¡Setmana de les Terrasses d’Hotel!

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses08

 

¡Volvemos, un año más, con una de las actividades míticas de la primavera en Barcelona!

¡Esa actividad que ya nos anuncia el buen tiempo, que el verano ya llega y, sobre todo, que nos abre un mundo lleno de actividades de lo más interesantes en la ciudad!

¡La Setmana de les Terrasses d’Hotel! Una actividad organizada por Més Q Hotels, guía de ocio de los hoteles de Barcelona promovida por el Gremi d’Hotelers de Barcelona, que, con una duración de unos 10 días, nos acerca al mundo de los hoteles desde una perspectiva distinta, a partir de conciertos y actividades de lo más curiosas y variopintas, tanto culturales como gastronómicas, pero con la peculiaridad de que todas ellas tienen lugar en las terrazas de hotel de Barcelona.

(Hace un par de años, fuimos a ver la natación sincronizada al Hotel Ohla, ¿os acordáis?   ;)  )

En definitiva, una manera diferente de acercar los hoteles y sus terrazas a un público normalmente no muy habitual en ellos, al público local barcelonés.

En esta ocasión, La Bcn Que Me Gusta asistió a dos actividades diferentes entre ellas pero, a su vez, la mar de interesantes.

En primer lugar… una vez más… ¡la terraza del Hotel Ohla! Un lugar ideal para obtener vistas de Barcelona en su puesta de sol, mientras saboreamos una copa de vino del patrocinador de las jornadas, la Bodega Torres.

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses09

 

Todo ello acompañados de un grupo de flautistas que actuaron para los asistentes, de un artista que pintó en directo a una modelo y, finalmente, de unas tapas o tentempiés elaborados expresamente para la ocasión.

 

Una experiencia mágica… ¡especialmente teniendo en cuenta que pudimos disfrutar también desde la terraza de la puesta de sol!

Sin embargo, la actividad que quizá se convertía en algo realmente interesante y distinto dentro del conjunto de la programación de este año fue la apuesta del Hotel Yurbban, un nuevo concepto de alojamiento, de reciente apertura y basado en la promoción de la cultura catalana y su diseño (en su interior podemos encontrar productos catalanes de todo tipo y su gastronomía también se basa en ella), a partir de la colaboración con Itineris Bcn y Barcelona Rooftops.

 

¿La actividad?

La Ruta dels Terrats, un recorrido por el barrio de St. Pere con el añadido que pudimos acceder a dos terrados privados de Barcelona y finalizar nuestro paseo en la terraza del hotel Yurbban, uno de los espacios con vistas que quizá más me han fascinado de entre los distintos hoteles de la ciudad que participaban en esta edición de la Setmana de les Terrasses d’Hotel.

Pero, sobre todo, se trató de una ruta que giraba alrededor de una iniciativa de lo más interesante y comprometida con la ciudad y la recuperación de sus espacios y tradiciones, pues el principal objetivo de la plataforma Barcelona Rooftops es la de recuperar esos terrados en los cuales antes se hacía vida (¿os acordáis de  las celebraciones de San Juan de antaño?) pero que, sin embargo, poco a poco, se han ido dejando y abandonando.

Una iniciativa que se inició con actividades culturales (en St. Jordi se llevó a cabo, por ejemplo, sesiones de lectura de libros en los terrados) o encuentros para el vermut y que ya cuenta con dos terrados en el Raval, dos en St. Pere y con intenciones de expandirse hacia el barrio de Gràcia.

¿El objetivo?

Recuperar los terrados de Barcelona pero no sólo a partir de las actividades que Barcelona Rooftops lleva a cabo en ellos sino también mediante el dinero entregado por su uso a los vecinos o la inversión que realizan en dichos terrados para organizar las actividades. De esta manera, por ejemplo, los dos terrados que visitamos en el barrio de St. Pere han sido recuperados también por los vecinos al destinar el dinero recibido por ello a su rehabilitación o acondicionamiento.

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses21

 

Todo ello sin causar molestias a los vecinos, con el máximo respeto posible a su descanso.

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses27

 

¿La primera terraza que visitamos?

En la zona de la calle Assaonadors del Born… el terrado que me pareció más curioso ya que, desde él, no sólo podíamos divisar algún que otro icono de la ciudad, sino también observar la vida que tiene lugar en este espacio tan distinto al que habitualmente recorremos, el de los terrados. Y es que, a modo de voyeur, como si un filme estuviésemos viendo, desde él podíamos observar el día a día de muchas personas, sus qué haceres, sus costumbres… todo ello desde esa red que conforman los tejados de las casas del barrio de St. Pere y del Born.

Un tejado del que, además, pudimos disfrutar en un momento fantástico en cuánto a luz se refiere, lo que lo convirtió en algo aún más mágico, y desde el que también pudimos divisar lugares de la ciudad normalmente no visibles desde la calle, como podría ser la chimenea de La Seca, la antigua fábrica de la moneda de Barcelona y única chimenea del Born.

 

¿La segunda terraza?

La que se convirtió en la más curiosa de todas las visitadas, dado que desde ella obteníamos unas vistas del Palau de la Música de las que nunca habíamos disfrutado antes.

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses38

 

Vistas de esos mosaicos no accesibles desde la calle, de ese trabajo de hierro forjado que normalmente no podemos observar desde abajo y de ese acabado final en su parte más superior, con sus pequeñas cúpulas y glorietas, que nunca habíamos podido fotografiar antes. En definitiva, disfrutamos de una postal única, convirtiéndonos realmente en unos privilegiados ante ella.

 

¿Y la tercera?

