Subida al Pedraforca

labcnquemegusta-pedraforca25

 

Hace ya algún tiempo, en La Bcn Que Me Gusta se publicó una entrada sobre un pico algo desconocido, pero no por ello menos interesante, de la comarca del Berguedà: la Gallina Pelada.

Hoy, me gustaría hablaros de su pico vecino y, quizá, algo más conocido por todos nosotros y nosotras. Se trata, de hecho, de uno de los símbolos de Catalunya, junto con Montserrat y el Canigó, que tuvo especial relevancia, sobre todo, durante la época de la Mancomunitat de Catalunya, pues fue precisamente en este periodo que se realizó su primera ascensión.

¿Su nombre? El Pedraforca

¿El primero en subirlo? Lluís Estasen en 1928

Una montaña, localizada en el Parc Natural del Cadí Moixeró, conformada por dos picos, los llamados Pollegons (el superior y el inferior), el Calderer (un pico secundario que encontramos en el primer pollegó) y lo que se conoce como la Enforcadura, una zona menos elevada que une ambas cimas.

¿A lado y lado de la montaña? Las tarteras, las dos vertientes de la montaña por las cuales se asciende y desciende, que suponen ese conjunto de piedras sueltas y resbaladizas que tanto caracterizan la ascensión del Pedraforca.

labcnquemegusta-pedraforca24

 

Una montaña que, como indica su nombre, se podría asimilar perfectamente a una “forca” u “horca”. Precisamente por su forma, se considera una montaña mágica, en la que, como también ocurre en muchas otras montañas, tienen lugar distintas leyendas. Y es que, según se cuenta, la noche de San Silvestre (31 de diciembre), las brujas se reúnen en el Pedraforca para saltar y bailar por su cima.

Pero no es la única leyenda pues, según también se dice, la montaña tiene esta forma tan característica precisamente porque en una de estas noches de San Silvestre, las brujas celebraban un aquelarre en su cima, la cual, al parecer, era muy distinta a la actual. En dicha noche, las brujas se dividieron en dos bandos y empezaron a discutir. Tal era su ruido que, desde Saldes, el pueblo que encontramos en una de sus bases, se oía. Sus habitantes, asustados, se encomendaron a San Miguel quien decidió bajar del Cielo y romper la montaña en dos, dejando cada uno de los bandos de brujas en cada uno de los dos actuales pollegons. Con ese golpe de espada, la cima se fragmentó en un sinfín de trocitos de piedras, creando lo que conocemos como las tarteras del Pedraforca.

labcnquemegusta-pedraforca12

 

El Pedraforca, una montaña que no supone cualquier cosa de ascender con sus 2506m de altitud y 1000m de desnivel; algo que no representa una ascensión fácil (¡esperaros a las agujetas del día siguiente!), aunque para mí lo más complicado fue la bajada, al temer resbalar en todo momento por su tartera (¡y eso que fuimos por la pequeña y no por la grande!).

Aún así, ¡no es para nada imposible! Así, pues, ¿nos animamos a subirlo?   ;)

¡Siempre he dicho que para ser un buen catalán se tiene que subir al Pedraforca! ¡Y eso es precisamente lo que hice hace un par de semanas!

En nuestro caso, lo hicimos desde Gòsol, localidad conocida por la estancia que Picasso llevó a cabo en ella, desde donde salimos pero también a donde llegamos, es decir, que realizamos la ascensión y el descenso por el mismo camino para, así, coger la tartera del lado sur en vez de la del norte (actualmente se encuentra casi desaparecida) y, por lo tanto, tomar un camino algo menos complicado.

 

La señalización se encuentra presente en todo momento, así que no habrá pérdida.

 

Tras una zona de ascensión bajo bosque, se inicia la zona conocida como la tartera (tal y como he dicho, la más fácil localizada en el lado sur). Un paisaje abrupto y una ascensión potente, de esas que desde lejos parecen imposibles de llevar a cabo, pero que, sin embargo, veréis como poco a poco se va consiguiendo y, es más, os sentiréis orgullosos de ello.

 

Una vez llegada a la enforcadura, tendréis que elegir cuál de los dos pollegons subir para hacer cima. Nosotros elegimos el superior, no sólo para llegar a lo más alto (¡que también!), sino porque el inferior tenía algún que otro momento de cierto peligro que decidimos evitar.

labcnquemegusta-pedraforca20

 

Y, tras ascender el pollegó superior y divisar frente nuestro el Calderer… ¡Hicimos cima! ¡La cima del Pedraforca! ¡De esa montaña tan querida por los catalanes y catalanas!

 

La bajada, tal y como os he comentado, la llevamos a cabo por el mismo camino. Antes, sin embargo, en la enforcadura por ejemplo, podéis comer el almuerzo para retomar fuerzas.

¡Importante! ¡Tomaros la bajada con calma pues es bastante resvaladiza! ¡Nosotros tardamos bastante más de bajada que de subida!

labcnquemegusta-pedraforca14

 

¿Y La noche?

¡El Hostal Pedraforca fue la mejor elección! Un pequeño rincón lleno de encanto, con unas vistas estupendas (¡el baño en su piscina, con vistas al Pedraforca y las últimas horas de luz de la tarde, es una maravilla después de la caminata!), un restaurante de comida casera y un trato familiar y cercano que nos encantó a todos.

Todo ello, incluyendo la media pensión y el desayuno, por unos 50eurs la noche.

 

¿Y al día siguiente?

¿Qué tal un paseo por el nacimiento del río Bastareny? ¡Incluso os podréis hacer un bañito en alguna de sus pozas!  ;)

Para ello, nos dirigiremos hacia Gisclareny, a unos 6kms de Bagà. Una vez ahí, podéis aparcar el coche en el centro Aula Natura e iniciar el paseo. Primero, os recomiendo dirigiros hacia el Bullidor de la Llet y el Camí dels Empedrats, ambos señalizados en todo momento.El primer caso, se trata de unos orificios en la roca por los cuales mana el agua y que seguro que os deja bastante sorprendidos. El segundo, un camino, como indica su nombre, entre piedras, dado que se encuentra en el desfiladero de uno de los afluentes del río Bastareny.

¡Un paseo muy agradable y refrescante, ideal para el día siguiente de la gran excursión del fin de semana!

 

Regresad por el mismo camino que vinisteis, cuando decidáis volver sin prisas, pues, desde el mismo lugar que dejasteis el coche, a partir de una pista de montaña, podréis llegar al nacimiento del río Bastareny. Un lugar ideal para comer y, tras haber descansado, volver al coche para coger rumbo a Barcelona. Antes, sin embargo, de la misma manera que hicimos en la excursión de la Gallina Pelada, podéis pararos en el pequeño pueblo medieval de Bagà… ¡una delicia!

 

En definitiva, una excursión de esas que, a pesar de las dificultades que pueda suponer y de las agujetas del día siguiente… ¡se tiene que hacer! ¡Disfrutándola y saboreándola al máximo! ¿Os animáis?   ;)

2 comments

  • Daniel Soler i Soler  

    M’encanta el PEDRAFORCA la millor muntanya del món.

    • La Bcn Que Me Gusta  

      Siiii!!! :)

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.