¡Visita al nuevo MNAC!

labcnquemegusta-mnac3

 

Una de las panorámicas más increíbles de la ciudad de Barcelona, sea a la hora que sea, pero también uno de los mejores museos de Catalunya y, ¿por qué no?, también de España, dada la calidad y características de su colección.

¡Hoy os propongo visitar el MNAC (Museu Nacional d’Art de Catalunya)!

Imagino que gran parte de todos vosotros y vosotras lo conocéis ya pero… ¿lo habéis visitado tras su reforma?

Si la respuesta es negativa… ¡corred a visitarlo porque un nuevo mundo os espera! Un gran museo que, aparte de una colección de lo más interesante de arte románico, gótico, renacentista y hasta moderno y contemporáneo catalán, también se ha convertido en un lugar mucho más participativo y activo. Prueba de ello, además de las múltiples conferencias que se llevan a cabo, son las actividades que tienen lugar en el edificio, concretamente, en su Sala Oval, en ese gran salón de baile que nos remite a todos aquellos actos que supusieron la celebración de la Exposición Universal del 1929.

Me estoy refiriendo a una actividad que se lleva a cabo, aprovechando sus puertas abiertas de cada sábado a partir de las 15h, todos los segundos sábados de mes de 16h a 17,45h. Se trata de las tardes de swing en las que todo aquel que quiera puede participar o disfrutar de las distintas canciones en directo que se interpretan y del espectáculo que supone ver un sinfín de parejas bailándolas.

 

Además, desde su renovación es posible también visitar las reservas del museo. Un interesante fondo que hasta hace poco sólo estaba al abasto del público general determinados días y que ahora, siempre con reserva previa, ya es posible conocer.

Sin olvidar, por otro lado, la interesante Biblioteca y Archivo de los que dispone el museo y que, una vez más, lo convierten en una lugar interesantísimo y remarcable en el conjunto de nuestra oferta cultural, así como también el Canal Multimedia que encontramos en su página web o sus redes sociales.

labcnquemegusta-mnac4

 

¿Por dónde empezamos su visita?

Dadas sus dimensiones, recomiendo visitarlo en un par de tardes para, así, pasear tranquilamente por las distintas disciplinas de arte catalán, empezando por el arte románico de todas esas pequeñas iglesias de piedra de los Pirineos o el gótico con sus grandes retablos policromados, pasando por el modernismo de Ramon Casas y sus coetáneos o los  muebles de Antoni Gaudí y Josep Maria Jujol y finalizando por el arte moderno y de vanguardias del segundo piso de la colección.

Una colección que, desde su renovación, no se ordena cronológicamente, tal y como entendemos las exposiciones tradicionales, sino a partir de su temática, a partir de la implantación del concepto de artista moderno, del hecho de que el artesano, progresivamente, vaya abandonando su estatus inferior y vaya revalorizándose hasta convertirse en lo que conocemos actualmente como artista. De ahí que el orden en cuanto a salas se refiere en su visita no tenga realmente una gran relevancia y que podamos nosotros mismos elegir el mismo.

Finalmente, destacar que, a pesar de que todas las obras sean interesantes de conocer, dado que todas ellas marcan un referente dentro de la cultura catalana, siempre es interesante elaborar un Top 10 con aquellas que consideráis necesarias de ver o que os haría ilusión conocer.

En mi visita no me olvidé de buscar…

1) Las pinturas románicas de St. Climent de Taüll y el retablo gótico de St. Miquel i St. Pere de la Seu d’Urgell de Bernat Despuig y Jaume Cirera

2) “Parella amorosa desigual” de Lucas Cranach (forma parte del legado que donó Francesc Cambó al museo)

3) “La Vicaria“, “La Batalla de Tetuan” y “L’Odalisca” de Marià Fortuny

4) “Ramon Casas i Pere Romeu en un tàndem” de Ramon Casas

5) “Desconsol” de Josep Llimona (la verdadera versión de la escultura que encontramos en el Parc de la Ciutadella)

6) El mobiliario diseñado por Antoni Gaudí y Josep Maria Jujol

7) La sala dedicada al Simbolismo y, concretamente, las obras de Adrià Gual

8) “Tres nus al bosc” de Joaquim Sunyer

9) La reproducción de las Galerías Layetanas de Santiago Segura (lugar de tertulia para los artistas de las vanguardias que podría ser comparable con Els Quatre Gats del modernismo)

10) “Cap de Montserrat cridant” de Joan González Pellisser y toda esa colección de carteles que se fueron publicando durante la Guerra Civil y Franquismo.

Podéis encontrar la selección que el mismo MNAC realiza en su página web bajo la categoría “Un cop d’ull” para facilitar nuestra visita clickando aquí. Así mismo, el catálogo online del MNAC es realmente bueno e interesante, así que también os recomiendo visitarlo.   ;)

 

¿Y después?

¡Tenéis dos opciones! ¡Aunque ninguna de las dos son excluyentes entre ellas!

Por un lado, probar los sabores, con vistas sobre Barcelona, del Restaurante Òleum, antiguo salón del trono del palacio y/o hacer un paseo por la Exposición Universal del 1929, por todas esas zonas ajardinadas y ornamentadas que nos remiten a esa Barcelona con afán de ser reconocida internacionalmente y de crecer. Esa Barcelona ideada por arquitectos como Josep Puig i Cadafalch bajo conceptos propios del racionalismo del novecentismo pero, a su vez, con criterios ordenados por una España tradicional y con miedo al progreso, sumida en plena dictadura de José Antonio Primo de Rivera.

Un paseo, en definitiva, que os hará desconectar de la gran ciudad y que puede finalizar en la famosa Font del Gat. Porque… ¿Os acordáis de la canción? Baixant de la Font del Gat… una noia una noia… Y es que esa fuente existe y se encuentra muy cerca del MNAC y, no sólo eso, sino que en su localización, en unos jardines construidos expresamente para la Exposición, podéis también encontrar un restaurante / cafetería en el que deleitaros con el entorno y con esa parte de la ciudad que, una vez más, os traslada a otra época.

 

Para más información:

www.museunacional.cat

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.