The Phillips Collection en el Caixa Fòrum

labcnquemegusta-impressionistesimoderns18

 

¡Nueva exposición! ¡Además de las grandes!

No sólo por lo que podemos encontrar en su interior (¿desde cuándo Barcelona ha tenido Kansdisky’s, Ingres, Pollock’s, Gauguin’s, Cézanne’s, Rothko’s… todos recogidos en un mismo espacio?) sino también por lo que representa. Y es que, si bien es cierto que se trata de obras de estos artistas de segundo y tercer nivel, nunca habíamos podido tenerlos antes a todos recogidos bajo un mismo techo y, lo que es aún más interesante, bajo un mismo hilo conductor que permite que esta exposición tenga una función didáctica de lo más interesante.

De este modo, alguien, aún y no tener una formación en Historia del Arte, puede entender e incluso aprender, a partir de esta exposición, su evolución desde los estilos más académicos y clasicistas al impresionista, vanguardista (con todos sus distintos ismos) y rupturista, comprendiendo cada uno de los pasos que se dieron en ella y esa creación del sistema y mercado artísticos que nos han llevado al arte actual, para nada ya vinculado con una Academia madre y valorado única y exclusivamente por criterios exquisitamente artísticos y aquello que representa, la expresión a partir de la mano del artista.

Pero todo ello a partir también de algo muy especial, la música, y es que esta exposición también apuesta por la intervención del espectador y de un tercer grupo de personas, expertas en música, que han creado una nueva perspectiva a la hora de visitar una exposición y entender el arte expuesto en ella.

labcnquemegusta-impressionistesimoderns02

 

Así pues… ¿La exposición?

Bajo el nombre “Impressionistes i Moderns”, pues al fin y al cabo estos dos últimos siglos de arte se podrían resumir bajo los conceptos de impresionismo y modernidad como grandes rupturistas del clasicismo y academicismo anterior, hasta el 19 de junio y ubicándose dentro de las 8 exposiciones con más expectativas del  Caixa Fòrum, lugar en el cual se encuentra, la muestra que hoy os presento engloba obras de reconocidos artistas desde el 1800 al 1970 aproximadamente.

Pero,  tal y como hemos dicho… ¡no sólo eso, pues hay algo más que la hace realmente especial y que creo que aún no se había llevado a cabo en Barcelona! ¿Qué tal si maridamos cada uno de los cuadros expuestos con piezas musicales escogidas por personajes relacionados con el mundo de la música?

Así, pues, una experimentación con arte y música es lo que podemos encontrar también en esta exposición en la que 5 expertos han podido combinar dos cuadros de la exposición cada uno de ellos con obras musicales ideales para escuchar durante su contemplación o una vez en casa.

¿Entre las piezas escogidas? Temas muy diversos pues podemos encontrar desde música clásica a electrónica o, incluso, bandas sonoras de películas como la de “Frankenstein”.

De este modo, por ejemplo, “La pequeña bañista” de Ingres, escogida por Antonia Folguera, conjugó perfectamente con la pieza musical de “Honey Drips” del chileno Flaco, dentro del mundo del Hip Hop. Algo muy orgánico que nos lleva a espacios abiertos e íntimos y que toma especial relevancia teniendo en cuenta que la fuente de inspiración de esta experta en música a la hora de escoger su canción fue imaginarse el más allá de la pequeña bañista, es decir, todo el movimiento del mundo que hay mucho más allá de donde se encuentra ella.

Y… por ejemplo… ¿A qué debe de sonar “La habitación azul” de Picasso? ¿O las bailarinas de Degas? Desde esta perspectiva, se disfruta de una manera diferente el arte, aparte de que nos permite entrar plenamente en él e involucrarnos en lo que vemos, ¿no os parece?

Tenéis toda la selección, tanto si la queréis escuchar in situ en la exposición como en casa, en el siguiente link: impressionistesimoderns.caixaforum.com

labcnquemegusta-impressionistesimoderns27

 

Si lo hacéis una vez en la exposición, sólo tendréis que buscar los pequeños símbolos que indican qué obras tienen su correspondiente pieza musical combinada. Un servicio de wifi gratuito os facilitará la experiencia.

labcnquemegusta-impressionistesimoderns08

 

¿La colección? 

Procedente, como indica su nombre, de la Colección de Ducan Phillips, un crítico de arte con gran perspectiva (su mujer, Marjorie, artista impresionista americana y, por tanto, también muy relacionada con el mundo del arte, también fue una gran influencia muy presente en su bagaje cultural) que, a pesar de que siempre hubo algún que otro artista o estilo con el que no acabó de conjugar, como podría ser el caso de Picasso (contrariamente a Pollock, quien siempre fue su íntimo amigo), tuvo suficiente vista como para ver qué obras tendrían o no un papel destacable dentro de la Historia del Arte.

