Taller Masriera

Paseando por la calle Bailén, entre las calles Diputació y Consell de Cent, seguro que más de uno de vosotros se ha visto sorprendido por el que sería la copia del Templo de Augusto del antiguo foro romano de Barcino, cuyos restos podemos todavía encontrar en la calle Paradís (para verlo clickar aquí).
Sin embargo, se trata de una edificación del s. XIX, concretamente del 1884, proyectada por el arquitecto Josep Vilaseca y Casanova, que albergó el taller de los hermanos joyeros Masriera (si os fijáis, podréis observar las iniciales de sus nombres en las dos estrellas de la puerta que da acceso al templo).

Que estos joyeros decidiesen instalarse en la calle Bailén para elaborar sus reconocidas joyas modernistas no es una simple coincidencia ya que, precisamente, esta calle fue el lugar destinado durante el s.XIX a los grandes talleres y artesanos de la ciudad, dada la proximidad y a la vez suficiente distancia del centro. De esta manera, en la esquina de la misma calle Bailén con Diputació, en lo que actualmente es el Col·legi del Sagrat Cor, se ubicaba un gran taller que englobaba distintos oficios de artesanos, y, del mismo modo, en la esquina con Gran Via de les Corts Catalanes, encontramos otra edificación de características similares.
Posteriormente, pasó a ser un teatro y, actualmente, la residencia de una congregación de religiosas femenina, encargada de mantenerlo y de conseguir, de esta manera, que todavía siga en pie. A pesar de ello, este templo se caracteriza por su aspecto abandonado y nostálgico, lo que le añade un encanto especial y realmente atrayente.
De la misma manera que el templo romano clásico, en su fachada podemos observar las seis columnas corintias que sostienen su frontón triangular. Además, cabe destacar las figuras de los dos grifos, animales mitológicos caracterizados por ser mitad águilas, mitad leones (podéis encontrar más información clickando aquí), que podemos encontrar en su parte superior.
Os recomiendo que leáis también el artículo publicado en El País que podéis encontrar clickando aquí, para profundizar con este ejemplo tan carismático de la ciudad.
Para finalizar, sólo decir que se trata de una edificación sorprendente y curiosa de encontrar en Barcelona, lo que provoca que, a pesar de que ya la conozcamos, nos paremos a observarla cada vez que pasamos ante ella.

4 comments

  • Neus  

    En ocasiones veo masones… mmmm, la estrella tiene pinta.
    Un saludo!

    • Alba  

      Es que diría que lo eran, no??? Aunque te lo estoy diciendo muy de memoria, así que no te fíes mucho…

    • Alba  

      ¡Muchas gracias por la información!
      ¡La entrada a la que nos remites es realmente interesante! :D

      Tema fotos, me han salido un poco sobreexpuestas (están hechas desde el móvil…) pero gracias de todas maneras!

      Un saludo!!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.