¡Una oportunidad única en la Basílica Santa Maria del Pi!

Porque hay oportunidades únicas, de esas que cuando se te presentan las tienes que coger sí o sí; experiencias que se convierten en algo inolvidable y que, además, tienen lugar en nuestra querida Barcelona.
Éste es precisamente el caso que os presento en esta entrada pues, desde hace muy poco tiempo, un lugar en el que experimentar magia pura, revivir la historia de la ciudad y contemplar unas vistas de Barcelona desde una perspectiva muy distinta ha abierto sus puertas.
Se trata de la Basílica de Santa Maria del Pi, una de las cuatro grandes iglesias góticas de Barcelona, junto con St. Just i Pastor, la Catedral de Santa Eulàlia y Sta. Maria del Mar, en la que, no sólo para concocerla, sino también para poder sufragar la restauración de su cubierta, se están llavando a cabo visitas guiadas y experiencias sensoriales realmente interesantes.
Yo tuve la oportunidad de asistir a dos de dichas actividades: a la visita guiada diurna y a uno de sus conciertos de música oriental con el grupo Eastern Chamber.

¡Una experiencia francamente maravillosa, de esas que recordar! ¡Y no lo digo por decir! Pues… ¡La visita guiada incluía algo realmente fascinante!

¡Subir al campanario, normalmente cerrado al público!
Subir los 4 niveles, con sus 260 peldaños, del que fue más que un simple campanario, pues se trata de la torre más alta de la Barcelona medieval, una torre que, además, con Pere III,se convirtió en una torre militar, de ahí que sea tan gruesa y estable.

Y, no sólo eso, sino que también pudimos, en persona… ¡hacer sonar sus campanas!

Concretamente, a Antonia, la más grande, la que se encargaba de avisar de los grandes acontecimientos y, también, de las grandes guerras. Según parece… ¡estuvo toda la noche tocando durante la noche de ese 11 de septiembre del 1714!

Y… ¿La más pequeña de ellas? ¡La entrañable Esquirol!

Un campanario que, además, está lleno de historias y leyendas. ¡Como la de su maestro de obras que intentó evadir al demonio y que, en el s. XIX, llamó la atención de todos los barceloneses y barcelonesas, provocando grandes colas para visitar el rastro de su ira!
(¡no os la explico! ¡os dejo con la intriga para no chafaros la visita!)
¡Empezamos a subir!
¿En el penúltimo de sus cuatro niveles? ¡Las campanas y los restos de la vida que llevaban en él sus 3 campaneros! ¡Aún podemos observar sus nombres grabados en la piedra y los distintos juegos para entretenerse cuando no era el momento de hacer tocar las campanas!
Y… ¿En el último nivel? ¡Barcelona! ¡Unas vistas sobre todo el Barrio Gótico realmente fascinantes!
¿Jugamos a identificar cada uno de sus iconos más destacables?
Además, también podremos leer los nombres de todos aquellos que colaboraron en la restauración del campanario.
Después de la gran experiencia…
¡Bajamos para observar una gran maravilla! ¡El rosetón más grande Catalunya!
Sin embargo, destacar que, de la misma manera que ocurrió con otras iglesias, durante la Guerra Civil, al ser saqueada la iglesia y quemado su órgano (a los anarquistas les gustaba el sonido fantasmagórico del fuego dentro de sus tubos), dicho rosetón fue completamente destruido. Años más tarde, a partir de un exhaustivo trabajo, Jujol, discípulo de Gaudí, lo restauró tal y como era en sus orígenes.

Por otro lado, destacar también que se trata de visitas guiadas muy personales, llevadas a cabo, en mi caso, por Montse, una chica que, desde niña, ha tenido la oportunidad de recorrer cada uno de los rincones y pasillos de Santa Maria del Pi, lo que le da todavía un punto más cercano a todas ellas.

Visitas tan acogedoras que, incluso… ¡tuvimos la oportunidad de visitar el patio del rector!

Y… Por la noche… Tras darnos un paseo por el Barri Gòtic y degustar los productos artesanales de la feria localizada en sus puertas…

¡Eastern Chamber!

¡Música oriental que, en un entorno realmente mágico, hizo trasladarnos hacia Israel y el Próximo Oriente sin movernos de Barcelona!


En definitiva, una experiencia mágica y realmente interesante que nos ayuda a adentrarnos en otra Barcelona, en esa más histórica pero también actual, la que de cuyas piedras se respira el pasado pero también el presente.

¡Gracias! ¡Muchas gracias por darme esta oportunidad!  :)

Finalmente, comentaros que, aparte de las visitas guiadas diurnas y de los conciertos, Santa Maria del Pi, a partir de la empresa Ad Sentia, también ofrece visitas nocturnas y visitas sensoriales con música en vivo y proyecciones que también prometen.

Para más información:
www.adsentiabarcelona.com
basilicadelpi.com

2 comments

    • Alba  

      La verdad es que es toda una experiencia! Y los niños también se lo pueden pasar en grande subiendo a la Torre!!! ;)

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.