Visita a La Model, 113 años

labcnquemegusta-model02

 

La Modelo, ese reducto de una etapa de la historia que nos deja, tras 113 años en funcionamiento, pero que lo hace para algo mejor.

¿El motivo? Dejando de lado que el tiempo la haya ubicado en plena ciudad, cuando en sus inicios todo eran campos a su alrededor, se trata de una prisión no acorde con los nuevos principios de reinserción y funcionamiento general de las prisiones actuales, quedando por completo desfasada en un siglo XXI que tiene otros objetivos. De este modo, dado que una inversión para adaptarla a ellos era muy costosa, lo más adecuado era trasladar los presos a distintas prisiones más modernas y actuales, clausurando definitivamente la que se trata de la cárcel más antigua y emblemática de nuestra ciudad.

En motivo de su cierre, y precisamente por tratarse de la prisión por excelencia de Barcelona, de aquella que ha visto entre sus paredes las más grandes barbaridades de nuestra historia más reciente, se ha desplegado una interesante infraestructura de visitas para poder acercarla a todos nosotros, no sólo para conocer la historia de nuestra ciudad y país, sino también para adentrarnos en el funcionamiento de una prisión antigua, una prisión panóptica, basada en el control y el castigo.

Una experiencia, pues, de lo más interesante que nos permitió conocer algo de lo que siempre hemos escuchado hablar pero del que, si no es entrando en su interior, raramente conocemos realmente sus entrañas y funcionamiento.

 

La visita

A diferencia de algunos comentarios que se han podido escuchar estos días, la visita a la Modelo no fue para nada morbosa, al contrario, puesto que desde un respeto absoluto al lugar en el cual nos hallamos (aunque, lógicamente, siempre encontramos al personaje de turno que, de la manera más frívola posible y con cierta sorna, decide fotografiarse en el lugar del garrote vil), el recorrido permite conocer un espacio que no sólo ha acogido un sinfín de personajes de nuestra historia, sino también cómo sus presidiarios vivían, cómo se organizaban, así como también las relaciones que se creaban entre ellos o los sentimientos que se despertaban entre esas cuatro paredes.

labcnquemegusta-model31

 

Por otro lado, destacar que el hecho de que los visitantes entren como los mismos presos se desplazaban por el interior, es decir, mediante un sistema de puertas que hasta que no son cerradas no permite abrir las siguientes, ayuda a entender mejor cómo se sentían los reclusos y sus trabajadores, convirtiendo la visita en una experiencia de lo más real y fidedigna.

labcnquemegusta-model08

 

La prisión de Carabanchel, antes de su demolición, era la única prisión en el estado con la misma estructura de la Modelo. Así pues, la oportunidad que se nos brinda hasta el 26 de noviembre, momento en el que quedará oficialmente cerrada, es realmente de lo más interesante.

Las visitas no son guiadas, pero se encuentran perfectamente bien organizadas. De hecho, es realmente interesante, en este sentido, observar cómo sin guía, trasladando el orden y control de la dinámica de la visita en el mismo grupo, esta funciona a la perfección y sin problemas, de una manera fluida, organizada y dinámica.

Durante todo el recorrido, sin embargo, encontramos flechas y plafones informativos que nos guían e informan sobre todo el contenido de la visita (el comisario de la misma es Agustí Alcoberro, historiador, museólogo y profesor de historia moderna de la Universitat de Barcelona y, hace ya algún tiempo, director del Museu d’Història de Catalunya), así como también trabajadores de la propia Modelo, además de miembros de la empresa Expertus, que estarán encantados de daros, en primera persona, pues quiénes mejor que ellos para hacerlo, todo tipo de informaciones.

Por otro lado, destacar el interesante y realmente completo folleto que se da también al iniciar la visita.

labcnquemegusta-model06

 

Las visitas son gratuitas y observaréis que el despliegue de horas es bastante amplio. Sin embargo, se están acabando por momentos… ahora mismo, sólo quedan horas a partir de octubre… Así que, si os animáis, ¡corred! Podéis apuntaros aquí.

