¡Visita al Palau Baró de Quadras con Cases Singulars!

labcnquemegusta-palaubarodequadras09

 

Tras un pequeño parón veraniego… ¡Regresamos de las vacaciones y lo hacemos con una visita a uno de esos lugares modernistas que tanto nos fascinan en La Bcn Que Me Gusta!

En esta ocasión, una vez más, lo hacemos gracias a las visitas que organiza Cases Singulars y que nos permiten entrar a lugares únicos del Modernismo barcelonés, habitualmente cerrados al público general por su carácter privado o, incluso, su uso no tan vinculado con la gestión cultural (el Palauet Casades y la Casa Felip, ambos con entrada en La Bcn Que Me Gusta, también los visitamos gracias al interesante programa cultural de Cases Singulars).

El palacio que os presento hoy, además de ubicarse dentro de este conjunto de espacios privados modernistas de nuestra ciudad, también se vincula con uno de los arquitectos, políticos e historiadores, entre otras tantas facetas suyas, más destacados de nuestro país, Josep Puig i Cadafalch, del cual se celebró el año pasado el 150º aniversario de su nacimiento y el 100º de su acceso a la Presidencia de la Mancomunitat de Catalunya a partir de rutas, exposiciones, actividades y un importante congreso al cual La Bcn Que Me Gusta tuvo también oportunidad de asistir (podéis encontrar las dos entradas que le dedicamos, una más teórica y otra más práctica, aquí y aquí, respectivamente).

La entrada de hoy, pues, pretende acercaros a una de las obras que se engloban dentro de la Ruta Puig i Cadafalch y que, de hecho, guarda importantes similitudes con otras casas y palacios que no quedan muy lejos de la misma, como serían la Casa Terrades, la Casa Serra, la Casa Amatller o el Palau Macaya, lo que nos permite crear un hilo conductor entre todas ellas. En definitiva, hoy me gustaría hablaros del Palau Baró de Quadras, como indica su nombre, un palacio localizado en la Avenida Diagonal de Barcelona vinculado con un título nobiliario, elemento al cual Josep Puig i Cadafalch supo adaptarse a la perfección para cubrir las necesidades que ello conllevaba.

labcnquemegusta-palaubarodequadras08

 

La visita

Las visitas al Palau Baró de Quadras se realizan, siempre de manera guiada, con reserva previa y en tres idiomas según horario (catalán, castellano e inglés), cada miércoles a través de Cases Singulars.

Éstas tienen una duración aproximada de una hora e incluyen, además de un paseo por la casa, una pequeña introducción teórica, mediante una proyección de fotografías, que permite dar las premisas más básicas para comprender lo que conoceremos durante nuestro recorrido. Dicha explicación tiene lugar en la biblioteca del actual Institut Ramon Llull, cuya sede se sitúa en el interior de la casa.

Si os interesa, dado que, como hemos indicado, no quedan lejos algunas de las obras más destacadas del arquitecto, Cases Singulars también ofrece itinerarios para conocer otras obras de Josep Puig i Cadafalch.

Podéis encontrar más información de todo ello aquí.

 

Los comitentes: el Baró de Quadras y Joana Veiret Xipell

Manuel de Quadras i Feliu (1860-1927), promotor principal del actual Palau Baró de Quadras, fue un industrial ennoblecido en el año 1900 por la Reina Regente María Cristina, en memoria de una antigua señoría del año 1378 localizada en Massanes, tal y como podemos leer en una de las paredes de la finca gerundense:

La Baronia de Quadras, engrandida per Ramon de Quadras el 8 de febrer de 1378. Perduda per en Joan de Quadras, menor, a 15 d’abril de l’any 1665. Recobrat son territori a 8 de Janer del any 1898 y son títol a 16 d’abril de 1900 per don Manuel de Cuadras

 

Si nos remontamos un poco en el tiempo, observamos que éste era nieto de Pere Quadras i Camps (1769-1853), escultor de Vic (tenía un taller en la Plaça Major y fue profesor de escultura y director en la Escola de Dibuix de Vic) que estudió en la Llotja de Barcelona y que, incluso, fue pensionado en Roma, e hijo de José Quadras i Prim (1822-1901), gestor de la empresa familiar de su esposa, la fábrica de hilados de estambre Tomas Coma i Miró (creada en 1840, fue la pionera en su sector en España), a partir de la cual la familia pasaría a ser industrial (de hecho, a partir de su matrimonio, la fábrica cambió de nombre y pasó a denominarse Cuadras, Feliu y Compañía, creando, incluso, una nueva sede en Sabadell).

Joana Veiret Xipell (1862-1939) sería la esposa de Manuel de Quadras y, por tanto, la segunda comitente del palacio que presentamos hoy en La Bcn Que Me Gusta. Tuvieron dos hijos, José y María. El varón, Josep de Quadras y Veiret (1889-1965), sería el sucesor del título y, por tanto, el segundo Barón de Quadras, además de abogado y teniente de alcalde del Ajuntament de Barcelona. Se casaría con Pilar de Camps i de Casanovas, hija de los marqueses de Camps. Por su lado, María de Quadras y Veiret, a partir de su matrimonio con Joan Nadal de Vilardaga, se convertiría en propietaria de otra casa modernista emblemática de nuestra ciudad, el Palau Mornau, actual Museo del Cannabis y remodelación del arquitecto Joaquim Raspall (ya hace algún tiempo que lo visitamos, de ahí que se trate de una entrada, por tanto, que requiere de una actualización a fondo; no obstante, aquí os la dejo por si queréis ver sus interiores a partir de sus fotografías).

El título de tercer Baró de Quadras recae actualmente sobre una mujer, María Juana de Quadras i Camps, casada con Juan de Querol i de Müller, cuarto Comte de Rius.

manuel quadras

 

El encargo y Josep Puig i Cadafalch

El primer contacto del Baró de Quadras con Josep Puig i Cadafalch lo encontramos en Massanes, en el ennoblecimiento de esa casa familiar localizada cerca de Hostalric que debía ser digna de un barón y que el arquitecto remodeló entre 1900 y 1903. Satisfecho con el castillo resultante, el Baró decidió que debía ser el mismo arquitecto quien se encargase también de su casa en Barcelona. Así pues, le encargó también la remodelación del edificio familiar de la ciudad condal (bien, en realidad, se demolió parte de él y se construyó un pequeño palacio neogótico en su lugar) por tal de adaptarlo a ese título nobiliario que había conseguido en el año 1900 y, así, visibilizar como es debido su cambio de status social.

El edificio preexistente, una casa de estilo neoclásico de la cual sólo nos ha quedado algún elemento de la actual puerta posterior (el edificio, aún ahora, tiene doble fachada, hallándose la principal de su momento en la calle de Rosselló, en la actual posterior), había sido construido en cuatro pisos por un maestro de obras desconocido en el año 1882 (aunque los planos más antiguos conservados son de 1888) por encargo del comerciante Bonaventura Babot Guillermo. En el año 1884, sin embargo, la casa fue comprada por Josep Quadras i Prim, padre del protagonista de nuestra entrada, al cual pasaría tras su muerte en 1901 al tratarse del hijo mayor y heredero principal.

Así se nos describe la antigua casa en las escrituras de compra-venta:

… toda aquella casa, compuesta de bajos, entresuelo exterior, cuatro pisos y azoteas, con jardín en la parte posterior, cercado por pared y verja de hierro…

 

Josep Puig i Cadafalch, pues, sería el encargado de remodelar esa antigua vivienda, ubicada temporalmente entre la Casa Serra (su construcción se había iniciado 9 meses antes) y un año antes de la Casa Terrades (1903-1905). Era la época más fructífera del arquitecto, en la cual éste simultaneaba distintas obras, tanto en Barcelona como en otras localidades, y su trabajo como regidor del Ajuntament de Barcelona. No obstante, consiguió destacados resultados, no sólo en el palacio como tal, finalizado en 1906, sino también en su idea visionaria de dar un futuro prometedor a la Avenida Diagonal: el Palau Baró de Quadras sería una de las primeras construcciones de la Diagonal y, a pesar de su inicial carácter poco vistoso, especialmente por sus escasos 12m de fachada, Puig i Cadafalch sabría aportarle un aire majestuoso y solemne.

 

Biografía del Palau Baró de Quadras

Si bien es cierto que durante la visita podemos observar un conjunto destacado de elementos originales, muchos otros también han sido retocados, especialmente debido a los usos que la casa tuvo posteriormente y a la no existencia de mobiliario original alguno, extraído del palacio por la propia familia cuando ésta cambió de residencia. Del mismo modo, estructuralmente  hablando, sólo se conserva la escalera noble, al pasar la escalera de los vecinos a acoger, posiblemente, un primer ascensor y la del servicio, punto de unión entre todas las plantas del edificio, nuevos ascensores, ya que cabe tener en cuenta que en el año 1976 sólo las fachadas estaban protegidas por ley.

Y es que, tras ser residencia de la familia Baró de Quadras, la casa pasó a tener una funcionalidad pública, al ser ésta vendida por su última generación al Ajuntament de Barcelona. En primer lugar, acogió el Museu de la Música (años 80), etapa en la que no se tocaron los interiores, aunque sí las cocinas, para reconvertirlas en oficinas, y los baños, adaptados para acoger las salas de exhibición. Actualmente, los baños albergan un despacho, pero en su momento se trataba de uno de los espacios más ricos de la casa. De hecho, se han conservado fotografías de ellos, señal de que sus propietarios estaban orgullosos de su presencia en el palacio.

En la fotografía que os añado a continuación, observamos cómo cada uno de los detalles estaba por completo pensado, así como también la presencia de los más nobles materiales y técnicas, entre los cuales encontramos las baldosas cerámicas, el metal emplomado, el tocador o, incluso, las pinturas murales.

baño desaparecido

 

Posteriormente, el Palau Baró de Quadras pasó a tener un nuevo inquilino, Casa Asia (2003-2013), momento que quizá todos y todas recordamos más. Actualmente, en ella encontramos la sede del Institut Ramon Llull.

 

Hecha esta primera presentación… ¡Visitemos el Palau Baró de Quadras!

● Los exteriores

Lo primero que nos llama la atención cuando visitamos el Palau Baró de Quadras es la existencia de dos fachadas (Avenida Diagonal y calle de Rosselló), cada una con un estilo distinto. Esto se debe, precisamente, al hecho de que la que actualmente corresponde a la fachada posterior, la de la calle de Rosselló, conserve elementos de aquel primer palacio que Puig i Cadafalch remodeló. De este modo, con policromía floral en los esgrafiados y un marcado estilo neoclásico, según se estilaba en el primer Eixample, ésta corresponde a la entrada principal original.

Josep Puig i Cadafalch, pues, cambiaría su orientación, quizá ya prediciendo la importancia de la Avenida Diagonal, a pesar de que ésta aún fuese un camino de tierra, lugar en el cual la casa originaria tenía un pequeño jardín. Paralelamente, la fachada de la calle de Rosselló también fue actualizada a partir de una tribuna que se añadiría y el desplazamiento de su puerta a uno de los laterales, rompiendo, así, la simetría.

Un pequeño escudo de estilo neoclásico, como si de una reminiscencia del pasado se tratase, nos recuerda su antigua apariencia.

anc_728458_606632

 

La actual fachada principal, aquella que da a Avenida Diagonal y en la cual observamos la piedra como material predominante y símbolo de ennoblecimiento, es sin lugar a dudas la más espectacular. En ella podemos observar una mezcla de estilos propios del arquitecto pero que, en todo momento, nos vinculan también con el neogótico y ese anhelo de la burguesía catalana por vincularse con la Edad Media, tal y como los preceptos de la Renaixença marcaban.

foto antigua 02

 

De este modo, observamos también tanto el neoplateresco (algunos de sus elementos nos pueden recordar el coronamiento del Palacio de Monterrey de Salamanca) en la tribuna corrida con su fascinante balcón de gótico flamígero con pináculos y ménsulas (recomiendo que os quedéis un buen rato delante de ella y la observéis con detenimiento puesto que está repleta de detalles que en muchas ocasiones nos pasan desapercibidos) como las influencias del norte de Europa con su tejado de voladizo. Incluso algunos autores, entre los cuales encontramos el reconocido Joan Bassegoda, han destacado el cierto aire precolombino que se puede apreciar en las ménsulas del gran balcón.

 

Ambas fachadas se encuentran unidas por un pasillo interior que, además de dar unidad al conjunto, pues también sirve de distribuidor de las tres escaleras que componen el edificio (escalera noble que nos lleva a la primera planta, escalera de vecinos/inquilinos que da acceso a los 2º, 3º y 4º pisos y escalera del servicio, la única que accede al subterráneo), permite nivelar el pendiente natural del terreno. Este hecho explicaría la ruptura de la simetría en la fachada de la calle de Rosselló, dada por el desplazamiento de su puerta que en unas líneas anteriores mencionábamos.

 

Dicho corredor facilitaba también los accesos a la casa. De esta manera, debido a la falta de espacio interior, era necesario crear un circuito unidireccional en el cual la puerta de Avenida Diagonal permitiría entrar el carruaje, mientras que la de Rosselló se usaría como salida. Este aspecto aún era más útil si tenemos en cuenta de que los primeros coches no tenían marcha atrás.

