¡Visita a la Domus Avinyó!

labcnquemegusta-domusavinyo01

 

Tantos años viviendo en Barcelona y, aún así, no deja nunca de sorprendernos…

Hacía tiempo que tenía pendiente una visita a la Domus Avinyó, como indica su nombre, una domus romana localizada en la calle Avinyó pero… ¿quién se iba a imaginar que en su interior se conservan las que se consideran las pinturas murales romanas más importantes de la Península Ibérica (Bílbilis y Alcalá podrían ser de menor importancia), incluso de mayor calidad que la del caballero encontrado cerca del Arxiu Contemporani ya hace un tiempo y del mismo carácter e importancia que, por ejemplo, las pompeyanas?

Hoy, pues, viajamos en el tiempo y lo hacemos muchos años atrás… ¿Qué tal si nos ubicamos en la Barcino romana (la vimos ya en una ocasión en nuestra visita al Museu d’Història de la Ciutat, tal y como podéis ver en esta entrada de La Bcn Que Me Gusta) e intentamos revivir lo que se gestaba en ella?

Para ello, hoy os propongo visitar la que fue la casa de una familia bienestante de esa Barcelona, aún colonia romana, de nueva planta y fundada por el emperador Augusto, de pequeñas dimensiones pero tan repleta de actividad. Una casa restaurada por el mismo equipo interdisciplinar que se encargó de la explanada del Born y del Museo de la Paz de Gernika y que, dentro del Servei d’Arqueologia de l’Ajuntament de Barcelona, se da a conocer, no sólo con una presentación expositiva adecuada, a pesar de que no se haya museízado, sino también a partir de esas nuevas herramientas tecnológicas de lo más interesantes y que nos ayudan a entender mejor el pasado, el Pla Bàrcino y su aplicación de realidad aumentada (la carta arqueológica de Barcelona también nos permite conocer todos los enclaves de interés arqueológico de la ciudad gracias al exhaustivo inventario realizado y plasmado en forma de mapa).

labcnquemegusta-domusavinyo12

 

¿Su localización?

Para entender un poco qué es la Domus Avinyó, tenemos que, en primer lugar, ubicarla tanto en el pasado como en la actualidad. Y es que, a pesar de la importancia de sus pinturas y restos, se encuentra más escondida de lo que nos podría parecer pues, concretamente, se halla dentro de unas oficinas del Ajuntament, en las cuales diariamente se lleva a cabo un trabajo administrativo.

Es por ello que hace poco que se puede visitar, a pesar de que ya hace más de 10 años que se descubrieron, y que sus visitas se lleven a cabo, gratuitamente, sólo en fin de semana: los domingos de 10h a 14h en grupos de 20 personas máximo cada hora (se recomienda reserva previa).

Por otro lado, si nos remontamos en el tiempo… ¿Por qué encontramos esta domus casi fuera del trazado de la muralla romana (la actual calle Avinyó resigue la muralla hasta la calle Banys Nous, la Plaça Nova y Via Laietana)? Algo que, aparentemente nos puede parecer extraño, pero que no lo es tanto si tenemos en cuenta que Barcelona era una colonia fundada con voluntad de control del territorio y comercial (ya existían Tarraco y Emporion como colonias destacadas), motivo por el cual su muralla era más simbólica que funcional, no siendo necesaria una segunda muralla más recia hasta a partir del s.III, cuando ya pasó a ser una gran capital.

Los suburbios de Barcino no estaban vacíos sino que, contrariamente, acostumbraban a ser ocupados, principalmente, por artesanos, de ahí que en todo momento durante la visita se nos haga referencia a un posible horno de las cercanías. La zona en concreto que ocupaba la Domus Avinyó recibía el nombre de intervalum y se trataba de ese área ubicada entre la ciudad y la muralla, una especie de camino de ronda en la base de la muralla que, dadas las condiciones de seguridad mencionadas, podía estar ocupada tranquilamente por población civil, a diferencia de en otras muchas ciudades de la época.

mapa

 

Importancia de sus pinturas

Nada más llegar, observaréis que una interesante presentación expositiva, basada en luces y reflejos, así como también pantallas interactivas que nos permiten conocer el pasado de la domus y de otras casas de origen romano encontradas en Barcelona, os estará esperando. De este modo, dado que gran parte de las pinturas conservadas (la domus podría haber estado más de 500 años en uso) proceden de los techos de la casa, su visita se hace más amena y, sobre todo, cómoda.

Nos encontramos en una estancia muy especial, el cubiculum (también se conserva el triclinium de la casa), en ese lugar donde se recibían a los invitados y que, por tanto, se indicaba un cierto estatus social.

¿Cómo reconocemos dicho estatus? Por su iconografía, el mito de Ganimedes, no muy frecuente en pintura, el cual nos muestra un cierto bagaje cultural de sus propietarios pero también de sus invitados, al esconder un gran simbolismo detrás, muy vinculado con la libertad (además de la homosexualidad, pues Ganimedes fue capaz de enamorar al mismo Zeus con su belleza, al considerarlo “el más bello de los mortales”, y llegando a ser su catamito) y de carácter culto y exquisito.

 

Además, se han encontrado interesantes pavimentos, algunos de los cuales aún quedan por excavar, dado que los cimientos de una casa colindante de la calle trasera, la calle del Pou Dolç, no nos permiten conocerlos, así como también elementos tan destacados para entender su interior como la calzada de la calle o la salida de aguas hacia el sistema de alcantarillado de la ciudad.

 

Aparte, también pudimos observar pequeños objetos, como serían agujas para el cabello o ropas.

labcnquemegusta-domusavinyo11

 

Un lugar, pues, con un gran valor histórico y artístico pero que, además, a pesar de su poca difusión y su no museización, se convierte en una verdadera puesta en valor, aún y haber estado tanto tiempo cerrado y casi abandonado tras su descubrimiento, a partir de la adaptación de su espacio expositivo y de las tecnologías usadas en él.

Si os animáis a visitarlo, os recomiendo el uso de esta guía, así como también el siguiente vídeo que os permitirá ambientaros en los siglos comprendidos entre el I y IV y conocer, así, la importancia de la Domus Avinyó:

 

En definitiva, una visita de lo más interesante que nos dejó a todos sorprendidos, al no esperarnos en ningún momento encontrar algo de tales magnitudes en cuanto a importancia y características se refiere.

 

Para más información:

c/ Avinyó, 15

museuhistoria.bcn.cat/ca/node/1055

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.