Finalmente, antes de proseguir con la visita propiamente dicha, destacar que todo ello se ha llevado a cabo a partir también de un programa de reinserción laboral gestionado por el CIRE (Centre d’Iniciatives per la Reinserció) del propio Departamento de Justicia de la Generalitat de Catalunya.

labcnquemegusta-model11

 

¿Por qué Modelo?

Porque en una España que anhelaba llegar a equipararse a Europa, las prisiones también eran algo a innovar. La Modelo de Barcelona incluía las últimas novedades del momento en este tipo de equipamientos, especialmente teniendo en cuenta su recién apertura como ciudad al mundo a partir de la Exposición Universal de 1888. De esta manera, tras Bilbao (1873), Madrid (1883) y Valencia (1903), todas ellas prisiones celulares, es decir, cuya estructura estaba basada en celdas individuales, la de Barcelona era realmente ejemplar, el “modelo” más bien logrado de todo el estado en la época.

¿En qué consistía este modelo?

En la arquitectura panóptica creada por Jeremy Bentham a principios del siglo XIX con un doble principio, el de vigilancia absoluta y el de observación permanente. Una técnica arquitectónica útil tanto para la educación y la terapia como la represión, pues consistía en la creación de una torre de vigía en el centro de un edificio de estructura radial con celdas de dos ventanas, una hacia el interior, desde donde se observaba a los presos sin que ellos se percataran de ello (retrete inclusive), y una exterior a través de la cual entraba la luz. De este modo, siguiendo los principios del capitalismo, ya fuerte en la época de la creación del modelo, se podían tener muchos presos con pocos carceleros.

La Modelo de Barcelona, creada el 9 de junio de 1904, aplicaba este sistema de la manera más perfecta posible dentro de todo el panorama penitenciario español.

 

Pero, empecemos desde el principio… ¡Un poco de historia!

Cuando hablamos de prisiones, a pesar de nuestro desconocimiento dentro de este tema, damos por supuesto que siempre han existido. Sin embargo, no siempre fue así. Para empezar, en época feudal no existían como las conocemos hoy en día, sino que, simplemente, se aplicaba el destierro, la pena de muerte o la mutilación, entre otros, como castigo, es decir, que no se privaba de libertad aún a los juzgados como pena.

En el siglo XVI, se empezaron a crear establecimientos donde resguardar los detenidos a la espera de juicio. De este modo, no será hasta el año 1552 que se cree el primer asilo en Inglaterra o en 1595 en Holanda una casa de corrección. Siempre, no obstante, era entendido como un lugar donde no sólo condenados encontraban su lugar, sino también indigentes, ancianos o personas con algún problema psíquico.

Las prisiones como tal son algo propiamente de la época capitalista. De este modo, no será hasta el siglo XVIII que aparezca el castigo de la detención como tal.

En la España del siglo XVIII, las prisiones eran de tipo preventivo y correccional mediante la aglomeración. Sin embargo, no será hasta a partir de mediados del siglo XIX que aparezcan las antes mencionadas prisiones con un sistema ya celular, es decir, organizadas mediante el sistema panóptico de Jeremy Bentham.

 

Barcelona y las prisiones

Antes de la Modelo, las prisiones en Barcelona eran todas también de aglomeración. En primer lugar, cabe destacar La Gallera, localizada en la calle de les Egipciaques y destinada únicamente a mujeres. Con el tiempo, fue trasladada a la actual calle Robadors, lugar donde, por esas casualidades de la vida, también se encontraban encerradas muchas prostitutas (actualmente, como ya sabéis, esta calle también se conoce precisamente por la prostitución), especialmente por Semana Santa, momento en el que se obligaba a las prostitutas a ir a ella para evitar “perturbar” las fiestas religiosas. En este caso, se trataba de un ejemplo de aglomeración combinado con trabajo, puesto que en ella se aplicaba el sometimiento y la disciplina para una intensa reeducación religiosa.

Paralelamente, encontramos el caso de la Prisión de Amàlia (denominada así por localizarse en la calle de Reina Amàlia del Raval) o Presó Vella.

Tal y como podemos observar en este plano, el lugar tenía que haber sido destinado al Cuartel de la Caballería, sin embargo, finalmente, se decidió convertirlo en prisión.

bty

 

Ramon Casas, en su famoso Garrote Vil, nos retrata esta prisión en la representación de la ejecución de Aniceto Peinador, uno de los tres ajusticiados de finales del siglo XIX, tras 30 años sin ninguna ejecución mediante el garrote vil (después de este periodo de tranquilidad, durante tres años consecutivos, vendrían las ejecuciones públicas de Isidor Mompart, Aniceto Peinador y Santiago Salvador; éste último acusado del atentado del Liceo que costó la vida a 20 personas), así como también Pau Febrés Yll, con su dibujo sobre la vida en la Presó Vella. Sin lugar a dudas, ambos representan y componen una documentación histórica realmente interesante.

07

Garrote Vil de Ramon Casas

 

bty

Dibujo de Pau Febrés

 

La Presó Vella se localizaba en el antiguo convento de les Paules, desamortizado en 1835, y se trataba de una de las prisiones más lastimosas de la época con una ausencia total de higiene, niños mezclados con adultos, una escasa alimentacióngran corrupción de los funcionarios y un rigor en disciplina extremadamente duro, entre otros.

En una Barcelona marcada por el contexto de la Exposición Universal de 1888 y la imagen de progreso que ello conllevaba, pues, esta situación, ni que fuese por pura faceta, debía cambiar, motivo por el cual justo en ese mismo año se colocó la primera piedra de una nueva construcción que sería financiada por los grandes personajes del momento, entre los cuales encontrábamos el alcalde de Barcelona Rius i Taulet o Evarist Arnús.

 

Fragmento del discurso de Pere Armengol, de la junta de construcción, el 3 de junio 1888:

Será una de las fortalezas desde las cuales la sociedad española ha de defenderse contra los que quebrantan las leyes, perturban la paz de las familias y atacan la vida o la propiedad del ciudadano

 

Salvador Viñals y Josep Domènech fueron sus arquitectos, los cuales trabajaron a partir del esquema rectangular de dos islas del Eixample y de otros modelos anteriores, como las prisiones de la Modelo de Madrid, Milán, Bruselas, Gante y Lyon.

Como curiosidad, decir que, a pesar de que en el mismo discurso inaugural de Ramón Albó, abogado y uno de los promotores del centro, se loaba la modernidad de la cárcel por la higiene de las celdas y las posibilidades que ofrecía para la implantación de una regla global básica para la regeneración del delincuente, fomentada en el aislamiento, la práctica religiosa y la instrucción, voces del momento ya fueron críticas con la misma, especialmente ante la falta de sociabilización que suponía un sistema represivo de celdas individuales.

Siguiendo esta línea, ya desaparecidas eran las conocidas galápagos, unas celdas que reiteraban esta vigilancia individual exhaustiva que, final y afortunadamente, desaparecieron en 1919.

 

Fragmento del discurso de Ramón Albó en el acto de inauguración en 1904:

Excmo. Sres. Señores: bien lo sabéis la capital de la provincia que según un ilustre historiador marcha en este siglo a la cabeza de la civilización española, ha tenido y sigue teniendo por cárcel al alborear el siglo XX un edificio que la vergüenza impide describir (…). Esto mismo ocurre en otros muchos establecimientos penitenciarios españoles por imperar en ellos como único régimen aplicable o aplicado el de aglomeración, con su cohorte inseparable de vicios, podredumbre, miseria y hasta crímenes. Por fortuna en Barcelona semejante estado de cosas va a sufrir radical transformación en méritos del acontecimiento que hoy celebramos. Lo que quizás en toda propiedad podría calificarse de peor entre lo malo, va a ser sustituido, según opinión autorizada, por lo mejor entre lo bueno. La nauseabunda cuadra va a ser sustituida por la higiénica celda con instalación sanitaria completa; el patio asqueroso y corruptor por el reglamentario paseo celular, (…). El principio capital y fundamental adoptado en la construcción de esta nueva cárcel ha sido el de establecer en ella el régimen de aislamiento, de manera que si se preguntara ¿Qué es la nueva cárcel de Barcelona? podría contestarse con toda propiedad: una prisión celular.