El proyecto de Josep Puig i Cadafalch, pues, solucionaría magistralmente los problemas que comportaba un espacio pequeño con, además, tres escaleras consecuencia de la división por clases sociales tan propia de la época, a la par que desplazaba la fachada de presentación de la familia a la Avenida Diagonal.

4887

 

● Los interiores

Siguiendo la unidad e influencias que destacábamos en el exterior, si pasamos al interior, también podemos percibir cierto aire a casa musulmana, un regusto andalusí que proviene, especialmente, de las cerámicas de sus interiores y los trabajos policromados sobre madera que encontramos en ellos, así como también de los esgrafiados entre bigas que configuran los artesonados.

La fuente del patio disfruta también de un alto contenido arabizante, del mismo modo que lo hacen las celosías de madera de las ventanas de la tercera planta, las aperturas trilobuladas con columna central que dividen la estancia principal entre salón y galería o las arcadas con motivos geométricos neoárabes del comedor.

 

La combinación de arcos ojivales y de medio punto que se van entrelazando en la planta baja es también un elemento muy propio tanto de la época medieval como de la primera etapa del arquitecto.

labcnquemegusta-palaubarodequadras28

 

Por otro lado, otro elemento que no sólo nos muestra este anhelo de ennoblecimiento del comitente, sino también elementos muy propios de las casas del Eixample, es su distribución, en la cual, en primer lugar, hallamos una imponente escalera noble que, junto a un pequeño patio, se encuentra realmente cerca de los palacios góticos, siendo también un elemento muy utilizada en la obra del artista (un buen ejemplo de ello son la Casa Macaya o la Casa Amatller).

 

Como curiosidad, destacar las ventanas que en todo momento observamos en las paredes de este último ambiente que mencionábamos, además de una decoración minuciosa repleta de técnicas artesanales tradicionales recuperadas durante el Modernismo. Se trata de las aperturas que daban ventilación al subterráneo, zona destinada al servicio, las cocinas y los almacenes, pero también a la caseta del portero, quien vivía en el local colindante.

 

Paralelamente, destacar que, a pesar de que la escalera secundaria destinada a los vecinos y separada del conjunto noble por una puerta de cristal, habitualmente cerrada, no la podamos ver como tal, sí la percibimos a partir de las decoraciones de sus paredes. Contrariamente, no hallamos signo alguno de la escalera del servicio,

 

¡Pasemos al comedor y al salón de la primera planta, pues es en ellos donde, nuevamente, podemos percibir ese sabor a noble que destacábamos! Y es que, primeramente, en los dos espacios observamos grandes y ricos conjuntos de columnas que, a su vez, contrastan por sus formas y colores. De este modo, mientras unas están abombadas y culminan con un capitel jónico, las otras, las direccionadas hacia la Avenida Diagonal, lo hacen con un capitel floral.

foto antigua

 

Entre ellas, si observamos fotografías antiguas (lo podéis percibir en la fotografía de la derecha que os añado a continuación), encontramos un elemento que nos muestra cómo, sin perder el valor estético, las nuevas tecnologías también tenían su papel en la casa. Concretamente, nos estamos refiriendo a las guirnaldas metálicas con flores (actualmente perdidas) que, además de decorar uniendo las columnas entre sí, también iluminaban el espacio.

anuari associació d'arquitectes de Catalunya_1913

Fotografías extraídas del anuario de la Associació d’Arquitectes de Catalunya (1913)

 

 

La chimenea es también uno de los elementos más lujosos y carismáticos del comedor, a pesar de que nos encontremos en la zona privada de la casa, habitualmente más sobria que otros espacios en las residencias barcelonesas. Sus peces medievalizantes, tan propios del imaginario del Medievo, son quizá el motivo que más destaca en ella.

¿Los materiales usados? Metal y cerámica, elementos refractarios que permiten mantener el calor.

En el mismo espacio, encontramos también una decoración repleta de motivos florales que, concretamente, nos evocan el paisaje de esa casa de Massanes en la cual tiene origen la familia. Del mismo modo, el escudo familiar se encuentra siempre presente en todo momento, tanto en los interiores como exteriores, permitiendo remarcar ese carácter noble recién adquirido por Manuel de Quadras.

 

Otros detalles que también llaman nuestra atención, especialmente por esa unión entre practicidad y belleza presente en cada rincón del palacio, son el lavamanos, conformado de tres arcos, cerámica catalana y dos columnas, y la leñera.

El primer caso, sin embargo, a causa de la instalación del ascensor, fue considerablemente modificado, siendo necesario trasladar una de sus ventanas y columnas a la actual escalera. Una de las dos ranas que encontramos en él, así como también en la obra de Josep Puig i Cadafalch, quien las usaba incluso en los monumentos funerarios (un buen ejemplo de ello es el Panteó Garí de Esplugues de Llobregat), también desapareció.

 

Por lo que respecta a la leñera, localizada en un pequeño armario justo detrás de la chimenea, destacar cómo, además de tener una primera función práctica como almacén, también permitía preservar y trasladar el calor hasta los dormitorios.

 

Las esculturas de Eusebi Arnau

Tal y como hemos mencionado, es la tribuna de la fachada principal la que llama más la atención al visitante, al menos desde el exterior. Y es que en ella podemos observar todos esos motivos diseñados por uno de los escultores más destacados del Modernismo catalán, Eusebi Arnau, aunque su ejecución corresponda a Alfons Juyol.

En sus extremos es donde encontramos los elementos más curiosos puesto que, acentuando su verticalidad a partir de una localización de las figuras de un modo realmente interesante, el arcángel San Miguel en escorzo y un Sant Jordi son los encargados de cerrar el conjunto escultórico conformado de distintas parejas de personajes medievales. Se trata de la nobleza del momento, vestida con los trajes propios de la época, evocando, una vez más, el origen medieval de la familia, así como también el pasado glorioso de Catalunya.

 

Otras artesanías

Del mismo modo que ocurría en las casas modernistas que vimos en la entrada publicada en La Bcn Que Me Gusta sobre el Modernismo de Reus o en nuestra visita a la fábrica de baldosas Pujol i Bausis (La Rajoleta), Josep Puig i Cadafalch trabajaba con un equipo de artesanos propio, un equipo de colaboradores que acostumbran a repetirse en gran parte de sus proyectos (algunos de ellos los podéis encontrar también en el resumen sobre el Congrés Josep Puig i Cadafalch al que asistimos el año pasado y que os he especificado al inicio de esta entrada).

Es por este motivo que, especialmente teniendo en cuenta de que la construcción de la Casa Amatller tenía lugar casi simultáneamente a la del Palau Baró de Quadras, no es de extrañar que encontremos bastantes similitudes entre las dos casas. De hecho, una vez más, el equipo de colaboradores era mismo. Es por ello que, por ejemplo, encontramos en los dos casos arrimaderos cerámicos de la fábrica sevillana Mensaque, así como también esgrafiados de Joan Paradíslámparas con boca de dragón de Antoni Tàpies o vidrio emplomado de Joan Espinagosa.

 

Otro artesano presente en el Palau Baró de Quadras es Manuel Ballarín (lo mencionamos en la Casa Navàs de Reus y en la Casa Felip). Concretamente, lo hallamos en la reja de hierro con apliques de cristal americano Tiffany de la puerta principal. Por su lado, los mosaicos romanos son de Mario Maragliano (hablamos de él en el Palauet Casades) y la carpintería de Francisco Tarragó.

Y, ya que sale el tema de los mosaicos, mencionar un último aspecto que nos aproxima nuevamente a esa capacidad del arquitecto en pensar cada detalle (siempre sin olvidar la búsqueda de la belleza) a la hora de adaptar el espacio creado a una funcionalidad y comodidad, algo, a su vez, también tan propio del Modernismo; nos estamos refiriendo al contraste que podemos encontrar entre las teselas más pulidas y las más toscas, correspondientes estas últimas a la zona por la cual tenían paso los carruajes y coches.

 

En definitiva, una vez más, a partir de la visita de Cases Singulars hemos podido conocer un rincón de Barcelona básico, no sólo para adentrarnos en la obra de uno de los arquitectos más importantes del Modernismo catalán, sino también para entender mejor este estilo artístico, este pensamiento que tuvo una incidencia tan destacable en la sociedad del momento e, incluso, en la Barcelona actual.

 

Para más información:

Avinguda Diagonal, 373

Cases Singulars   www.casessingulars.com

Institut Ramon Llull   www.palaubaroquadras.llull.cat

 

Bibliografía:

Cabré, Tate, Ruta Puig i Cadafalch, Barcelona: Institut del Paisatge Urbà i la Qualitat de Vida, Ajuntament de Barcelona, 2017

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies