Paseo por el Delta del Llobregat

Aprovechando el buen tiempo del que estamos disfrutando estos días, me decidí en coger la bicicleta después de largo tiempo sin poder hacerlo y llevar a cabo una excursión que hacía ya meses que tenía en mente: un paseo por el Delta del Llobregat.
Un lugar tapado por las opiniones negativas que han girado a su alrededor a causa de tratarse de un río rodeador de fábricas e industrias de todo tipo y, en especial, del aeropuerto del Prat del Llobregat.
Sin embargo, se trata de un río con un delta que vale la pena visitar. Caminos llanos y sin ningún tipo de dificultad en los cuales se puede disfrutar de un paisaje de lo más encantador y tranquilo, repleto de distintas especies de aves (especialmente en primavera), miradores y pequeñas construcciones dignas de ser visitadas.
De esta manera, en primer lugar, os invito a coger los Ferrocarrils de la Generalitat desde Barcelona (Plaça Espanya) y bajaros en Sant Boi de Llobregat.
La señalización es realmente buena, así que no hay pérdida posible para llegar ni al río ni a los distintos puntos que queremos visitar, a pesar de que, en un determinado momento, en El Prat del Llobregat, nos obliguen a abandonar el río y recorrer parte del núcleo urbano.
¡Confiad en las indicaciones y ya veréis como llega un determinado momento en el que volvéis a retomar el camino rural!

En este primer tramo de la ruta, pasaréis por distintas fábricas, por el campo del Español en Cornellà hasta, finalmente, llegar a El Prat del Llobregat. Un paseo menos natural, por decirlo de alguna manera, pero, no por ello, menos encantador.

En este segundo tramo, veréis como el paisaje empieza a cambiar. Ya no tenemos polígonos, sino campos de conreo y aviones a una distancia realmente impresionable para cualquier ser humano.
Siguiendo las indicaciones, fácilmente encontraréis el Centro de Información del Delta del Llobregat desde la cual se inician los distintos itinerarios, tanto en bicicleta como andando y a la que os recomiendo ir, ya sea para informaros como para hacer un parón en la hora de la comida. Además, desde este mismo punto, podréis ver la desembocadura del río en el mar propiamente dicha y algunas de las múltiples yeguas que hay en todo el parque natural.
El itinerario que os recomiendo en esta entrada de La Bcn Que Me Gusta es el que realicé pero podéis encontrar dos más si os dirigís al punto de información.
Dicho paseo recorre algunos de los canales que podemos encontrar en todo el llano el Delta del Llobregat hasta el Mirador de la Bunyola, desde el cual podréis divisar puntos tan reconocidos como Montjuïc, el mismo Delta con l’Estany de Cal Tet i la Platja de Ca l’Arana, el aeropuerto del Prat del Llobregat o los dos puntos que posteriormente visitaremos.
Algunas zonas, sin embargo, veréis que no son de libre acceso ya que están destinadas única y exclusivamente a los animales que crecen y viven en el Delta. De esta manera, no sólo se consigue no molestarlos sino que, además, podemos disfrutar de unas playas completamente vírgenes, sin ningún tipo de acción humana sobre ellas.
La siguiente parada será la Antiga Caserna dels Carrabiners, una construcción en ruinas que, a principios del siglo XX, sirvió como residencia de los carabineros de la zona hasta 1930.
A causa de la proximidad del río y de la playa, vivir en esta caserna fue realmente duro, especialmente teniendo en cuenta las fuertes epidemias de paludismo en la zona.
Sin embargo, en el lugar donde vivían los capitanes, en el Semàfor (siguiente parada de la ruta) las condiciones de vida eran mucho mejores.
El Semàfor (1887), además de ser la residencia de los capitanes, fue hasta el 1910 un punto de control del tráfico costero. Además, sus residentes (los “guaites” y sus familias) eran los encargados de recuperar embarcaciones naufragadas.
Toda la información que recogían era enviada al Castillo de Montjuïc a partir de telegrafía óptica y una serie de banderas localizadas en puntos estratégicos.
La visita a este último punto es preciosa. No sólo por la edificación en sí, sino por el modo en el que accedemos a ella a través de una pasarela que nos permite no molestar ni deteriorar el entorno.
De la misma manera que en las otras paradas del paseo, debemos dejar las bicicletas fuera y acceder a pie a ella.
El camino de vuelta al Centro de Información es también de lo más sencillo: volver por el mismo camino que por el que vinimos.
De todas formas, aquel que lo desee puede volver, una vez llegado al Mirador de la Bunyola, por el lado opuesto del canal que recorrimos en la ida. Así, no sólo podréis disfrutar de un paisaje distinto, sino que, además, podréis encontraros una vez más con las yeguas que habitan en la zona.
Finalmente, recorriendo nuevamente la franja del río Llobregat, llegaréis a Sant Boi de Llobregat.
El recorrido lo realicé con dicha población como punto de salida y llegada pero, quien no quiera hacer tantos kilómetros (son unos 20km aprox. entre la ida y la vuelta) o no disponga de suficiente tiempo para hacer todo el recorrido, puede acceder al Delta del Llobregat directamente desde El Prat del Llobregat.

6 comments

  • Neus. La meva Barcelona.  

    Alba! menudo paseo! estás en forma! Yo voy a la playa del Prat de hace unos años…cada vez va más gente y cada vez está más “civilizada”. Desconocía muchos sitios que has explicado y tengo pendiente para el blog el mirador de los aviones que es espectacular.
    Muchas gracias Alba!

    • Alba  

      me alegro mucho que te haya gustado la entrada y que haya podido aportar cosas que desconocías!

      esperareos también la tuya sobre el mirador de los aviones!! ;)

      un saludo!

  • Maite  

    Alba!!! Como veo que te gustan tanto los paseos en bici, te invito a que visites el blog de mi marido, hacen unos paseos muy interesantes.
    http://bttlospisacharcos.blogspot.com/

    Gracias por tus fotos, son preciosas!!!
    Maite

    • Alba  

      muchísimas gracias!
      me lo he estado mirando un poco por encima y parece realmente interesante! se pueden sacar muy buenas rutas de él!!

      un saludo!!!

  • canela988  

    Hola Alba, como siempre aportando cosas interesantes.
    El fin de semana pasado estuve por la zona y es mejor en primavera, pero que se le va hacer, se tercio así.
    Gracias por aportar.
    Un saludo.

    • Alba  

      cierto… también lo pensé! ahora en invierno está todo en tonos ocres y, en cambio, en primavera tiene que estar precioso! además, es la época en la que se pueden ver más aves anidando!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.