03

La Modelo rodeado por completo de campos

 

La Modelo, sin embargo, a pesar de su nombre, fue siempre el reflejo del sistema político de cada uno de los momentos por los cuales pasó, motivo por el cual, cuanto más dictatorial fuese éste, peor eran las condiciones en las que se vivían en ella, dejando de lado su condición “modélica”.

En 1906 se llevaría a cabo la primera ejecución (Joan Llull sería el condenado) pero también el primer motín, concretamente en unas Fiestas de la Mercè y a partir de los malos tratos hacia un preso a causa de un ataque de epilepsia. Tras esta injusticia, los presos se negaron a coger el pan, motivo por el cual fueron apaleados, uno a uno, y obligados a estarse durante 60 días en celdas de castigo. Los hechos llegaron al exterior e, incluso, se abrió un proceso de investigación que acabó descubriendo casos de suicidio y demencia debido al régimen de aislamiento al cual se encontraban sometidos los presos.

La escasez y mala calidad del agua, dado que los presos tenían que sobrevivir con una cisterna del retrete diaria, de la cual también bebían, y un agua del que, al estar el depósito pintado para evitar la corrosión, era horrible su sabor, eran dos de los principales elementos con los cuales tenían que convivir los presos. Sin embargo, también se hallaba el problema de los chinches. Se dice que los presos más pudientes o aquellos que se lo podían permitir pagaban al lampista de la prisión para poder acabar con estos animalejos con su soplete.

Los motines para mejorar su calidad de vida, así como también las fugas (el 13 de noviembre de 1937, por ejemplo, se consiguió abortar una, encontrando un pozo de 5m de profundidad y 35m de longitud a partir de un chivatazo), eran continuos. No obstante, la época de mayor conflictividad fue durante la Guerra Civil y el posterior franquismo.

En 1938 la situación era insostenible. A raíz de ello y de la llegada del ejército nacional, La Modelo quedó completamente vacía. Por un lado, algunos presos fueron liberados mientras que otros, conforme el ejército republicano partía, se iban con él. De este modo, muchos fueron a Collell y otros a Vic o Girona. Como curiosidad, decir que todos ellos no pertenecían al bando nacional, sino que muchos eran también del POUM, abandonados a la mano de Dios por los republicanos para, así, ser aniquilados definitivamente por los nacionales.

Nuevamente, un dibujo de Pau Febrés nos muestra el momento de la salida de los presos en 1936:

bty

 

El 26 de enero de 1939, en una Barcelona recién ocupada por los nacionales, La Modelo se volvió a llenar de presos. Ese año, a modo claramente represivo, se encarcelaron más de 300.000 personas y fusilaron más de 1000 mensuales.

Fue la ocasión en la que La Modelo más presos tuvo dentro de cada una de sus celdas, dejando de lado, así, ese principio con el cual se creó a partir de celdas individuales.

???????????????????

Fotografía de Carlos Pérez de Rozas

 

Las condiciones eran tan precarias que había más de 100 muertes anuales a causa de enfermedades como la tuberculosis, el tifus o la viruela, pero también de plagas como la sarna y los piojos, la mala higiene o el hambre. Los intentos de fuga, una vez más, fueron numerosos, encontrando un sinfín de ellos sólo en los años 40.

ARCHIVO CARCEL MODELO GALERIAS DE LA PRISION   FOTO CARLOS PEREZ DE ROZAS

Fotografía de Carlos Pérez de Rozas

 

Ya en la Transición, gracias especialmente a las reivindicaciones en 1976 en Carabanchel, en 1977 La Modelo luchó por la amnistía total de los presos, una de cuyas escenas podemos observar en esta fotografía:

04

 

Desde entonces, por suerte, las condiciones de vida en su interior mejoraron, encontrando unos principios algo más sanos a la hora de gestionar sus presos. No obstante, tal y como hemos dicho al iniciar esta entrada, el mismo modelo no permitía aplicar los nuevos principios en los cuales nuestra sociedad cree, no sólo a la hora de tratar a los presos, sino también en cuanto a su reinserción se refiere. Es por ello que La Modelo cierra sus puertas e inicia una nueva vida.

 

Espacios de la Modelo que podemos visitar durante nuestro recorrido:

1) Las galerías

Del total de 6 galerías de La Model, tres son visitables hasta el mes de noviembre. Concretamente, se tratan de las galerías que contenían presos reincidentes y con mayores dificultades de adaptación, recién llegados y aquellos de tipo primario, es decir, que ingresan en la prisión por primera vez.

