¡Navidad = Neules!

labcnquemegusta-moritz04

 

Volvemos a Moritz Store (ya estuvimos en ella con la sinergia gastronómica entre Moritz, Oriol Balaguer y el Nan Casteller), esa tienda tan curiosa y repleta de productos de diseño y gastronómicos, de la casa cervecera barcelonesa Moritz, que podemos encontrar en su antigua fábrica, reconvertida actualmente en un interesante espacio gastronómico.

En esta ocasión, dado que se acercan las navidades, lo hacemos para conocer un producto muy nuestro que, a pesar de ser tradicional, es capaz de innovarse e, incluso, no sólo pasar de dulce a salado, sino también de maridarse con cerveza.

Se trata de las neules y, concretamente, de las producidas por la Casa Graupera y maridadas con la cerveza Moritz. ¡Esta perfecta combinación es la que pudimos conocer el fin de semana pasado en M-Store!

 

Las Neules o Barquillos

Pero, primero de todo… ¿qué tal si nos adentramos un poco en la historia de este dulce típico catalán?

Como marca la tradición, las neules eran uno de esos dulces que cagaba el Tió en Nochebuena para ser comidos durante las fiestas navideñas de los siguientes días.

¿Su nombre? Del latín “nebula”, un tipo de niebla muy poco densa (en catalán conservamos también la palabra con este mismo significado para describir este tipo de efecto meteorológico), de la misma manera que lo es la textura fina de este dulce.

¿Su historia? Se dice que las neules fueron creadas por una monja a partir de una hostia (antiguamente eran de unos 15cm) enrollada sobre sí misma, de ahí que conservasen inicialmente en su superficie emblemas, símbolos religiosos e incluso plegarias.

Se desconoce el año exacto pero ya se tiene constancia de esta nueva receta, mejorada poco a poco hasta hacerla más crujiente, sobre el 1168. De hecho, poco después, ya en el año 1267, se describe por escrito cómo, en el convite de Navidad organizado por el entonces rey de la Corona d’Aragón Jaume I, se ofrece a los más de 100 comensales neules, piñones y almendras como postre. Además, también las podemos encontrar en villancicos medievales que han llegado hasta nuestros días e, incluso, Ramon Llull hace referencia a ellas en su obra “El llibre de les meravelles” (1289). Conservamos también distintos “neulers” (como indica su nombre, una herramienta para elaborar neules) del s.XIV en la abadia de Santes Creus.

Así, pues, las neules serían un dulce típico medieval, momento en el que se acostumbraban a mojar en “piment” (un vino rancio condimentado con miel y pimienta, tal y como se explica en el libro de Francesc Eiximenis “Com usar bé de beure i menjar” del s.XIV) que ha llegado hasta nuestros días.

 

La Casa Graupera

En la presentación que tuvo lugar en M-Store, tenemos dos protagonistas… ¿El primero? ¡Casa Graupera! Una empresa de Mataró, dedicada a la producción artesanal de neules y con productos de proximidad desde el año 1895, que ya se encuentra gestionada por la cuarta generación de la misma familia.

¡Tuvimos la oportunidad de conocer cómo se producen las neules y la verdad es que fue de lo más interesante!

 

Casa Graupera, sin embargo, además de producir las típicas neules artesanas (las probé y están muy buenas pero tengo que decir también que las neules de otras casas de producción artesana que he probado con anterioridad me han gustado quizá más), se caracteriza por innovar con ellas, convirtiéndolas, incluso, en un tentempié más que en un postre. Es ahí donde, en mi opinión, tiene el mérito esta empresa familiar, en el hecho de haber sido capaz de revolucionar el mundo de las neules creando variedades de lo más variopintas y… ¡exquisitas! ¡Ideales para sorprender a nuestros comensales!   ;)

De esta manera, encontramos más de 50 variedades distintas, normales y rellenas, que además les han hecho merecedores de ser reconocidos por la Generalitat de Catalunya con el certificado Q de Qualitat Alimentària.

¿Sus sabores? Os invito a entrar a su página web porque la lista es realmente extensa pero yo me quedo con las que probé… ¡las newles de cebolla de Figueres (saladas) y las joyas gastronómicas de naranja y chocolate (dulces)!

De newles, sin embargo, como os he comentado, tienen muchas más variedades, como las de ajo y perejil, olivadapaté o queso, de la misma manera que también ocurre con las joyas gastronómicas, una nueva reinterpretación de la clásica neula, pues se trata de pequeños saquitos, como si fuesen pequeños bombones crujientes, que podemos encontrar en un sinfín de sabores, tales como el mango, el plátano o la fresa, entre muchos otros, y que se convierten en la joya de la corona de Casa Graupera, en ese producto exquisito para el paladar e ideal para comer en caliente con un toque de calor en el horno. En mi opinión, ¡algo realmente innovador y suculento que se puede convertir en el postre estrella de estas navidades!

Podéis adquirirlas en la misma M-Store, aunque por Internet, así como también en otras tiendas de Barcelona, también las podéis encontrar.

 

¿El maridaje?

Dado que la presentación tenía lugar en M-Store, el maridaje de estas newles y joyas gastronómicas no podía ser otro que con las cervezas frescas, producidas en el mismo espacio Moritz de Ronda St. Antoni, localizado en el que fue la antigua fábrica de cerveza de esta casa creada en el 1851 por Louis Moritz, un joven de Alsacia que llegó a Barcelona con ideas y la receta que le haría crear la que es una de las cervezas más importantes de Barcelona.

¡El gráfico que podéis encontrar clickando aquí seguro que os ayuda a conocer un poco la historia de esta firma tan conocida por todos y todas!

Pero… volviendo a nuestro tema… las newles de cebolla de Figueres fueron excelentemente maridadas con la cerveza fresca rubia y sin pasteurizar Moritz (aunque también recomiendan hacerlo con vino o gin tonic en cualquier aperitivo), consiguiendo una combinación ideal para aquellos que quieren romper moldes, mientras que las joyas de chocolate (70% de chocolate + dados de naranja confitada en su interior) quedaron realmente realzadas y bien combinadas con la triple malta Epidor, dos productos de mucho sabor y cuerpo pero que para nada quedaron fuertes ni pesadas al maridarlos… ¡al contrario!

 

En definitiva, en mi opinión, este nuevo concepto de neules de Casa Graupera se convierte en una combinación de lo más especial para estas navidades, no sólo por su mezcla de sabores, sino también por el hecho de que nos permite darle un toque muy distinto a algo tan tradicional y nuestro como son las neules. ¡Y prueba de ello fue que quedasen perfectamente maridadas con la cerveza!

¿Qué me decís? ¿Os animáis a innovar con la tradición?   ;)

Para más información:

Casa Graupera   www.casagraupera.com

Moritz   moritz.com

 

¡Ah! Y si estáis ya puestos con el tema navideño… ¡aquí algunas entradas de La Bcn Que Me Gusta relacionadas con ello!   ;)

Fira de Santa Llúcia, un poco de historia 

Más dulces navideños en Barcelona y el El Rebost Català

Y un plan muy navideño para estos días de fiestas

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.