Salida por la Vall dels Arcs con Turisme Costa Brava Pirineu

labcnquemegusta-garrotxa15

 

¡Nueva Salida desde Barcelona! Esta vez… Volvemos a la Garrotxa (¿os acordáis de nuestra salida a la Vall de Bianya?), a la “comarca dels volcans” y, precisamente por este motivo, a la comarca de los valles, todos ellos creados a partir de toda esta actividad volcánica de la zona que finalizó, supuestamente, con una última erupción hace más de 10.000 años en el Croscat. No obstante a ello, cabe destacar que recientes estudios podrían demostrar que dicha actividad volcánica es más reciente de lo que nos creemos y que, por lo tanto, encontraríamos el Roca Negre como la última erupción volcánica hace unos 5.000 años.

En esta ocasión, sin embargo, el motivo de la salida fue otro… ¡participar en la convocatoria de instagramers que llevó a cabo Turisme de la Costa Brava Pirineus de Girona en la medieval localidad de Santa Pau! Un evento de lo más interesante, no sólo por todo lo que aprendimos, sino porque representaba algo muy importante… ¡que la Garrotxa no es sólo la Fageda d’en Jordà y Castellfollit de la Roca, dos de sus recursos más emblemáticos, sino que, en ella, podemos encontrar un sinfín de atractivos más, tanto a nivel natural como cultural! ¿Sabíais, por ejemplo, que la Garrotxa es la comarca de Catalunya con más ermitas?   ;)

Un poco de todo ello es lo que pudimos aprender en esta salida por la Vall dels Arcs, uno de estos lugares que pasan desapercibidos y que, sin embargo, esconden un interesante patrimonio.

 

Los que ya me vais conociendo, sabéis que soy una persona muy curiosa, así que… ¡La Bcn Que Me Gusta no podía saltarse ese evento!   ;)

 

De esta manera, junto con una gran amiga y gestora del blog Viajar lo Cura Todo, nos dirigimos hacia Santa Pau para disfrutar de esta excursión por un rincón de la Garrotxa que desconocíamos por el completo.

labcnquemegusta-garrotxa03

 

Y, tras el desayuno…

labcnquemegusta-garrotxa06

 

Nos dispusimos a pasear por este pequeño pueblo que, a pesar de quedar casi destruido en el año 1428 a causa de un gran terremoto cuyo epicentro se ubicó en Camprodon (tal fue su magnitud que, incluso, se notó en Barcelona y el rosetón de Santa Maria del Mar cayó y quedó completamente destrozado), aún conserva rincones totalmente medievales, tales como su castillo, propiedad del señor feudal de Finestres (nombre procedente de su antigua residencia ubicada en la Serra de Finestres, cercana a Santa Pau) o parte de su iglesia parroquial.

labcnquemegusta-garrotxa62

 

Callecitas estrechas y empedradas, una plaza repleta de arcos que seguro que os traslada a otra época, un pesebre viviente que tendrá lugar los días 6 y 7 de diciembre (se estaban llevando a cabo todos los preparativos de montaje cuando llegamos), tiendecitas y talleres realmente antiguos, como el pequeño colmado que encontramos en el carrer Major abierto desde el año 1868, y algo muy característico de la zona… ¡los famosos Fesols de Santa Pau, producto con Denominación de Origen Protegida que se convierte en un exquisito recuerdo para llevarnos a Barcelona!

 

¡Ah! ¡Y sin olvidarnos de buscar la escultura de una niña cuyo encuentro, más o menos parecido, repetimos en Olot por la tarde!   ;)

labcnquemegusta-garrotxa50

 

Ni… ¡dejar de hacernos un selfie con premio en alguno de los puntos marcados en Santa Pau para ello!

Se trata del concurso Selfie your City, organizado por Turisme Costa Brava Pirineu, al cual podéis participar hasta finales de noviembre con el hashtag #selfieyourcity. ¡Tenéis un sinfín de ubicaciones por toda la provincia de Girona (no es necesario que participéis únicamente a partir de los puntos de Santa Pau) y más información clickando aquí!

labcnquemegusta-garrotxa64

 

Dicho esto… divididos en 7 grupos, en función de nuestro destino (en nuestro caso, nos decidimos por recorrer la Vall dels Arcs pero también había salidas al volcán Roca Negre) y resiguiendo la antigua muralla de Santa Pau (fijaros que se conservan, incluso, los mecanismos de defensa mediante aceite hirviendo en una de sus puertas), nos dirigimos hacia el Santuari dels Arcs con nuestro guía, Isaac de la empresa Corriol, quien nos dio todo tipo de detalles y explicaciones, de tipo ambiental y cultural, a lo largo de nuestro recorrido.

 

Un paseo de lo más agradable, corto pues no sobrepasaba los 4kms, pero que nos permitió conocer un rincón de la Garrotxa que desconocíamos, realmente bello con sus colores otoñales y rodeado de sierras e iconos de lo más carismáticos como podrían ser la ya citada Serra de Finestres, St. Martí Vell o la Serra del Mont.

 

A medio camino, el llamado Pont dels Suspirs (se dice que una novia despechada se suicidó desde él) o del Diable (relacionado con la típica leyenda que encontramos en los antiguos puentes romanos y medievales de toda Catalunya).

