Picnic en el Turó de la Rovira

Contemplar Barcelona desde las alturas pero…, no sólo eso… ¿qué tal si, además, hacemos un pícnic disfrutándola en uno de los lugares más emblemáticos y fascinantes de nuestra ciudad?
Hoy hablaremos del Turó de la Rovira, una de las tres colinas que conforman el Parc dels Tres Turons, junto con el de la Creueta del Coll y el del Turó del Carmel.
Un lugar al que acceder tranquilamente desde casa, haciendo un pequeño paseo de unos 5km de ida y otros 5km de vuelta aproximadamente desde el centro de la ciudad, que nos permitirá disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad, en plena Barcelona y sin salir apenas de ella, a la par que disfrutamos de unas magníficas vistas y… es más… ¡mientras hacemos hambre para el picnic que hemos preparado con mucho entusiasmo para comernos en la cima de nuestro objetivo!
Así, pues, nos dirigiremos hacia esas baterías antiaéreas, construidas en el 1937 para proteger la ciudad de Barcelona de los ataques italianos durante la Guerra Civil Española, desde las cuales podremos tener una vista panorámica de la ciudad, la misma que, en su momento, disfrutaban los cuatro cañones ubicados en ellas para proteger sus ciudadanos.
Años más tarde, en plena ola migratoria de los años 60 y 70, los antiguos búnkers fueron reutilizados por andaluces y murcianos como barracas en las que alojarse.
Cuando subáis… ¡veréis que aún se conservan los mosaicos de algunas de sus viviendas!

Carteles ubicados por las distintas áreas del conjunto del Museu d’Història de Barceloa (MUHBA) os darán todas las explicaciones necesarias para comprender mejor el pasado del Turó de la Rovira.

En definitiva… Subir al Turó de la Rovira no deja de ser toda una experiencia que nos permite, de una manera distinta, conocer nuestra ciudad y los horrores que se dieron en ella pero desde una perspectiva más positiva y alegre, dándole la vuelta a los hechos y disfrutando de las vistas y de un buen momento con nuestras amistades o familiares.

¿Cómo llegar?

Nos adentraremos en el distrito de Horta-Guinardó hasta llegar al Parc de les Aigües desde el cual, continuando nuestra ascensión, llegaremos a la zona ya de montaña a través del Parc del Guinardó.
Las vistas sobre la ciudad y el Tibidabo empiezan a ser evidentes, lo que hace que todo nuestro paseo se convierta en una experiencia de lo más agradable, hasta llegar a la zona más elevada donde podremos sentarnos tranquilamente y disfrutar de la postal que veremos a nuestros pies.
El descenso lo podéis hacer por las escaleras y pasarelas que encontraréis en la zona inferior del conjunto de los búnkers para poder cambiar el camino de vuelta.
Cima del Turó de la Rovira:
Los búnkers:
El picnic:
La compañía:

¿Qué me decís?
¿Os animáis a disfrutar de Barcelona desde un entorno lleno de encanto e historia?

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.