Faraó. Rei d’Egipte en el Caixa Fòrum

labcnquemegusta-faraocaixaforum10

 

¡Viajamos a Egipto! Y es que en la entrada de hoy me gustaría presentaros la tercera de las cuatro muestras que podemos encontrar en el Caixa Fòrum de Barcelona dentro de ese convenio que se firmó con el British Museum hace unos tres años; una interesante manera de conocer esos fondos de las reservas de la institución británica (aunque también ha venido en más de una ocasión alguna pieza de la colección permanente), a la par que los barceloneses y barcelonesas nos adentramos en esas civilizaciones antiguas del Mediterráneo.

¿En esta ocasión? Faraó. Rei d’Egipte, una exposición que, abierta al público hasta el 16 de septiembre, nos aproxima al mundo de los faraones, a esa figura que aglutina todo tipo de poderes, tanto políticos como religiosos, y que nos dibuja con sus piezas un mapa de todas las disciplinas y vertientes que giran en torno a ésta.

Este amplio abanico que crea, además, nos los muestra de una manera entendedora y amena para todos los públicos, es decir, que la exposición consigue hacernos llegar piezas de lo más destacadas (que se encuentren en las reservas del British Museum no significa que sean de menor importancia) y su significado sin embriagarnos, llegando a todos y todas por igual, incluso a aquellos que no están familiarizados con el arte egipcio. Éste es, en mi opinión, quizá el mayor logro de esta exposición, una muestra con 164 piezas pero que, aún así, no supone ser demasiado ardua para un público no habituado a ellas.

Además de la exposición, Faraó. Rei d’Egipte incluye distintas modalidades de acercamiento al complejo universo de los faraones, como serían las conferencias que se lleva a cabo, las audioguías, las visitas taller para los más pequeños o las visitas guiadas para grupos. Incluso en esta ocasión se ha creado una nueva opción, las conferencias para familias que tendrán lugar los días 10 y 24 de julio. Podéis encontrar el programa de actividades aquí.

 

Las piezas más destacadas de Faraó. Rei d’Egipte

Dado que acceder a la información sobre Egipto y todo lo que gira en torno a esta antigua e interesante civilización es bastante sencillo, en vez de explicaros el mundo de los faraones en esta entrada, me gustaría destacaros algunas de las piezas más remarcables de la muestra para que, en cierta manera, las explicaciones os puedan servir de guía si os decidís a visitarla:

 

1) La Paleta de Narmeer

Es quizá una de las piezas más destacadas del antiguo Egipto, un objeto de referencia dentro de su arte que, si bien es cierto que lo que tenemos expuesto en el Caixa Fòrum no es el original, sí se trata de un objeto de remarcable importancia, no sólo por su significado, sino también por el objeto en sí mismo.

¿El motivo? La Paleta de Narmeer que encontramos en la exposición del Caixa Fòrum, procedente del British Museum, es una copia del siglo XIX, realizada en el mismo momento de su descubrimiento, de la famosa Paleta de Narmeer, conservada en El Cairo. En ella, observamos el que se considera mitológicamente el primer faraón, el Rey Escorpión (son muchos los filmes que se han realizado sobre éste), aquel que consiguió la unificación entre los pequeños asentamientos del Alto y el Bajo Egipto hace unos 3200 años (este hecho convierte Egipto en el primer estado de la historia).

De este modo, con su maza en la mano, lo observamos vencedor acabando con aquellas figuras más pequeñas que él, los vencidos (cabe tener en cuenta que el arte egipcio siempre usaba la perspectiva jerárquica para representar sus figuras), mientras que toda una simbología nos muestra cómo la unificación entre los dos Egiptos se basó en la victoria del Alto Egipto, con su faraón Menes, sobre el Bajo Egipto.

Entre los símbolos representados, hay que mencionar la corona blanca del Alto Egipto, el rabo de toro que caracteriza al faraón como uno de sus atributos, la corona roja del Bajo Egipto entre los decapitados, la vaca como símbolo de Hathor o el constante contraste entre el orden y el caos, el Nilo y el Más Allá. En este sentido, en el lugar donde se llevaban a cabo las mezclas de cosméticos (a pesar de que la paleta nunca consumó su función), encontramos los cuellos entrelazados de dos seres mitológicos que son sujetados por dos individuos, en señal de ese desorden que está siendo controlado.

 

2) La esfinge, los templos y sus dioses

La figura mitológica de la esfinge nos adentra a los templos egipcios, aquellos a los que sólo podía entrar el faraón (Dios en la tierra) o el sumo sacerdote. Las grandes avenidas de esfinges, a modo de protección, resguardaban las profundidades de los templos, en cuyo interior se hallaba la residencia de los dioses (sólo en la época de Akhenaton hubo un solo Dios).

labcnquemegusta-faraocaixaforum20

 

Y, ya que sale el tema de los dioses, entre aquellos que encontramos en la muestra debido a sus vínculos con el faraón, podemos destacar en primer lugar Sejmet, la diosa leona, aquella que se vincula con la guerra, el poder y la venganza. Del mismo modo que otros dioses, se relaciona con la realeza y muestra de ello es el Uraeus de su frente o el Anj. El disco solar de su cabeza es también un símbolo que la identifica.

Se trata de una diosa poderosa, capaz de enviar plagas y enfermedades a la Humanidad y, de hecho, se la conoce sobre todo por un mito ambientado en la época de gobierno del dios Ra (sol), su padre, periodo en el cual los hombres conspiraron contra él. Ante tal situación, Ra envió a su hija y su Ojo (Hathor) para que persiguiesen los hombres y les diesen muerte. No obstante, Ra empezó a sentir compasión por la Humanidad y, ante la ira de su hija, completamente enfurecida, decidió engañarla por tal de que parase. Es por este motivo que tintó la cerveza de rojo, como si fuese sangre, para que, al beberla, se embriagase de tal modo que la mitad de la Humanidad, finalmente, se salvase. Es por este hecho que Sejmet también se convertirá en la diosa del vino.

labcnquemegusta-faraocaixaforum21

 

Amón Ra (en cierto momento, Amon se unió a Ra, de ahí el doble nombre), sin embargo, es quizá unos de los dioses vinculados al faraón más destacados de la muestra, tanto por su significado como en cuanto a valor de la pieza se refiere. En la exposición lo encontramos en forma de una estatuilla muy pequeña, ejemplo de esas figuras que se acostumbraban a encontrar en el interior de los templos, en las partes más profundas de los santuarios (se trata de una de las pocas conservadas en su tipología), y a las cuales sólo podían acceder, como hemos indicado en unas líneas anteriores, el faraón o el sacerdote.

Observamos cómo el dios se encuentra representado en su apariencia humana, con esa barba que también llevan los faraones y recubierto de plata (los huesos de los dioses eran de plata, lo que nos indica que quizá la plata era más importante que el oro en el antiguo Egipto) y oro (la piel de los dioses era de oro).

labcnquemegusta-faraocaixaforum23

 

Muy cerca, observamos un dintel de una puerta que, de hecho, dado que se hallaba en las reservas del British Museum, es la primera vez que se expone al público. En él, observamos cómo el faraón lleva su ofrenda a los dioses. En algunas ocasiones, ésta era incienso (se creía que los dioses respiraban incienso), pero en este caso vemos que se trata de un bol con una figurita, una representación de Maat, la diosa de la justicia y la armonía, dos alimentos también muy propios de los dioses.

labcnquemegusta-faraocaixaforum12

 

No podíamos finalizar esta pequeña enumeración de dioses egipcios vinculados con el faraón sin mencionar aquel alrededor del cual gira su existencia, al proceder directamente de él y, de hecho, siendo considerado su manifestación en la tierra, Horus. Se le considera el iniciador de la mitología egipcia e hijo de Isis y Osiris; siempre lo encontramos representado como un halcón.

Cuenta el mito que Geb (la tierra de Egipto) y su esposa y hermana Nut (el cielo) tuvieron cuatro hijos, dos varones (Osiris y Seth) y dos mujeres (Isis y Neftis), que se casaron entre ellos, respectivamente. Los dos hermanos varones siempre tenían graves enfrentamientos hasta el punto de que Seth acabó matando a Osiris, descuartizándolo en 14 partes que desperdigaría por todo Egipto. Isis buscó y buscó cada uno de los restos hasta que recompuso el cuerpo de su marido y hermano y logró resucitarlo, siendo, de este modo, el encargado de gobernar el reino de los muertos. Fruto de esa resurrección nació el dios que nos atañe, Horus, quien una vez mayor lucharía contra Seth para vengar y recuperar el trono de su padre. Así, mientras que Seth quedaría como el dios del Alto Egipto, Horus reinaría en el Bajo Egipto, aunque posteriormente, tras la unificación, este último se vincularía plenamente con el conjunto de Egipto y, por ende, con el poder del faraón.

Una de las piezas de la exposición nos muestra ese momento en el cual Isis amamanta el niño que surgió de esta leyenda, el mismo niño que la madre, para esconderlo, dejaría al cuidado del dios Tot, dios de la sabiduría.

labcnquemegusta-faraocaixaforum13

 

Dentro de estos templos, encontramos también la existencia de columnas, cuyos capiteles en ocasiones podían ser de grandes dimensiones, como el que encontramos expuesto en Faraó. Rey d’Egipte, que bien podría formar parte de una columna de unos 5m de altura. Es de granito rosado, un material que sólo se encuentra en el Alto Egipto, es decir, en el sur de Egipto, lo que supone un doble valor añadido, además de sus cualidades como material y trabajo aplicado, puesto que también supuso un arduo trabajo de traslado hacia el Norte.

El capitel, una vez más, nos incluye atributos del faraón, como serían las orejas de vaca, pertenecientes a la diosa Hathor, o la cobra sagrada.

labcnquemegusta-faraocaixaforum01

 

Finalmente, destacar que dentro de los templos, podemos encontrar también una de las piezas quizá más curiosas, a mi parecer, de la exposición; aquella que nos muestra esa continua damnatio memoriae que muchos faraones llevaban a cabo respecto a sus predecesores. En ella, observamos claramente cómo aquellos faraones que llevaban a cabo reformas u ofrendas dentro de los templos cincelaban su nombre para hacerlo constar, incluso, encima de los nombres de anteriores faraones. En este caso, observamos el nombre de Ramsés II.

Como anécdota, decir que los faraones gozaban de hasta 5 nombres cada uno.

labcnquemegusta-faraocaixaforum02

 

3) Los rituales

En la exposición, encontramos también aquellas funciones más ritualísticas de los faraones, como serían la celebración del Jubileo o la Muerte.

El primer caso se trata de la renovación del pacto que les permitía ejercer como faraones. Para ello, llevaban a cabo una serie de pruebas que les permitía demostrar su juventud y que eran capaces de llegar a todos los rincones de su dominio. Es por este motivo que, entre estos retos, estaba correr o disparar flechas. El ritual se ejercía a los 30 años de gobierno y después se repetía cada 2 años.

En la pieza expuesta, observamos al faraón en el centro rodeado del Halcón (Alto Egipto) y el Chacal (Bajo Egipto). El conjunto se encuentra sin pulir, lo que nos hace pensar que se encontraba bañado de algún material precioso, como podría ser quizá el oro. Las cuencas de los ojos de las figuras se encuentran vacías, lo que indicaría que en su interior también se podría incrustar alguna piedra preciosa.

labcnquemegusta-faraocaixaforum04

 

En el caso del ritual de la Muerte, es bien sabido que los faraones, del mismo modo que el resto de egipcios, creían en la vida en el Más Allá y, por tanto, en la necesidad de conservar el cuerpo y algunas riquezas que pudiesen ser útiles tras su resurrección. La momificación de un faraón era realmente costosa y conllevaba una labor de más de 70 días en los cuales se resguardaban los órganos blandos en los vasos canopes, a excepción del corazón, órgano que Osiris pesaba comparándolo con la Pluma de la Verdad de la diosa Maat, símbolo de la Justicia, para valorar la actuación del difunto en la tierra.

En muchos casos, sus sirvientes eran también representados en pequeñas figurillas de manera que en el Más Allá estos fuesen útiles para el faraón resucitado. Un ejemplo de estas pequeñas estatuas se expone también en Faraó. Rei d’Egipte.

labcnquemegusta-faraocaixaforum15

 

4) Las mujeres faraón

Una de las mujeres faraón más destacadas tiene también su espacio en la muestra. Concretamente, encontramos a su única hija, Neferura, en el regazo del que fue arquitecto real y su educador, Senenmut (no todos los funcionarios tenían derecho a tener una estatua; los que la tenían era porque gozaban de permiso real). Dado que las niñas llevaban trenza hasta los 14 años (las bailarinas no se la cortaban), observamos que la pequeña también luce la trenza de la juventud.

¿Quién era esa mujer faraón? Hatshepsut, una faraón que gobernaría hasta que el hijo que su esposo tuvo con una concubina, el que sería Tutmosis II, creciese (como en todo, el periodo de reinado se alargó un poco más).

Se rumorea que Senenmut podría ser algo más que un simple funcionario real, el padre de Neferura, lo que explicaría el cariño con el que coge a la pequeña.

labcnquemegusta-faraocaixaforum05

 

5) Las piezas más pequeñas

Otro apartado de la exposición que no podemos obviar en este pequeño recopilatorio nos muestra aquellas pequeñas piezas que tenían algún vínculo con el reinado del faraón. La que más nos sorprendió fue una miniatura escultórica en oro, de trabajo realmente destacable. No obstante, encontramos otras de también gran interés como serían los escarabajos, elementos usados como amuleto pero también como diario de su momento, pues en ellos se explicaban aquellas noticias o hechos más destacados del reinado de un faraón. Ejemplos de ello serían el hecho de indicar que el faraón había matado 102 leones durante su gobierno o que tenía una nueva concubina.

 

Entre las piezas encontramos también aquellos símbolos que están íntimamente vinculados con el faraón, como podría ser el dios Osiris o el flagelo y el bastón de mando.

labcnquemegusta-faraocaixaforum14

 

6) El escribano

Y, ya que ha salido el tema del diario, en el antiguo Egipto existía otro funcionario que en ocasiones también era representado, el escribano, uno de los trabajadores reales de mayor rango. Dado que el papiro era realmente caro, en muchas ocasiones usaban la piedra, el ostracon, pieza de la cual se expone también un ejemplo en Faraó. Rei d’Egipte.

 

7) Los enemigos

Ya para acabar, finalizamos este pequeño recorrido por algunas de las piezas más destacadas de la muestra con ese recopilatorio de objetos que nos muestran cómo los egipcios explicaban los hechos históricos. Y es que se trata de algo realmente curioso, no sólo porque siempre aplicaban los mismos estándares representativos (los enemigos se reconocen porque son los únicos en la narración que tienen vello y pelo), sino porque, aunque el final fuese negativo para los egipcios, el faraón siempre recibía un trato especial y quedaba bien representado y victorioso. Se ha demostrado, gracias a relatos griegos y de otras civilizaciones antiguas, que muchos hechos que los egipcios narraban como victoria suya eran por completo opuestos a sus explicaciones.

labcnquemegusta-faraocaixaforum09

 

Como conclusión, sólo finalizar esta entrada mencionando que se trata de una exposición, a mi parecer, bastante sintética e interesante en el sentido que, mediante las pocas piezas que incluye (en ningún momento tenemos esa sensación de agobio, como hemos destacado antes), se consigue a la perfección hacer llegar un mensaje a un público no docto en ello: la importancia del faraón como ente central de toda una civilización, como pieza primordial para entender una cultura y su manera de hacer. ¡Sólo por ello ya merece la pena visitarla!

¡Ah! Y, si os animáis a ir… ¡no olvidéis subir a sus terrazas modernistas si tenéis ocasión! ¡Desde ellas podéis disfrutar de una de las obras más destacadas de Josep Puig i Cadafalch, la Fàbrica Casaramona;)

 

Para más información:

Faraó. Rei d’Egipte en el Caixa Fòrum

Escribe tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados.