Vic

En esta ocasión, la salida desde Barcelona que os propongo es hacia el corazón de Catalunya y capital de Osona, Vic, a la cual podréis llegar fácilmente mediante tren (R3) con tan sólo 1h y 15 min de recorrido.
Se trata de una ciudad tranquila pero donde podemos encontrar las entrañas de nuestro país. En ella, no sólo podréis gozar de una interesante gastronomía, completamente catalana, y de una arquitectura de lo más interesante, así como también vivir cada uno de los pasajes de la historia catalana, a lo que a la época medieval y de los condados catalanes se refiere, sino también conocer de primera mano el que es considerado el carácter, lenguaje y maneras de hacer más representativos de todo el conjunto catalán.
Un encanto especial, gracias a los dos ríos que traviesan la ciudad, el Gurri y el Mèder, os envolverá en cada uno de vuestros pasos por la ciudad.

Un paseo por el río Gurri

Vic, a pesar de ser una gran ciudad, también se caracteriza por su entorno rural y natural, en especial, teniendo en cuenta que, por ella, pasan, tal y como ya hemos comentado, dos ríos: el Mèder y el Gurri (une Vic con Santa Eugènia de Berga por el sur y con el Camí de Sant Jaume y la Ruta de l’Abad Oliva por el norte).
El itinerario que recomiendo, por su facilidad (llano y de tan sólo 5,1km de recorrido) y por ser perfectamente asequible tanto andando como en bicicleta, es el que se inicia en el Parc de Xavier Roca y el que, pasando por el meandro natural del río Gurri y por el Pont de Ferro (construido por la Maquinista Terrestre i Marítima de Barcelona, finaliza en el Pont de Bruguer (s.XIV), reconocido como monumento histórico-artístico nacional.

Es recomendable, además, realizar la vuelta por el lado opuesto del río ya que, no sólo podréis acercaros más a él e, incluso, hacer una pequeña parada para refrescaros los pies, sino que también podréis desviaros un poco del camino hasta llegar a la Roureda del Cantarell, un lugar muy popular entre la población de Vic con robles que llegan incluso más allá de los 300 años.
También podéis hacer esta ruta en bicicleta y enlazarla con la Ruta del Ter. La Bcn Que Me Gusta también la hizo y la publicamos en el blog. Sólo tenéis que clickar aquí para más información.

Una tienda
No podéis marchar de Vic sin probar su llonganissa. Así que… ¿qué mejor que comprarla en una tienda familiar donde, además, la calidad es exquisita?
De esta manera, os recomiendo Cal Ramon, en la Plaça del Pes, 5

Un restaurante

En una pequeña calle de Vic, en el mismo centro histórico pero lejos del barullo de las calles principales, encontraréis Basset, un restaurante situado en la c/ Sant Sadurní, 4, donde comer es más que el simple acto de masticar y alimentarse, gracias al hecho de combinar la comida catalana tradicional con la innovación y la originalidad.

Un día

Si aprovecháis para ir a Vic un martes o un sábado, podréis disfrutar de su mercado semanal localizado, como indica su nombre, en el Mercadal (Plaça Major).
Además, el primer domingo de mes, en el Pg. de la Generalitat, se instala el Mercat dels Sentits, una visita también recomendable de realizar.



Una ruta por la ciudad

Tal y como hemos comentado, Vic tiene un importante pasado histórico. Así, pues, no os podéis perder realizar un paseo por sus magníficas calles, saborear su encanto y conocer cada uno de esos iconos importantes que tanto la caracterizan.


Farinera de Vic: obra d’Enric Sagnier

El Mercadal: Plaça Major de Vic caracterizada por sus arcadas y gran explanada en su centro en la que, como ya hemos indicado, se realiza el mercado semanal de los martes y sábados.
En ella, podemos encontrar interesantes edificaciones como podrían ser la Casa Comella, la Casa Costa y la Casa Cortina (las tres modernistas), la Casa Tolosa (barroca), la Casa Moixó (renacentista y barroca) o la Casa Beuló (gótica y barroca).




La Llotja: actual ayuntamiento de Vic.

Casa de la Cortada: actual oficina de turismo.


Casa Natal de St. Miquel dels Sants (1591): patrón de la ciudad.


Església de Sant Just (s.XV): antiguo seminario de Vic en el que estudiaron personajes tan ilustres como Jaume de Balmes, Sant Antoni Maria Claret o Jacint Verdaguer.

Casa Galadies (1588)

Hospital de la Santa Creu (1348): localizado en la Rambla de Sant Domènec, es decir, de la misma manera que sucede con el resto de calles llamadas Ramblas, en una de las calles que rodean el barrio antiguo dado que se trataba del trazado de la antigua muralla.
En algunos tramos, todavía podemos apreciar restos de ella.

Església i Convent de Sant Domènec

Convent de la Mercè (1929)

Casa Bayès (s.XV – XVI): antigua universidad literaria que impartió enseñanza superior entre los años comprendido entre el 1599 y el 1717.

Casa Anita Colomer:

Catedral de Vic:

Cabe destacar también que se trata de la única catedral con claustro de Catalunya que da al exterior:

Palau Episcopal (s.XII): merece la pena entrar a su patio interior.


Casa Ricart: una de las casas modernistas más representativas de Vic y que, a pesar de ello, se encuentra en un estado de bastante abandono.


Pont de Queralt (s.XI): uno de los antiguos portales de la muralla. El antiguo camino hacia Barcelona, el cual a su vez seguía el trazado de la vía romana) pasaba por él.
En mi opinión, se trata de uno de los rincones más bellos y carismáticos de la ciudad.



L’Albergueria:  punto de recogida de peregrinos y viajeros que hacían noche en Vic. Se trata de una edificación románica llena de encanto.


Església dels Dolors

Museu Episcopal

Església de la Pietat (1614)

Temple romà, restes del Castell dels Montcada (s.XI) i Casa Masferrer (finales s.XIX): se trata de un conjunto realmente interesantes y encantador de ver dada la armonía que se crea entre las tres edificaciones en un mismo espacio.
Antiguamente, se encontraba en este mismo espacio la prisión de Vic, la sede de la Curia Real y, posteriormente, un granero.


Plaça Don Miquel de Clariana: en ella, aparte de un rincón tranquilo y agradable, encontramos el Palau Bojons (s.XVII), lugar en el que murió Jaume de Balmes.

Muralles de Pere III (s.XIV)


Església i Convent de Santa Teresa


Casa Parrella (s.XVIII)


Capella de la Pietat


Restes de Sant Sadurní (s.XI): antigua capilla adosada a capilla de la Pietat.


Casa Ramon Sala i Saçala (s.XV): masía de un antiguo “veguer” de la ciudad, famoso por su lucha contra los franceses a finales del s.XVII.

Convent de les Sagramentàries (1886)

Església de Sant Felip (s.XVIII)

Encontraréis todos estos puntos de interés localizados en el mapa virtual de la página oficial de Turisme de Vic: www.victurisme.cat
Oficina de Turisme de Vic: c/ de la Ciutat, 4
Un lugar que os dejará sin palabras
Fuera del barrio histórico, entre las calles Andreu Febrer y Verdaguer, a la altura del Passeig de la Generalitat y justo al lado del Col·legi del Sagrat Cor de Vic, se encuentra un pequeño descampado utilizado actualmente como aparcamiento público pero que, sin embargo, esconde un hecho reciente y escalofriante.
Se trata del lugar en el que, hace apenas más de 20 años, se encontraba la casa caserna de la Guardia Civil, motivo por el cual fue objetivo de uno de los atentados más impactantes en territorio catalán de la organización ETA.

Desde Vic, os podéis acercar a un sinfín de lugares pues Osona se trata de una comarca rica tanto a nivel cultural como natural.
En otra entrada de La Bcn Que Me Gusta, encontraréis más información sobre un plan alternativo para hacer desde Vic, concretamente, por el entorno natural de Sant Pere de Casserres y la gastronomía del conocido restaurante Fussimanya, clickando aquí.
¿Qué os parece?
¿Os animáis a ir al corazón de Catalunya?

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.