“Prophetia” en la Fundació Miró

labcnquemegusta-fundaciomiro04

 

Hoy volvemos al museo con una nueva exposición pero, en esta ocasión, acompañando el plan de un paseo con vistas que hace que se convierta en una experiencia de lo más agradable… ¡especialmente ahora en primavera!

Esta vez, pues, os propongo sentiros como turistas en vuestra propia ciudad e ir a una museo que no acostumbramos mucho a visitar, al menos yo, por su distancia respecto al centro de Barcelona… ¡la Fundació Miró!

Así que, para empezar la experiencia… ¿Qué tal si nos subimos al Funicular de Montjuïc desde la parada de metro de Paral.lel?

(He de confesar que fue la primera vez que lo cogía y… ¡la verdad es que me sentí más en Lisboa o Istambul que en Barcelona! ¡Así que puede ser un añadido a nuestra experiencia la mar de interesante!)

Apenas a pocos metros, delante nuestro, esa edificación limpia y sólida, pero también armoniosa y que nunca dejará de atraernos, del arquitecto Josep Lluís Sert.

¿En su interior? Aparte de la exposición permanente del artista Joan Miró, “Prophetia”, su nueva exposición temporal, vigente hasta el 7 de junio y comisariada por la reconocida Imma Prieto.

Personalmente, una exposición que no deja de ser una nueva manera de ver un tema bastante recurrente en nuestros días (el MACBA, por ejemplo, tiene una muestra algo parecida) pero que merece la pena ser visitada, no sólo por su mensaje, sino también por las piezas escogidas para ello.

¿Cuál es ese tema? El ideal de la Unión Europea, sus grietas o fracaso.

Una exposición que engloba piezas que podrían ser consideradas algo visionarias, pues fueron ya realizadas en el año 1989, y otras que, incluso estando expuestas, aún no están finalizadas. Una exposición, pues, que varía, que evoluciona, lo que le aporta, todavía más, un mayor valor.

Para ello, encontramos un total de 25 piezas, de distintos colectivos artísticos, disciplinas y lenguajes (música, escultura, ilustración, audiovisuales…), que lo que pretenden, principalmente, es involucrarnos en ellas para, así, poder realizar también nuestras propias reflexiones. Todas ellas, además, vinculadas mediante tres conceptos o hilos conductores: la crisis, la falta de correspondencia entre el político y el ciudadano y la responsabilidad como actitud.

Su inauguración, de hecho, ya giró también entorno a ello, pues se trató de una performance, llevada a cabo a partir de las copas de cava de los invitados, que finalizó con una explosión de cristal que pretendió, sobre todo, dar a entender que la destrucción es a veces también un buen método de creación de algo nuevo y bello. (¿Es esto mismo lo que le está sucediendo a Europa?) La obra resultante la encontramos como pieza de bienvenida a la exposición.

Núria Güell, Peter Schrank, Pelayo Varela, Chús García-Fraile, Jordi Colomer… son sólo algunos de los artistas que han participado en la muestra. Cada cuál más interesante, con una obra realmente diferente y siempre igual de atrayente y motivadora a la reflexión crítica de la situación en la cual Europa (y también nosotros) se encuentra en este mismo momento.

Una exposición, pues, realmente interesante que nos puede hacer ver un sinfín de visiones sobre un mismo tema y, lo que es todavía mejor, los distintos métodos artísticos que nos pueden llevar a ellas.

“Prophetia” está, además, complementada por un conjunto de conversaciones participativas en la cafetería de la Fundación con algunos de los protagonistas de la exposición y la comisaria como moderadora. Tenéis toda las información y fechas clickando aquí.

Por otro lado, disponéis también de visitas comentadas, los sábados a las 11h en catalán y a las 12,30h en castellano, realmente recomendables para poder acabar de entender el objetivo y trabajo de los artistas de la exposición.

 

¿Y después?

¿Bajamos andando por los Jardins de Laribal?

Vistas sobre la ciudad de Barcelona, agua como hilo conductor trasladándonos a lugares como el Alhambra, vegetación capaz de acogernos y hacernos sentir fuera de la ruidosa ciudad… unos jardines muy vinculados, de la misma manera que sucede con el resto de la montaña de Montjuïc, a la Exposición Universal del 1929 pero que tienen el añadido de estar también relacionados con una tradición que va mucho más allá, con la Font del Gat, esa fuente con cara de gato construida en el año 1919 y de la que, incluso, podemos encontrar una canción… porque… ¿os acordáis de la mítica canción de Joan Amich, titulada “La Marieta de l’ull viu”, que decía…

“Baixant de la font del Gat, / una noia, una noia, / baixant de la font del Gat / una noia amb un soldat…” ?

labcnquemegusta-fundaciomiro11

 

Unos jardines que pertenecían a la finca de Josep Laribal, un prestigioso abogado que, incluso, se hizo construir en ellos un palacete neoárabe. Al morir, el Ayuntamiento adquirió la finca para fundar la Escola del Bosc, aún existente, y urbanizar y ajardinar la zona mediante el proyecto del comisario de la Exposición Universal del 1929 Francesc Cambó, quién encargó los jardines a Jean Claude Nicolás Forestier (hablamos de él en la entrada dedicada a los Jardines de Julio Muñoz Ramonet) y a su ayudante Nicolau Rubió i Tudurí.

 

En definitiva, la entrada de hoy pretende ser una manera distinta de conocer Barcelona, acercándonos a su lado y visión más críticos pero, a su vez, disfrutando de todo aquello, algo más dulce, que gira alrededor de la exposición que os propongo.

Para más información:

www.fundaciomiro-bcn.org

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.