüedad, tales como los retablos de Sant Marc (1346) de Arnau Bassa, realizado para el gremio de zapateros de Barcelona, aunque en 1454, al cambiarlo por uno de nuevo, lo vendieron a Manresa para la capilla de St. Marc, de ahí que lo encontremos actualmente en la Seu; y de l’Esperit Sant de Pere Serra (1394) para el gremio de productores de cuero (cuireters). La predela de éste último procede de otro retablo, destruido durante la Guerra Civil, dedicado a Sant Antoni Abad y obra de Lluís Borrassà (1411). Jaume Cabrera y Gabriel Guàrdia también son dos de los autores góticos que conservan retablos en el interior de la basílica.

Y decimos que “conservan” puesto que la Guerra Civil, igual que en los mencionados casos del Pont Nou y la Iglesia del Carme, causó también importantes estragos tanto en la Seu como en la ciudad, de ahí que muchos de los elementos del interior de la colegiata no se hayan conservado. Anteriormente, sin embargo, otra desastrosa guerra tuvo mucha incidencia en Manresa, tanto a nivel de vidas humanas como artísticas, el incendio que tuvo lugar en el año 1713 durante la Guerra de Sucesión.

No obstante, además cabe tener en cuenta un segundo hecho, el incendio intencionado del año 1979, con el cual la talla gótica de la Mare de Déu de l’Alba quedó completamente calcinada (la Virgen actual es una reproducción de la anterior). 

 

Si queréis conocer un poco sobre lo que supuso la Guerra Civil en Manresa, especialmente para la Seu, así como también algunas de las obras de restauración que se llevaron a cabo, os recomiendo la web creada especialmente para no olvidar todo lo sucedido. Por todo ello, entre otros elementos, las vidrieras no son las góticas originales, sino creaciones posteriores de Apel·les Mestres.

Bajo el altar, encontramos un último elemento destacado durante la visita, la cripta de Jaume Padró, mismo arquitecto del altar de la Universitat de Cervera, con las reliquias de los santos patronos de Manresa, Sant Fructuós, Sant Maurici y Santa Agnès. Una vez más, tuvo que ser completamente restaurado en 1981 tras su destrozo en 1936.

 

¡Salgamos al exterior! 

Como ocurre en la mayor parte de las catedrales catalanas (las catedrales de Barcelona y Girona serían también buenos ejemplos de ello), observamos en la Seu de Manresa también ese cierto desinterés por parte de los maestros de obras catalanes del momento en finalizar las fachadas de sus iglesias y catedrales de una manera monumental, creando únicamente muros funcionales como cierre de los interiores.

La fachada de la Seu, de este modo, no fue una excepción y, por tanto, no se finalizó tampoco hasta el siglo XX en un estilo por completo neogótico y de la mano del arquitecto manresano Alexandre Soler i March, arquitecto también del baptisterio que encontramos en su lateral. Se dice que Antoni Gaudí quizá también podría haber colaborado en ella (en el blog Historia de Manresa se explica muy bien).

labcnquemegusta-manresa18

 

Podéis encontrar un sinfín de información sobre la Seu, muy visualmente explicada, en su página web. En ella, veréis también la importancia que ha tenido el cambio de imagen de la basílica, empezando por su nuevo logo, elaborado a partir del diseño simplificado y geométrico de la fachada principal del templo, de Núria Puigmal.

logo seu

 

Seguimos nuestro paseo por la Manresa medieval…

 

… hasta el Carrer del Balç

En el barrio más antiguo de Manresa, encontramos un espacio que, si bien es cierto que, al estar museizado, nos puede dar la sensación de que ha perdido su autenticidad, contrariamente, es precisamente por ello que ha llegado a nuestros días. Se trata del carrer del Balç, una calle medieval conservada tal cual se encontraba en el siglo XIV, incluso con sus portales originales (observaréis en ella portales del siglo XIV y del siglo XVI, distinguibles en función del tipo de dovela), gracias al hecho de que permaneciese cerrada al público durante el tiempo que fue propiedad de las familias nobles de los caserones colindantes.