Las otras tres galerías iban destinadas a los que tenían un buen comportamiento y, por tanto, trabajaban en la prisión; a aquellos que se encontraban bajo un régimen de aislamiento por mala conducta y, finalmente, aquellos reincidentes con conducta adaptada.

 

2) Los patios

Entre galerías, encontramos distintos patios en los cuales los presos podían sociabilizarse e, incluso, practicar algún deporte. De todos ellos, durante nuestra visita pudimos acceder al más grande de todos, así como también aquel abierto al público, el de su entrada.

labcnquemegusta-model04

 

Como podréis apreciar, tanto en la visita como en las fotografías que os añado, la vigilancia era permanente, tanto por las impactantes cámaras de seguridad que contenían los patios como el camino de ronda que separaba el muro interior del exterior.

Algo que, al menos a mí, me impactó bastante durante la visita fue que desde el mismo patio se pudiese ver la libertad, la vida de todos esos vecinos y vecinas cuyas ventanas dan a La Modelo.

 

El economato, con sus precios aún conservados en el cristal, es otro de los elementos que nos permiten conocer el día a día en el interior de La Modelo.

labcnquemegusta-model38

 

3) Las celdas

Algunas de ellas se encuentran abiertas de tal manera que nos permiten conocer cómo vivían en su interior los presos. Los mensajes que estos escribían en sus paredes, como hemos comentado al principio de esta entrada, son también algo muy representativo de la vida en el interior de La Modelo, así como también los múltiples carteles de los pasillos, dejados a expreso en su lugar original, que permiten conocer el buen funcionamiento y organización de su día a día.

 

4) Servicios, biblioteca, peluquería y comedor

 

5) Paquetería

Se trata de una de las estancias que, personalmente, más me impactaron puesto que, tras algo tan burocrático y cotidiano como es el servicio de mensajería de una prisión, encontramos algo que nos muestra ese pasado tan negro que comentábamos en el inicio de la entrada.

 

Y es que justo en esta misma sala es donde se ubicaba el garrote vil, el mismo método que, junto a la vida de un sinfín de presos, algunos de ellos políticos e inocentes, se llevó también el del último preso ejecutado con él el 2 de marzo de 1974, Salvador Puig Antich.

labcnquemegusta-model44

 

6) La zona de visitantes

Los familiares y amigos podían visitar a los presos dos veces por semana y con un máximo de 20min en cada una de ellas.

En primer lugar, encontramos la sala de espera donde, una vez más, distintos carteles nos muestran el correcto funcionamiento dentro de la cárcel por parte de los visitantes.

 

Pero lo que, sin lugar a dudas, gustó más conocer fueron los locutorios, ese lugar tan visto en películas y series.

 

113 años, 13 historias

La visita a La Modelo, además, incluye una pequeña exposición con la que se nos muestran esas 13 historias más representativas de la misma, mediante recreaciones en lo que fueron las celdas de los recién llegados a La Modelo (observaréis que estas celdas incluyen duchas individuales en vez de colectivas, puesto que los presos, al llegar, se sometían a 23h de aislamiento para asegurarse que no traían con ellos ningún tipo de enfermedad) y plafones informativos.

Estas 13 historias son:

1) 1904: Ramón Albó y la inauguración de La Model

2) 1909: Francesc Ferrer i Guàrdia y la Setmana Tràgica

3) 1920: Lluís Companys y Salvador Seguí, el Noi del Sucre

4) 1925: Jaume Compte i Marcel·lí Perelló en la dictadura de Primo deRivera

5) 1936: Mossèn Salvador Balletbó dentro del panorama de la Guerra Civil

6) 1936 – 1939: La Modelo se queda vacía, tal y como hemos comentado también en esta entrada

7) 1939: Josep Fortuny i Torrens y el inicio de la dictadura franquista

8) 1945: Helios Gómez Rodríguez, pintor que dejó en una de las celdas una Mare de Déu de la Mercè, patrona de los presos y cautivos, hasta que en 1998 fue finalmente tapada.