Un puente románico que esconde algo de lo más interesante debajo de él… aparte de un río repleto de hojas de colores que nos adentran completamente en un paisaje otoñal… ¡un afloramiento de una ola piroplástica! Es decir, los restos de ese volcanismo antes comentado que se dio en la Garrotxa. Pero lo curioso de ello no es que podamos apreciar este vulcanismo en la zona (en muchos otros rincones de la comarca también lo podemos hacer) sino que los restos que observamos bajo este puente sean de una tipología no propia de la Garrotxa. Al parecer, este tipo de olas piroplásticas serían más propias de zonas como las de Pompeya y Herculano, donde se dio un vulcanismo muy violento y explosivo, que en la Garrotxa, lugar que se caracterizó por crear ríos fluidos de lava que, poco a poco, iban bajando y enfriándose.

¿El resultado? Los bloques desiguales y de grandes dimensiones, fruto del rápido enfriamiento y de la posterior y constante caída violenta de lava, que encontramos bajo el puente románico de nuestro paseo.

 

Atravesamos un bosque húmedo repleto de vegetación de bajobosque y un antiguo “camí ral”, ya en desuso pero que cuyas piedras todavía se conservan, para llegar a nuestro destino, el Santuari dels Arcs. Como indica su nombre, un antiguo santuario, e iglesia parroquial de Santa Pau durante mucho tiempo hasta que los señores de Finestres bajaron de la montaña al valle, reconvertido actualmente en casa de colonias y que a pesar de quedar completamente destruido durante el terremoto del s.XV, todavía conserva algún que otro elemento de esa primitiva iglesia románica del s.IX que albergaba en su interior.

¡Un reducto del pasado ubicado en un paraje realmente fascinante!

 

Justo al lado… ¡un bosque de robles! Un lugar privado, pero que merece la pena observar ni que sea de lejos, pues… ¡se trataría de uno de los bosques de esta tipología de árboles más antiguos de Catalunya! ¡Las dimensiones de sus troncos seguro que no os dejarán indiferentes!

 

Dicho esto… damos media vuelta… un cartel nos anuncia nuestro camino de regreso a Santa Pau

labcnquemegusta-garrotxa44

 

De esta manera, por el mismo camino por el cual llegamos, regresamos a ese pequeño pueblo que parece parado en el tiempo y que tanto nos fascinó tan sólo llegar a él…

 

Una excursión, pues, corta pero intensa en la que aprendimos un sinfín de cosas que desconocíamos y, lo que es más importante, descubrimos paisajes increíblemente bellos por los que nunca habíamos pasado antes.

Pero… ¡el día es largo y sólo hemos invertido unas cuantas horas en él! Así que… ¿vamos a la famosa Fageda d’en Jordà? Un lugar que actualmente se encuentra bastante masificado y repleto de “domingueros” que se desplazan a él para observar su belleza pero al que merece la pena ir… ¡sobre todo ahora en otoño!

Uno de los rincones descritos por Joan Maragall en sus poesías y que, personalmente, con sus palabras, ¡poco errado iba!

_______________________________

Saps on és la fageda d’en Jordà?
Si vas pels volts d’Olot, amunt del pla,
trobaràs un indret verd i pregon
com mai més n’hagis trobat al món:
un verd com d’aigua endins, pregon i clar;
el verd de la fageda d’en Jordà.
El caminant, quan entra en aquest lloc,
comença a caminar-hi poc a poc;
compta els seus passos en la gran quietud
s’atura, i no sent res, i està perdut.
Li agafa un dolç oblit de tot el món
en el silenci d’aquell lloc pregon,
i no pensa en sortir o hi pensa en va:
és pres de la fageda d’en Jordà,
presoner del silenci i la verdor.
Oh companyia! Oh deslliurant presó!
__________________________________
Un monolito, justo al lado de la entrada a esta zona natural, os recordará las palabras del poeta catalán, así como también la belleza que encontraréis en el interior del bosque al cual estáis a punto de entrar.
labcnquemegusta-garrotxa81
Un lugar repleto de belleza, con altos árboles que, con el tambalear y el sonido de sus hojas a causa del movimiento del viento y sus sombras proyectadas en el suelo por los rayos de luz que pasan a través de ellos… ¡seguro que os trasladáis bien lejos de vuestras rutinas!
Se acaba el día, el sol empieza a bajar y empieza también a hacer frío… ¿qué tal un chocolate caliente en Olot, la capital de todo este paraje que hemos visitado?   :P
Pero antes… ¡no olvidéis pasear un poco por sus calles para conocerla! Una iglesia parroquial dedicada a St. Esteve, pequeñas casas modenistas y callejuelas con pequeños comercios por los cuales embabiarcarse serán algunas de las cosas que os encontraréis en vuestro paseo.
Y… ¿os acordáis de la niña que encontramos en Santa Pau? ¡Pues no os podéis olvidar de buscar en Olot a una segunda de características más o menos similares para completar vuestro paseo!  ;)
labcnquemegusta-garrotxa90
Dicho esto… ¿Qué me decís?
¿Os animáis a hacer una salidita a la Garrotxa?   ;)
Para más información:
Costa Brava Pirineu de Girona   ca.costabrava.org

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.