 

Además de la posibilidad de visitarlo mediante la visita guiada que os comentaba al inicio de la entrada, podréis disfrutar de dos tipos de visita: por libre, a partir de la información de los paneles, y mediante audiovisuales que, con la experiencia de distintos personajes del siglo XIV, permiten al visitante conocer la historia de Manresa y la vida del momento (la diferencia de precio entre ambos tipos de visita es de un par de euros).

labcnquemegusta-manresa19

 

2) La Manresa barroca

Como hemos dicho en unas líneas anteriores, Manresa 2022 es el gran evento que está preparando la ciudad y que englobará esa Manresa barroca que también podemos encontrar en la capital del Bages. Y es que, alrededor de la figura de San Ignacio de Loyola, además de muchas historias, leyendas y peregrinajes, encontramos también algunos ejemplos del arte barroco catalán destacables.

El más importante de ellos es la Cova, lugar donde, al parecer, San Ignacio de Loyola escribió sus Ejercicios espirituales, y la iglesia, obra de Josep Morató, el gran arquitecto del barroco catalán, aunque en su interior encontremos decoraciones de Josep Llimona, entre otros, que la monumentaliza.

Dentro de la Manresa barroca, encontramos otros enclaves, tal y como podemos apreciar en la ruta que nos propone Manresa Turisme.

 

No obstante, el lugar que más entrañable me pareció durante mi visita a Manresa es el del Pou de la Gallina, aquel pozo que nos recuerda uno de los supuestos milagros de San Ignacio de Loyola en la ciudad. Al parecer, a una niña se le murió la gallina de su madrasta y, temiendo su reacción, el santo la ayudó haciéndola resucitar.

labcnquemegusta-manresa23

 

3) La Manresa modernista

Finalmente, si el siglo XIV fue el momento de máximo crecimiento y esplendor de la ciudad, antes de regresar a Barcelona, no podemos olvidar pasear por su segundo momento de esplendor, aquel creado a partir de toda esa industria textil, especializada, sobre todo, en cintas de tela (Manresa fue durante mucho tiempo el primer productor de cintas de Europa; actualmente, se encuentra en la tercera posición del estado), que también creó grandes familias burguesas y, junto a ellas, un modernismo de lo más interesante.

¿Sus arquitectos más destacados? Ignasi Oms y el mencionado Alexandre Soler i March, los cuales nos dejaron exponentes en la ciudad tan destacados como el Casino o La Buresa, entre otros.

¿Su localización? Tras dejar la Plana de l’Om detrás nuestro y recorrer la calle del Born, esa calle en la cual, mayormente, se localizaban los notarios, precisamente todos aquellos que más sufrieron durante el incendio de 1713, al ser el grupo que más defendió los Austrias durante de la Guerra de Sucesión, llegamos a la Plaça de Sant Domènec, aquella a partir de la cual se verticula el modernismo manresano, haciendo la función de nexo entre la Manresa medieval y la modernista.

Una vez más, entre los itinerarios de Manresa Turisme podéis encontrar la ruta completa.

labcnquemegusta-manresa26

 

Es en la Plaça de Sant Domènec que se encuentra la famosa Buresa o Casa Torrents, obra de Ignasi Oms que toma su nombre popular de la señora de la casa, la señora Burés, vinculada con la familia cuya residencia encontramos también en Barcelona, en la famosa Casa Burés de la calle Ausiàs Marc. La familia Burés tenía una importante colonia textil en el Bages, la Colònia Burés, así como también una fábrica textil de la cual saldría la famosa industria filial de Anglès (La Selva).

 

Justo delante, como si de una bombonera se tratase, encontramos un pequeño quiosco modernista, el Quiosc de l’Arpa, creado por Josep Firmat a partir de un diseño de Josep Puig i Cadafalch.

 

En la plaza, punto neurálgico de la vida manresana, encontramos también la semilla de los Almacenes Can Jorba de Portal de l’Àngel de Barcelona, un edificio de reminiscencia art déco cargado de historia y ejemplo que marcó el concepto de modernidad de toda una generación.

labcnquemegusta-manresa29

 

Muy cerca, el Passeig Pere III engloba la vida cultural de Manresa con edificios como el Kursaal, teatro de líneas novecentistas, también de Josep Firmat, o el famoso Casino, ahora biblioteca municipal, obra de Ignasi Oms.

 

Sèquia de Manresa

Finalmente, nos podíamos concluir esta entrada sin mencionar la Sèquia de Manresa, ese complejo sistema de ingeniería, procedente desde Balsareny y creado gracias a Pere III, que funcionó como pieza clave en el desarrollo de la ciudad.

Dado que ya estuvimos en ella hace unos años con nuestra bicicleta y disfrutando de unos paisajes fascinantes, he considerado que no era necesario de nuevo hablar en profundidad de ella, aunque sí os recomiendo visitarla y disfrutar de un paseo más natural, si os da tiempo tras vuestra visita más de índole cultural por la ciudad. Podréis encontrar la entrada aquí.

labcnquemegusta-manresa49

 

¿Y para comer?

Cocina de ilusiones, así es como se autodefine la propuesta gastronómica que me gustaría presentaros en esta entrada y que se convierte, en mi opinión, en una exquisita e interesante manera de complementar nuestra salida. Se trata del Restaurant Canonge, un lugar donde encontrar productos de proximidad (forma parte de los restaurantes con DO Bages) y una gastronomía, siempre elaborada en su propio obrador, basada en la comida tradicional pero con algunos toques de distinción.

labcnquemegusta-manresa40

 

Pero, lo que es más interesante aún es el hecho de que todo este proyecto de gastronomía de proximidad se aplique en todos y cada uno de los niveles de la producción, así como también en la propia filosofía del conjunto. Es por ello que Canonge también se vincula con la Fundació Ampans, organización creada en la comarca del Bages encargada de trabajar tanto en la inserción laboral como en la mejora de la calidad de vida de personas con algún tipo de discapacidad intelectual, a la hora de llevar a cabo su proyecto.

De este modo, encontramos su labor tanto en la formación en servicios de hostelería y cocina como en la elaboración de algunos de los productos que se sirven en el restaurante, como podrían ser los quesos Muntanyola, premiados con el World Cheese Awards, certamen en el cual participan más de 3000 quesos de todo el mundo, y elaborados en la finca Urpina, localizada en Sant Salvador de Guardiola, de la Fundació Ampans. Por otro lado, también elaboran los vinos de Urpina, con DO Pla de Bages y cultivados en la misma finca, lugar donde se cultivan tanto las viñas como se elaboran los vinos 3 Nits y U, premiados con la Medalla de Oro en el Catavinum World Wine y considerados entre los 100 mejores vinos de Catalunya, según el historiador Lluís Tolosa y la enóloga Clara Antúnez.

Dentro de esta línea de trabajo que aúna tanto el producto de la tierra como este objetivo más social que destacábamos, también encontramos en el Restaurant Canonge una serie de platos apadrinados por distintos referentes de la cocina como Nandu Jubany, Dolors Gómez o Fundació Alícia.

En el restaurante, además, encontraréis la venta del calendario de la Fundació AMPANS, así como también distintos libros vinculados con la gastronomía del Bages. Y, si os interesa, también llevan a cabo distintos talleres. Podéis consultar su agenda aquí.

 

¿Nuestra elección?

El restaurante dispone tanto de un menú diario (13eurs) como de fin de semana (21eurs), así como también selecciones especiales de temporada, como el Menú Verema que se ha llevado a cabo durante el mes de octubre pasado. No obstante, dado que teníamos ganas de probar un poquito de todo, nos decantamos por su carta. Es por ello que, siendo dos personas, nos decidimos por coger tres entrantes para compartir y dos platos principales

Terrina de foie: elaborada en el propio obrador de Canonge, fue el plato que más nos gustó. ¡Se deshacía en la boca!

Torrada d’escalivada amb anxova

Croquetas caseras

 

De plato principal, nos decantamos por un Rossejat de fideus i sèpia, un plato apadrinado por Dolors Gómez, presidenta de las Cuineres del Bages.

labcnquemegusta-manresa45

 

¿Y de postre? Tatin de manzana y Pastel de tres chocolates  :P

labcnquemegusta-manresa46

 

¿El precio? Unos 30eurs por persona, teniendo en cuenta que pedimos cafés y una botella de vino DO Penedès.

labcnquemegusta-manresa41

 

 

Y… ya para acabar, sólo proponeros un reto… ¿qué tal si encontráis uno de los comercios más emblemáticos y antiguos de Manresa? Se trata de una barbería muy especial…  ;)

labcnquemegusta-manresa50

 

Dicho esto, sólo animaros a conocer una ciudad que está de fiesta, que celebra ser Capital de la Cultura Catalana pero también tratarse de una de las ciudades con más historia y emblemáticas de nuestro país.

¿Qué me decís? ¿Os animáis?  ;)

 

Para más información:

Manresa Turisme  www.manresaturisme.cat

Bages Turisme  bagesturisme.cat

One comment

  • Amaia Lorente  

    Hce años que fui y me topé con la Casa Jorba con las redes verdes….llevan ya mucho tiempo. Es una joya art déco.
    Recuerdo la barbería perfectamente.

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.