Iconos artísticos de la provincia de Lleida (III)… ¡La Seu Vella de Lleida!

labcnquemegusta-lleida19

 

En la entrada de hoy de Salidas desde Barcelona… ¡Seguimos con nuestro recorrido por algunos de los iconos artísticos más destacados de la provincia de Lleida!

Así, tras conocer Cervera con su controvérsica Universitat y Bellpuig d’Urgell con uno de los sepulcros renacentistas más destacados del arte catalán, el sepulcro de Ramon III Folch de Cardona-Anglesola i Requesens… no podíamos olvidar hacer noche en Lleida (sobre nuestro alojamiento y cena hablamos en la anterior entrada del ciclo) para conocer al día siguiente uno de los monumentos más imponentes de Catalunya, su emblemática Seu Vella, una construcción muy propia de ese periodo comprendido entre el Románico y el Gótico con elementos claramente identificables y diferenciados, lo que ha conllevado que, erróneamente, se haya denominado estilo de transición.

 

Antes de comenzar con ello… ¿Por qué Seu Vella?

El hecho de que la identifiquemos como “Vella” es para distinguirla de la “Nova”, la actual Catedral de Lleida, ubicada en su centro histórico y comercial. Este hecho fue debido al traslado obligado que supuso la pérdida de la Guerra de Sucesión, momento en el cual la Seu Vella se convirtió en caserna militar.

La Catedral Nova de Lleida se trata de una construcción neoclásica, cuyo interior, a pesar de su sobriedad, incluye elementos de interés. Como ocurre con muchas obras de la época (sin ir más lejos, la mencionada Universitat de Cervera), a pesar de ser construida por Francisco Sabatini (mismo arquitecto de la Puerta de Alcalá, del Palacio Real de Madrid tras Sacchetti o de la parte antigua, en su momento hospital, del actual Museo Reina Sofía, entre otros), estuvo proyectada por un arquitecto e ingeniero militar destinado en Catalunya, Pedro Martín Cermeño, hijo del que fue diseñador del Castell de Sant Ferran de Figueres (de hecho, el hijo fue quien finalizó las obras de esta fortaleza) y arquitecto, por ejemplo, de construcciones como la Iglesia de Sant Miquel del Port de la Barceloneta.

 

¡Las cigüeñas que encontramos en cada uno de los rincones de la Seu Nova son un atractivo más en nuestra visita!  😉

(a pesar de que este año pasado se llevasen a cabo importantes redadas con ellas, tal y como podemos leer en este artículo de La Vanguardia)

labcnquemegusta-lleida16

 

No obstante, durante mucho tiempo, hasta que la Seu Nova estuvo finalizada, la sede episcopal se hallaba en otro lugar; el mismo que, tras la Guerra Civil, mientras que la incendiada Catedral estuvo en reconstrucción, también tuvo esta función. Se trata de la iglesia de Sant Llorenç, románica del siglo XII pero con acabamientos góticos (el barrio acogía las familias nobles más adineradas de Lleida, las cuales colaboraron en su construcción) y realizada por el mismo maestro de obras que la Seu Vella.

Se considera la segunda iglesia en importancia de la ciudad y, tras la Seu Vella, el mejor templo románico de Lleida, con la diferencia de que se trata de la única construcción medieval de la capital ilerdense que ha conservado su función original hasta nuestros días.

 

Hecha esta primera matización… ¡Ya podemos pasar a la Seu Vella de Lleida!

La Seu Vella de Lleida, la construcción que realmente nos atañe en esta entrada, construida en el año 1203 (fecha de colocación de la primera piedra solemnemente, aunque los trabajos preparatorios ya se iniciaron unos 10 años antes) y finalizada en 1278, pertenece a uno de esos obispados (junto a Tortosa y zona de Siurana) que fueron incorporados a la Corona casi conjuntamente, al ser reconquistados por Ramon Berenguer IV a los musulmanes en los alrededores del año 1149 (esta fecha concreta corresponde sólo a Lleida).

La lápida que conmemora la colocación de esa primera piedra se conserva en el presbiterio del templo. Según los expertos en epigrafía, sin embargo, ésta no sería del año 1203 como testimonio del acto solemne que se celebró para ello, sino que se trata de un falso medieval, es decir, una lápida 100 años posterior que quiere hacer creer que es de una época anterior imitando la caligrafía del momento. Es decir, que se trata de un testimonio a posteriori de la ceremonia que se realizó un tiempo atrás.

labcnquemegusta-lleida38

 

A juzgar por las fechas de inicio y fin, nos encontramos ante una construcción más o menos rápida que pretendía reconvertir el lugar de máximo poder musulmán (la antigua Suda musulmana) en cristiano y hacerlo, además, con suntuosidad, como claro signo de demostración de poder. No obstante, su abandono tras la Guerra de Sucesión, momento en el cual se reconvirtió en caserna militar, dada su estratégica localización, abandonando su función de sede episcopal, tal y como hemos mencionado en unas líneas anteriores, comportó que perdiese su destacada importancia. Este hecho, sin embargo, junto a su rápida construcción, supuso también algo beneficioso, que quedase congelada en el tiempo y sin alteración alguna en su coherencia original, a diferencia de la contemporánea Catedral de Tarragona, de construcción lenta y, por tanto, también con continuos cambios de proyecto.

labcnquemegusta-lleida20

 

De este modo, contrariamente a la mencionada Tarragona, la Seu Vella de Lleida sería un proyecto muy bien ideado y, lo que es más destacado, ejecutado según se había pensado en sus inicios, a pesar de las dificultades que suponía su localización sobre la colina. Así, si valoramos su planta, observamos que esa misma situación estratégica que destacábamos, tan importante en época de la Suda musulmana y en su posterior devenir, supuso también que el conjunto se construyese de una manera peculiar. Y es que la colina, del mismo modo que lo hicieron también las construcciones preexistentes, especialmente la Suda (posterior Castell del Rei) y el antiguo Palacio Episcopal, supuso que los distintos elementos que componían el conjunto (el templo, el claustro y las dependencias canonicales) no se localizasen según manda la tradición. Es por este motivo que el claustro, en lugar de ubicarse en el lateral del templo, se sitúa a los pies de la construcción principal, como si de un gran atrio con vistas al llano se tratase, y la que en realidad se trataría la puerta principal, ya del siglo XIV, del mismo modo que el campanario, desplazada a un extremo del claustro en lugar de en el acceso al templo como tal. Es decir, que el ritmo de circulación pasa por recorrer el claustro antes que el templo.

Fuente: Turó de la Seu Vella

 

¿El maestro de obras que diseñó todo ello? Pere de Coma, reemplazado años más tarde por Pere de Pennafreita. Conocemos poco de ellos, sólo, en el primer caso, que también se encargó de la mencionada iglesia de Sant Llorenç y, en el segundo, que continuó la labor del primero en la Seu Vella.

 

El claustro

Dada esta peculiaridad en la planta que destacábamos, lo primero que visitamos nada más entrar al conjunto, además de la zona canonical, puesto que se trata del lugar en el cual se adquieren las entradas, es su claustro, un lugar mágico, no sólo por sus galerías, sino también por sus vistas sobre el Pla de Lleida.

La mejor hora para visitarlo, personalmente, es al atardecer, aunque si vais ya en horario de invierno, tras la comida es un momento realmente precioso, por la luz y la neblina que se levanta.

Sólo una de sus alas es del siglo XIII, siendo el resto del siglo XIV, un aspecto que es notable con tan sólo un vistazo rápido, pues es en las diferencias entre las tracerías de cada una de las alas donde mejor se percibe.

A pesar de la explicación más generalizada que ubica el claustro en su peculiar localización actual, debido a esas preexistencias constructivas y al propio terreno de la colina, hay historiadores del arte que han ido más allá y, vinculando la Seu Vella con otros lugares como el Duomo de Pisa, han tratado el claustro de Lleida como una especie de camposanto monumental, lo que explicaría su paso por él antes de la entrada al templo como tal.

 

Subida al campanario

Su campanario del siglo XIV, octogonal como tantos otros campanarios catalanes, es quizá el símbolo por excelencia de la Seu Vella, aquel que la identifica desde cualquier lugar y que nos avisa de nuestra llegada a la ciudad cuando nos faltan pocos kilómetros para hacerlo.

labcnquemegusta-lleida23

 

¡Subir a él, con sus 40m de altura, es toda una experiencia que nos promete unas vistas excepcionales!

 

El templo

Experienciada la magia exterior de la Seu Vella, podemos pasar al no menos fascinante interior del templo. Como hemos indicado, éste se data en el siglo XIII pero, del mismo modo que ocurre con parte del claustro y el campanario, algunas capillas del templo, promocionadas por obispos como Guerau de Requesens o Arnau Sescomtes, corresponden a un añadido realizado en el siglo XIV con el fin de aumentar el número de capillas.

 

Una de las peculiaridades más notables de la Seu, sin embargo, recae en su estilo artístico, tachado en ocasiones como de transición, por la existencia en ella de elementos propios del Románico, sobre todo visibles desde el exterior, y a su vez, contener también ya elementos propios del Gótico, como sería, entre tantos otros, la generalización de las bóvedas de crucería. Pero vayamos a pasos para ir desglosando, poco a poco, cuáles son realmente estos elementos y descubrir, así, que más que un estilo de transición, en realidad podría tratarse de un estilo muy propio y concreto del siglo XIII…

¡Retomemos su planta! Ésta, coherente y equilibrada, nos hace pensar en un edificio concebido desde una unidad de medida que se multiplica, es decir, como ocurre en las iglesias góticas, la Seu de Lleida es ya una arquitectura intelectual, no una imagen tradicional románica artesanal; ha sido concebida sobre el papel y con fundamento matemático. A pesar de ello, percibimos una cabecera románica (de hecho, se trata de la parte más antigua del templo) sin deambulatorio, tal y como ocurre en las catedrales de tipo románico (sólo los templos de tipo peregrinatorio, como sería el caso de Santiago de Compostela, por ejemplo, acostumbraban a tener deambulatorio en época románica).

 

Sus ventanas presentan también elementos contrapuestos, puesto que, mientras las del transepto son semicirculares, propias del Románico, las del cimborio son ya de tracería y diseño góticos. Por su lado, los pilares, todos ellos sobre podio, no son góticos; se conforman de un conjunto de pequeñas columnas aparejadas (6 en total, puesto que recogen las molduras de los arcos fajones y formeros), del mismo modo que también lo hace la Catedral de Tarragona o la arquitectura del Císter francés.

En el transepto encontramos ya, sin embargo, arcos apuntados. Es decir, que a pesar de que nos encontremos con una planta tradicional propia del siglo XIII, el uso sistemático y metódico de las bóvedas de crucería y los arcos apuntados muestra ya una modernización de estos elementos que pasaría, según estudios realizados, por la influencia de la Orden del Císter (recordemos que Poblet no queda lejos y que su fundación fue en el año 1150) y no por la vía gótica exactamente, como ocurriría en otras zonas de la Península.

Todo ello, pues, nos hace difícil ubicar la Seu de Lleida en un estilo concreto, pues presenta tanto elementos del Románico como del Gótico, aunque también es cierto que, precisamente porque tiene una lógica, no se puede categorizar como una iglesia de transición entre un estilo y otro. De este modo, según los expertos, estaríamos hablando de un ejemplo de la llamada arquitectura hispano-languedociana, es decir, ese tipo de arquitectura influenciada por el estilo de la Orden del Císter con elementos propios del Románico y el Gótico. La Seu de Lleida, consecuentemente, no supone un tránsito del Románico al Gótico, sino que la renovación de los elementos románicos, ya considerados anticuados, pasa por una vía distinta a la gótica, por una vía distinta a la de tantas otras construcciones del momento.

 

La cubierta se caracteriza también por la presencia de un cimborio que, a diferencia de Poblet y Santes Creus, dos construcciones propias de la arquitectura cisterciense, comunica con el interior, del mismo modo que ocurre en las catedrales, ya góticas, de Tarragona o Barcelona. Éste es ya completamente gótico con su tracería, elevación y ventanas, las cuales dan a una especie de pasillo que da ligereza al conjunto. No obstante, observamos en él, nuevamente, un elemento de ese arte cisterciense, los nervios, 8 como en el caso de los lavatorios de las arquitecturas de la Orden del Císter.

 

Las puertas y la escultura monumental de la Seu de Lleida

La escultura vinculada a la arquitectura es también un elemento destacado en la Seu de Lleida. Ésta la podemos encontrar, especialmente, en los capiteles de su interior y en los accesos al templo.

Éstos últimos, localizados en los extremos del transepto (en uno de los costados se dobla), dan acceso directo al exterior, no al claustro, como suele pasar en la mayoría de iglesias, debido a ese terreno irregular que tanto influenció en la construcción de la Seu y que mencionábamos al inicio de esta entrada (recordemos que el acceso al claustro desde el interior del templo se da desde la puerta central de la nave). Es en estas puertas donde encontramos la mayor parte de la escultura monumental de la Seu de Lleida, bastante destacada para la época, aunque, como indicábamos, también podemos encontrar capiteles trabajados e historiados en su interior.

 

Las puertas de la Seu de Lleida son las siguientes:

* Porta de Sant Berenguer: la más sencilla de todas, con una simple cornisa, dado que se encara hacia el Castell de la Suda (observamos que el lateral que da al río Segre y, por tanto, a la ciudad, es más ostentosa).

* Porta de L’Anunciata: se trata de la puerta más antigua del conjunto, algo que visualmente podemos percibir por su estructura románica con un arco de medio punto, arquivoltas con cierto abocinamiento y sus ménsulas.

Su nombre procede del tema de sus hornacinas, pues contenían el Ángel y la Virgen, actualmente en el Museu de Lleida, y la inscripción con la salutación angélica propia de este episodio del Nuevo Testamento.

Sus arcos lobulados serían un referente islamizante (hay que tener en cuenta que aún quedaba población musulmana en Lleida en ciertos oficios y, por tanto, una cierta continuidad estilística de determinados modelos, aunque fuese en elementos cristianos), del mismo modo que también lo son las ornamentaciones de los capiteles y las arquivoltas; una decoración calada y plana, que recuerda a la madera esculpida de los maestros musulmanes.

Los entrelazados de animales y tallos de vegetación contienen también bestias y figuras humanas que pelean o tocan instrumentos y bailan. Por su parte, en las ménsulas observamos figuras esculpidas que interactúan entre ellas. Podrían ser personajes identificables en la época, contemporáneos de la población del momento, pues no dista tanto del caso que podemos encontrar en Valencia, en el cual, por suerte, se conservan las inscripciones bajo cada una de ellas (todos ellos son repobladores). El crismón, tan propio de las iglesias de repoblación, también se encuentra presente en el conjunto. Finalmente, destacar una lápida que nos data, aproximadamente, la puerta a partir de una referencia del 1215 que nos recuerda la muerte de alguien.

Los pliegues con espigas de trigo nos vinculan con el Retablo de Santa Tecla de Tarragona, de ahí que se haya barajado la posibilidad de que sean de misma autoría.

En la puerta observamos también algo muy significativo, los elementos de la típica portalada de la llamada primera Escola Lleidatana, la misma tipología que podemos encontrar en otras iglesias de la zona como Santa Maria d’Agramunt, la más monumental de ellas, o la de Vilagrassa.

* Porta dels Fillols: es la puerta más monumental de todas y también la más utilizada.

Su nombre proviene de las capillas de sus costados, todas ellas del siglo XIV, dado que en su interior se realizaba el sacramento del bautismo.

Observamos la misma organización que en la puerta anterior, es decir, esa forma cuadrangular con cornisa sobre ménsulas y arco de medio punto con arquivoltas. En este caso, sin embargo, el repertorio monumental es geométrico y abstracto con ziga-zagas o puntas de diamante, entre otros. En la imposta, sin embargo, sí que observamos nuevamente una lucha entre caballeros con animales.

En la cornisa superior, las ménsulas, con una pérdida de humanidad y dignidad respecto a las de la puerta anterior, nos vuelven a recordar ese trabajo de madera traducido a la piedra.

labcnquemegusta-lleida46

 

*Porta de la Nau: como indica su nombre, se trata de la puerta principal de la nave, aquella que debería ser más monumental pero que, debido a la situación singular del claustro, su dignidad se traslada a la Porta dels Apòstols, aquella que realmente da al exterior. En ella observamos una coincidencia de patrón respecto a la puerta anterior, es decir, los mismos elementos en el mismo orden que en la Porta dels Fillols.

*Porta dels Apòstols (o del Judici Final por la temática de su timpano): del mismo modo que ocurre con el campanario, es del siglo XIV. La escalinata que une la Seu Vella con la parte baja de la colina la monumentalizaba notablemente.

Podéis encontrar explicada cada una de las puertas, así como el resto de elementos y zonas destacadas de la Seu en su página web.

labcnquemegusta-lleida42

 

¡Pasemos de nuevo al interior!

Como hemos indicado, es en los capiteles del interior de la nave, colocados en forma de friso, donde podemos encontrar también escultura monumental y, más concretamente, donde percibimos mejor la evolución estilística del conjunto; y es que la sucesión de los distintos talleres que pasaron por la construcción es evidente en estos capiteles. De este modo, los más interesantes los encontramos en la cabecera, donde observamos unos capiteles muy clasicizantes (los pliegues de las ropas o la naturalidad de las figuras así lo evidencian). Éstos se alejan del Románico e, incluso, tienen cierto aire italianizante, motivo por el cual se creyó durante mucho tiempo que eran obra de algún maestro procedente del norte de Italia y, más concretamente, de Benedetto Antelami, escultor de Parma y uno de los pocos escultores del periodo cuyo nombre conocemos.

labcnquemegusta-lleida34

 

Si nos fijamos (soy consciente de que hay que fijarse mucho, puesto que la visibilidad, dada su altura, es compleja), muy cerca encontramos enfrentamientos entre hombres y bestias, entre los cuales destaca una figura desnuda que parecería haber sido sacada de un sepulcro o estatuaria romanos.

No obstante, siguiendo con esa evolución estilística que destacábamos, observamos cómo en el pilar del ábside central del crucero se da un estilo distinto, aunque también clasicizante, relacionado con el maestro Ramon de Bianya. Se trata, una vez más, de peleas entre bestias y caballeros, aunque también observamos elementos vegetales. Sin embargo, es el llamado Capitel del Rosetón el más singular de todos, puesto que se trataría de una pieza única sin precedentes; una figura encuclillada sosteniendo el rosetón, mientras que las estrellas de su alrededor nos hacen pensar en la astrología. Se desconoce el significado de todo ello, pero podría tratarse quizá de alguna referencia a la propia construcción del edificio.

Fuente: panorama.cat

 

Con este peculiar capitel, pues, finalizamos nuestra visita y salimos de la Seu Vella con una preciosa luz que da fin a nuestro recorrido por la provincia de Lleida y a nuestro ciclo…

labcnquemegusta-lleida41

 

Últimos apuntes… ¡El Museu de Lleida!

Antes o después de visitar la Seu de Lleida y, sobre todo, de marchar de la ciudad, no obstante, cabe realizar una visita al Museu de Lleida, lugar en el cual, como hemos mencionado, podemos encontrar algunos de los originales artísticos citados en la entrada. Y es que se trata de un lugar repleno de patrimonio de distintas épocas que va mucho más allá de las problemáticas obras de Sixena.

¿Mi pieza favorita? Un juego de ajedrez de época árabe, cuyas piezas proceden de Sant Pere d’Àger, posiblemente como pago de las parias, aunque también podría tratarse de una manufactura que llegase a través de los circuitos comerciales, documentada ya en el año 1068 en el inventario de bienes de Arnau Mir de Tost y su esposa Arsenda.

labcnquemegusta-lleida07

 

Pero también podemos encontrar piezas procedentes de la iglesia de Sant Joan de Lleida, por ejemplo, actualmente neogótica, al ser destruida durante la Revolución de Septiembre de 1868; el trono de Blanca de Anjou, priora de Sixena y esposa de Jaume II; distintos alabastros, retablos y tallas góticos; o incluso piezas más cercanas en el tiempo, como serían las renacentistas o las barrocas.

 

Y con esta última entrada, ahora sí, finalizamos este pequeño ciclo que nos ha permitido conocer tres grandes iconos artísticos de la provincia de Lleida… Sin embargo, aún queda muchísimo por visitar de esta tierra que, debido muchas veces a su distancia desde Barcelona, nos queda más desconocida. Así pues, dejamos este ciclo abierto, tanto por parte de La Bcn Que Me Gusta como por la vuestra… ¡a la espera de seguir viendo y descubriendo!  😉

¿Algunos de los lugares que tenemos pendientes? ¡Los que podemos ver en este interesante vídeo de Guías Viajar, como el Castell de Montsonís, Montfalcó Murallat o la Torre de Vallferosa (todos ellos dentro de la Ruta dels Castells del Sió de la Segarra), u otros como la Baronia de Sant Oïsme, Àger, Guimerà o los campos en flor de Aitona, entre tantos otros!

 

En definitiva… ¡no hace falta ir muy lejos para disfrutar de lugares realmente fascinantes! ¿No os parece?  😉

 

Para más información:

Turó de la Seu   www.turoseuvella.cat

Turisme de Lleida   www.turismedelleida.cat

El Segrià    www.segria.cat

Ara Lleida   www.aralleida.cat

 

Bibliografía:

Proposta de difusió del patrimoni escultòric del temple de la Seu Vella de Lleida, Trabajo de Final de Máster en la Universitat de Barcelona de Meritxell Niñá que podéis encontrar aquí.

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies