Martí, Fleca Caffe i més en la Dreta de l’Eixample

Hay un pequeño rincón, en una esquina de la Dreta de l’Eixample, en el que desayunar o merendar es todo un ritual. Se trata de Martí, una cafetería con una decoración original, alegre y agradable, con muchas influencias de italianas (a pesar de su nombre, sus propietarios son de Italia) y una muy variada bollería artesanal.
¿Decoración original, alegre y agradable?
¡Sí! ¡Así es! Si vais, veréis cómo esta afirmación adquiere sentido. La distribución de su mobiliario invita a que os sintáis, literalmente, como en casa. En primer lugar, veréis que no hay un mostrador como tal, sino un gran buffet. Además, encontramos mesas que realmente las podríamos tener en la cocina de casa y hasta, incluso, una nevera.
 
Además… ¡en ocasiones tienen “El Día de la Focaccia”, “El Día del Panzarotto” y otras exquisitas ocurrencias! 
Para más información:
C/Roger de Llúria, 51
Domingos cerrado.
Y… muy cerquita… ¡dos pasajes en los que perderse para completar la mañana!
El Passatge Permanyer y el Passatge Méndez Vigo (o de los italianos como se le conoce popularmente dado que en él se ubican distintas entidades italianas). Aparte del encanto que puedan tener por los palacetes con jardín que encontramos en ellos, su importancia recae en el hecho de que se trate del modelo que Ildefons Cerdà pretendía realmente aplicar en todo el barrio, es decir, manzanas con pasajes internos que diesen sensación de tranquilidad y calidad de vida en una Barcelona ajetreada y llena de tráfico.
 
Justo al lado del Passatge Permanyer, en un patio interior de la calle Roger de Llúria, la Torre de les Aigües o “playa de l’Eixample” (en ella los más pequeños del barrio pueden darse un chapuzón en verano, de ahí su nombre), lugar des del que se distribuía el agua a todas las edificaciones de la zona, y, en el cruce de Consell de Cent con Roger de Llúria, las Cases Cerdà, las primeras casas proyectadas por Ildefons Cerdà para el nuevo Eixample. Si os fijáis, quitando una que sí ha sido completamente retocada, las cuatro casas, una por esquina, responden a las mismas características y estructura, siendo todas ellas casi iguales.
En el barrio, también podéis encontrar otros iconos muy reconocidos y visitados por los vecinos del barrio. El primero de ellos es la Casa Elizalde en la calle València, un centro cívico, también con patio interior al que poder acceder, ubicado en la antigua casa de la familia fabricante de coches Elizalde.
Acercaros, en la misma calle València con salida también por Aragó, al alegre Mercat de la Concepció, con su emblemática parada de flores, y al Conservatori de la Música
¡Se trata de la zona más animada de la Dreta de l’Eixample y en donde realmente podréis encontrar la vida de barrio!
Salid del Mercat por la puerta que da a la calle Aragó. A vuestra derecha, encontraréis la modernista Sede del Distrito y, cruzando la calle Bruc, la Basílica de la Concepció con su claustro gótico, realmente un oasis de tranquilidad en el barrio con su fuente en el centro, trasladada, piedra a piedra, desde la calle Jonqueres a su actual ubicación para construir en ella el Palau de la Música.
Volved atrás, encontraréis la calle Girona con tiendas con encanto, con ese punto vintage y delicado, como La Coqueteria y comercios centenarios como el Cafè del Centre o gestionados por varias generaciones de una misma familia como la Granja Vendrell.
Y es que la Dreta de l’Eixample, a pesar de ser el mismo centro de Barcelona y considerarse un lugar frío e impersonal, tiene un sinfín de lugares en los que poder hacer vida de barrio y sentirse como en casa.
Si clickáis aquí, podréis encontrar otros ejemplos interesantes de visitar en uno de sus ejes vertebradores, el carrer Girona, lugar en el que, no sólo se concentra la vida de barrio de la zona en sí misma, sino también algunos de los edificios modernistas, algunos incluso de Lluís Domènech i Muntaner, más emblemáticos.
Así, pues, ¿nos damos un capricho en la Martí y hacemos un paseo por la Dreta de l’Eixample para descubrir lo que hay más allá del centro de Barcelona propiamente dicho?

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.