¿Un escudo del Barça en Santa María del Mar?

 

Barcelona también oculta secretos de lo más curiosos…

Así que, esta vez… ¿nos desplazamos al barrio del Born? ¿Qué tal descubrir algunos de los secretos de una de las iglesias más bellas de Barcelona?

Se trata de Santa María del Mar, de la iglesia gótica considerada más pura, en cuanto a estilo de refiere, de Catalunya. Una iglesia del pueblo para el pueblo, a diferencia de sus iglesias contemporáneas, como podría ser la Catedral de Barcelona, las cuales fueron financiadas por la misma nobleza para su uso y disfrute. Por lo tanto, una iglesia preparada para ello con su mágico escenario, construido a partir de sus columnas octogonales abiertas en forma de flor en el techo y la luz especial y casi mística de su interior. Algo realmente magnífico, capaz de transportarnos a otra época llena de sentimientos, sudor y lágrimas que todavía se respiran en su ambiente. Y es que Santa María del Mar fue construida a partir del esfuerzo de su pueblo, de todos aquellos vecinos que vivían en sus alrededores y que necesitaban protección de su patrona.

Parte de este sacrificio, lo encontramos en la primera curiosidad que esconden, entre muchos otros rincones de la Basílica, sus vidrieras. Tras la Guerra Civil Española, a raíz de los destrozos llevados a cabo por los anarquistas, Santa María del Mar quedó sin vidrieras. Es por ello que todas las que podemos encontrar actualmente son nuevas, de los años 60 y 70.

Una de ellas, las más nueva de todas, por ejemplo, es la que se realizó en conmemoración a las Olimpiadas del 1992. La encontraréis en el lateral de la izquierda, mirando el altar, de la iglesia.

Otra hace referencia a los “bastaixos”, a ese pueblo que comentábamos en unas líneas anteriores, a los habitantes del barrio de la Ribera que transportaban, cada día, desde la cantera de Montjuïc, piedras hasta Santa María del Mar. Dado que su labor fue imprescindible para su construcción, encontramos en varios lugares de la iglesia la representación de esta figura. En las escaleras del altar, en la puerta principal… y en una de esas vidrieras de nueva creación.

¡Pista! ¡Se encuentra, mirando el altar, en el lado de la izquierda!  ;)

Otra vidriera destacable es la de Felipe V, especialmente por la controversia que toda ella implica y teniendo en cuenta que se construyó en época todavía franquista. ¿Qué significará Felipe V colocado justo enfrente del Fossar de les Moreres? ¿Una manera objetiva de crear debate entre las dos posiciones de lo que significó la Guerra de Sucesión para Catalunya? ¿O una mofa de ello? Sea lo que sea, es algo que está ahí y que nos llama la atención cada vez que entramos en Santa Maria del Mar.

¡Pista! ¡La podéis encontrar muy cerquita del órgano!  ;)

Pero, sin lugar a dudas, la vidriera que más nos sorprende a todos es la del escudo del Barça. ¿Qué hace el escudo del Barça en Santa Maria del Mar?

Pues… ¡la respuesta es sencilla! Continuar con esa misma tradición de ser una iglesia construida por la misma población barcelonesa que comentábamos en el inicio de esta entrada.

De la misma manera que en la mayor parte de las iglesias y edificaciones encontramos los escudos de los gremios de profesionales o de esos nobles que tuvieron algo a ver con su creación o restauración de una construcción, en Santa María del Mar también se da este hecho, a pesar de que pueda parecer extraño, dado que la restauración de las vidrieras de Santa María del Mar se llevaron a cabo a mediados del siglo pasado.

El Fútbol Club Barcelona fue el encargado de financiar parte de estas vidrieras, de la misma manera que también lo hizo el Gremio de Productores de Bacalao (¡tenéis un bacalao que lo testimonia y que también podéis buscar en una de las vidrieras que queda justo encima de la tienda de detrás del altar!  ;) ).

¿Su restaurador? Pere Cànovas, quién se encargó de elaborar ocho paños, de entre los cuales se encuentra el escudo de su inversor. Dicha vidriera tiene un vitral gemelo en el Museo del Barça.

¿Su precio? 100.000 pesetas de la época

¡Pista! ¡Se encuentra, detrás del altar, en el lado de la izquierda!

 

En definitiva… ¡hoy os propongo un juego! Entrar a Santa María del Mar y buscar estas vidrieras para, así, no sólo volver a un lugar lleno de magia que seguro que es transporta a otra dimensión, sino también conocer este patrimonio desde una perspectiva distinta y, sobre todo, divertida.

¿Os animáis a buscarlas todas?   :)

One comment

  • Don Pepe Pipo  

    M ha agradaaat mooolt!!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.