Zumzeig CineCooperativa… ¡mucho más que un club de cine!

labcnquemegusta-zumzeig02

 

Tras una de las últimas entradas de La Bcn Que Me Gusta, en la cual visitamos la pequeña tienda de El Calaix… ¡Volvemos al barrio de Sants!

En esta ocasión, a una actividad distinta que nos muestra, una vez más, que con ilusión y ganas de hacer cosas, se puede poner esa semilla para empezar a cambiar y mejorar nuestra ciudad. Y es que hoy me gustaría presentaros una actividad cultural distinta, una propuesta comprometida con la cultura que no sólo nos acerca de una manera diferente al mundo del cine, sino que también nos abre esa puerta tan necesaria hacia otras visiones y disciplinas, a partir de las actividades que se llevan a cabo alrededor de los filmes que se proyectan en ella.

Se trata de Zumzeig, el primer cine cooperativo de Catalunya en el que, cada día, con una extensa programación que de manera quincenal se va modificando y ampliando (podéis encontrar su calendario aquí), se proyecta cine independiente y de autor, todo él de máxima calidad, y que nos muestra cómo, no sólo un nuevo cine, ese cine que en realidad siempre ha existido pero que, desgraciadamente, en muchas ocasiones no ha tenido ni tiene la visibilidad que se merece frente al cine más comercial, es posible, sino también que una manera distinta de organizarse tiene también lugar en nuestra ciudad. Y es que, del mismo modo que ya ocurre con La Ciutat Invisible o Trama Serveis Culturals, Zumzeig es también una cooperativa repleta de personas que, con ahínco e ilusión, tiran adelante todo este proyecto.

Lamentablemente, a pesar de que Barcelona se esté iniciando cada vez más en todo este funcionamiento más colaborativo que intenta huir de las grandes empresas, acercándonos a la cultura desde una perspectiva más humana y social y abriéndola a todos y todas por igual, democratizándola, aún se trata de proyectos a los cuales no siempre podemos acceder por el simple hecho de desconocerlos o no ubicarse en las corrientes de difusión habituales. De hecho, este mes de julio Zumzeig tuvo graves problemas, permaneciendo cerrado durante una temporada, pero siendo finalmente salvado, por suerte, a través de una campaña de micromecenazco / crowdfunding y un cambio de directiva.

Desde entonces, nos acerca al mundo del cine desde un carácter también bastante social y con el objetivo de, no sólo dar a conocer filmes muchas veces desconocidos, más propios de muestras y festivales, sino también rompiendo la unidireccionalidad de la pantalla, es decir, organizando y realizando actividades entorno a ella, como podrían ser los debates, las visitas de realizadores y cineastas, conciertos o performances, entre otros muchos formatos, que amplían la proyección del filme como tal.

En definitiva, tal y como ellos mismos se definen en su página web, se trata de:

“Una aposta cultural compromesa i activista, sense ànim de lucre, amb una programació multidisciplinar en versió original que comparteix protagonisme amb altres activitats culturals. Un espai per a pensar i compartir”

 

“Yo soy el pueblo” – “Je suis le peuple”

Concretamente, a pesar de que ya hace un tiempo que tenía pendiente mi visita a Zumzeig, me acerqué a esta interesante iniciativa a partir de un film muy concreto que tenía ganas de ver. Se trata de “Yo soy el pueblo”, un ejemplo de cine documental dirigido por Anna Roussillon, una directora francolibanesa educada en Egipto que, a partir de su film, su primer largometraje documental, nos acercó a la Primavera Árabe en Egipto y, concretamente, a un pequeño pueblo rural del país, cerca del turístico Luxor, llamado Gezira.

Un documental que ha recibido distintos premios de renombre, así como también participado en distintos festivales (Visions du Réel – Nyon, IFFR Rotterdam o ACID Cannes. Podéis encontrarlos todos aquí) y que, en esta ocasión, proyectado por primera vez en nuestra ciudad, se ha vinculado con la Mostra de Cinema Àrab i Mediterrani de Catalunya, festival gestionado por la organizació SODEPAU, la Filmoteca de Catalunya y el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya.

 

Podéis encontrar más información del film en su página web, así como también información para ir más allá y continuar conociendo los antecedentes y consecuencias de la Primavera Árabe en Egipto aquí.

labcnquemegusta-zumzeig03

 

La Proyección

labcnquemegusta-zumzeig04

 

De este modo, a  través de este documental, pudimos conocer con un poco de profundidad el transcurso de la Primavera Árabe en Egipto, desde sus inicios en el 2011 en la Plaza Tahrir, momento que los pueblos rurales lo contemplaban con extrañeza, hasta su plena implicación en los hechos posteriores, observando de una manera muy cercana cómo la familia protagonista del documental y especialmente el padre de familia, Farraj, se implican, votan, se sienten decepcionados por aquellos con los cuales confiaban e, incluso, salen a la calle a reivindicar un cambio. Un proceso de cambio, de adaptación a ese nuevo sistema llamado democracia, de decepción, de lucha, de miedo, de esperanza… por el cual todas las familias egipcias pasaron y que se nos muestra de una manera muy familiar a partir de este caso concreto.

Como curiosidad, decir que se trataba de un documental que, inicialmente, tenía que hablar sobre el turismo de masas en la región de Luxor y que, sin embargo, al iniciarse la Revolución de la Plaza Tahrir de El Cairo, se estruncó y convirtió en la explicación del desarrollo de una nueva realidad en dicha región, convirtiéndose con este giro en un documental más antropológico capaz de mostrarnos la evolución de esta psique colectiva de la sociedad egipcia, tan vinculada a un concepto musulmán, citado en el filme y que me encantó, el usri, ese amor no carnal que procesamos hacia nuestros padres, familiares o colectivo.

En definitiva, un documental que no nos dejó indiferentes pues, además de una visión histórica y documental, incluía esa vertiente más personal, la de la familia, con reflexiones de cada uno de los miembros, incluidos los más pequeños, capaces de hacernos ver algo que, si bien es cierto que lo sabemos, desde una perspectiva occidental acostumbramos a olvidar: que queremos hacer que las cosas vayan cómo queremos, según nuestros tempos y perspectivas cuando, en realidad, las revoluciones en los países árabes tuvieron y tienen unos valores muy diferentes a los nuestros, una concepción de la democracia muy diferente a la nuestra pero, ante todo, igual de legítima.

Os dejo también esta entrevista a su productor, Karim Aitouna, para aprender un poquito más, así como también el tráiler del film:

 

Por otro lado, comentar que la fotografía del film era también una preciosidad, tal y como podéis observar en algunas de estas capturas:

 

El Debate

Tal y como hemos comentado en unas líneas anteriores, Zumzeig se caracteriza también por llevar a cabo distintas actividades y debates tras la proyección de un film. En este caso, se dio un encuentro de lo más interesante que nos ayudó a profundizar más en el tema desde una perspectiva mucho más interna pues, al fin y al cabo, los protagonistas del debate no sólo eran personas que se habían vinculado con el tema estudiando la Primavera Árabe en Egipto, sino que también la habían vivido desde dentro.

¿Los invitados? Joan Roura, redactor de la sección internacional de los informativos de TV3; Zohair El Hairan, periodista y miembro del Centre Euro Àrab de Catalunya; y Marc Almódovar, periodista, realizador, miembro de Sodepau.y escritor del primer libro en catalán sobre la Primavera Árabe en Egipto, “Egipte rere la barricada“.

Un debate marcado por las distintas opiniones existentes entre los participantes pero que nos ayudó a todos y a todas a comprender mejor la situación actual y los distintos problemas que se dieron, no sólo durante la Revolución de la Plaza Tahrir, sino también posteriormente con los Hermanos Musulmanes, Morsi y al-Sissi e, incluso, anteriormente, como podrían ser las huelgas realizadas contra Mubarak, el 10 de febrero en El-Mahalla, de los 25.000 trabajadores textiles de la Egyptian Spinning & Weaving Company, la fábrica más grande de la industria textil egipcia. El papel que la religión y los militares tienen en Egipto, así como también aquello que la población anhelaba y que, desgraciadamente, aún tiene que conseguir, salvando las incongruencias del mismo proceso y las contradicciones que desde la perspectiva occidental y europea se nos puedan presentar cuando pensamos en ello desde una vertiente etnocéntrica, también se trataron en el debate.

Una actividad complementaria al documental, pues, de lo más enriquecedora y que nos permitió profundizar y completar todo lo que habíamos visto durante la proyección.

labcnquemegusta-zumzeig05

 

El Bistrot

Al finalizar la proyección o, incluso antes de la misma, tenéis la oportunidad de completar vuestra experiencia cultural y cinematográfica haciendo una visita al Bistrot vecino, propiedad también de Zumzeig, en el cual podéis tomar algo o, incluso, cenar con alguna de las delicias que nos ofrece, entre ellas quiches, pasteles, tapas o bocadillos. Todo ello en un espacio de lo más agradable y acogedor.

labcnquemegusta-zumzeig01

 

¿El precio?

Las proyecciones acostumbran a tener un precio de unos 5,50eurs por persona. Sin embargo, Zumzeig también da la posibilidad de hacerse socio y, con ello, conseguir un precio especial en cada una de las actividades que realizan.

Por otro lado, ya para finalizar, comentar también que Zumzeig dispone además de una programación de cine infantil, lo que denominan “Educar la mirada”, y que permite a los más pequeños familiarizarse con el mundo del cine de calidad y, poco a poco, conocer mejor sus entrañas.

 

En definitiva, Zumzeig consiste en una propuesta de lo más interesante que no sólo engranda el concepto de cine que tenemos en nuestra ciudad, sino que también se convierte en una oferta más que, ampliando la vida cultural de Barcelona, nos muestra que una ciudad mejor es posible. De este modo, a pesar de que también nos evidencie la necesidad de, poco a poco, aportar más visibilidad a estos proyectos, aún desconocidos para muchos de nosotros al no encontrarse en los típicos medios de reconocimiento, hace que Barcelona sea una ciudad mucho más interesante y participativa, en donde tanto la cultura como la sociedad en sí misma tienen su papel en este proceso bidireccional.

 

Para más información:

c/ de Béjar, 53

zumzeigcine.coop

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.