9) 1955: A. R. Àlies la Gilda, detenido y encarcelado por su condición de homosexual. Se le aplicaron distintos tratamientos “psiquiátricos” por tal de “curarlo”.

10) 1973: los 113 detenidos de la Assemblea de Catalunya en la parroquia de Santa Maria Mitjancera de Barcelona

11) 1974: Salvador Puig Antich y la celda 443, lugar real en el cual estuvo encarcelado hasta su ejecución.

12) 1975: Mossèn Lluís M. Xirinacs y sus reivindicaciones para conserguir la amnistía

13) 1977: Juan José Moreno Cuenca El Vaquilla, uno de los presos más conocidos

 

El panorama penitenciario actual en Catalunya

La visita a La Model nos permite también conocer la situación actual del ámbito penitenciario en Catalunya. De este modo, mediante los plafones informativos, pudimos conocer también que disponemos de un total de 15 centros penitenciarios, algunos de ellos en régimen abierto y otros cerrado, con un número actualmente de 8749 presos, así como también de uno de los índices más elevados en Europa de reinserción (lo hacen 7 de cada 10 presos), entre muchos otros datos de lo más interesantes que desconocíamos por completo.

 

¿El futuro de la Modelo?

La verdad es que la idea de futuro en La Modelo todavía se encuentra en un estado bastante incierto. Así, si bien es cierto que en el año 2009 se llevó a cabo un proceso participativo con el cual eran los vecinos del Eixample los que sugerían crear distintos espacios en la antigua Modelo, como serían una escuela de educación infantil y primaria, una guardería, una residencia y centro de día para gente mayor, un casal de jóvenes, un memorial de La Model y un polideportivo, las ideas tienen que ser renovadas puesto que, actualmente, se desconoce aún qué se podría hacer exactamente en el solar.

Así pues, actualmente no sabemos todavía si se conservará o no el edificio pero, si se conservase, lo más seguro es que no se hiciera del mismo modo en el que pudimos visitarlo, de ahí también la importancia de la visita.

Por el momento, los presos han sido trasladados a distintas prisiones a la espera de que un nuevo centro en la Zona Franca los acoja. Mientras, dada la distancia respecto a Barcelona, se han instalado distintas salas de videoconferencia para que puedan comunicarse mediante ellas con sus abogados, así como también doblado las ayudas en transporte para esos familiares que lo necesiten a la hora de visitarlos.

 

 

La visita a La Modelo, pues, se convierte en mi opinión en algo indispensable. Y es que, tal y como los mismos organizadores de la visita afirman en su folleto, entrar a La Modelo es un acto de memoria para recordar aquellos que han sufrido injustamente y dar las gracias también a los que han trabajado en ella durante todo este tiempo.

Yo añadiría que conocer el interior de La Modelo, además de permitirnos entrar en un mundo que al menos yo desconocía por completo, el mundo penitenciario, también supone conocernos un poco más a nosotros mismos como civilización, así como también nuestra historia y aquellos desastres que nuestros propios antepasados han llevado a cabo en este último siglo.

Por todo ello, recomiendo gratamente su visita.

 

Y, para seguir aprendiendo…

Cárcel modelo: cien años bastan, obra colectiva (la tenéis online aquí)

Història de la presó Model de Barcelona de Cèlia Cañellas, Rosa Torán, Oriol Junqueres, Francisco Marín, Gemma Garriga, Josep Ma. Solé i Sabaté

La presó Model de Barcelona. Història d’un centre penitenciari en temps de guerra (1936-1939) de Pelai Pagès i Blanch

La Model de Barcelona. Històries de la presó, publicación del Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya que podéis encontrar completo aquí.

Vigilar y castigar de Michel Foucault

¿Nos fugamos de la cárcel?, entrada del blog Cosas de Absenta que podéis encontrar aquí.

Y, si os gustan las fotografías antiguas, os recomiendo todo el fondo que podemos encontrar en el Arxiu Fotogràfic de Barcelona de grandes fotógrafos del momento como Carlos Pérez de Rozas, Frederic Ballell Matmí o Adolf Mas Ginestà.

One comment

  • Amaia Lorente  

    A ver si puedo ir antes de que sea tarde!

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.