De este modo, supo elegir correctamente, en su época y sin la perspectiva que tenemos actualmente, las mejores obras (o al menos las más representativas) para crear su pequeño Museo del Prado, un museo íntimo donde se uniesen la belleza y la creación dado que también se encargó de fomentar que estos artistas, con los que tuvo un contacto muy directo, tuviesen su propio lugar de trabajo y promoción, aportando sus conocimientos a la creación de un centro de producción y experimentación.

 

¿Cómo se encuentra organizada esta colección?

Como si de un distribuidor se tratase y al más puro estilo de “Alicia en el País de las Maravillas”, podremos escoger qué arte queremos visitar. De este modo, además de un recorrido cronológico lineal que nos permita conocer la evolución del arte, podremos elegir mover los periodos del tiempo y viajar hacia una dirección u otra en función de nuestras inquietudes e intereses.

labcnquemegusta-impressionistesimoderns21

 

Dado que iba con una visita guiada (podéis consultar todos los horarios de visitas comentadas clickando aquí), nuestro recorrido fue cronológico, empezando por artistas tan reconocidos como Ingres o Courbet, Corot o Constable, Sisley o Puvis de Chavannes… Realismo y un arte bastante académico pero en el que podemos observar cómo ya se empieza a romper progresivamente con todo aquello que estipulaba la Academia, realizando composiciones algo innovadoras y, especialmente, paisajes, ese género que había sido tan menospreciado durante toda la Historia del Arte.

La gran pieza del conjunto, o al menos la que yo deseaba ver, especialmente teniendo en cuenta mi recién visita a la exposición de Ingres en el Museo del Prado de Madrid, fue “La pequeña bañista”, una obra de dimensiones bastante reducidas pero que, sin embargo, es capaz de cautivar, con su magia y sensualidad, a cualquiera.

labcnquemegusta-impressionistesimoderns05

 

La primera sala, pues, podríamos decir que es clásica y tradicional, pero también podemos observar en ella una época en la que, mientras algunos deseaban evadirse a través de sus obras, otros criticaron duramente la sociedad en la que vivían, un primer paso para este proceso de evolución y ruptura que comentábamos al inicio de esta entrada.

Así, pues, en esta primera etapa, observamos cómo, poco a poco, las pinceladas se van volviendo más sueltas, el paisaje adquiere más importancia y, sobre todo, las impresiones que tenemos en él se van transformando a lo que conoceremos como Impresionismo, la siguiente sala de la exposición.

 

El Impresionismo, como muchos ya deberéis de saber u otros incluso apreciar en la exposición que tuvo lugar recientemente en la Fundación Mapfre, se caracteriza por esa primera gran ruptura con la Academia, no sólo a partir de la realización de paisajes como género propio sino, especialmente, como indica su nombre, a partir de las composiciones cuyo principal objetivo es plasmar las impresiones que tenemos en ellos. De ahí que la luz adquiera tanto protagonismo como elemento compositivo primordial, contrariamente al uso de la perspectiva que se había llevado a cabo habitualmente.

El color contra la línea, a partir de series de cuadros que permiten reflejar los distintos momentos del día en un mismo lugar, así como también del concepto de plein-air, al aire libre y con caballete, a la hora de trabajar.

Progresivamente, el centro del arte se trasladará a París, de ahí que la siguiente sala reciba el nombre de “Viaje a París”, en la cual podremos encontrar a Van Gogh, Picasso, Degas, Utrillo, Dufy, Juan Gris… ¡hasta a una joven Berthe Morisot, la gran mujer artista del s.XIX, pero también desconocida, a pesar de que se encontrase entre los grandes círculos de impresionistas!

Como curiosidad, decir que en la Colección Phillips encontramos un total de más de 50 obras de los grandes ismos que tuvieron lugar en París, sin embargo, sólo 3 son de Picasso, esas tres que representan más su obra y trabajo. Según parece, tal y como también os he comentado en unas líneas anteriores, a Duncan Phillips no le agradaba mucho el arte de Picasso. No obstante a ello, en su colección podemos encontrar tres obras picassianas que realmente ejemplifican las tres etapas más importantes de su arte y, por tanto, lo antes comentado sobre la función pedagógica de la colección. Esas tres obras las podéis encontrar también en la exposición “Impressionistes i Moderns”.

