Ruta del Modernisme (II): Fundació Francisco Godia

El lunes, presentamos una visita al Hotel Espanya (clickar aquí para ver la entrada) como miembro de la Ruta del Modernisme y del conjunto de iconos sobre los que aplicar los vales de descuento que nos permiten entrar, a mitad de precio, a todos ellos hasta este domingo 15 de septiembre.
(¡Aún estáis a tiempo de conseguirlos! ¡Sólo tenéis que inscribiros aquí!)
Hoy, me gustaría hablaros de la Fundación Francisco Godia, dado que también pude acceder a ella gracias a dichos descuentos. 
Se trata de la colección particular de Francisco Godia, reconocido coleccionista y automovilista (fue el creador de la empresa Abertis y de la primera autopista de pago de España, aparte de los múltiples campeonatos de automovilismo en los que participó), destacada especialmente por ser uno de los fondos más importantes en cuanto a arte románico y gótico se refiere.
Pero, no sólo por el motivo que acabamos de exponer sino que, además, su importancia también recae en el hecho de que se encuentre localizada en un bello edificio modernista, lleno de encanto y digno de ser visitado: la Casa Garriga i Nogués, obra, ni más ni menos, que del reconocido arquitecto Enric Sagnier.

Techos altos y trabajados, estructura típica de l’Eixample con el piso principal para la familia más adinerada y el resto para sus inquilinos y servicio, una escalinata y cristalera dignas de un burgués y una entrada para carruajes realizada con la piedra extraída de las canteras de Montjuïc.

Sin embargo, a pesar de que se considere un edificio completamente modernista, cabe destacar la existencia de múltiples elementos que lo hacen más bien una edificación ecléctica y algo desviada del resto de ejemplos de dicho estilo.
Esto se debe al hecho de que se le añadiesen otros elementos simplemente por capricho y gusto de los señores de la casa. Un buen ejemplo de ello serían sus baldosas, más parecidas a un mosaico romano, en vez de hidráulicas como se estilaba en ese momento.
Finalmente, destacar un segundo artista que también trabajó en la casa, concretamente en su fachada, y que, en mi opinión, es precisamente lo que le da un encanto especial al conjunto, dada la delicadeza y elegancia de su obra: Eusebi Arnau (es curioso porque en el Hotel Espanya, comentado al inicio de esta entrada, también nos salió la figura de Eusebi Arnau. ¿Os acordáis?)
Y… ¿Por qué delicadeza y elegancia?
Principalmente, por la feminidad de sus figuras. De hecho, el tema que representan son los distintos estados por los que pasa la mujer: la infancia, la juventud, la madurez y la vejez.
¡Unas figuras que os fascinarán nada más pasar por delante del edificio o entrar en él!

Yo aproveché el descuento el sábado pasado, día en el que hay visita guiada (juntamente con el domingo) para, así, conocer también las piezas expuestas en la Fundación (sólo una parte del gran fondo del que disponen). 
Si también queréis visitarla en fin de semana, sólo deberéis llamar unos días antes al 93 272 31 80. 
Para más información:
c/ Diputació, 250

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.