Pantà de Vallvidrera

labcnquemegusta-pantavallvidrera16

 

Sentirte fuera de Barcelona sin salir de ella…

Esto es precisamente lo que podemos experimentar en el Pantà de Vallvidrera, un pantano de 18.000m3 de capacidad cuya existencia acostumbra a ser desconocida pero que, sin embargo, fue de gran utilidad a finales del siglo XIX a la hora de suministrar agua al barrio de Sarrià. Un pantano que se empezó a construir en el 1850 (no fue inaugurado hasta el 1864), a partir de las aguas de la Riera de Vallvidrera, el curso de agua más caudaloso de Collserola, y que fue considerado la obra de enginería más importante de su momento, siendo un proyecto del arquitecto Elias Rogent.

 

Un paseo agradable que, no sólo os invitará a pasar por esa Barcelona burguesa de finales del s. XIX, sino también por un entorno interesante en cuanto a fauna y flora se refiere (podéis visitar de manera gratuita el Centre d’Interpretació del Parc Natural de Collserola, al lado de la parada de Ferrocarrils de la Generalitat Baixador de Vallvidrera, para conocerlas mejor).

 

mapa

Así, pues, os recomiendo iniciar vuestro paseo matutino en el Baixador de Vallvidrera, desde donde, no sólo podréis acceder al pantano con su gran presa, sino también a la Mina Grott, un túnel de casi kilómetro y medio que llevaba el agua del pantano a Vallvidrera a Sarrià y que, posteriormente, ya a principios del s. XX, se convirtió en una revolucionario proyecto que pretendía trasladar, mediante un tramvía, a los barceloneses de la ciudad al pantano para poder disfrutar de su naturaleza. Además, podréis visitar también algunos ejemplos culturales de lo más interesantes como la Vil.la Joana, la que fue residencia de Jacint Verdaguer; la iglesia de Santa Maria de Vallvidrera, una antigua parroquia, ya existente en el s. X, que fue el núcleo original de Vallvidrera; o continuar vuestro camino, sin dejar de ver el Tibidabo en todo momento,  hacia puntos tan destacados como la Font de la Budellera, un lugar de domingueo muy tradicional y visitado desde el s. XIX por los barceloneses, o hasta la población burguesa y modernista, ahora barrio de Barcelona, de Vallvidrera, desde donde podréis tomar los Ferrocarrils, una vez más, para volver al centro de la ciudad.

 

En definitiva, una manera distinta de pasar el domingo, ya sea con amigos o en familia, que os permitirá conocer un lugar diferente de la ciudad y desconectar también de ella, a la par que disfrutamos de una jornada distinta en plena naturaleza y… ¡sin salir de la ciudad!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.