 

Pero, sin lugar a dudas y sin menospreciar el resto de piezas, en esta etapa la obra de Degas, especialmente por sus tonalidades tan vivas, muy diferentes a lo que nos tiene acostumbrados, fue la pieza más esperada de nuestra visita.

labcnquemegusta-impressionistesimoderns13

 

Las siguientes salas empiezan a ser menos dulces y a mostrar una terrible y a la vez encantadora fuerza. Del Cubismo de Picasso y Juan Gris, poco a poco, vamos entrando al Expresionismo, del mismo modo que, a medida que nos adentramos en la Europa de Posguerra, también observamos cómo ese centro del arte con sede en París, a causa especialmente de los exilios provocados por la II Guerra Mundial, va pasando a los Estados Unidos. América se siente en las mismas condiciones que esa Europa que cada vez tiene menos fuerza a nivel artístico y es por ello que todo empezará a tener como escenario Nueva York.

Nos ubicamos en la modernidad con artistas como Kokoschka, Kandinski, O’Keeffe, Dove, Vieira da Silva, Nicolas de Stael, Morris Louis, Gottlieb, Pollock o Rothko. El arte por el arte, sin tener que precisar de nada de lo anterior para legitimarse, sólo la mano del artista como herramienta de expresión tras esa crisis dramática por la cual pasó el sistema del arte del momento. Se quería expresar pero no se tenía un lenguaje figurativo para ello, de ahí que, con obras de gran formato, lo que prevalga sea el gesto del artista en sí mismo, convirtiendo la tela en un lugar de expresión. En definitiva, un proceso largo, que ha requerido de mucho tiempo para llegar a él pero que, sin embargo, tras todo ese trabajo realizado a finales del s.XIX – inicios del s.XX, en los años 50 y 60 ha culminado en su punto clave y álgido. El arte actual no hubiese sido posible sin el anterior y eso es algo también que podemos apreciar muy bien en esta exposición.

Si os fijáis, casi ninguna de las obras tiene título, precisamente debido a este motivo, al hecho de que lo que realmente importe no sea el resultado obtenido. Sólo un cuadro en esta última sala se encuentra titulado, “Fuga”, pero no por lo que se pretendía obtener sino por el resultado final que acabó recordando al autor, por mera casualidad, dicha pieza musical.

Como curiosidad, decir que ni el Kandinsky ni el Pollock que veréis en esta exposición corresponden a las típicas imágenes que relacionamos con ambos artistas. No obstante, precisamente por ello, por tratarse de obras de su trabajo intermedio antes de llegar a su punto culminante, personalmente opino que deberían recibir un mayor interés durante nuestra visita.

Por otro lado, decir que, del mismo modo que con el ejemplo de Picasso, comentado en unas líneas anteriores, pero en este caso a la inversa, la Colección Phillips dispone de una gran colección de Rothko’s. De hecho, Duncan Phillips incluso creó la Sala Rothko para albergar todas las obras de dicha colección. Esto se debe a que este artista fuese un gran amigo de Duncan Phillips, de la misma manera que ocurrió también con Kokoschka.

 

Finalmente, dado que se trataba de una visita a la exposición sólo para blogueros… ¡no podría falta la fotografía de grupo!

labcnquemegusta-impressionistesimoderns26

 

Como conclusión, sólo decir que, a pesar de que Barcelona aún no llegue al nivel de muchas capitales europeas en cuanto a arte se refiere, poco a poco parece que vamos consiguiendo avanzar en este camino y ampliar el número de grandes exposiciones y proyectos artísticos que albergamos en nuestra ciudad e “Impressionistes i Moderns” en el Caixa Fòrum sería prueba de este afán por conseguir que Barcelona también sea un lugar de referencia en este ámbito.

En definitiva, una exposición que recomiendo gratamente, no por las obras en sí mismas, todas ellas de grandes artistas pero, lógicamente, no de primer nivel, sino por todo lo que representa, esa selección pedagógica que llevó a cabo Duncan Phillips y que nos permite, actualmente, conocer no sólo el arte de los dos últimos siglos, sino también la gran evolución que realizó en cada uno de sus periodos para romper con la Academia y ser completamente autónomo y arte en sí mismo, valorado única y exclusivamente por sus recursos y medios de expresión.

Sólo por eso, ya merece la pena visitarla y conocer todas esas obras secundarias pero igual de bellas e interesantes que Duncan Phillips seleccionó bajo este criterio pedagógico y que, gracias a ello, podemos disfrutar en nuestra querida Barcelona.

Finalmente, sólo decir que la exposición también dispone de un ciclo de conferencias de lo más interesantes con información complementaria a toda la que podemos encontrar en “Impressionistes i Moderns”. Sin embargo, consultad disponibilidad pues las plazas se han ido agotando rápidamente.

 

Para más información:

obrasocial.lacaixa.es/nuestroscentros/caixaforumbarcelona/impresionistasymodernos_ca.html 

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.