¡La Terraza del Hotel Yurbban, con sus 360º de visión sobre Barcelona!

 

Lugar desde donde pudimos una visión tan increíble como la de Sta. Maria del Mar

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses49

 

O ver anochecer con una copa de cava

 

Todo ello lo disfrutamos junto con las explicaciones de Víctor, historiador y guía de Itineris Bcn, y la ruta que elaboró junto con el también historiador del blog sobre Barcelona Món Barcino.

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses12

 

Un paseo por el Born y el barrio de St. Pere, que no sólo unía los distintos terrados que visitamos en esta Ruta dels Terrats, sino que también nos permitió conocer curiosidades y anécdotas de una zona de Barcelona repleta de historia.

Un barrio llamado anteriormente Vilanova de St. Pere, en referencia a esa zona que creció fuera de la muralla romana (“Vila + nova / nueva”) alrededor del antiguo monasterio de St. Pere, de la misma manera que también ocurrió con otras áreas de la ciudad, como podría ser Vilanova del Mar en el actual Born, que se caracterizó, especialmente, por albergar los grandes gremios de artesanos de la piel y el textil de Barcelona.

¿El motivo? Por él pasaba el Rec Comtal (encontramos restos de él en el nombre de calles como les Basses de St. Pere, carrer del Rec o de la Sèquia), esa acequia destinada a los molinos de agua del conde pero que, poco a poco, fue también convirtiéndose en una herramienta de trabajo de todos esos artesanos que se iban ubicando a su alrededor.

Es por este motivo que encontramos un sinfín de calles nombradas según el gremio que en época medieval acogían, tales como Plaça de la Llana, carrer dels Corders, carrer dels Carders, dels Flassaders, dels Blanquers, dels Belluters o dels Assaonadors, entre muchos otros, o antiguos símbolos relacionados con éstos, como podrían ser sus escudos o santos patrones.

San Juan Bautista, por ejemplo, era el santo patrón de los sazonadores o “Assaonadors”, como indica la calle en la cual se localiza o el escudo que encontramos a sus pies, de ese gremio encargado de llevar a cabo el último paso en el proceso de elaboración del cuero.

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses14

 

Un barrio por el cual también pasaba una de las variantes de la Vía Augusta romana (muestra de ello es que encontremos en la calle Corders / Carders, un sinfín de restos de antiguos hostales y posadas, como podrían ser el actual restaurante Hostal de la Bona Sort o la calle Flor de Lliri, en referencia a ese antiguo hostal en el cual se alojaban mayormente franceses, de ahí su nombre, y pequeñas iglesias que también acogían viajeros como podría ser la iglesia de Marcús) y en el que, ya en el s.XVIII, dado su pasado textil, se instalaron las primeras fábricas de Barcelona (fábricas – palacio, pues funcionaban de taller pero también de vivienda de sus propietarios, como las que encontramos en el Passatge Sert, el Passatge de les Manufactures o en el cercano palacio del burgués Josep Castanyer. Todas ellas en la calle St. Pere més Alt).

Pero también un barrio que acoge enclaves tan remarcados como el Convent de St. Agustí o el Monestir de St. Pere de les Puel.les y que también visitamos en esta Ruta dels Terrats.

 

Un paseo que recorrió las calles del barrio de St. Pere en la que considero que es su mejor época, en el momento adecuado para ello con sus acacias completamente en flor, creando una alfombra amarilla en sus calzadas.

 

¿El descubrimiento más curioso?

En esta Ruta dels Terrats también descubrimos anécdotas de lo más curiosas y, en mi opinión, la que os presento fue la que se llevó el premio.

¿Os habéis fijado en lugares como la calle dels Assaonadors o en el Palau del Lloctinent de las inscripciones de distintos apellidos en sus paredes?

En este caso, se trata del apellido Teixidor pero, en el Palau del Lloctinent, encontramos el apellido Martí.

Se trata de los nombres de aquellos que se graduaron en sus estudios, acompañados del símbolo “Victus victoriosus”, inscritos a modo de broma entre compañeros y a la vez siguiendo la tradición, en las paredes de Barcelona.

¡Ahora ya sabéis lo que significan estos “graffities” de antaño en las paredes!   ;)

labcnquemegusta-setmanadelesterrasses16

 

La Ruta dels Terrats, pues, además de ser una actividad de lo más interesante y diferente dentro de la Setmana de les Terrasses d’Hotel de Barcelona, se convirtió en una manera distinta de disfrutar de Barcelona, aprendiendo sobre ella gracias a las explicaciones que recibimos en todo momento durante la ruta por parte de Itineris Bcn, pero también de disfrutar de una Barcelona en la que el tiempo es capaz de paralizarse, de una Barcelona que vive fuera del nivel del suelo, en sus terrados, y que es precisamente lo que aprendimos a apreciar a partir de esta iniciativa de Barcelona Rooftops.

Una iniciativa que no es única, dado que podemos encontrar otras plataformas que intentan dar un uso alternativo de los terrados de Barcelona para evitar que mueran, como podrían ser Coincidències o algunas de las actividades de Ludología, pero que sí que va haciendo grandes progresos en todo este proceso de recuperación de los terrados de la ciudad.

Podéis seguir su pista con las distintas actividades que organizan a partir de su blog o apuntaros a alguna de las rutas que llevan a cabo clickando aquí.

En definitiva, entre la terraza del Hotel Ohla y la Ruta dels Terrats del Hotel Yurbban… ¡pudimos disfrutar de una Setmana de les Terrasses d’Hotel realmente interesante y con grandes descubrimientos!

Para más información:

mesqhotels.cat

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.