Matinal y comida en La Vall de Bianya

Junto con el otoño… ¿qué tal una excursión por La Garrotxa
Colores anaranjados, amarillentos y rojos en todas sus posibles tonalidades y un bosque de hayas, además de unas vistas espectaculares, es lo que podréis ver en la entrada de hoy.

Una vez más, Guillem, a quien ya presentamos en la última entrada del apartado “Salidas desde Barcelona” que se publicó en La Bcn Que Me Gusta (podéis encontrarla aquí), nos deleitó con sus excursiones.
En esta ocasión, una matinal de 4h aproximadamente por la Vall de Bianya (conjunto de valles, praderas e iglesias románicas de La Garrotxa por la que históricamente pasaba la vía romana del Capsacosta, una vía secundaria que enlazaba con la Vía Augusta que llevaba a Roma. Podéis saber más sobre la zona en www.valldebianya.com), subiendo al Puigsacalm y acabando con una comida en el restaurante Ca la Nàsia (más información www.calanasia.cat, Carretera de Camprodon 5, La Vall de Bianya).
Una excursión, pues, que combina la naturaleza con la gastronomía, convirtiéndola todavía más en una experiencia realmente interesante.
En primer lugar, después de haber desayunado en Les Preses, nos dirigiremos hacia el Coll de Bracons, lugar donde podremos aparcar el coche y empezar nuestra ruta circular. Se trata de una ruta fácil, englobada dentro dels Camins de l’Abad Oliba, pero que tiene un total de tres subidas más o menos pronunciadas. 
¿El objetivo? Llegar al Puigsacalm pasando por dos cimas ubicadas en la llamada Cresta dels Tossells (el Tossell Xic y del Tossell Gros), desde donde las vistas son realmente espectaculares y el paisaje, con sus inmensas hayas, aún más.

Originales pesebres en la cima del Tossell Gros:

Camino del Tossell Gros al Puigsacalm, pasando por el Ras de les Civaderes:

Cima del Puigsacalm: veréis que se trata de un lugar mucho más concurrido que las dos cimas anteriores. Sin embargo, las vistas continúan siendo realmente fascinantes.

Para regresar, volved por el mismo camino por el que subisteis al Puigsacalm. Sin embargo, una vez en el Ras de les Civaderes, en vez de volver hacia el Tossell Gros, coged el camino que lleva a la Font Tornadissa (pasaréis por ella) y al Coll de St. Bartomeu.
El camino es mucho más llano que el de ida, así que se convertirá en un magnífico paseo de bajada por una alfombra de hojas secas frondosa y espectacular.
Una vez de regreso al coche…
¿Vamos hacia la localidad de La Vall de Bianya?
¡Una magnífica comida os estará esperando en el restaurante Ca la Nàsia!
¿Nuestra elección?
Entre muchas otras exquisiteces…
¡Los tradicionales platos de la Garrotxa de Mongetes de Santa Pau (Indicació Geogràfica Protegida) y las Patates d’Olot!

Además… ¡ensalada de queso de cabra y carne de cordero en su salsa!

Y… de postre… ¡pudding, trufas y mató con miel de manzana!

Para más información:
Carretera de Camprodon 5, La Vall de Bianya
La última elección está en vosotros…
¿Os animáis a ir a la Garrotxa a saborear sus delicias naturales y gastronómicas?

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.