Visita al túnel de las Cases de l’Aigua de la Trinitat

labcnquemegusta-casadelaiguatrinitat20

 

Tenemos todos y todas, por suerte, agua corriente en nuestras casas y un sistema de alcantarillado que hace que podamos disfrutar de una vida más cómoda e higiénica. Sin embargo… ¿nos hemos planteado alguna vez cómo llegan a nuestras casas todas esas comodidades de las cuales disfrutamos?

Actualmente, el agua nos llega desde los ríos Llobregat y Ter, pero hasta hace poco la ciudad se abastecía de ella a partir de los distintos pozos de Collserola (mediante un complejo sistema de elevadores) y del Rec Comtal procedente de Montcada i Reixac. No obstante, con la construcción del Eixample, así como también por influencia del nuevo pensamiento de tipo higienista que poco a poco se implantaba, este sistema fue insuficiente, motivo por el cual la ciudad se vio obligada a crear una nueva ingeniería que permitiese hacer llegar una mayor cantidad de agua tanto a Ciutat Vella como a la nueva urbanización del Pla de Barcelona.

Hoy, en La Bcn Que Me Gusta, me gustaría hacer una pincelada de todo ello a partir de la visita que realicé hace un par de semanas a la Casa de l’Aigua de la Trinitat. Bien, en realidad se trata de una visita a dos casas, localizadas cada una a lado y lado de la Meridiana, en la Trinitat Vella y en la Trinitat Nova, cuyo mecanismo estuvo en funcionamiento hasta 1989.

Las visitas se encuentran gestionadas por el MUHBA y se llevan a cabo, gratuitamente, cada domingo de 10h a 14h (última entrada a las 13h).

Todo un conjunto de audiovisuales y plafones informativos nos permite conocer en primera persona, de una manera completa y detallada, cada uno de los elementos del recorrido y del sistema que gira en torno a éste. Si preferís conocerlo de la mano de un guía, las visitas guiadas se realizan, también de manera gratuita, cada primer domingo de mes. Es necesaria la reserva previa para ello. Podéis encontrar más información aquí.

En ambos casos, la entrada se realiza desde la Trinitat Vella, dado que se trata de un recorrido unidireccional.

labcnquemegusta-casadelaiguatrinitat12

 

Por otro lado, antes de proseguir con la entrada propiamente dicha, comentar que podéis complementar la visita con un recorrido por el Rec Comtal, así como también visitando la Casa de les Aigües de Montcada i Reixac (hacen visitas teatralizadas y jornadas de puertas abiertas), pues todo ello se encuentra íntimamente vinculado con la obra de ingeniería que me gustaría presentaros hoy.

Si lo preferís guiado, el MUHBA lleva a cabo también itinerarios a cargo de Manel Martín Pascual del Centre d’Estudis Ignasi Iglésias. El itinerario consta de un recorrido de Montcada i Reixac a Barcelona (autocar incluido – en este caso tiene un coste de 8,50eurs) por el sistema de abastecimiento de agua a la ciudad condal desde época romana a la actualidad. La próxima fecha es el 16 de septiembre.

labcnquemegusta-casadelaiguatrinitat04

 

Memorial de l’Aigua 2018-2019

La reapertura de las Cases de l’Aigua de la Trinitat tras su rehabilitación ha coincidido con el Día Mundial del Agua (22 de marzo) y el programa del Memorial de l’Aigua, que pretende recuperar la memoria histórica del agua poniéndola en valor como un patrimonio más de nuestra ciudad que, además, va acompañado del conocimiento de la evolución de su abastecimiento y saneamiento y del desarrollo que ha tenido a lo largo de los siglos en Barcelona.

Para ello, el programa conlleva todo un conjunto de actividades que giran en torno al agua como bien público, universal y escaso, entre las cuales podemos encontrar desde charlas y seminarios a visitas al alcantarillado de la ciudad o los depósitos pluviales, entre otros, itinerarios por minas y fuentes o actividades en lugares de referencia como serían, por ejemplo, el Rec Comtal, la Font Màgica o la Fàbrica del Sol. Podéis encontrar toda la información aquí.

 

Dicho esto… ¡Pasemos a las Cases de l’Aigua de la Trinitat y hagamos un poquito de historia!

Las Cases de l’Aigua de la Trinitat fueron construidas por la compañía pública municipal barcelonesa Aguas de Moncada y el trabajo del ingeniero Felip Steva i Planas, entre los años 1915 y 1919, como consecuencia, especialmente, de la fuerte epidemia de tifus que tuvo lugar en el año 1914 a causa de las filtraciones en los conductos del antiguo servicio municipal de agua, lo que obligó su renovación.

¿Su función? Impulsar el agua, procedente de las minas y pozos de Montcada i Reixac, hasta el depósito de la Trinitat Nova, lugar donde se aprovechaba el desnivel y la fuerza de la gravedad para hacerla llegar al núcleo antiguo de Barcelona y la Barceloneta. En esta segunda estación, se aprovechaba y también se evaluaba la calidad del agua antes de ser enviada a la ciudad.

La necesidad de crear un nuevo sistema de abastecimiento de agua venía también de un nuevo hecho que marcó el crecimiento de la ciudad, la creación del Eixample. Es por este motivo que el Ajuntament apostó por el uso de la empresa privada para tal faraónica obra, la Societat General d’Aigües de Barcelona (SGAB), la cual llevó a cabo el proyecto mediante capital francés, iniciando su labor con la creación del nuevo barrio en el año 1860.

Un poco más tarde, en el año 1911, el Ajuntament se planteó la adquisición de la empresa con la intención de mejorar las condiciones higiénicas y el servicio en general. No obstante, una intensa campaña por parte de la patronal y la mencionada epidemia de tifus de 1914 provocaron un cambio en la iniciativa pública, creando un nuevo sistema para Ciutat Vella que procedería, precisamente, también de las instalaciones de la Trinitat.

El Eixample, a pesar de todo el sistema que se construyó, nunca acabaría recibiendo agua de las Cases de la Trinitat.

 

Como información adicional, mencionar que la SGAB no se municipalizaría hasta bastantes años después, ya en época del alcalde Porcioles, dado que incluso en el año 1924, momento en el cual hubiese sido posible mediante la aprobación del Estatut Municipal de Calvo Sotelo, el entonces alcalde de Barcelona, Darius Romeu, baró de Viver, copropietario de la SGAB y hombre de confianza de Primo de Rivera, no lo encontró necesario.

El conde de Vallellano informa sobre los acuerdos de su Departamento relacionados con la región:

Es un honor para mí que el proyecto lleve mi firma ya que, en el futuro, significará lo que fue la firma de Bravo Murillo para el Canal de Isabel II de Madrid. Se construirá en Barcelona bajo la presidencia del delegado del Estado en la Confederación Hidrográfica del Pirineo Oriental, un Patronato análogo al del Canal de Isabel II que tan buenos resultados ha dado para el abastecimiento de aguas en aquella capital. El futuro organismo gozará de plena autonomía dentro del Ministerio, y en él estarán debidamente representadas todas las corporaciones y entidades interesadas.

La Vanguardia, 5 de octubre 1955

 

En este texto observamos cómo incluso el ministro de Obras Públicas hacía evidente que Barcelona había tardado más de 100 años en tener el mismo trato de Madrid (la capital española consiguió lo mismo que en este momento conseguía Barcelona ya en el año 1851).

 

La Casa de la Trinitat Vella

Dado que, como hemos mencionado, se trata de un recorrido unidireccional, iniciamos nuestra visita por la Casa de la Trinitat Vella. Así, nos adentramos en su complejo modernista, un proyecto del ya mencionado arquitecto Felip Steva i Planas, en cuyo interior encontramos la sala de máquinas, esa estación elevadora, obra de la empresa Ramon Miralles, que llevaba el agua hacia la segunda casa del sistema, la de la Trinitat Nova.

El agua procedía de la caseta de compuertas contigua y era impulsada mediante tres bombas con capacidad para elevar hasta 21.000 metros cúbicos de agua al día.

Esquema

Esquema general del sistema de abastecimiento de agua de Barcelona con la galería que conecta la Casa de l’Aigua de la Trinitat Vella con el depósito de la Trinitat Nova, extraído del Servicio Municipal de las Aguas de Moncada, suplemento de la Gaceta Municipal de Barcelona, octubre 1917, p.57

 

Os recomiendo la lectura en su totalidad del documento del cual he extraído este esquema, un suplemento de la Gaceta Municipal de Barcelona, pues, además de un sinfín de detalles, se nos muestra en él el proyecto al completo desde la visión de los participantes de la época.

Un ejemplo de ello es el documento que os añado a continuación:

1638

Documento extraído del Servicio Municipal de las Aguas de Moncada, suplemento de la Gaceta Municipal de Barcelona, octubre 1917, p.57

 

 

La Casa de la Trinitat Nova

Como hemos indicado, la Casa de la Trinitat Nova, algo elevada, permitía que el agua tuviese la inercia necesaria, gracias a la gravedad, para llegar a Barcelona. Es por este motivo que en ella observamos un gran depósito, con capacidad de 10.000 metros cúbicos y unas medidas de 71m de largo y 41m de ancho, con la finalidad de llevar a cabo en él también ese proceso de cloración necesario para potabilizar el agua (este moderno dispositivo, basado en una solución de hipoclóritos que esterilizaba el agua, no llegaría hasta el año 1919).

Una vez en el interior, observamos que el depósito se encuentra dividido en dos compartimentos mediante un muro transversal; esto se debe a que éste contaba con una sala de maniobras y una cubeta de aforamiento para recibir el agua de la galería.

 

El túnel

Lo que más impresiona durante la visita, sin embargo, es el famoso túnel que unía ambas casas. Éste conectaba las dos estaciones y se prolongaba dirección Collserola. De hecho, se aprovechó el antiguo acueducto alto de Montcada para construirlo, un proyecto que nunca alcanzó su finalidad y del cual haremos una pequeña pincelada en unas líneas más adelante.

La galería se ubica justo debajo de la Meridiana y mide 331m de largo y 3,40m de ancho.

labcnquemegusta-casadelaiguatrinitat13

 

Una vez en su interior, observamos claramente esa tubería de 40cm de diámetro que transportaba el agua hacia la Trinitat Nova. No obstante, a medio camino, vemos cómo ésta se dobla; se trata del agua que regresaba una vez depurada y que, mediante un desvío que encontramos aproximadamente a medio túnel, hacía llegar el agua a Ciutat Vella, tal y como hemos mencionado en unas líneas anteriores. Unos 5km aproximadamente son los que mide esta nueva tubería que, si bien es cierto que garantizaba la potabilización del agua en la Barcelona más antigua y masificada y aumentaba también la presión que llegaba a las casas, no democratizaba su uso, habiendo todavía muchas viviendas sin agua potable (en el año 1920 sólo un 14% de las casas de Barcelona tenían agua corriente).

 

Cuando el sistema se hizo insuficiente…

Durante la posguerra, hubo una importante crisis de sequía que, incluso, comportó restricciones de agua en la ciudad, tal y como podemos leer en esta nota del gobernador civil del año 1950:

Un informe técnico señala como medida preventiva la suspensión del servicio desde las 22 hasta las 6 horas (…). El fenómeno de la sequía (…) que ha de considerarse como mundial (…) ha venido repercutiendo durante estos últimos años en el abastecimiento de aguas de los grandes núcleos de población, en los que su línea de crecimiento y su elevado nivel de vida contribuyen a hacer más notable el desequilibrio entre las posibilidades de captación y las exigencias del consumo (…). En Barcelona se adoptaron medidas técnicas de previsión con la instalación de nueve pozos nuevos, 200km de canalización y elementos de elevación con una potencia global de 4500 V y de otro el lógico deseo de las autoridades de no causar a la ciudad perturbaciones innecesarias o simplemente excusables han venido retrasando la implantación de medidas encaminadas no ya a la disminución del consumo global sino a una más justa distribución del caudal disponible (…). Añadió que está seguro de encontrar la máxima colaboración por parte de los usuarios, consecuencia ineludible de la comprensión ue Barcelona ha tenido siempre para sus problemas viales, en forma tal que no ha querido siquiera estudiar la posibilidad de sanciones, que la ciudad no necesita para cumplir con su deber.

La Vanguardia, 28 de mayo 1953

 

La vida no era fácil, menos teniendo en cuenta de que España se encontraba por completo inmersa en una posguerra y una dictadura. A la sequía, además, se le unía el aumento del precio de los billetes de tranvía, un agrave comparativo respecto al precio por el mismo servicio en Madrid, hecho que provocó una importante huelga en el año 1951. Todo ello conllevó una entrevista entre el alcalde de Barcelona, el señor Sancho Simarro, el gobernador civil, el señor Acedo Colunga, y el ministro de Obras Públicas, el ya mencionado conde de Vallellano. El resultado fue la concesión de 2200 l/s a favor de la SGAB y la creación de una central en Sant Joan Despí en 1953 con el fin de aprovechar las aguas superficiales del río Llobregat, algo que solucionaría el problema pero no la calidad del agua, especialmente teniendo en cuenta de que se trataba de un río industrial.

En 1957, la SGAB recibiría una segunda ampliación de la concesión de 1100 l/s adicionales para Barcelona y las poblaciones de su cinturón urbano, que se ampliarían con 2000 l/s más en 1960.

El señor Sancho Vecino preguntó cuáles habían sido las medidas adoptadas para remediar en lo posible el deficitario abastecimiento ciudadano de agua, a lo que contestó el señor Segón diciendo que el Ayuntamiento se preocupa intensamente de activar y conseguir la solución de tal vital problema, a pesar de no hallarse dentro de la órbita de su competencia, pues como es sabido, corresponde a concesiones y aprovechamientos de aguas. Con tal designio se han realizado en Madrid las gestiones del Alcalde, reflejadas por la Prensa, con el decidido apoyo del gobernador civil y la inmejorable acogida dispensada por el ministro del Ramo, que dieron por resultado la resolución de un expediente de concesión de aguas que fluyen del río Llobregat, lo que mejorará en gran medida la situación actual.

La Vanguardia, 31 de mayo 1953

 

Al final del recorrido, un interesante vídeo, procedente de los informativos del Nodo, nos muestra con imágenes el momento de la construcción de todo este nuevo sistema que tendría que solucionar el problema del agua en Barcelona.

labcnquemegusta-casadelaiguatrinitat14

 

En el año 1958, se autorizaría la transferencia de aguas de la cuenca del río Ter al Besòs y al Llobregat. El agua del Ter supuso un paso hacia delante, dado que ésta, además de municipalizada, era de calidad y más barata, gracias al hecho de que el coste de su tratamiento fuese inferior, del mismo modo que su transporte. No obstante, también cabe tener en cuenta que durante un tiempo el Ter sólo abasteció el norte de la ciudad a causa de las limitaciones en la red de distribución (de la calle Balmes al sur de la ciudad, el agua procedía del Llobregat).

 

Pero… ¿y antes de la industrialización?

Seguro que muchos y muchas de vosotros y vosotras tenéis en mente ese famoso acueducto, réplica realizada en el siglo XX por los arquitectos Adolf Florensa y Josep de Calassanç Serra i Ràfols, que podemos encontrar en la Plaça Nova de Barcelona e, incluso, visto el verdadero acueducto romano (restos, obviamente) que se conserva en la Casa de l’Ardiaca o la Plaça del Vuit de Març de Barcelona.

Y es que, efectivamente, el sistema de abastecimiento de agua viene de lejos y prueba de ello no sólo son las obras de ingeniería conservadas de época romana (en el MUHBA o la Domus de la calle Avinyó observamos, incluso, restos del sistema de alcantarillado de la ciudad), sino también de época medieval, en la cual no podíamos olvidar de ningún modo el Rec Comtal.

Para informaros de todo ello, no sólo os recomiendo la lectura del libro del historiador Enric H. March, El Rec Comtal. 1000 anys d’història, basado en las entradas de su blog, sino también la lectura de esta entrada del mismo autor en la cual podréis conocer un poquito más cómo llegaba el agua a la antigua Barcino.

 

Por su lado, Andrés Paredes, compañero de Los Cazadores de Hermes, nos explica brevemente la existencia de otro acueducto, el de Dosrius, la primera conducción de agua moderna de la ciudad, con sus 40kms de canalizaciones (se creó en el año 1871), que hacía llegar a la ciudad el agua desde el Vallès y que, de hecho, también nos ha dejado algún que otro resto material en Barcelona, como podemos observar en su entrada.

El acueducto de Dosrius formaba parte del acueducto del Baix Vallès, proyectado por Andreu Marí y financiado por Manuel Girona ante la necesidad de un nuevo sistema de agua al empezar a ser insuficientes los del Rec Comtal y los pozos de Collserola.

Es en este contexto que toma relevancia una segunda construcción que también podemos divisar saliendo de Barcelona en coche por la Meridiana, en la zona de Vallbona. Se trata de una construcción en ladrillo y una gran chimenea que acogía (actualmente aún acoge) una estación de tratamiento del agua potable de la Central del Besòs. Fue construida en el año 1891 y se inició como central de bombeamiento que aprovechaba las aguas freáticas del río Besòs y completaba los caudales de los acueductos de Dosrius y del Baix Vallès. Inicialmente, la maquinaria era de vapor, de ahí su chimenea, pero se fue adaptando a los cambios tecnológicos pasando a eléctrica.

Actualmente, trata tanto el agua procedente del acuífero del Besòs como del Rec Comtal.

 

El acueducto de l’Alt de Montcada

No obstante, el acueducto que, personalmente, más interesante me parece, especialmente debido al desconocimiento que aún gira en torno a él entre la población barcelonesa, y que también fue proyectado ante el gran crecimiento que estaba sufriendo la ciudad en el siglo XIX es el acueducto de l’Alt Montcada (en el esquema que os añadía en unas líneas anteriores, dado que se usó como base para el túnel de las Cases de l’Aigua, consta).

Este acueducto preveía llevar el agua al Eixample, a ese nuevo barrio en construcción, sin embargo, nunca se finalizó ni se puso en funcionamiento. Se trata de un proyecto del año 1891 de Pere Falqués (el mismo arquitecto que se encargó de la Torre de les Aigües del Besòs) que consistía en canalizar las aguas de Montcada i Reixac hacia el Eixample. De este modo, evitando filtraciones, garantizaba las condiciones higiénicas y la presión en las viviendas y conducía el agua hacia el depósito elevado de Vallcarca, desde el cual ésta tenía que bajar por República Argentina y Passeig de Gràcia.

Todo ello conllevó problemas con la empresa gestora de las aguas de Barcelona, la mencionada SGAB, quien tenía la exclusiva, motivo por el cual no se finalizó hasta el año 1910. El acueducto, sin embargo, nunca se puso en funcionamiento dado que los caudales de agua eran insuficientes para sus magnitudes.

Fotografías extraídas del Servicio Municipal de las Aguas de Moncada, suplemento de la Gaceta Municipal de Barcelona, octubre 1917, p.57

 

La estructura tenía unos 6,6km de largo y parte de ella aún existe bajo suelo. De hecho, el tramo más emblemático hace ya algún tiempo que se tiene en mente recuperarlo. Se trata del Pont dels Tres Ulls, un puente que permitía al acueducto salvar el barranco y que se soterró en los años 70, no siendo redescubierto hasta el año 2015.

1628

Fotografía extraída del Servicio Municipal de las Aguas de Moncada, suplemento de la Gaceta Municipal de Barcelona, octubre 1917, p.57

 

Con esta última imagen del Pont dels Tres Ulls, un lugar que seguro completará este recorrido por las aguas de Barcelona cuando esté concluida su adecuación a la visita, finalizamos esta entrada cuya finalidad era, no sólo mostraros un lugar más a visitar de nuestra ciudad, sino también, humildemente, haceros reflexionar sobre el hecho de que todo lo que tenemos tiene una historia y un porqué detrás.

En definitiva, la visita al túnel de las Cases de l’Aigua de la Trinitat se convierte en algo primordial para conocer el desarrollo de nuestra ciudad durante el siglo XX y, en cierta manera, para conocernos también a nosotros. ¿No os parece?  😉

 

Para más información:

Torrent de la Perera s/n

ajuntament.barcelona.cat/museuhistoria/es/muhba-casa-de-laigua

Escribe tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies